imagotipo

De Análisis y Reflexión

  • Eduardo López

 

He expresado en diferentes foros, y aquí en estos “De Análisis y Reflexión” que uno de los grandes problemas de México que impiden el desarrollo económico, político, social y cultural, se encuentra en el rezago educativo.

Desde que México surge a la vida independiente y soberana como nación en 1821, la población era de siete millones de habitantes, ¡90% de la población era analfabeta! El siglo XIX caracteriza a México por una serie de grandes problemas: “golpes de estado”; pérdida de territorio nacional; dos intervenciones extranjeras (1847, USA, y 1864, Francia), así como un periodo dictatorial como fue el porfiriato; por lo que el país mismo evitó su desarrollo y su progreso. Casi 100 años después, para 1917, al término de la Revolución Mexicana, el país tenía 14 millones de habitantes, se había duplicado la población, sin embargo, el atraso era considerable, pues el ¡85% de la población era analfabeta!

Durante las dos primeras décadas del siglo pasado, muy poca gente sabía leer y escribir, muy pocos asistían a las escuelas. Surge en la Constitución de 1917 la garantía de acceso a la enseñanza obligatoria, laica y gratuita, el gobierno de la República se responsabiliza de la educación.

En 1921 se creó la Secretaría de Educación Pública, siendo el primer secretario el licenciado José Vasconcelos, quien inició en forma práctica una revolución educativa: con el reparto de desayunos escolares y el sistema educativo integrado con una estructura departamental: 1. Departamento Escolar en todos los niveles; 2. Departamento de biblioteca para garantizar la lectura como apoyo a la educación y 3. Departamento de Bellas Artes.

En el periodo de Lázaro Cárdenas (1934-1940) se impulsó una educación socialista para combatir el fanatismo religioso (herencia colonial), el gobierno tomó el absoluto control de todos los niveles educativos y como obligación fundamental monitorear a las escuelas particulares. Se diseñó el plan de escuela primaria socialista, obviamente, no sin soportar las enormes presiones de la derecha mexicana.

Se dieron cambios radicales en la educación en México, maestros y funcionarios de la SEP se convirtieron en dirigentes gubernamentales para consolidar y homogeneizar las prácticas educativas en todo el país. Los ejes del presidente Cárdenas para la educación fueron: 1. Acceso a las escuelas a la mayoría de la población; 2. Educación rural enfocada a la instrucción indígena para brindar herramientas necesarias e impulsar el crecimiento económico y social; y 3. La educación campesina para transformar las técnicas de producción; los periodos de gobierno posteriores a Lázaro Cárdenas se enfocaron a erradicar el analfabetismo y a la construcción de escuelas.

En la década de los 60 del siglo XX, siendo presidente Adolfo López Mateos, se crearon los libros de texto gratuitos; muchos habremos de recordar la portada de “La Patria”, una obra de Jorge González Camarena, una mujer portando una bandera y el escudo nacional que representa el pasado, presente y futuro de la educación en México.

Llegamos al año 2000, en donde la población de México era de 100 millones de habitantes y sólo el 3% era analfabeta, el avance educativo había sido impresionante si lo comparamos al rezago del siglo XIX.

Ya en este sexenio del presidente Enrique Peña, otro presidente mexiquense, ha impulsado con fuerza, con trabajo, con ideas el Sistema Educativo Mexicano, su primera acción fue realizar la reforma estructural al artículo 3° constitucional, que establece la evaluación obligatoria a los maestros en el servicio profesional docente y autonomía al Instituto para la Evaluación de la Educación.

En esta última semana, el presidente Peña se da a la tarea de crear un nuevo modelo educativo con cinco ejes fundamentales: 1.- De Memorizar a Aprender, que los niños tengan la capacidad creativa y reflexiva para tener mayor preparación es decir, aprender a aprender; 2.- Las Escuelas Centro de la Transformación, que las escuelas sean centros dignos de transformación con recursos propios, plantillas de maestros completas, autonomía de gestión, menos burocracia. 3.- Asegurar la Equidad y la Inclusión en el Sistema Educativo Nacional, se deben cerrar las brechas de la desigualdad sin importar género, condición económica o discapacidad; 4.- Alta Prioridad de Participación de los Actores de la Educación, en México, tanto autoridades, maestros y la familia, se le debe dar mayor participación a todos en la educación de nuestros hijos e hijas; y 5.- Desarrollo y Profesional Docente, dar un gran impulso para que los maestros y maestras sean los actores más relevantes para lograr la transformación en México.