imagotipo

Editorial

  • Redacción

El sólo anuncio de que Josefina Vázquez Mota va a ser postulada por el Partido Acción Nacional como candidata a ocupar el Gobierno del Estado de México reanimó el ambiente político electoral previo a la elección de junio que después de la postulación de Alfredo del Mazo por el PRI había entrado en un compás de espera debido a que no se sabía con quiénes iba a competir.

Al conocerse ayer la decisión de alcaldes y directivos panistas de apoyar la postulación de Vázquez Mota como candidata de unidad, estaba pendiente conocer también la posición del diputado federal Ulises Ramírez, aspirante a contender con la divisa azul, quien se ha quejado ante el Tribunal Electoral contra el procedimiento adoptado por su partido para elegir candidato. Sin embargo, esto no impidió que el Partido del Trabajo anunciara que está por decidir si va sólo a la contienda o si formaliza su alianza con el Partido de la Revolución Democrática para apoyar a un candidato común.

El licenciado Del Mazo, por su parte, declaró que su partido se enfrenta “a la elección más competida de la historia” y pidió a sus correligionarios que se mantengan “echados para adelante” y redoblen su esfuerzo para triunfar.

El partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), un tanto distante de los medios, parece estar dispuesto a llevar adelante la campaña de la profesora Delfina Hernández, quien al parecer tiene numerosos partidarios en la zona oriente del Estado de México.

En esencia puede decirse que el panorama electoral se está aclarando, los partidos toman posiciones y velan sus armas para entrar en singular combate, en términos cervantinos, y todo está listo para que, al llegar los tiempos señalados por el Instituto Electoral del Estado de México, comience formalmente la campaña para buscar al nuevo gobernador de la entidad.