imagotipo

Vida Pública

  • Arturo Huicochea Alanís

Ciertamente, el gobierno suele mostrar conducta patológica para no reconocer sus yerros, y eso es lo primero que bloquea la capacidad de las autoridades para enfrentar y resolver correcta y eficazmente múltiples problemas. En contraparte, persiste también una gran indisposición de la ciudadanía para reconocer los éxitos colectivos; incluso aquellos que han sido posibles con la muy meritoria participación de la propia gente. Es por esa incapacidad de reconocer el éxito propio y ajeno, que muchas y muy buenas noticias, palpables en nuestra vida cotidiana, parecen pasar desapercibidas.

El pasado viernes 28 de julio, la SHCP informó que los resultados de las finanzas públicas al primer semestre revelan un balance positivo por primera vez desde 2008. Eso significa que los ingresos fueron superiores a los gastos por casi 142 mil millones de pesos, aunque se había previsto un déficit de 319 mil millones, para el mismo periodo, lo que arroja una diferencia positiva de 461 mil millones. Fue así que, como lo dispone una de las leyes aprobadas en este sexenio, Banxico entregó al gobierno un remanente de 321 mil 653 millones de pesos para impulsas el desarrollo.

Tres días después, el lunes de la semana pasada, el INEGI dio a conocer su estimación del crecimiento de la economía en el segundo trimestre del año, que fue de 3% a tasa anual. Conforme a eso, el crecimiento de este segundo trimestre será el más alto desde 2013.

Por si pareciera poco, el jueves de la semana pasada, la calificadora Fitch Ratings, una de las tres grandes, mejoró la perspectiva de la deuda mexicana al pasarla de ‘negativa’ a ‘estable’, del mismo modo que lo hiciera unas semanas atrás, Standar and Poors, al valorar la gestión de las finanzas públicas y las perspectivas económicas. En consonancia, varias instituciones públicas y privadas, ya ajustaron hacia arriba sus perspectivas de crecimiento para este año; por ejemplo, la Comisión Económica para América Latina, estimó un crecimiento de 2.2%.

Y hay más. El índice de confianza del consumidor correspondiente a julio creció 1.8% respecto al mes previo y está 23 puntos por arriba del nivel de enero. En el caso de la confianza empresarial, creció 0.7% en julio y superó en 11.2% el nivel de inicio de año.

A todo lo anterior, se debería sumar las cifras que este lunes y martes presentaron la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales, así como los altos niveles de empleo y ventas, reportados por la industria automotriz que documentan un razonable optimismo sobre la situación del país, y todo lo anterior dejando de lado el rendimiento del sector turístico, la paridad del peso, el incremento de la inversión extranjera, la disminución del costo de los servicios de telefonía, entre otros indicadores mejor conocidos.

Qué bien nos haría a todos mejorar nuestra capacidad de reconocer, para corregir a tiempo, valorarnos más y hacer valer más nuestro esfuerzo nacional.

@HuicocheaAlanis