/ lunes 6 de abril de 2020

Altar de Dolores, tradición al borde de la extinción

Es una de las expresiones más vistosas de la religiosidad popular en México

En el último viernes de la cuaresma tiene lugar una ferviente tradición en la que se recuerda la advocación de la Virgen de los Dolores, tradición que creció durante la época virreinal, en donde los fieles católicos contemplan el amargo dolor y sufrimiento de la Virgen María ante la inminente pasión y muerte de su hijo en la cruz, que será conmemorada de forma solemne, durante el ”triduo pascual” de la Semana Santa.

Los pasajes bíblicos que narran el anunciado dolor de la madre de Cristo son sensiblemente materializados en altares que usualmente se montaban al interior de los hogares o en su defecto en los templos católicos, cuidando nunca restar protagonismo al altar principal.

Estos monumentos conocidos hasta nuestros días como ”Altar de Dolores”, se componen de distintos elementos, colores, objetos y formas que tienen un importante significado, su preparación y detallada composición, hace de estos altares un exquisito cuadro visual, que incentiva el luto interior y la reflexión.

Todo Altar de Dolores, debe de estar protagonizado por una imagen de esta advocación mariana, que puede ser en estampa, pintura o escultura, además de la representación del corazón de María que se puede identificar fácilmente por tener siete espadas atravesadas, cada una haciendo referencia a los siete dolores de la virgen.

Los siete dolores de María son: La profecía de Simeón; La huida a Egipto; El niño perdido en el templo; María se encuentra con Jesús camino al calvario; Jesús muere en la cruz; María recibe el cuerpo de Jesús al ser bajado de la cruz; Jesús es colocado en el sepulcro.

El monograma de María es otro elemento característico de estos altares que se compone de la sobre posición de las letras ”M” y ”A”.

Dentro del altar destaca una fruta en particular, las naranjas agrias de esta temporada que hacen alusión a los momentos de gran amargura que padeció María. Sobre estas naranjas se colocan pequeñas banderas de gloria que significan el triunfo de Jesús sobre la muerte que será conmemorado durante la vigilia pascual.

Las semillas de cualquier tipo también son un elemento esencial dentro de estos altares, la tradición marca que la mayoría de estas semillas en particular la del trigo se tienen que poner a germinar 15 días antes del Viernes Santo, su crecimiento simboliza la vida nueva que llega con la resurrección del hijo de Dios.

El color que prevalecen en el altar es el morado que significa penitencia y conversión, motivo por el cual las flores, tapetes de aserrín, telas colgantes, jarrones y esferas de vidrio tienen este distintivo color litúrgico marcado por la tradición de la Iglesia Católica.

Uno de los elementos que llama la atención son los vitroleros de agua de sabor dulce con diferentes colores, estos hacen referencia a las dulces lágrimas de la Virgen María, al igual que todas la figuras de vidrio soplado que dan ese toque único a esta tradición.

Símbolos de la pasión y muerte de Jesús como la cruz sin Cristo, los dados, la corona de espinas, el gallo, los clavos y el Titulus Crucis o el INRI que es el acrónimo en latín de ”Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos”, también forman parte de estos altares.

Finalmente el gran número de velas aumenta la riqueza visual de estos escenarios con una amplia iconografía cristiana, la luz de esta multitud de velas ha provocado que en diferentes regiones de nuestro país los Altares de Dolores sean también conocidos como ”Incendios”.

Actualmente esta tradición se ha ido perdiendo entre los fieles cristianos por su desconocimiento cultural y social, motivo que ha ido minimizando su particular belleza, por la falta de elementos, espacios y la creatividad de sus realizadores.

En las parroquias de la Arquidiócesis de Toluca, también se ha visto la pérdida de esta tradición a excepción de la antigua parroquia de Capultitlán que año con año deleita a los feligreses con esta tradición llena de riqueza visual, cultural y artística.

Este año debido a la pandemia por el Covid-19 y las medidas de salud el Altar de Dolores en la delegación de Capultitlán no será montado, con el fin de cuidar la salud de sus fieles a los cuales se les ha pedido de manera insistente guardarse en sus hogares durante la contingencia.

ANTECEDENTE HISTÓRICO

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el primer Altar de Dolores en el continente americano, fue erigido en nuestro país en el año 1519 por el fraile Bartolomé de Olmedo en San Juan de Ulúa, Veracruz.

DATO CURIOSO

Dentro de la tradición de los Altares de Dolores, se acostumbra a que las familias que monta el altar en sus hogares, abran las puertas a todos los visitantes para que estos puedan apreciar el altar al igual que ofrecer un vaso de agua de sabor para acompañar los rezos, la oración o simplemente la reflexión de los misterios dolorosos del rosario.

En el último viernes de la cuaresma tiene lugar una ferviente tradición en la que se recuerda la advocación de la Virgen de los Dolores, tradición que creció durante la época virreinal, en donde los fieles católicos contemplan el amargo dolor y sufrimiento de la Virgen María ante la inminente pasión y muerte de su hijo en la cruz, que será conmemorada de forma solemne, durante el ”triduo pascual” de la Semana Santa.

Los pasajes bíblicos que narran el anunciado dolor de la madre de Cristo son sensiblemente materializados en altares que usualmente se montaban al interior de los hogares o en su defecto en los templos católicos, cuidando nunca restar protagonismo al altar principal.

Estos monumentos conocidos hasta nuestros días como ”Altar de Dolores”, se componen de distintos elementos, colores, objetos y formas que tienen un importante significado, su preparación y detallada composición, hace de estos altares un exquisito cuadro visual, que incentiva el luto interior y la reflexión.

Todo Altar de Dolores, debe de estar protagonizado por una imagen de esta advocación mariana, que puede ser en estampa, pintura o escultura, además de la representación del corazón de María que se puede identificar fácilmente por tener siete espadas atravesadas, cada una haciendo referencia a los siete dolores de la virgen.

Los siete dolores de María son: La profecía de Simeón; La huida a Egipto; El niño perdido en el templo; María se encuentra con Jesús camino al calvario; Jesús muere en la cruz; María recibe el cuerpo de Jesús al ser bajado de la cruz; Jesús es colocado en el sepulcro.

El monograma de María es otro elemento característico de estos altares que se compone de la sobre posición de las letras ”M” y ”A”.

Dentro del altar destaca una fruta en particular, las naranjas agrias de esta temporada que hacen alusión a los momentos de gran amargura que padeció María. Sobre estas naranjas se colocan pequeñas banderas de gloria que significan el triunfo de Jesús sobre la muerte que será conmemorado durante la vigilia pascual.

Las semillas de cualquier tipo también son un elemento esencial dentro de estos altares, la tradición marca que la mayoría de estas semillas en particular la del trigo se tienen que poner a germinar 15 días antes del Viernes Santo, su crecimiento simboliza la vida nueva que llega con la resurrección del hijo de Dios.

El color que prevalecen en el altar es el morado que significa penitencia y conversión, motivo por el cual las flores, tapetes de aserrín, telas colgantes, jarrones y esferas de vidrio tienen este distintivo color litúrgico marcado por la tradición de la Iglesia Católica.

Uno de los elementos que llama la atención son los vitroleros de agua de sabor dulce con diferentes colores, estos hacen referencia a las dulces lágrimas de la Virgen María, al igual que todas la figuras de vidrio soplado que dan ese toque único a esta tradición.

Símbolos de la pasión y muerte de Jesús como la cruz sin Cristo, los dados, la corona de espinas, el gallo, los clavos y el Titulus Crucis o el INRI que es el acrónimo en latín de ”Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos”, también forman parte de estos altares.

Finalmente el gran número de velas aumenta la riqueza visual de estos escenarios con una amplia iconografía cristiana, la luz de esta multitud de velas ha provocado que en diferentes regiones de nuestro país los Altares de Dolores sean también conocidos como ”Incendios”.

Actualmente esta tradición se ha ido perdiendo entre los fieles cristianos por su desconocimiento cultural y social, motivo que ha ido minimizando su particular belleza, por la falta de elementos, espacios y la creatividad de sus realizadores.

En las parroquias de la Arquidiócesis de Toluca, también se ha visto la pérdida de esta tradición a excepción de la antigua parroquia de Capultitlán que año con año deleita a los feligreses con esta tradición llena de riqueza visual, cultural y artística.

Este año debido a la pandemia por el Covid-19 y las medidas de salud el Altar de Dolores en la delegación de Capultitlán no será montado, con el fin de cuidar la salud de sus fieles a los cuales se les ha pedido de manera insistente guardarse en sus hogares durante la contingencia.

ANTECEDENTE HISTÓRICO

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el primer Altar de Dolores en el continente americano, fue erigido en nuestro país en el año 1519 por el fraile Bartolomé de Olmedo en San Juan de Ulúa, Veracruz.

DATO CURIOSO

Dentro de la tradición de los Altares de Dolores, se acostumbra a que las familias que monta el altar en sus hogares, abran las puertas a todos los visitantes para que estos puedan apreciar el altar al igual que ofrecer un vaso de agua de sabor para acompañar los rezos, la oración o simplemente la reflexión de los misterios dolorosos del rosario.

Local

Piden cautela al comprar vacunas contra influenza

Hay farmacias que no cuentan con los permisos de la Coprisem o Cofepris

Policiaca

Nueve presos resultan heridos tras "conato de bronca" en penal de Tlalnepantla

La Secretaría de Seguridad del Edomex informó que el incidente fue controlado, además, negó que hubiera muertos

Local

Entregan restos de víctimas del accidente de Joquicingo

Autoridades del Gobierno del Estado de México y de Michoacán realizan recorrido por hospitales

Sociedad

Explosión de tanque de gas en Puebla deja 14 lesionados

La explosión causó daños estructurales en cuatro viviendas

Sociedad

Guardia Nacional y Sedena mantienen vigilancia en Jalisco por ola de violencia

Pretenden generar condiciones de seguridad en beneficio de la ciudadanía

Policiaca

Asesinan violentamente a tres personas en municipios del Valle de México

Los cuerpos fueron traslados a las instalaciones del Servicio Médico Forense (SEMEFO) de sus respectivos municipios

Gossip

#Galería | Un éxito la obra "¿por qué los hombres aman a las ca...?" en el Teatro Morelos

Esta obra lleva 15 años de cartelera en México, que la convierte una de las más exitosas

Literatura

John Boyne presenta dos novelas sobre su natal Irlanda en la FIL Guadalajara

El escritor narra acontecimientos históricos de su país en temas que giran en torno a la comunidad LGBT y los abusos sexuales

Local

"El adviento, un tiempo de esperanza": Obispo

Es necesario reconciliarnos con Dios, aseguró en la misa dominical