/ martes 2 de junio de 2020

Fallece Laszlo Frater, fundador del Conservatorio de Música del Estado de México

Falleció este martes 2 de junio en Toluca, la ciudad que en la década de los años 80 le abrió los brazos y en la que decidió compartir su vida y su música

Laszlo Frater Hartig, fundador del Conservatorio de Música del Estado de México (COMEM), falleció este martes 2 de junio en Toluca, la ciudad que en la década de los años 80 le abrió los brazos y en la que decidió compartir su vida y su música.

Nació en Budapest, Hungría, en el año de 1948, en el seno de una familia de músicos convencidos de alcanzar la transformación de vidas con las notas musicales surgidas de sus instrumentos capaces de engrandecer el espíritu humano a través del arte.

El doctor Laszlo Frater, como se le conoció y admiró en el Estado de México, su patria chica por adopción, recibió siempre el reconocimiento a su calidad como ejecutante del violoncello, como parte de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM) y luego, como director fundador del Conservatorio de Música del Estado de México (COMEM).

Desde pequeño, Laszlo Frater consagró su vida a la música, como orgulloso descendiente de una dinastía de profesionales chelistas que pudo descubrir su vocación y su afinidad con el violonchelo, su compañero inseparable para ofrecer conciertos por muchos países de Europa y América.

Disciplinado y enérgico, con su inigualable acento húngaro, el maestro que a lo largo de su cargo al frente del COMEM comentaba que desde niño estaba rodeado de música, en particular del violonchelo, el cual era también el instrumento que dominaban sus tíos y una sobrina por parte de los Hartig.

Laszlo compartía en sus entrevistas su experiencia durante la revolución, particularmente los tres días que el ejército comunista ruso marchó sobre Hungría, pues fue cuando la familia Frater Hartig se vio obligada a huir de su hogar y eso puso a prueba su espíritu para salvar la vida y sus instrumentos.

El recuerdo de esa incursión armada, cuyo saldo fue la destrucción de su violoncelllo, le provocaba pesadillas, pues ese instrumento musical era para él tan importante que pidió a su familia le hicieran un funeral formal y con todos los honores; sin embargo, aseguraba que fue en la música donde encontró refugio y paz.

Con su familia, se trasladó a Alemania Federal, cerca de Frankfurt y siendo aún muy joven fue admitido en el Conservatorio de Música donde su excelente desempeño con el chelo lo hizo ganador, con tan sólo 12 años, para participar en el Concurso Europeo de Juventudes Musicales, resultando el indiscutible ganador.

Su talento y el triunfo en el concurso permitieron a Laszlo Frater la posibilidad de estudiar durante un año con el prestigiado y mundialmente reconocido violonchelista del siglo XX, Pablo Cassals, con quien convivió en su residencia de Prades, al sur de Francia.

A su regreso a Frankfurt, Lazo Frater continuó sus estudios hasta culminar una maestría en el Conservatorio de esa ciudad alemana; posteriormente fue invitado por el maestro Janos Starker, considerado otro de los más importantes chelista del siglo XX, para asistir a la famosa escuela de música de Indiana, la University School of Music, la cual le dio oportunidad de pasar de ser estudiante a convertirse en asistente personal y finalmente en profesor asistente.

En 1976, después de haber terminado sus estudios, se trasladó a México para formar parte de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM), como primer violonchelista, bajo la batuta del director fundados de la agrupación musical, Enrique Bátiz.

Hacia 1985, Laszlo tuvo un papel fundamental en la OSEM al lado de su director Eduardo Díazmuñoz, a quien apoyó y secundó para incorporar en sus conciertos música de las grandes bandas de los años 1920 y 1930, así como las más famosas bandas sonoras de películas y hasta música del popular cuarteto de Liverpool, The Beattles, con lo que por primera ocasión en su historia la OSEM vería el Teatro Morelos, su sede en ese entonces, completamente lleno y haciendo, de verdad, suya a la Oquesta.

En 1988, el presiente Miguel de la Madrid le otorgó la Condecoración del Águila Azteca como fruto de su desempeño y contribución para difundir el arte musical en México; además, debido a su prestigio y entrega a la música, el gobernador del Estado de México, Mario Ramón Beteta, lo nombró asesor cultural.

Cuando Ignacio Pichardo Pagaza fue nombrado gobernador en sustitución de Mario Ramón Beteta, se encargó de crear un grupo de intelectuales para fundar una Escuela de Música de primer nivel para desarrollar el talento de los jóvenes mexiquenses; institución que en 1991 se transformó en el Conservatorio de Música del Estado de México (COMEM), el cual dirigió hasta el 5 de septiembre de 2018.

El COMEM inició sus actividades con 110 alumnos, 12 maestros y 10 administrativos, en la actualidad alberga alrededor de 850 alumnos y 120 maestros; de sus filas han egresado especialistas que han ganado concursos internacionales, ellos han llegado muy alto y son la razón que catapulta al COMEM en la vanguardia de la educación musical en México.

Para orgullo del trabajo y dedicación de Laszlo, reconocido nacional e internacionalmente como un maestro de férrea vocación, muchos jóvenes que fueron sus alumnos hoy ocupen atriles en prestigiosas orquestas de México y del extranjero.

Para algunos periodistas especializados, “Su visión y talento han marcado en especial, el rumbo de la música de muchos mexicanos”, es por ello que la calidad y los resultados de sus logros gozan de amplio reconocimiento.

Como solista, Laszlo Frater ofreció cientos de conciertos en todo el mundo, invitado por los más afamados directores de las orquestas más importantes de Europa y América, en donde la impecable ejecución del violonchelo cosechó el aplauso unánime y le hizo merecedor de elogiosas críticas de la prensa especializada.

Además, durante sus giras como chellista en Finlandia, Laszlo Frater fue invitado a impartir clases maestras en la afamada Academia Sibelius en Helssinki.

El gobierno de México reconoció su distinguida trayectoria artística al imponerle la condecoración de la Orden del “Águila Azteca” en 1988, máximo reconocimiento que se otorga a un personaje que ha honrado a México.

También fue distinguido con la Medalla Nacional al Mérito “Benito Juárez” 2000, y la Orden del Mérito a la “Excelencia Artística”, por el gobierno de la república de Nicaragua en 2001; asimismo, le fue conferido el grado honorífico de “Doctor in honoris causa en arte y música” en 2002.

Laszlo Frater Hartig, fundador del Conservatorio de Música del Estado de México (COMEM), falleció este martes 2 de junio en Toluca, la ciudad que en la década de los años 80 le abrió los brazos y en la que decidió compartir su vida y su música.

Nació en Budapest, Hungría, en el año de 1948, en el seno de una familia de músicos convencidos de alcanzar la transformación de vidas con las notas musicales surgidas de sus instrumentos capaces de engrandecer el espíritu humano a través del arte.

El doctor Laszlo Frater, como se le conoció y admiró en el Estado de México, su patria chica por adopción, recibió siempre el reconocimiento a su calidad como ejecutante del violoncello, como parte de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM) y luego, como director fundador del Conservatorio de Música del Estado de México (COMEM).

Desde pequeño, Laszlo Frater consagró su vida a la música, como orgulloso descendiente de una dinastía de profesionales chelistas que pudo descubrir su vocación y su afinidad con el violonchelo, su compañero inseparable para ofrecer conciertos por muchos países de Europa y América.

Disciplinado y enérgico, con su inigualable acento húngaro, el maestro que a lo largo de su cargo al frente del COMEM comentaba que desde niño estaba rodeado de música, en particular del violonchelo, el cual era también el instrumento que dominaban sus tíos y una sobrina por parte de los Hartig.

Laszlo compartía en sus entrevistas su experiencia durante la revolución, particularmente los tres días que el ejército comunista ruso marchó sobre Hungría, pues fue cuando la familia Frater Hartig se vio obligada a huir de su hogar y eso puso a prueba su espíritu para salvar la vida y sus instrumentos.

El recuerdo de esa incursión armada, cuyo saldo fue la destrucción de su violoncelllo, le provocaba pesadillas, pues ese instrumento musical era para él tan importante que pidió a su familia le hicieran un funeral formal y con todos los honores; sin embargo, aseguraba que fue en la música donde encontró refugio y paz.

Con su familia, se trasladó a Alemania Federal, cerca de Frankfurt y siendo aún muy joven fue admitido en el Conservatorio de Música donde su excelente desempeño con el chelo lo hizo ganador, con tan sólo 12 años, para participar en el Concurso Europeo de Juventudes Musicales, resultando el indiscutible ganador.

Su talento y el triunfo en el concurso permitieron a Laszlo Frater la posibilidad de estudiar durante un año con el prestigiado y mundialmente reconocido violonchelista del siglo XX, Pablo Cassals, con quien convivió en su residencia de Prades, al sur de Francia.

A su regreso a Frankfurt, Lazo Frater continuó sus estudios hasta culminar una maestría en el Conservatorio de esa ciudad alemana; posteriormente fue invitado por el maestro Janos Starker, considerado otro de los más importantes chelista del siglo XX, para asistir a la famosa escuela de música de Indiana, la University School of Music, la cual le dio oportunidad de pasar de ser estudiante a convertirse en asistente personal y finalmente en profesor asistente.

En 1976, después de haber terminado sus estudios, se trasladó a México para formar parte de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM), como primer violonchelista, bajo la batuta del director fundados de la agrupación musical, Enrique Bátiz.

Hacia 1985, Laszlo tuvo un papel fundamental en la OSEM al lado de su director Eduardo Díazmuñoz, a quien apoyó y secundó para incorporar en sus conciertos música de las grandes bandas de los años 1920 y 1930, así como las más famosas bandas sonoras de películas y hasta música del popular cuarteto de Liverpool, The Beattles, con lo que por primera ocasión en su historia la OSEM vería el Teatro Morelos, su sede en ese entonces, completamente lleno y haciendo, de verdad, suya a la Oquesta.

En 1988, el presiente Miguel de la Madrid le otorgó la Condecoración del Águila Azteca como fruto de su desempeño y contribución para difundir el arte musical en México; además, debido a su prestigio y entrega a la música, el gobernador del Estado de México, Mario Ramón Beteta, lo nombró asesor cultural.

Cuando Ignacio Pichardo Pagaza fue nombrado gobernador en sustitución de Mario Ramón Beteta, se encargó de crear un grupo de intelectuales para fundar una Escuela de Música de primer nivel para desarrollar el talento de los jóvenes mexiquenses; institución que en 1991 se transformó en el Conservatorio de Música del Estado de México (COMEM), el cual dirigió hasta el 5 de septiembre de 2018.

El COMEM inició sus actividades con 110 alumnos, 12 maestros y 10 administrativos, en la actualidad alberga alrededor de 850 alumnos y 120 maestros; de sus filas han egresado especialistas que han ganado concursos internacionales, ellos han llegado muy alto y son la razón que catapulta al COMEM en la vanguardia de la educación musical en México.

Para orgullo del trabajo y dedicación de Laszlo, reconocido nacional e internacionalmente como un maestro de férrea vocación, muchos jóvenes que fueron sus alumnos hoy ocupen atriles en prestigiosas orquestas de México y del extranjero.

Para algunos periodistas especializados, “Su visión y talento han marcado en especial, el rumbo de la música de muchos mexicanos”, es por ello que la calidad y los resultados de sus logros gozan de amplio reconocimiento.

Como solista, Laszlo Frater ofreció cientos de conciertos en todo el mundo, invitado por los más afamados directores de las orquestas más importantes de Europa y América, en donde la impecable ejecución del violonchelo cosechó el aplauso unánime y le hizo merecedor de elogiosas críticas de la prensa especializada.

Además, durante sus giras como chellista en Finlandia, Laszlo Frater fue invitado a impartir clases maestras en la afamada Academia Sibelius en Helssinki.

El gobierno de México reconoció su distinguida trayectoria artística al imponerle la condecoración de la Orden del “Águila Azteca” en 1988, máximo reconocimiento que se otorga a un personaje que ha honrado a México.

También fue distinguido con la Medalla Nacional al Mérito “Benito Juárez” 2000, y la Orden del Mérito a la “Excelencia Artística”, por el gobierno de la república de Nicaragua en 2001; asimismo, le fue conferido el grado honorífico de “Doctor in honoris causa en arte y música” en 2002.

Local

Gobierno del Edomex justifica dotación de agua de la Presa Madín para la CDMX

Anuncian creación de planta potabilizadora con inversión federal

Local

Exhiben auditores fallas de programas sociales

Encontraron opacidad en los padrones, duplicidades y gente registrada que no recibe apoyos

New Articles

Restaurantes mexiquenses piden certeza jurídica

Solicitan facilidades para abrir negocios y erradicar actos de corrupción

Local

Morenistas de Nicolás Romero se suman a proyecto de Edgar Castro Cid

Aseguran contar con el respaldo de las dirigencias del partido

Local

Mantiene Edomex alza moderada de contagios por Covid: suma 457 en un día 

Toluca ocupa el quinto lugar en número de casos y tercero en decesos

Local

Se acumulan desechos en basurero del Bordo de Xochiaca

Autoridades de Neza aseguran que los traslados finales a la Ciudad de México se dejaron de realizar debido a los altos costos que representan

Local

Exhiben auditores fallas de programas sociales

Encontraron opacidad en los padrones, duplicidades y gente registrada que no recibe apoyos

Finanzas

CFE realiza cortes a empresas de forma imprevista: Canacintra

El órgano empresarial advierte de posibles cortes a unidades productivas con el argumento de procesos de mantenimiento por parte de la paraestatal

Local

Gobierno del Edomex confirma dotación de agua de la Presa Madín para la CDMX

Anuncian creación de planta potabilizadora con inversión federal