imagotipo

[Galería] Presentan “Fragmentos obra negra” en Museo Municipal de San Antonio La Isla

  • Ruth Flores
  • en Cultura

 

Hasta el dos de junio permanecerá abierta la muestra escultórica de Greici Ortega, titulada “Fragmentos obra negra”. La obra se encuentra en el Museo municipal Techialoyan Tepemaxalco, ubicado en San Antonio la Isla, Estado de México.

En palabras de la propia artista, la colección escultórica pretende reflejar, de manera artística, “el mundo de las construcciones, de las obras y de las edificaciones”. Con esculturas inspiradas en el aspecto de las obras en construcción, Greici Ortega ofrece una muestra reflexiva, inclusiva y visualmente atractiva para la audiencia.

También puedes leer: Elena Poniatowska celebra con reconocimientos su 87 aniversario

Fragmentos de obra negra” hace visible lo grotesco y desconocido del mundo de las edificaciones y la vulnerabilidad de los hombres que se dedican a la edificación de edificios. “Este terreno que se transforma en una industria que pone por debajo de ella al más vulnerable, al que tiene pocas posibilidades de supervivencia, a ese que es frágil socialmente, que se encuentra aislado, casi de todo beneficio social y moral, a ese que le llaman ‘albañil’, ‘maistro’ o ‘chalán’, que da su vida por la obra y que ésta lo recibe pagándole con el peso más grande, la responsabilidad de cargar con ella”, describe la artista a través de una reseña.

La muestra de Greici Ortega está encaminada a develar una perspectiva que se vuelve cotidiana cuando el espectador se coloca frente a esos espacios pesados, inconclusos y misteriosos, que sin pensarlo se presentan como analogías de la propia construcción de identidad en cada individuo.

El objetivo de las edificaciones no es algo más que ese paso donde la mano del hombre deprava el espacio a través de inquietudes feroces, transformándolo en una extraña belleza que se vuelve automáticamente un sendero entre nuestras acciones y nuestros pensamientos que nos impide reconocer que hay cosas complicadas de entender, difíciles de digerir, pero tan ciertas como nuestra propia existencia”, concluye la artista.