/ miércoles 28 de octubre de 2020

Repique inocente | El bailongo


El fin de semana se celebró un baile grupero en San Andrés Cuexcontitlán, al norte del municipio de Toluca. Ni a los organizadores ni a los asistentes ni las autoridades distinguieron que el semáforo epidemiológico de COVID-19 es naranja, de alto riesgo de contagio. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Es de sobra conocido, hay evidencias, de que me caí de chiquito. Una tragedia que alguna vez contaré en esta media plana a mis apreciados cuatro lectores. Ese accidente, que me dejo “privado”, impidió una preclara inteligencia, pero resollé a tiempo, al menos para darme cuenta de que la respuesta del gobierno municipal de Toluca sobre el bailongo del fin de semana en San Andrés Cuexcontitlán es cosa aparte.

El hache ayuntamiento toluqueño dice que “no permitirá que se atente contra el Derecho a la Salud de la población” —las mayúsculas son de la redacción original—. ¿No permitirá?, me pregunté a mí mismo en un acto de razonamiento de esos que me acometen cada vez que un cantante grupero de moda dice la palabra “pistear”.

Por si no se había dado cuenta el director de Seguridad Pública municipal, Roberto Valdés, el hache ayuntamiento ya lo permitió.

Sí, el mismo día en que se celebró el mentado bailongo con tres grupos de reconocido renombre en San Andrés y pueblos a la redonda.

En mi pueblo le llaman negligencia. Que el diccionario dice que es una “omisión de la atención debida por inacción o descuido o por acción incorrecta, inadecuada o insuficiente”. O todo junto. Es decir, por hacerse de la vista gorda. O por nadar de muertito, como dije en este mismo espacio hace algunos días.

Ni la burla perdonan.

Pero el bailongo no fue el único acto público en el que hubo una aglomeración evidente.

El mismo sábado en un estacionamiento ubicado a unos pasos del centro de Toluca, en la avenida Miguel Hidalgo, en el barrio de San Bernardino, hubo una concurrida fiesta en la que participaron unas cuantas decenas de motociclistas. Tampoco hubo quien lo impidiera.

En otras circunstancias, el bailongo o la fiesta motorizada serían “pecatta minuta”. Pero en el marco de la pandemia de COVID-19, con varios estados ya con rebrotes de la enfermedad, y en plena temporada de influenza, las omisiones son de alto riesgo. Menos en el criterio de quienes prefirieron jugarle al vivo: los organizadores del bailongo, para los que su ganancia económica lo es todo; a los grupos, que se quieren dejarse ver como bravucones; a los asistentes, para quienes la necesidad de alcohol y fiesta es más importante su salud y la de su familia; y naturalmente a los servidores públicos que en vez de cumplir con su obligación con la sociedad y el gobierno, prefieren ser omisos y la comodidad de no hacer nada.

Hay días en que quisiera desear que le cayera el chahuistle a algunas personas. Hoy es uno de esos días. El semáforo epidemiológico está en naranja, sólo los daltónicos y subnormales profundos lo pueden confundir con el verde. Bien dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver.


Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.


El fin de semana se celebró un baile grupero en San Andrés Cuexcontitlán, al norte del municipio de Toluca. Ni a los organizadores ni a los asistentes ni las autoridades distinguieron que el semáforo epidemiológico de COVID-19 es naranja, de alto riesgo de contagio. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Es de sobra conocido, hay evidencias, de que me caí de chiquito. Una tragedia que alguna vez contaré en esta media plana a mis apreciados cuatro lectores. Ese accidente, que me dejo “privado”, impidió una preclara inteligencia, pero resollé a tiempo, al menos para darme cuenta de que la respuesta del gobierno municipal de Toluca sobre el bailongo del fin de semana en San Andrés Cuexcontitlán es cosa aparte.

El hache ayuntamiento toluqueño dice que “no permitirá que se atente contra el Derecho a la Salud de la población” —las mayúsculas son de la redacción original—. ¿No permitirá?, me pregunté a mí mismo en un acto de razonamiento de esos que me acometen cada vez que un cantante grupero de moda dice la palabra “pistear”.

Por si no se había dado cuenta el director de Seguridad Pública municipal, Roberto Valdés, el hache ayuntamiento ya lo permitió.

Sí, el mismo día en que se celebró el mentado bailongo con tres grupos de reconocido renombre en San Andrés y pueblos a la redonda.

En mi pueblo le llaman negligencia. Que el diccionario dice que es una “omisión de la atención debida por inacción o descuido o por acción incorrecta, inadecuada o insuficiente”. O todo junto. Es decir, por hacerse de la vista gorda. O por nadar de muertito, como dije en este mismo espacio hace algunos días.

Ni la burla perdonan.

Pero el bailongo no fue el único acto público en el que hubo una aglomeración evidente.

El mismo sábado en un estacionamiento ubicado a unos pasos del centro de Toluca, en la avenida Miguel Hidalgo, en el barrio de San Bernardino, hubo una concurrida fiesta en la que participaron unas cuantas decenas de motociclistas. Tampoco hubo quien lo impidiera.

En otras circunstancias, el bailongo o la fiesta motorizada serían “pecatta minuta”. Pero en el marco de la pandemia de COVID-19, con varios estados ya con rebrotes de la enfermedad, y en plena temporada de influenza, las omisiones son de alto riesgo. Menos en el criterio de quienes prefirieron jugarle al vivo: los organizadores del bailongo, para los que su ganancia económica lo es todo; a los grupos, que se quieren dejarse ver como bravucones; a los asistentes, para quienes la necesidad de alcohol y fiesta es más importante su salud y la de su familia; y naturalmente a los servidores públicos que en vez de cumplir con su obligación con la sociedad y el gobierno, prefieren ser omisos y la comodidad de no hacer nada.

Hay días en que quisiera desear que le cayera el chahuistle a algunas personas. Hoy es uno de esos días. El semáforo epidemiológico está en naranja, sólo los daltónicos y subnormales profundos lo pueden confundir con el verde. Bien dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver.


Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 20 de enero de 2021

Repique inocente | Del cubrebocas y otros demonios

Parece que algunos compatriotas siguen sin comprenderlo. Aunque también el contagio sea tan sencillo que muchos ni siquiera saben dónde o cómo contrajeron la enfermedad llamada Covid-19.

Felipe González

miércoles 13 de enero de 2021

Repique Inocente | Cacerolazo

La faena de resistir 10 meses ha tenido costos altísimos, que se prolongarán durante un par de años para quienes sobrevivan.

Felipe González

miércoles 06 de enero de 2021

 Repique Inocente |  De cara a la posible extensión del rojo

Los consultorios de farmacias pletóricos y las extensas filas en los establecimientos donde se expenden tanques de oxígeno, pueden ser otra cara de la misma moneda: la pandemia, en su estado menos agresivo.

Felipe González

miércoles 30 de diciembre de 2020

Repique Inocente | Ya que llegue el 2021

Tarde que temprano, la frustración llega. La decepción se renueva.

Felipe González

miércoles 23 de diciembre de 2020

Repique inocente | Elogio al “covidiota”

Miren que llegamos a tener un mínimo de medio centenar de casos nuevos en un día y ahora andamos en mil 100 en promedio diario.

Felipe González

miércoles 16 de diciembre de 2020

Repique inocente | Rete solidarios

Hacemos colectas. Formamos cadenas humanas. Lloramos al unísono. Rezamos en el mismo tono y ritmo.

Felipe González

miércoles 02 de diciembre de 2020

Repique inocente | El primer tercio

A los de Frente Nacional anti-Amlo se les deben estar retorciendo las tripas porque la popularidad del presidente se mantenga

Felipe González

miércoles 25 de noviembre de 2020

Repique inocente | En los bueyes de mi compadre

La condiciones actuales de la pandemia en el Edomex no son para entrar en un estado de alarma; pero tampoco para bajar la guardia.

Felipe González

miércoles 11 de noviembre de 2020

 Repique inocente | Carrancear

La familia del cachorro no se dedicó por completo a la política sino esencialmente a los negocios. Muchos negocios en muchos sectores.

Felipe González

miércoles 04 de noviembre de 2020

Repique inocente | Elección en “Gringolandia”

En México muchos quisieran que ganara Joe Biden; pero en por un mero pragmatismo económico: al país le va mejor con los gobiernos republicanos

Felipe González

Cargar Más