/ viernes 8 de noviembre de 2019

Deportes extremos: Una forma poco común de llevar la diversión al límite

Para muchos jóvenes la faceta más atractiva de esto es la búsqueda de adrenalina ante situaciones que pueden resultar mortales


Los deportes extremos son actividades o disciplinas existentes que incluyen circunstancias especiales o situaciones particulares implícitas como el peligro y la dificultad para realizarlos. Por ejemplo, escalar una roca ubicada a unos centímetros del piso no puede ser considerado como un deporte extremo; en cambio, si se realiza en una pared vertical rocosa a varios metros de altura se le considera extremo.

Cabe resaltar que este tipo de actividades se popularizaron durante la última década del siglo XX e incluso, en los últimos años, ha sido utilizado dentro del deporte alternativo o por lo medios de comunicación para relacionar cierto tipo de productos los cuales tienen la finalidad de atraer la atención de quienes están en busca del reto y la aventura.

¿Por qué son atractivos?

Manuel Villanueva, traumatólogo, director médico de Avanfi y deportista, declaró para el portal “Cuidate Plus” que existe un gen que nos hace buscar nuestros límites o una torpe necesidad de diferenciarnos, de autoafirmación. Por ello, la lista es infinita, pues la imaginación humana lo es y cada año surge alguna variante nueva”.

Asimismo, un estudio reciente publicado en la edición de Psychology of Consciousness: Theory, Research and Practice, demostró que quienes practican deportes extremos son personas responsables que están conscientes de su entorno, de sí mismos y del deporte que practican.

En dicho estudio los profesores observaron que hay una tendencia hacia los deportes extremos. En palabras de Eric Brymer, profesor adjunto de Queensland University of Technology, “los deportes extremos se han convertido en un fenómeno mundial y somos testigos de un interés sin precedentes”.

A manera de resumen dicho estudio demostró que los deportes extremos no tienen nada que ver con gente irresponsable que tienen cierto deseo a morir sino todo lo contrario: Son individuos con un alto conocimiento de sí mismos, de su vida y de lo que enfrentan. Son personas que buscan experiencias positivas que tienen un potencial transformador y que “enriquece la vida de cada participante al proporcionar una visión más profunda de lo que significa ser humano”.

¿Son aptos para todo el mundo?

Ahora bien, estos deportes no pueden ser practicados por cualquier persona ya que se necesitan unos requisitos técnicos y físicos y años de entrenamiento en una disciplina. Además de fuerza, resistencia y destreza. Villanueva recalca la peligrosidad de estas actividades incluso cumpliendo con estas aptitudes.

Realizar estos ejercicios extremos es más arriesgado para aquellas personas que tienen sobrepeso, sufren una enfermedad del corazón o problemas físicos de columna, extremidades o con hipertensión, debido a la gran descarga de adrenalina y tensión a la que te expones al hacerlos.

Es por esto que cada variante de estos deportes viene guiada por profesionales que pueden aconsejar a los principiantes sobre la actividad que más se ajusta a las necesidades y condiciones físicas de cada uno, dando especial importancia a la edad. Esto se debe a que algunas especialidades que exigen control son casi exclusivas de gente muy joven.

Lo más frecuente entre las personas de edad media son los deportes de ultraresistencia, como las carreras de ultrafondo, ultratrails, kilómetro vertical, triatlón, las travesías, ironman o ultraman, entre otros.

Los beneficios que reciben quienes se atreven a practicarlos “son de recompensa personal, hablamos de adrenalina, de elevación de neurotransmisores, de emoción al extremo, pero también de algo genético, probablemente de gente con un punto de locura o de brillo”, finalizó Manuel Villanueva.

Peligros

Todos los deportes extremos conllevan cierto riesgo e incluso pueden propiciar accidentes mortales pues la escalada libre y el alpinismo están entre los diez deportes más peligrosos.

Manuel Villanueva destacó que los deportes de riesgo en aire más peligrosos son el “Ala Delta” con una muerte por cada 550 vuelos; “el Salto Base”, una muerte cada 2.300 saltos, lo que equivale a 200 personas fallecidas en los últimos 30 años mientras que el “Paracaidismo” causa una muerte cada 75.000 saltos y la “Escalada Libre o Integral” una muerte cada 27.000 ascensos.

Por otra parte resaltó que los deportes de riesgo en agua más peligrosos son el “Rafting” en aguas blancas con rápidos de grado V o superior es una de las prácticas con mayores tasas de mortalidad, seguido del Surf” y “Kitesurf “llevado a condiciones extremas de viento o tormenta alcanza porcentajes mayores de mortalidad, al igual que el “Buceo” en cuevas.

Finalmente, en palabras del experto, los deportes de riesgo más peligrosos en tierra se desarrollan en las montañas. Como muestra ejemplificó que de cada 6 intentos de escalar el Everest una persona fallece por hipotermia, edema de pulmón, ceguera por quemaduras corneales, congelación o neumonía, de igual forma acotó que este lugar no es el único ya que la cima de la montaña Annapurna, en Nepal, tiene una mortalidad de casi el 40%, es decir, por cada dos ascensiones se produce una muerte.

Estas cifras no solo abarcan a deportistas principiantes, ya que los expedicionarios de Nepal, denominados himalayistas, se calcula que presenten una muerte de cada 170 subidas. En definitiva, las tasas de muerte en deportes de montaña son de una de cada 1.750, es decir, que cada año mueren en la alta montaña más de 40 personas.

Dichas cifras superan la mortalidad por accidentes de tráfico y además del riesgo de perder la vida, estas actividades pueden provocar lesiones físicas, como en el caso de la surfista profesional Bethany Hamilton, que perdió un brazo por una mordedura de tiburón y del alpinista Juan Oiarzabal, que sufrió la amputación de todos los dedos de los pies.

Pese a este turbio panorama es necesario destacar que la realización de deportes de riesgo sin la preparación exigida pueden ocasionar arritmias, síncopes o enfermedades cardiovasculares y la muerte súbita por lo que, para poder evitarlas, se recomienda el progreso gradual en el deporte de la mano de profesionales.


Los deportes extremos son actividades o disciplinas existentes que incluyen circunstancias especiales o situaciones particulares implícitas como el peligro y la dificultad para realizarlos. Por ejemplo, escalar una roca ubicada a unos centímetros del piso no puede ser considerado como un deporte extremo; en cambio, si se realiza en una pared vertical rocosa a varios metros de altura se le considera extremo.

Cabe resaltar que este tipo de actividades se popularizaron durante la última década del siglo XX e incluso, en los últimos años, ha sido utilizado dentro del deporte alternativo o por lo medios de comunicación para relacionar cierto tipo de productos los cuales tienen la finalidad de atraer la atención de quienes están en busca del reto y la aventura.

¿Por qué son atractivos?

Manuel Villanueva, traumatólogo, director médico de Avanfi y deportista, declaró para el portal “Cuidate Plus” que existe un gen que nos hace buscar nuestros límites o una torpe necesidad de diferenciarnos, de autoafirmación. Por ello, la lista es infinita, pues la imaginación humana lo es y cada año surge alguna variante nueva”.

Asimismo, un estudio reciente publicado en la edición de Psychology of Consciousness: Theory, Research and Practice, demostró que quienes practican deportes extremos son personas responsables que están conscientes de su entorno, de sí mismos y del deporte que practican.

En dicho estudio los profesores observaron que hay una tendencia hacia los deportes extremos. En palabras de Eric Brymer, profesor adjunto de Queensland University of Technology, “los deportes extremos se han convertido en un fenómeno mundial y somos testigos de un interés sin precedentes”.

A manera de resumen dicho estudio demostró que los deportes extremos no tienen nada que ver con gente irresponsable que tienen cierto deseo a morir sino todo lo contrario: Son individuos con un alto conocimiento de sí mismos, de su vida y de lo que enfrentan. Son personas que buscan experiencias positivas que tienen un potencial transformador y que “enriquece la vida de cada participante al proporcionar una visión más profunda de lo que significa ser humano”.

¿Son aptos para todo el mundo?

Ahora bien, estos deportes no pueden ser practicados por cualquier persona ya que se necesitan unos requisitos técnicos y físicos y años de entrenamiento en una disciplina. Además de fuerza, resistencia y destreza. Villanueva recalca la peligrosidad de estas actividades incluso cumpliendo con estas aptitudes.

Realizar estos ejercicios extremos es más arriesgado para aquellas personas que tienen sobrepeso, sufren una enfermedad del corazón o problemas físicos de columna, extremidades o con hipertensión, debido a la gran descarga de adrenalina y tensión a la que te expones al hacerlos.

Es por esto que cada variante de estos deportes viene guiada por profesionales que pueden aconsejar a los principiantes sobre la actividad que más se ajusta a las necesidades y condiciones físicas de cada uno, dando especial importancia a la edad. Esto se debe a que algunas especialidades que exigen control son casi exclusivas de gente muy joven.

Lo más frecuente entre las personas de edad media son los deportes de ultraresistencia, como las carreras de ultrafondo, ultratrails, kilómetro vertical, triatlón, las travesías, ironman o ultraman, entre otros.

Los beneficios que reciben quienes se atreven a practicarlos “son de recompensa personal, hablamos de adrenalina, de elevación de neurotransmisores, de emoción al extremo, pero también de algo genético, probablemente de gente con un punto de locura o de brillo”, finalizó Manuel Villanueva.

Peligros

Todos los deportes extremos conllevan cierto riesgo e incluso pueden propiciar accidentes mortales pues la escalada libre y el alpinismo están entre los diez deportes más peligrosos.

Manuel Villanueva destacó que los deportes de riesgo en aire más peligrosos son el “Ala Delta” con una muerte por cada 550 vuelos; “el Salto Base”, una muerte cada 2.300 saltos, lo que equivale a 200 personas fallecidas en los últimos 30 años mientras que el “Paracaidismo” causa una muerte cada 75.000 saltos y la “Escalada Libre o Integral” una muerte cada 27.000 ascensos.

Por otra parte resaltó que los deportes de riesgo en agua más peligrosos son el “Rafting” en aguas blancas con rápidos de grado V o superior es una de las prácticas con mayores tasas de mortalidad, seguido del Surf” y “Kitesurf “llevado a condiciones extremas de viento o tormenta alcanza porcentajes mayores de mortalidad, al igual que el “Buceo” en cuevas.

Finalmente, en palabras del experto, los deportes de riesgo más peligrosos en tierra se desarrollan en las montañas. Como muestra ejemplificó que de cada 6 intentos de escalar el Everest una persona fallece por hipotermia, edema de pulmón, ceguera por quemaduras corneales, congelación o neumonía, de igual forma acotó que este lugar no es el único ya que la cima de la montaña Annapurna, en Nepal, tiene una mortalidad de casi el 40%, es decir, por cada dos ascensiones se produce una muerte.

Estas cifras no solo abarcan a deportistas principiantes, ya que los expedicionarios de Nepal, denominados himalayistas, se calcula que presenten una muerte de cada 170 subidas. En definitiva, las tasas de muerte en deportes de montaña son de una de cada 1.750, es decir, que cada año mueren en la alta montaña más de 40 personas.

Dichas cifras superan la mortalidad por accidentes de tráfico y además del riesgo de perder la vida, estas actividades pueden provocar lesiones físicas, como en el caso de la surfista profesional Bethany Hamilton, que perdió un brazo por una mordedura de tiburón y del alpinista Juan Oiarzabal, que sufrió la amputación de todos los dedos de los pies.

Pese a este turbio panorama es necesario destacar que la realización de deportes de riesgo sin la preparación exigida pueden ocasionar arritmias, síncopes o enfermedades cardiovasculares y la muerte súbita por lo que, para poder evitarlas, se recomienda el progreso gradual en el deporte de la mano de profesionales.

Local

Combatir delitos con estrategias coordinadas entre gobiernos: Alfredo Del Mazo

Extorsión y violencia feminicida, los delitos con mayor crecimiento en Edomex durante 2019; el robo a vehículo con y sin violencia y el robo en transporte público se redujeron

Local

Reconoce alcalde crecimiento de extorsiones en Toluca

Aunque asegura que este delito es recurrente en todo el valle de Toluca, exige mayor vigilancia al interior de las cárceles pues, asegura, es donde provienen el mayor número de extorsiones

Local

Insuficiente la oferta de vivienda en el Edomex

El mercado inmobiliario enfrenta una contracción

Sociedad

Condenan defensores de Derechos Humanos medida de Segob sobre migrantes

Amnistía Internacional condenó las restricciones a las ONG en una carta enviada al Instituto Nacional de Migración

Sociedad

Sobrepasan solicitantes a Universidad de la Salud

De 20 mil peticiones, el plantel sólo podrá recibir a 500 estudiantes de medicina y a 500 de enfermería

Política

Ramírez Cuéllar impulsa cónclave morenista

El presidente interino del partido se reunirá con los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional

Mundo

Bolton, cerca de ser llamado como testigo contra Trump

Demócratas, con los votos necesarios; defensa pide acabar el juicio "ahora"

Política

PES, a un paso de recobrar registro

El partido político tendrá entre sus filas a ex perredistas y campesinos de todo el país

Finanzas

Desaceleran las exportaciones

El resultado del comercio exterior del cierre de año apunta a una contracción en la actividad económica, advierte Jonathan Heath