/ jueves 14 de diciembre de 2017

Manny Pacquiao y Óscar de la Hoya buscan medirse al irlandés McGregor

Pacquiao y de la Hoya, dispuestos a compartir con él una generosa tajada de otro show parecido al que protagonizó contra Mayweather

Hace muchas décadas, concretamente el 13 de junio de 1935, Jimmy Braddock, un modesto pugilista neoyorquino que también se ganaba la vida como estibador en los muelles, reafirmó su mote de “Hombre Cenicienta” (Cinderella Man) al quebrar los pronósticos cuando le arrebató la corona universal de peso completo al superfavorito Max Baer.

En la actualidad, el irlandés Conor “The Notorius” McGregor, un estrella de las Artes Marciales Mixtas que perdió por nocaut su único combate como boxeador profesional contra Floyd Mayweather, parecía haber tenido su debut y despedida en la disciplina reglamentada por el Marqués de Queensberry.

Pero, contra toda previsión, McGregor resurge como nueva “Cenicienta”, al convertirse repentinamente en el hombre más buscado para generar otro negocio multimillonario, como resultó su fracasada aventura contra Mayweather.

Quizá astros del pugilismo como Manny Pacquiao y Óscar de la Hoya jamás habían pronunciado el nombre de Conor McGregor, pero ambos lo hicieron en fechas recientes, dispuestos a compartir con él una generosa tajada de otro show parecido al que protagonizó contra Mayweather, quien incluso parece dispuesto a ofrecerle la revancha.

El boxeo puede cobrar matices de circo si los promotores se deciden a montar un espectáculo que les reditúe paladas de millones de dólares, aunque ello implique denigrar al espíritu del boxeo. Esto último es lo que menos les importaría, pues para ellos “el negocio está primero”.

CRÍA FAMA…

Está comprobado que el refrán “Cría fama y échate a dormir” aplica en cada una de las actividades de la vida. De esa forma, un Pacquiao en decadencia es capaz de hacer voltear a millones de fanáticos con solamente mencionar su nombre. Esto hace suponer que una contienda suya contra McGregor, con todo y que sabemos que vencería con lujo de facilidad al héroe de las Artes Marciales Mixtas, haría reportarse a cientos de miles de personas para adquirir suscripciones de Pago Por Ver.

El pasado 8 de diciembre, un reporte de la agencia AFP señalaba que Pacquiao declaró que había comenzado pláticas con McGregor para medirse con el irlandés en abril de 2018, en un espacio que el ídolo asiático abriría en sus actividades como senador en su país.

“Si podemos negociarlo, no tengo problema. Está bien con nosotros dos”, expresó el “Pacman” cuando se le preguntó sobre reportes de que buscaba un duelo con McGregor.

Interrogado sobre si se había aproximado a los manejadores de McGregor para ese combate, Pacquiao indicó a la AFP: “En principio, pero no continuamos las conversaciones”.

El mes pasado, Pacquiao puso un mensaje en Twitter e Instragram dirigido a McGregor que señalaba: “¡Feliz Día de Acción de Gracias! Mantente en forma, mi amigo, para 2018”.

El “Pacman”, quien cumplirá 39 años el próximo domingo, perdió su cetro mundial welter de la WBO a causa de un escandaloso veredicto contra el australiano Jeff Horn, en julio pasado en Brisbane. No ha vuelto a escalar un cuadrilátero y él mismo ha dicho que podría retornar en la Primavera del año entrante en Macau, China, aunque también mencionó a Malasia y Dubai.

McGregor tampoco ha peleado en las MMA o la UFC desde que cayó por nocaut técnico en 10 rounds contra Mayweather el pasado 26 de agosto.

Algo tienen McGregor y Pacquiao en común, y es que los dos perdieron contra Mayweather. El “Pacman” lo hizo contra Floyd en una decepcionante “pelea del siglo” efectuada en mayo de 2015 en Las Vegas.

 

DE LA HOYA

Casualmente, los nombres del presente artículo están irremediablemente enlazados. Óscar de la Hoya colgó los guantes luego de perder contra Manny Pacquiao el 6 de diciembre de 2008, aunque en su descargo habrá que consignar que sufría a causa de una seria lesión en el manguito rotador de uno de sus hombros.

De la Hoya declaró en la primera emisión de un programa de radio de Golden Boy Promotions que estaba dispuesto a intercambiar golpes bajo las reglas boxísticas con “The Notorious” McGregor e incluso pronosticó que podía noquear en un par de episodios a la estrella de la UFC.

“He estado entrenando secretamente, entrenando en secreto. Estoy más rápido que nunca y más fuerte que nunca. Sé que puedo vencer a Conor McGregor en dos asaltos”.

Dinero llama a dinero. De la Hoya es uno de los boxeadores de mayor éxito financiero en la historia. Por ello, después de que Óscar fue uno de los principales críticos del show que McGregor protagonizó con Mayweather, se entiende que, como todo hombre que se enrola en el pugilismo profesional, su meta primordial es el dinero.

Además, por lo menos en lo que respecta al autor de estos párrafos, y si hablamos de un combate de boxeo, De la Hoya parece capaz de endilgar a McGregor su segundo revés en esta disciplina, en la que nuevamente Conor tendría que aceptar penas millonarias en caso de aplicar un recurso de esos a los que está acostumbrado en las MMA o la UFC.

Una carretada de billetes verdes bien valdrían para que De la Hoya se pusiera en manos de un nutriólogo y bajo un régimen monástico para volver a meterse al peso superwelter, la división en la que Conor desarrolló una charada boxística contra el apodado “Money”.

Hace muchas décadas, concretamente el 13 de junio de 1935, Jimmy Braddock, un modesto pugilista neoyorquino que también se ganaba la vida como estibador en los muelles, reafirmó su mote de “Hombre Cenicienta” (Cinderella Man) al quebrar los pronósticos cuando le arrebató la corona universal de peso completo al superfavorito Max Baer.

En la actualidad, el irlandés Conor “The Notorius” McGregor, un estrella de las Artes Marciales Mixtas que perdió por nocaut su único combate como boxeador profesional contra Floyd Mayweather, parecía haber tenido su debut y despedida en la disciplina reglamentada por el Marqués de Queensberry.

Pero, contra toda previsión, McGregor resurge como nueva “Cenicienta”, al convertirse repentinamente en el hombre más buscado para generar otro negocio multimillonario, como resultó su fracasada aventura contra Mayweather.

Quizá astros del pugilismo como Manny Pacquiao y Óscar de la Hoya jamás habían pronunciado el nombre de Conor McGregor, pero ambos lo hicieron en fechas recientes, dispuestos a compartir con él una generosa tajada de otro show parecido al que protagonizó contra Mayweather, quien incluso parece dispuesto a ofrecerle la revancha.

El boxeo puede cobrar matices de circo si los promotores se deciden a montar un espectáculo que les reditúe paladas de millones de dólares, aunque ello implique denigrar al espíritu del boxeo. Esto último es lo que menos les importaría, pues para ellos “el negocio está primero”.

CRÍA FAMA…

Está comprobado que el refrán “Cría fama y échate a dormir” aplica en cada una de las actividades de la vida. De esa forma, un Pacquiao en decadencia es capaz de hacer voltear a millones de fanáticos con solamente mencionar su nombre. Esto hace suponer que una contienda suya contra McGregor, con todo y que sabemos que vencería con lujo de facilidad al héroe de las Artes Marciales Mixtas, haría reportarse a cientos de miles de personas para adquirir suscripciones de Pago Por Ver.

El pasado 8 de diciembre, un reporte de la agencia AFP señalaba que Pacquiao declaró que había comenzado pláticas con McGregor para medirse con el irlandés en abril de 2018, en un espacio que el ídolo asiático abriría en sus actividades como senador en su país.

“Si podemos negociarlo, no tengo problema. Está bien con nosotros dos”, expresó el “Pacman” cuando se le preguntó sobre reportes de que buscaba un duelo con McGregor.

Interrogado sobre si se había aproximado a los manejadores de McGregor para ese combate, Pacquiao indicó a la AFP: “En principio, pero no continuamos las conversaciones”.

El mes pasado, Pacquiao puso un mensaje en Twitter e Instragram dirigido a McGregor que señalaba: “¡Feliz Día de Acción de Gracias! Mantente en forma, mi amigo, para 2018”.

El “Pacman”, quien cumplirá 39 años el próximo domingo, perdió su cetro mundial welter de la WBO a causa de un escandaloso veredicto contra el australiano Jeff Horn, en julio pasado en Brisbane. No ha vuelto a escalar un cuadrilátero y él mismo ha dicho que podría retornar en la Primavera del año entrante en Macau, China, aunque también mencionó a Malasia y Dubai.

McGregor tampoco ha peleado en las MMA o la UFC desde que cayó por nocaut técnico en 10 rounds contra Mayweather el pasado 26 de agosto.

Algo tienen McGregor y Pacquiao en común, y es que los dos perdieron contra Mayweather. El “Pacman” lo hizo contra Floyd en una decepcionante “pelea del siglo” efectuada en mayo de 2015 en Las Vegas.

 

DE LA HOYA

Casualmente, los nombres del presente artículo están irremediablemente enlazados. Óscar de la Hoya colgó los guantes luego de perder contra Manny Pacquiao el 6 de diciembre de 2008, aunque en su descargo habrá que consignar que sufría a causa de una seria lesión en el manguito rotador de uno de sus hombros.

De la Hoya declaró en la primera emisión de un programa de radio de Golden Boy Promotions que estaba dispuesto a intercambiar golpes bajo las reglas boxísticas con “The Notorious” McGregor e incluso pronosticó que podía noquear en un par de episodios a la estrella de la UFC.

“He estado entrenando secretamente, entrenando en secreto. Estoy más rápido que nunca y más fuerte que nunca. Sé que puedo vencer a Conor McGregor en dos asaltos”.

Dinero llama a dinero. De la Hoya es uno de los boxeadores de mayor éxito financiero en la historia. Por ello, después de que Óscar fue uno de los principales críticos del show que McGregor protagonizó con Mayweather, se entiende que, como todo hombre que se enrola en el pugilismo profesional, su meta primordial es el dinero.

Además, por lo menos en lo que respecta al autor de estos párrafos, y si hablamos de un combate de boxeo, De la Hoya parece capaz de endilgar a McGregor su segundo revés en esta disciplina, en la que nuevamente Conor tendría que aceptar penas millonarias en caso de aplicar un recurso de esos a los que está acostumbrado en las MMA o la UFC.

Una carretada de billetes verdes bien valdrían para que De la Hoya se pusiera en manos de un nutriólogo y bajo un régimen monástico para volver a meterse al peso superwelter, la división en la que Conor desarrolló una charada boxística contra el apodado “Money”.

Finanzas

Volaris regresa al Aeropuerto Internacional de Toluca y este es su plan

La empresa anunció la puesta en marcha de sus operaciones con rutas que en su mayoría son importantes destinos turísticos del país

Local

Desmienten supuesto “toque de queda” en Toluca

Las autoridades locales informaron que el mensaje divulgado a través de redes sociales es falso

Local

"La seguridad solo es una fachada en la UAEM"; pegan carteles para exigir vigilancia en CU

los carteles se pegaron en el puente ubicado en Paseo Tollocan, esquina con Paseo Universidad

Gossip

Bardo y Pinocho irán a Venecia, se devela en Cannes

A contrario a lo que sucede aquí donde ninguna producción mexicana se encuentra seleccionada en alguna sección del certamen, magnas figuras de origen mexicano regresarían al Lido veneciano con sus últimas películas

Gossip

María José le canta a la libertad en el amor en su nuevo disco

Con Me quedo aquí abajo, la cantante brinda a sus fans otro avance de lo que será su nuevo disco

Gossip

La risa es mucho más de lo que te contaron: Alex Fernández traza la historia de la comedia en México

En Lo que no sabías del humor mexicano, Alex Fernández traza la historia de la comedia en México

Gossip

Su regreso fue como una terapia: Jeff Goldblum sobre la incursión al universo de Jurassic World

Jeff Goldblum habla sobre la incursión al universo de Jurassic World 30 años después, en la cinta que pone fin a la franquicia

Gossip

Missi Ashee le da una nueva cara al hip hop

Missi Ashee, la rapera originaria de Culiacán, Sinaloa, lanza un EP que lleva su nombre como declaración de principios

Círculos

Luis Gálvez Alba fue el anfitrión de una comida entre amigos

El empresario convocó a una reunión en el icónico restaurante Les Moustaches del que es fundador