/ domingo 9 de septiembre de 2018

Djokovic conquista Nueva York e iguala a Sampras

El serbio venció al argentino por parciales de 6-3, 7-6 y 6-3 en tres horas y 16 minutos de juego

Juan Martín del Potro terminó el partido entre lágrimas. Desgraciadamente no eran las que esperaba. Del otro lado, Novak Djokovic lo consolaba, con una gran sonrisa en su boca: acababa de conquistar el Abierto de Estados Unidos por tercera vez, arrebatándole al argentino el tercer puesto de la ATP e igualando al legendario Pete Sampras con 14 títulos de Grand Slam.

"He estado llorando hasta ahora (en conferencia de prensa). Estoy muy triste por ser un perdedor hoy. Pero Novak se merecía tener el trofeo. Jugó un gran partido, un partido muy inteligente", apuntó el de Tandil ante los medios.

El serbio, en su octava final en las pistas duras de Flushing Meadows, se había coronado antes en Nueva York al derrotar al albiceleste 6-3, 7-6 (7/4), 6-3 en tres horas y 16 minutos de juego.

Nole demostró una vez más que su lesión en el codo, que lo apartó del circuito durante varios meses, quedó en el pasado al levantar otro Grand Slam, el segundo del año después de Wimbledon, y situándose en la tercera posición de la clasificación en detrimento de Del Potro, que es ahora cuarto.

El serbio también empató a Sampras en torneos mayores y se quedó a tres del español Rafael Nadal (17) y a seis del suizo Roger Federer (20), que lideran la clasificación histórica.

"Pete Sampras es una de las más grandes leyendas que ha jugado a este deporte y es un ídolo de mi infancia. Lo primero que vi en la televisión en el tenis fue su primer o su segundo título en Wimbledon. Eso es lo que me inspiró para empezar a jugar al tenis. Estar ahí con él ahora es increíble. Es un sueño hecho realidad", aseguró el balcánico.

Delpo, de vuelta a la final nueve años después de alzarse con el trofeo en la Gran Manzana, presentó batalla y, aunque se quedó a las puertas, dejó claro de nuevo que sus problemas en las muñecas son historia y que está listo para optar a todos los títulos tras ganar en marzo en Indian Wells su primer Masters 1000.

"Creo que hice un gran torneo pero es duro perder para mí. Estoy realmente triste por haber perdido la final de este campeonato porque le puse tanta pasión a la final intentando ganar el título...", señaló aún sobre la pista.


Juan Martín del Potro terminó el partido entre lágrimas. Desgraciadamente no eran las que esperaba. Del otro lado, Novak Djokovic lo consolaba, con una gran sonrisa en su boca: acababa de conquistar el Abierto de Estados Unidos por tercera vez, arrebatándole al argentino el tercer puesto de la ATP e igualando al legendario Pete Sampras con 14 títulos de Grand Slam.

"He estado llorando hasta ahora (en conferencia de prensa). Estoy muy triste por ser un perdedor hoy. Pero Novak se merecía tener el trofeo. Jugó un gran partido, un partido muy inteligente", apuntó el de Tandil ante los medios.

El serbio, en su octava final en las pistas duras de Flushing Meadows, se había coronado antes en Nueva York al derrotar al albiceleste 6-3, 7-6 (7/4), 6-3 en tres horas y 16 minutos de juego.

Nole demostró una vez más que su lesión en el codo, que lo apartó del circuito durante varios meses, quedó en el pasado al levantar otro Grand Slam, el segundo del año después de Wimbledon, y situándose en la tercera posición de la clasificación en detrimento de Del Potro, que es ahora cuarto.

El serbio también empató a Sampras en torneos mayores y se quedó a tres del español Rafael Nadal (17) y a seis del suizo Roger Federer (20), que lideran la clasificación histórica.

"Pete Sampras es una de las más grandes leyendas que ha jugado a este deporte y es un ídolo de mi infancia. Lo primero que vi en la televisión en el tenis fue su primer o su segundo título en Wimbledon. Eso es lo que me inspiró para empezar a jugar al tenis. Estar ahí con él ahora es increíble. Es un sueño hecho realidad", aseguró el balcánico.

Delpo, de vuelta a la final nueve años después de alzarse con el trofeo en la Gran Manzana, presentó batalla y, aunque se quedó a las puertas, dejó claro de nuevo que sus problemas en las muñecas son historia y que está listo para optar a todos los títulos tras ganar en marzo en Indian Wells su primer Masters 1000.

"Creo que hice un gran torneo pero es duro perder para mí. Estoy realmente triste por haber perdido la final de este campeonato porque le puse tanta pasión a la final intentando ganar el título...", señaló aún sobre la pista.


Policiaca

Muerte misteriosa en Temoaya; así fue el feminicidio de Gaby

El cuerpo de la menor de 14 años fue hallado el domingo y sepultado el lunes pasado

Local

Estas son algunas causas de infidelidades en el valle de Toluca

9 de cada 10 mujeres son víctimas de una infidelidad; mientras que 4 de cada 10 hombres han sufrido algún engaño.

Finanzas

¿Quieres aprender a reparar celulares y emprender un negocio? Aquí te decimos cómo y dónde

El DIFEM amplía las posibilidades de capacitación para el trabajo en favor de personas mayores de 15 años en estado de vulnerabilidad

Círculos

Bomberg, presenta su primer reloj dedicado a la figura femenina

En un sitio muy famoso de la Roma, se reunieron 18 exitosas mujeres mexicanas con el objetivo de que la firma de alta relojería

Círculos

Festejan aniversario de la conocida cerveza Carlsberg

Invitados especiales festejaron el primer año de presencia en nuestro país de la conocida cerveza

Círculos

Tane, el arte de la plata y la joyería mexicana

El director creativo de Tane, habla de la historia de la firma y de su nueva colección inspirada en las tradiciones de nuestro país

Moda

Tommy Hilfiger presenta su nueva colección de gajas con diseños emblemáticos

En uno de los venues más cool que tiene Reforma, se organizó un ameno coctel al que asistieron influencers, famosos e invitados VIP

Gastronomía

Acapulco presume el sabor y color de Oaxaca

El hotel Princess Mundo Imperial, organizó un festival para difundir las riquezas culinarias del estado sureño

Gossip

Hoy se estrena Glass, la cinta que pone fin a la trilogía de M.Night Shyamalan

Con la cinta Glass llega a su fin la trilogía que Shyamalan ideó con mucha discreción desde hace casi dos décadas