/ sábado 19 de octubre de 2019

La moda plástica en el vestir llega a Toluca

Konsi oferta sudaderas, playeras, bufandas y bolsas


La próxima vez que deseches una botella de plástico, considera que podría utilizarse para vestirte.
Lo anterior porque ante las nuevas opciones de la economía circular en pro del medio ambiente, surgió en Toluca una alternativa de ropa fabricada a partir de PET, con lo cual se busca crear conciencia y fomentar el consumo responsable.

Sudaderas, playeras, bufandas y bolsas forman parte del catálogo que ofrece la empresa Konsi, dirigida por Andrea Sofía Rosales Vega, quien con todo un equipo multidisciplinario se encarga de seleccionar los plásticos, diseñar la ropa y después enviar el producto a Monterrey, Nuevo León, para la etapa final que es fabricar las prendas de vestir.

Konsi surgió después que presentó y ganó en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un proyecto en cuanto a la producción y consumo responsable.

La primera línea de ropa fue el "Llamado al Amazonas", posteriormente "Cuenta tu historia" y en los siguientes días se lanzará con temática de "Día de Muertos", así como contra la violencia a la mujer.

El propósito es enfocar un modelo de negocio con una justificación social y ambiental en cada prenda, por lo tanto los costos varían de 250 a 300 pesos máximo, con cada compra se dona el 10% a una asociación civil.

MILÉNIALES, PÚBLICO POTENCIAL


Se busca que los productos lleguen a todo el público, pero la generación milénial es un público potencial, ya que se caracteriza por ser más consciente del impacto ambiental y social, además aman cualquier cosa que sea tendencia y debido a que en este momento todas las cosas ecológicas están de moda tratan de conectarse con este estilo de vida.

La empresa Nielsen, dedicada a la investigación de mercados, revela en un estudio que cuando se trata del consumo son escépticos, naturalmente obstinados, y filtran constantemente cantidades abrumadoras de fuentes, contenido engañoso y fake news. O sea que si una compañía quiere que los miléniales compren su producto, primero necesita venderles su historia.

Foto: Daniel Camacho

Esta generación está comprometida con la disminución de generación de residuos y tiene una herramienta de acción muy poderosa: la decisión de compra. Sus hábitos de consumo tienden, cada vez más, a la economía circular. Es la primera generación que ha abrazado conceptos como compartir y optimizar recursos en su día a día; la del boom de la economía colaborativa.

Los miléniales contribuyen a mejorar el planeta a la hora de comprar y son muy conscientes de ello. Según Deloitte, el año pasado esta generación tuvo una capacidad de consumo de unos 180.000 millones de euros debido a que los jóvenes cada vez compran con más responsabilidad y anteponen a las empresas que cumplen con estándares de cuidado al medio ambiente y responsabilidad social corporativa, factores que a finales del siglo pasado apenas se tenían en cuenta.

PRODUCCIÓN

El inicio del proceso es con la recolección del PET en los centros de acopio de la capital mexiquense, donde se clasifica y después se envía a Monterrey, único lugar certificado para la producción de las prendas de vestir que ingresarán al catálogo de Konsi.

Las botellas de PET recogidas se esterilizan, se secan y clasifican de acuerdo con el color del plástico para luego ser trituradas en pequeñas astillas que son las que serán enviadas a Monterrey.

Las astillas se calientan y pasan a través de una hilera para formar cuerdas de hilo que son enrollados en carretes.

La fibra se pasa a través de una máquina de engarce para crear una textura esponjosa. Este hilo se embala, se tiñe y se hace un tejido de poliéster.

La tela tiene un 50% del material de PET y 50% de algodón industrial regenerado; para una prenda se requiere un promedio de seis botellas recicladas.

La venta es a través de las redes sociales, pero en el futuro se buscará hacerlo en un lugar físico, así que la intención es terminar la primera fase de venta para después comenzar a buscar otros espacios, la intención es tener cada dos meses un propósito diferente en cada línea de ropa”, señaló Rosales Vega.
Para la empresa vienen proyectos interesantes y el próximo será en coordinación con World Life, que es uno de los principales colectivos que trabaja con los grupos indígenas de Temoaya.

Foto cortesía

Los diseños serán una sorpresa y los empezaremos a dar a conocer poco a poco en nuestras redes sociales, por lo que esperamos tener una buena respuesta del público”, indicó.

MISIÓN SOCIAL

El modelo de negocio de Konsi aporta de las ventas un 10% a asociaciones civiles, lo que ha permitido una mayor aceptación en el mercado local.

Tenemos una cartera de cinco asociaciones, éstas son: Sonrisas Invisibles, la cual trabaja con niños, jóvenes y adultos en penales; colectivo UnoMás (fotógrafos), enfocada a los migrantes; World Life que trabaja con grupos indígenas de Temoaya y Pioneros de cambio, que tratan los temas de equidad de género y espacios políticos”, refirió.

En poco tiempo, la empresa ha logrado llegar a mucha gente, son productos muy llamativos, pero la parte social es la más importante al formar parte de una cadena de bienestar.

La primera línea fue “El llamado del Amazonas”, idea que surgió después que el proyecto se fue a la ONU porque ahí conocieron a muchas personas comprometidas para mejorar el mundo en que vivimos, entre ellas a un asociación dedicada a proteger la Amazonia.

COMPETENCIA

La moda desechable o fast fashion es uno de los principales rivales, sin embargo, hay buenas expectativas de dominar el mercado local y después el nacional. El principal reto es la internacionalización porque el proyecto ya lo es.

Es una causa global y es bueno resaltar que todo inició en Toluca, sin embargo, tenemos personas trabajando en Colombia y Ecuador, la idea es tener un grupo internacional y cultural porque al final nos ayudará a tener un idioma en común”, resaltó Rosales Vega.

Foto: Daniel Camacho

El resto del equipo lo conforman Paloma Corral, subdirectora; Yulissa Dolores, Emanuel Álvarez y Beatriz Acosta, como diseñadores, y Nazdadeth Barrón, directora de ventas.

Lo que quiere proponer Konsi es una barrera y cadena de comercio justo, tú puedes ser un buen consumidor y además no tienes que gastar tanto para cambiar los hábitos de consumo, pero debemos ver las etiquetas de lo que consumimos, revisar las etiquetas con un certificado ambiental detrás, porque de lo contrario es lucrar por lucrar”, agregó.

Pero debido a que en la industria textil se mueve mucho dinero e intereses detrás, son bienes que siempre se están consumiendo, así que se encontrarán procesos mucho más baratos y económicos, pero no hay ninguna responsabilidad ecológica.

Sí nos ha costado trabajo, hay muchas propuestas porque el fast fashion (fenómeno de moda desechable) es una realidad en nuestro mundo, pero gracias una validación internacional, las personas de manera local han creído en nosotros, en el futuro esperamos contar con una maquila propia”, indicó.

PROYECTO GANADOR

Cambio climático y desarrollo sustentable son temas que están en todos lados, pero después de analizar la problemática lo mejor para Konsi fue enfocar el esfuerzo a la industria textil por ser una de las más contaminantes.

En un principio nos enfocamos en una campaña de recolección de PET que estaba mal diseñada porque había muchas partes de ese proceso de logística que eran muy caros y que terminaban contaminando más, fue cuando cambiamos la perspectiva de la problemática para crear el proyecto sobre producción y consumo responsable ,el cual se llevó a concursar a la ONU y ganó, de esta forma me convertí en la primera mujer mexicana en la prevención de cambio climático”, abundó.

Pero faltaba materializar la idea lo que llevó a crear la empresa Konsi (hace un año y con producción desde hace tres meses) que hace una alusión directa a la parte de conciencia de lo que está pasando y lo que se puede hacer, afortunadamente Toluca fue la primera ciudad mexicana en llegar a ese nivel.

A lo largo de ese año hemos logrado cosas importantes, entre ellas trabajar con personas que están en el medio, asistimos a foros de cambio climático con la finalidad de modificar toda esta narrativa añeja que refiere que lo ecológico es caro”, puntualizó.


La próxima vez que deseches una botella de plástico, considera que podría utilizarse para vestirte.
Lo anterior porque ante las nuevas opciones de la economía circular en pro del medio ambiente, surgió en Toluca una alternativa de ropa fabricada a partir de PET, con lo cual se busca crear conciencia y fomentar el consumo responsable.

Sudaderas, playeras, bufandas y bolsas forman parte del catálogo que ofrece la empresa Konsi, dirigida por Andrea Sofía Rosales Vega, quien con todo un equipo multidisciplinario se encarga de seleccionar los plásticos, diseñar la ropa y después enviar el producto a Monterrey, Nuevo León, para la etapa final que es fabricar las prendas de vestir.

Konsi surgió después que presentó y ganó en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un proyecto en cuanto a la producción y consumo responsable.

La primera línea de ropa fue el "Llamado al Amazonas", posteriormente "Cuenta tu historia" y en los siguientes días se lanzará con temática de "Día de Muertos", así como contra la violencia a la mujer.

El propósito es enfocar un modelo de negocio con una justificación social y ambiental en cada prenda, por lo tanto los costos varían de 250 a 300 pesos máximo, con cada compra se dona el 10% a una asociación civil.

MILÉNIALES, PÚBLICO POTENCIAL


Se busca que los productos lleguen a todo el público, pero la generación milénial es un público potencial, ya que se caracteriza por ser más consciente del impacto ambiental y social, además aman cualquier cosa que sea tendencia y debido a que en este momento todas las cosas ecológicas están de moda tratan de conectarse con este estilo de vida.

La empresa Nielsen, dedicada a la investigación de mercados, revela en un estudio que cuando se trata del consumo son escépticos, naturalmente obstinados, y filtran constantemente cantidades abrumadoras de fuentes, contenido engañoso y fake news. O sea que si una compañía quiere que los miléniales compren su producto, primero necesita venderles su historia.

Foto: Daniel Camacho

Esta generación está comprometida con la disminución de generación de residuos y tiene una herramienta de acción muy poderosa: la decisión de compra. Sus hábitos de consumo tienden, cada vez más, a la economía circular. Es la primera generación que ha abrazado conceptos como compartir y optimizar recursos en su día a día; la del boom de la economía colaborativa.

Los miléniales contribuyen a mejorar el planeta a la hora de comprar y son muy conscientes de ello. Según Deloitte, el año pasado esta generación tuvo una capacidad de consumo de unos 180.000 millones de euros debido a que los jóvenes cada vez compran con más responsabilidad y anteponen a las empresas que cumplen con estándares de cuidado al medio ambiente y responsabilidad social corporativa, factores que a finales del siglo pasado apenas se tenían en cuenta.

PRODUCCIÓN

El inicio del proceso es con la recolección del PET en los centros de acopio de la capital mexiquense, donde se clasifica y después se envía a Monterrey, único lugar certificado para la producción de las prendas de vestir que ingresarán al catálogo de Konsi.

Las botellas de PET recogidas se esterilizan, se secan y clasifican de acuerdo con el color del plástico para luego ser trituradas en pequeñas astillas que son las que serán enviadas a Monterrey.

Las astillas se calientan y pasan a través de una hilera para formar cuerdas de hilo que son enrollados en carretes.

La fibra se pasa a través de una máquina de engarce para crear una textura esponjosa. Este hilo se embala, se tiñe y se hace un tejido de poliéster.

La tela tiene un 50% del material de PET y 50% de algodón industrial regenerado; para una prenda se requiere un promedio de seis botellas recicladas.

La venta es a través de las redes sociales, pero en el futuro se buscará hacerlo en un lugar físico, así que la intención es terminar la primera fase de venta para después comenzar a buscar otros espacios, la intención es tener cada dos meses un propósito diferente en cada línea de ropa”, señaló Rosales Vega.
Para la empresa vienen proyectos interesantes y el próximo será en coordinación con World Life, que es uno de los principales colectivos que trabaja con los grupos indígenas de Temoaya.

Foto cortesía

Los diseños serán una sorpresa y los empezaremos a dar a conocer poco a poco en nuestras redes sociales, por lo que esperamos tener una buena respuesta del público”, indicó.

MISIÓN SOCIAL

El modelo de negocio de Konsi aporta de las ventas un 10% a asociaciones civiles, lo que ha permitido una mayor aceptación en el mercado local.

Tenemos una cartera de cinco asociaciones, éstas son: Sonrisas Invisibles, la cual trabaja con niños, jóvenes y adultos en penales; colectivo UnoMás (fotógrafos), enfocada a los migrantes; World Life que trabaja con grupos indígenas de Temoaya y Pioneros de cambio, que tratan los temas de equidad de género y espacios políticos”, refirió.

En poco tiempo, la empresa ha logrado llegar a mucha gente, son productos muy llamativos, pero la parte social es la más importante al formar parte de una cadena de bienestar.

La primera línea fue “El llamado del Amazonas”, idea que surgió después que el proyecto se fue a la ONU porque ahí conocieron a muchas personas comprometidas para mejorar el mundo en que vivimos, entre ellas a un asociación dedicada a proteger la Amazonia.

COMPETENCIA

La moda desechable o fast fashion es uno de los principales rivales, sin embargo, hay buenas expectativas de dominar el mercado local y después el nacional. El principal reto es la internacionalización porque el proyecto ya lo es.

Es una causa global y es bueno resaltar que todo inició en Toluca, sin embargo, tenemos personas trabajando en Colombia y Ecuador, la idea es tener un grupo internacional y cultural porque al final nos ayudará a tener un idioma en común”, resaltó Rosales Vega.

Foto: Daniel Camacho

El resto del equipo lo conforman Paloma Corral, subdirectora; Yulissa Dolores, Emanuel Álvarez y Beatriz Acosta, como diseñadores, y Nazdadeth Barrón, directora de ventas.

Lo que quiere proponer Konsi es una barrera y cadena de comercio justo, tú puedes ser un buen consumidor y además no tienes que gastar tanto para cambiar los hábitos de consumo, pero debemos ver las etiquetas de lo que consumimos, revisar las etiquetas con un certificado ambiental detrás, porque de lo contrario es lucrar por lucrar”, agregó.

Pero debido a que en la industria textil se mueve mucho dinero e intereses detrás, son bienes que siempre se están consumiendo, así que se encontrarán procesos mucho más baratos y económicos, pero no hay ninguna responsabilidad ecológica.

Sí nos ha costado trabajo, hay muchas propuestas porque el fast fashion (fenómeno de moda desechable) es una realidad en nuestro mundo, pero gracias una validación internacional, las personas de manera local han creído en nosotros, en el futuro esperamos contar con una maquila propia”, indicó.

PROYECTO GANADOR

Cambio climático y desarrollo sustentable son temas que están en todos lados, pero después de analizar la problemática lo mejor para Konsi fue enfocar el esfuerzo a la industria textil por ser una de las más contaminantes.

En un principio nos enfocamos en una campaña de recolección de PET que estaba mal diseñada porque había muchas partes de ese proceso de logística que eran muy caros y que terminaban contaminando más, fue cuando cambiamos la perspectiva de la problemática para crear el proyecto sobre producción y consumo responsable ,el cual se llevó a concursar a la ONU y ganó, de esta forma me convertí en la primera mujer mexicana en la prevención de cambio climático”, abundó.

Pero faltaba materializar la idea lo que llevó a crear la empresa Konsi (hace un año y con producción desde hace tres meses) que hace una alusión directa a la parte de conciencia de lo que está pasando y lo que se puede hacer, afortunadamente Toluca fue la primera ciudad mexicana en llegar a ese nivel.

A lo largo de ese año hemos logrado cosas importantes, entre ellas trabajar con personas que están en el medio, asistimos a foros de cambio climático con la finalidad de modificar toda esta narrativa añeja que refiere que lo ecológico es caro”, puntualizó.

Local

Aprueban reforma laboral en Edomex

Entraría en vigor el siguiente año

Local

En 2018 ninguna de las más de 9 mil pensiones tramitadas en el ISSEMyM fueron otorgadas

La institución tarda más de dos años en entregarlas por procesos manuales y rudimentarios

Deportes

Ricardo La Volpe deja de ser técnico del Toluca

El estratega dejó al equipo en el lugar 17 de la tabla general del torneo Apertura

Local

Tensión en Xochicuautla por obras de la autopista Toluca-Naucalpan

Pese a que en abril de este año un grupo de comuneros desistieron y aceptaron pago, la defensa continúa en contra de Teya

Local

Pide Órgano Electoral Independiente no empañar comicios

Titular Juan Jaramillo Rabadán, desmintió supuestas irregularidades en el proceso de elección de la nueva mesa directiva de la Unión de Pensionados y Pensionistas del ISSEMYM

Gossip

Miley Cyrus se queda sin voz por un tiempo

El problema de salud por el cual pasa la cantante podría afectar a su carrera

Mundo

Más de 50 niños heridos tras ataque con sosa cáustica en guardería en China

Un hombre de 23 años apellidado Kong accedió a las instalaciones y roció a los allí presentes con el químico corrosivo

Justicia

Llega FBI a Sonora para investigar masacre a familia LeBarón

Sin detallar el número de elementos, el área de Comunicación Social, confirmó la llegada a territorio sonorense.

Deportes

Toluca vence a Santos y se mete a la Liguilla en la Liga MX Femenil

El encuentro fue dentro de la jornada 19 del Torneo Apertura