/ sábado 15 de mayo de 2021

¿Qué está terminando con la posibilidad de ver las estrellas y el espacio?

Incluso los observatorios astronómicos más remotos enfrenten cada vez más dificultades para realizar observaciones de objetos de espacio profundo

Los desechos generados por restos de naves espaciales, etapas de lanzamiento, cohetes y satélites fuera de servicio o basura espacial, es uno de los temas más preocupantes y desatendidos de cara al futuro inmediato.

Un estudio de la Royal Astronomical Society confirmó que los escombros espaciales no sólo entorpecen las operaciones de misiones tripuladas y la Estación Espacial Internacional, también su reflejo está provocando una contaminación lumínica sin precedentes en los cielos de todo el mundo.

La investigación es pionera en considerar el impacto negativo de la basura espacial y escombros en el cielo nocturno. Los desechos superan las 9 mil toneladas de objetos artificiales orbitando la Tierra.

A través de un modelo que tomó en cuenta el tamaño y brillo tanto de los restos de etapas de cohetes como de satélites, el equipo estimó que el reflejo de estos objetos aclaró en 10 % los cielos nocturnos en la mayor parte del planeta, de acuerdo al artículo publicado el 9 de mayo en National Geographic con el título: La basura espacial está acabando con la observación de las estrellas y el espacio.

Se detalla que a diferencia de la contaminación lumínica provocada por los grandes asentamientos urbanos que reduce drásticamente en zonas rurales y áreas naturales protegidas, el brillo de la basura espacial se puede reflejar en cualquier parte de la bóveda celeste.

La situación es tan alarmante que incluso los observatorios astronómicos más remotos enfrentan cada vez más dificultades para realizar observaciones de objetos de espacio profundo.

Adicional a lo anterior el problema se incrementa si se toma en cuenta la tendencia creciente de enviar constelaciones de satélites en órbitas bajas de la Tierra cuyo brillo ya es considerado una amenaza por su contaminación lumínica, tal es el caso del Starlink, proyecto de Space X.

El debate sobre la contaminación por la basura espacial regresó debido a la caída del cohete chino Long March-5B Y2 en el Mar Arábigo el pasado 8 de mayo y que generó una oleada de críticas hacia la agencia espacial china.

Los desechos generados por restos de naves espaciales, etapas de lanzamiento, cohetes y satélites fuera de servicio o basura espacial, es uno de los temas más preocupantes y desatendidos de cara al futuro inmediato.

Un estudio de la Royal Astronomical Society confirmó que los escombros espaciales no sólo entorpecen las operaciones de misiones tripuladas y la Estación Espacial Internacional, también su reflejo está provocando una contaminación lumínica sin precedentes en los cielos de todo el mundo.

La investigación es pionera en considerar el impacto negativo de la basura espacial y escombros en el cielo nocturno. Los desechos superan las 9 mil toneladas de objetos artificiales orbitando la Tierra.

A través de un modelo que tomó en cuenta el tamaño y brillo tanto de los restos de etapas de cohetes como de satélites, el equipo estimó que el reflejo de estos objetos aclaró en 10 % los cielos nocturnos en la mayor parte del planeta, de acuerdo al artículo publicado el 9 de mayo en National Geographic con el título: La basura espacial está acabando con la observación de las estrellas y el espacio.

Se detalla que a diferencia de la contaminación lumínica provocada por los grandes asentamientos urbanos que reduce drásticamente en zonas rurales y áreas naturales protegidas, el brillo de la basura espacial se puede reflejar en cualquier parte de la bóveda celeste.

La situación es tan alarmante que incluso los observatorios astronómicos más remotos enfrentan cada vez más dificultades para realizar observaciones de objetos de espacio profundo.

Adicional a lo anterior el problema se incrementa si se toma en cuenta la tendencia creciente de enviar constelaciones de satélites en órbitas bajas de la Tierra cuyo brillo ya es considerado una amenaza por su contaminación lumínica, tal es el caso del Starlink, proyecto de Space X.

El debate sobre la contaminación por la basura espacial regresó debido a la caída del cohete chino Long March-5B Y2 en el Mar Arábigo el pasado 8 de mayo y que generó una oleada de críticas hacia la agencia espacial china.

Policiaca

Rescatan a varios centroamericanos de un inmueble en Los Reyes La Paz

Tras el recate, las autoridades detuvieron a 4 personas quienes fueron presentados ante las autoridades de procuración de justicia del Edomex

Local

Pese a los muertos por Covid-19 en Ecatepec continúan las fiestas y reuniones masivas

Tan solo en el mes de septiembre se registraron más de un centenar de fallecimientos por dicha enfermedad, lo cual convierte a este municipio en el más golpeado por la pandemia en el Edomex

Local

Habitantes de San Pedro Tultepec bloquearon la carretera México-Toluca

Piden la construcción de un puente vehicular; carecen de entradas a su poblado, aseguran los vecinos de esta comunidad perteneciente a Lerma

Ciencia

Conoce los beneficios cerebrales de aprender el lenguaje musical

Tocar un instrumento es un entrenamiento intensivo que conlleva cambios profundos en el cerebro y las capacidades mentales

Cultura

¿Cuál es el origen del género musical Yu-Mex?

Fue a mediados del siglo XX cuando la música de mariachi enamoró a un país europeo

Salud

¿Cómo pueden ayudar los videojuegos a los adultos mayores?

Estas tecnologías son una herramienta para contrarrestar los efectos del paso de los años en las personas

Local

Órgano Electoral Independiente del SMSEM garantizará transparencia

Sin embargo todavía no existe fecha de la publicación de la convocatoria para la elección interna.

Cultura

“Avandaro, 50 años cuando el rock mexicano perdió la inocencia”

El productor estuvo presente en la Filem donde presentó un libro cuyo objetivo es que "se diga la verdad sobre el festival"

Local

Desacelera ritmo de contagios de Covid-19 en septiembre

En los últimos ocho días, los casos acumulados crecieron 1.34 por ciento