/ sábado 28 de noviembre de 2020

Divorcios, práctica en aumento. Esta es la historia de Carlos, un hijo de padres separados

La disolución de matrimonios podría aumentar el siguiente año debido al confinamiento

Cuando los papás de Carlos se divorciaron, se sentía culpable de la nueva forma de vida que su mamá enfrentó: el cuidado de él y su hermano, el trabajo, el llevarlos a la escuela y la manutención. La separación de sus padres ocurrió cuando él tenía apenas ocho años.

Han pasado ya más de 10 años, sin embargo, todavía recuerda que en la última pelea de sus progenitores, él ya no quiso regresar a su hogar.

"Yo le dije a mi mamá, tú te regresas con él porque yo no, porque había muchas peleas, muchos golpes todo el tiempo, entonces fue algo que yo ya no soportaba".

A través del tiempo entendió que los problemas de sus papás fueron quizá porque se casaron muy jóvenes, por celos, por la inmadurez y hasta por infidelidades.

Había dejado atrás una etapa amarga, pero comenzó otra, la de falta de atención, "empiezas a creer que no te quieren, no te quieres ni tú mismo".

Por enojo, por venganza, por falta de tiempo, o quizá por simple comodidad, su papá cortó la relación con él y con su hermano. Todavía recuerda las innumerables ocasiones que pasó por varias horas pegado a la ventana de la sala, esperando que cumpliera la promesa de visitarlo e ir a pasear.

Durante su adolescencia puso todas sus expectativas en sus relaciones de pareja. Ahora se da cuenta que sólo buscaba a alguien para compensar su soledad.

"Cuando tienes una relación, ves que esa persona te quiere, y piensas que es lo mejor del mundo y no quieres soltarla".

Carlos va a cumplir 19 años. No le desagrada la idea de casarse, de formar una familia, pero ahora piensa que primero está él, en luchar por lograr sus sueños, cumplir todos sus anhelos, concluir una carrera y coloca en último lugar el formalizar una relación.

Parece que ya dejó atrás todos esos sentimientos negativos que en algún momento alimentó. Pide a los jóvenes que atraviesan por el divorcio de sus padres mantenerse alejados y no involucrarse.

También te puede interesar: ¿Acabas de tener un bebé? Aquí te decimos como puedes tramitar su acta de nacimiento en línea



Matrimonios "desechables"

En la actualidad existe un incremento considerable en el número de divorcios registrados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). En la última década se incrementó 57.26%, mientras que la de matrimonios disminuyó 24.68%.

Los datos encontrados por la institución reflejan que por cada 100 matrimonios ocurren 31.7 divorcios.


De acuerdo con los datos publicados durante 2018, se tuvo un total de 156 mil 556 divorcios, cifra que se incrementó en 2019 en 160 mil 107 divorcios en nuestro país, es decir, tres mil 551 más.

Estas alarmantes cifras han hecho en México que los matrimonios de hoy sean catalogados de manera popular como "desechables”, esto debido a la poca duración que tienen las parejas dentro de la vida conyugal en comparación con la generación de sus padres y abuelos donde los matrimonios eran de por vida.

De acuerdo con un estudio publicado en la Revista Chilena de Pediatría, el divorcio de los padres trae como consecuencia en los hijos un deterioro de la salud física y mental. Entre las principales causas de separación destacan problemas como abandono de hogar, infidelidad o incompatibilidad de caracteres.

De acuerdo con el INEGI, del total de los divorcios de 2019 el mayor número de estos casos durante ese año estuvo conformado por 48 mil siete parejas que vivieron juntos por más de 21 años, es decir, un 30%.

El segundo puesto de siete categorías lo ocupó un total de 33 mil 574 parejas que no superaron los cinco años de vida matrimonial, lo que representa un 21%.


Epidemia de divorcios

En 2021 se estima que estas cifras aumenten de manera exponencial debido al confinamiento por el Covid-19, tiempo en el cual muchas de las parejas se han visto afectadas en sus relaciones cotidianas causando dentro de los hogares mexicanos episodios de depresión, estrés y ansiedad debido al encierro.

Durante el periodo de confinamiento se ha recurrido al "divorcio en línea”, procedimiento con el que se puede obtener una respuesta en un periodo de tan sólo seis días.

El Estado de México ha sido pionero en esta forma de trámite para evitar aglomeraciones en los juzgados y es exclusivo para aquellas parejas que hayan llegado a un mutuo acuerdo y no tengan hijos de por medio.


Devaluación del matrimonio

Ante el incremento de divorcios en la sociedad, el matrimonio ya es considerado como una opción más dentro de los "modelos de convivencia”, donde las parejas contemporáneas evitan sentirse ligadas a otra persona de manera permanente.

Desde esta forma de forma de pensamiento, el matrimonio es visto como un "tiempo de prueba”, que permite a las parejas simular y experimentar la vida conyugal sin estar formalmente comprometidos por un medio legal o social. De no funcionar o satisfacer a la pareja pueda tener una solución inmediata.

En México, la edad promedio para casarse en mujeres es de los 27 a los 29 años de edad, mientras que en hombres es de 30 a 33 años.

Los estudios del INEGI han revelado que las mujeres prefieren divorciarse a más temprana edad que los hombres. El mayor número de mujeres separadas ronda entre los 37 y 38 años de edad, mientras que los hombres que disuelven su matrimonio tienen entre 41 y 42 años.

Otro de los factores que han propiciado la resistencia al matrimonio es el temor a repetir patrones de comportamientos, conducta que se presenta en personas que provienen de matrimonios fracturados, en donde mayormente se vivieron actos de violencia intrafamiliar, los cuales dejan una mala percepción del matrimonio.

Los jóvenes que fueron espectadores o participantes recurrentes en conflictos y agresiones físicas dentro de su núcleo familiar difícilmente querrán verse inmersos en este modelo de convivencia por temor a replicar de forma consciente o inconsciente este estilo de vida con su pareja sentimental.


Terapias de pareja

Los problemas de separación en las parejas se originan ante el estilo de "inmediatez” a través del cual se busca tener todo sin el menor esfuerzo posible, así lo considera Miriam Olivares Castro, psicoterapeuta de parejas.

La especialista señala incluso que las propias relaciones entre parejas ya no pasan por un proceso de conocimiento mutuo antes de formalizar la relación.

Otro factor de divorcio es la independencia financiera. El que haya un aumento de mujeres que hoy en día tengan una fuente de trabajo, ya no las limita a depender económicamente de sus parejas, pues también ellas ocupan puestos de igual o mejor remuneración que sus cónyuges.

Una opción para no llegar a la disolución del matrimonio son las terapias de pareja, las que se dan a través de un diálogo ya sea con ambos cónyuges o de forma individual. En estas pláticas se expresan las situaciones de conflicto en su matrimonio y de esta manera poder entender las causas del problema.

Olivares Castro destaca que es de gran ayuda cuando la pareja está consciente de que ambos necesitan apoyo, a diferencia de cuando hay una actitud negativa o de resistencia.

La falta de comunicación y de interacción entre la pareja, ocasiona que no haya confianza en la relación, lo que genera un aumento en las discusiones y puede inclusive detonar situaciones de violencia familiar.



Y puede desencadenar incluso conductas de infidelidad. Hoy en día, el confinamiento ocasionado por el Covid-19 dejó al descubierto este aspecto por la permanencia en casa, lo que hizo más visible la comunicación con terceras personas.


¿Puede una terapia evitar el divorcio?

Para la psicoterapeuta, el acudir a terapia puede evitar el divorcio. Pero deberá detectarse a tiempo y la pareja esté dispuesta a trabajar por su relación, propiciando el diálogo, generando acuerdos mutuos e incluso dando solución a cada problema que se presente.

Destaca que incluso en este proceso ambos pueden reconocer su incompatibilidad y tomar la seguir adelante con sus planes, ya que al final de la terapia se define la compatibilidad de la pareja.

En la mayoría de los casos, la mujer es la que acude en busca de ayuda profesional, pues socialmente ellos son más cerrados con sus sentimientos por el tipo de educación en el país, donde el hombre no debe de llorar, ni expresar emociones, destacó la psicoterapeuta de parejas.

Cuando los papás de Carlos se divorciaron, se sentía culpable de la nueva forma de vida que su mamá enfrentó: el cuidado de él y su hermano, el trabajo, el llevarlos a la escuela y la manutención. La separación de sus padres ocurrió cuando él tenía apenas ocho años.

Han pasado ya más de 10 años, sin embargo, todavía recuerda que en la última pelea de sus progenitores, él ya no quiso regresar a su hogar.

"Yo le dije a mi mamá, tú te regresas con él porque yo no, porque había muchas peleas, muchos golpes todo el tiempo, entonces fue algo que yo ya no soportaba".

A través del tiempo entendió que los problemas de sus papás fueron quizá porque se casaron muy jóvenes, por celos, por la inmadurez y hasta por infidelidades.

Había dejado atrás una etapa amarga, pero comenzó otra, la de falta de atención, "empiezas a creer que no te quieren, no te quieres ni tú mismo".

Por enojo, por venganza, por falta de tiempo, o quizá por simple comodidad, su papá cortó la relación con él y con su hermano. Todavía recuerda las innumerables ocasiones que pasó por varias horas pegado a la ventana de la sala, esperando que cumpliera la promesa de visitarlo e ir a pasear.

Durante su adolescencia puso todas sus expectativas en sus relaciones de pareja. Ahora se da cuenta que sólo buscaba a alguien para compensar su soledad.

"Cuando tienes una relación, ves que esa persona te quiere, y piensas que es lo mejor del mundo y no quieres soltarla".

Carlos va a cumplir 19 años. No le desagrada la idea de casarse, de formar una familia, pero ahora piensa que primero está él, en luchar por lograr sus sueños, cumplir todos sus anhelos, concluir una carrera y coloca en último lugar el formalizar una relación.

Parece que ya dejó atrás todos esos sentimientos negativos que en algún momento alimentó. Pide a los jóvenes que atraviesan por el divorcio de sus padres mantenerse alejados y no involucrarse.

También te puede interesar: ¿Acabas de tener un bebé? Aquí te decimos como puedes tramitar su acta de nacimiento en línea



Matrimonios "desechables"

En la actualidad existe un incremento considerable en el número de divorcios registrados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). En la última década se incrementó 57.26%, mientras que la de matrimonios disminuyó 24.68%.

Los datos encontrados por la institución reflejan que por cada 100 matrimonios ocurren 31.7 divorcios.


De acuerdo con los datos publicados durante 2018, se tuvo un total de 156 mil 556 divorcios, cifra que se incrementó en 2019 en 160 mil 107 divorcios en nuestro país, es decir, tres mil 551 más.

Estas alarmantes cifras han hecho en México que los matrimonios de hoy sean catalogados de manera popular como "desechables”, esto debido a la poca duración que tienen las parejas dentro de la vida conyugal en comparación con la generación de sus padres y abuelos donde los matrimonios eran de por vida.

De acuerdo con un estudio publicado en la Revista Chilena de Pediatría, el divorcio de los padres trae como consecuencia en los hijos un deterioro de la salud física y mental. Entre las principales causas de separación destacan problemas como abandono de hogar, infidelidad o incompatibilidad de caracteres.

De acuerdo con el INEGI, del total de los divorcios de 2019 el mayor número de estos casos durante ese año estuvo conformado por 48 mil siete parejas que vivieron juntos por más de 21 años, es decir, un 30%.

El segundo puesto de siete categorías lo ocupó un total de 33 mil 574 parejas que no superaron los cinco años de vida matrimonial, lo que representa un 21%.


Epidemia de divorcios

En 2021 se estima que estas cifras aumenten de manera exponencial debido al confinamiento por el Covid-19, tiempo en el cual muchas de las parejas se han visto afectadas en sus relaciones cotidianas causando dentro de los hogares mexicanos episodios de depresión, estrés y ansiedad debido al encierro.

Durante el periodo de confinamiento se ha recurrido al "divorcio en línea”, procedimiento con el que se puede obtener una respuesta en un periodo de tan sólo seis días.

El Estado de México ha sido pionero en esta forma de trámite para evitar aglomeraciones en los juzgados y es exclusivo para aquellas parejas que hayan llegado a un mutuo acuerdo y no tengan hijos de por medio.


Devaluación del matrimonio

Ante el incremento de divorcios en la sociedad, el matrimonio ya es considerado como una opción más dentro de los "modelos de convivencia”, donde las parejas contemporáneas evitan sentirse ligadas a otra persona de manera permanente.

Desde esta forma de forma de pensamiento, el matrimonio es visto como un "tiempo de prueba”, que permite a las parejas simular y experimentar la vida conyugal sin estar formalmente comprometidos por un medio legal o social. De no funcionar o satisfacer a la pareja pueda tener una solución inmediata.

En México, la edad promedio para casarse en mujeres es de los 27 a los 29 años de edad, mientras que en hombres es de 30 a 33 años.

Los estudios del INEGI han revelado que las mujeres prefieren divorciarse a más temprana edad que los hombres. El mayor número de mujeres separadas ronda entre los 37 y 38 años de edad, mientras que los hombres que disuelven su matrimonio tienen entre 41 y 42 años.

Otro de los factores que han propiciado la resistencia al matrimonio es el temor a repetir patrones de comportamientos, conducta que se presenta en personas que provienen de matrimonios fracturados, en donde mayormente se vivieron actos de violencia intrafamiliar, los cuales dejan una mala percepción del matrimonio.

Los jóvenes que fueron espectadores o participantes recurrentes en conflictos y agresiones físicas dentro de su núcleo familiar difícilmente querrán verse inmersos en este modelo de convivencia por temor a replicar de forma consciente o inconsciente este estilo de vida con su pareja sentimental.


Terapias de pareja

Los problemas de separación en las parejas se originan ante el estilo de "inmediatez” a través del cual se busca tener todo sin el menor esfuerzo posible, así lo considera Miriam Olivares Castro, psicoterapeuta de parejas.

La especialista señala incluso que las propias relaciones entre parejas ya no pasan por un proceso de conocimiento mutuo antes de formalizar la relación.

Otro factor de divorcio es la independencia financiera. El que haya un aumento de mujeres que hoy en día tengan una fuente de trabajo, ya no las limita a depender económicamente de sus parejas, pues también ellas ocupan puestos de igual o mejor remuneración que sus cónyuges.

Una opción para no llegar a la disolución del matrimonio son las terapias de pareja, las que se dan a través de un diálogo ya sea con ambos cónyuges o de forma individual. En estas pláticas se expresan las situaciones de conflicto en su matrimonio y de esta manera poder entender las causas del problema.

Olivares Castro destaca que es de gran ayuda cuando la pareja está consciente de que ambos necesitan apoyo, a diferencia de cuando hay una actitud negativa o de resistencia.

La falta de comunicación y de interacción entre la pareja, ocasiona que no haya confianza en la relación, lo que genera un aumento en las discusiones y puede inclusive detonar situaciones de violencia familiar.



Y puede desencadenar incluso conductas de infidelidad. Hoy en día, el confinamiento ocasionado por el Covid-19 dejó al descubierto este aspecto por la permanencia en casa, lo que hizo más visible la comunicación con terceras personas.


¿Puede una terapia evitar el divorcio?

Para la psicoterapeuta, el acudir a terapia puede evitar el divorcio. Pero deberá detectarse a tiempo y la pareja esté dispuesta a trabajar por su relación, propiciando el diálogo, generando acuerdos mutuos e incluso dando solución a cada problema que se presente.

Destaca que incluso en este proceso ambos pueden reconocer su incompatibilidad y tomar la seguir adelante con sus planes, ya que al final de la terapia se define la compatibilidad de la pareja.

En la mayoría de los casos, la mujer es la que acude en busca de ayuda profesional, pues socialmente ellos son más cerrados con sus sentimientos por el tipo de educación en el país, donde el hombre no debe de llorar, ni expresar emociones, destacó la psicoterapeuta de parejas.

Local

Mujeres dejan roles tradicionales para poder triunfar

No solamente creció el porcentaje de solteras, sino que aumentó el de mujeres que se declaran en unión libre

Deportes

Mujeres surcan los cielos de Valle de Bravo

En el pueblo mágico únicamente hay una instructora de parapente que se dedica a enseñar la técnica de volar

Local

Mujeres comprometidas con el medio ambiente de Valle de Bravo

Atienden sus trabajos, hogares y la problemática ambiental en la comunidad de San Mateo Acatitlán

Salud

¿Cuánto esperar para vacunarte si tuviste Covid-19?

Si un paciente fue tratado con anticuerpos monoclonales o plasma de convaleciente debe considerar un promedio de 90 días.

Deportes

¿Cómo ha sido la participación de las mujeres en Juegos Olímpicos?

Pese a los avances y esfuerzos en más de 100 años no se ha llegado al 50% en la máxima justa deportiva

Cultura

¿Por qué es tan común mentir?

Investigadores especulan que el engaño como comportamiento surgió no mucho después que el lenguaje