/ martes 15 de junio de 2021

Conoce por qué las abejas tienen cada vez más microplásticos en su cuerpo

El problema se detectó tanto en ambientes rurales como urbanos y refleja la intensa actividad humana en la generación de desechos.

Las abejas en sus constantes viajes como parte de la polinización natural ya no solo portan en sus cuerpos el polen de las flores, también se ha detectado que cargan cada vez más diversos tipos de microplásticos derivado de la intensa actividad humana en la generación de desechos.

Predominan partículas derivadas de poliéster, poliestireno y cloruro de polivinilo, el problema se ha encontrado tanto en ambientes rurales como urbanos.

Si bien las abejas no buscan que se peguen estas partículas a sus cuerpos, sucede por la carga electrostática que adquieren al volar, es lo que les permite que se adhiera el polen a los pelos que las recubren, de acuerdo al artículo publicado en National Geographic con el título: Las abejas tienen cada vez más microplásticos en su cuerpo producto de la contaminación, publicado el pasado 27 de mayo.

En el documento se agrega que los microplásticos no figuraban entre las partículas minúsculas que estos insectos llevaban de un lugar a otro hasta recientemente.

Matt Kelly de National Geographic, dio a conocer que 13 polímeros sintéticos distintos se les adhieren actualmente al cuerpo, la cifra se obtuvo a partir de un estudio en torno a la relación de las abejas con los desechos plásticos antropogénicos, publicado recientemente en Science of the Total Environment.

Las abejas son un buen indicador de la cantidad de partículas plásticas que existen en el ambiente, así como del nivel de contaminación, porque sus patas y cuerpos muestran con claridad los fragmentos que transportan.

Desde los años 70 del siglo pasado se empezaron a usar a las abejas como indicadores de microplásticos en el ambiente, pero desde antes ya se empleaban para rastrear metales pesados, pesticidas y sustancias tóxicas.

La técnica para detectar las partículas de plástico en los cuerpos de estos insectos se ha aplicado recientemente en Chile, Argentina, Canadá y Estados Unidos, los resultados han revelado que pedazos de bolsas, envases y otros plásticos de un solo uso les recubren el cuerpo, como debería de hacerlo el polen de las flores en su lugar.

Ante el hecho de que se detectó el problema tanto en ambientes rurales como urbanos, los científicos consideran que esto se debe a la alta movilidad de los microplásticos.

Las abejas en sus constantes viajes como parte de la polinización natural ya no solo portan en sus cuerpos el polen de las flores, también se ha detectado que cargan cada vez más diversos tipos de microplásticos derivado de la intensa actividad humana en la generación de desechos.

Predominan partículas derivadas de poliéster, poliestireno y cloruro de polivinilo, el problema se ha encontrado tanto en ambientes rurales como urbanos.

Si bien las abejas no buscan que se peguen estas partículas a sus cuerpos, sucede por la carga electrostática que adquieren al volar, es lo que les permite que se adhiera el polen a los pelos que las recubren, de acuerdo al artículo publicado en National Geographic con el título: Las abejas tienen cada vez más microplásticos en su cuerpo producto de la contaminación, publicado el pasado 27 de mayo.

En el documento se agrega que los microplásticos no figuraban entre las partículas minúsculas que estos insectos llevaban de un lugar a otro hasta recientemente.

Matt Kelly de National Geographic, dio a conocer que 13 polímeros sintéticos distintos se les adhieren actualmente al cuerpo, la cifra se obtuvo a partir de un estudio en torno a la relación de las abejas con los desechos plásticos antropogénicos, publicado recientemente en Science of the Total Environment.

Las abejas son un buen indicador de la cantidad de partículas plásticas que existen en el ambiente, así como del nivel de contaminación, porque sus patas y cuerpos muestran con claridad los fragmentos que transportan.

Desde los años 70 del siglo pasado se empezaron a usar a las abejas como indicadores de microplásticos en el ambiente, pero desde antes ya se empleaban para rastrear metales pesados, pesticidas y sustancias tóxicas.

La técnica para detectar las partículas de plástico en los cuerpos de estos insectos se ha aplicado recientemente en Chile, Argentina, Canadá y Estados Unidos, los resultados han revelado que pedazos de bolsas, envases y otros plásticos de un solo uso les recubren el cuerpo, como debería de hacerlo el polen de las flores en su lugar.

Ante el hecho de que se detectó el problema tanto en ambientes rurales como urbanos, los científicos consideran que esto se debe a la alta movilidad de los microplásticos.

Local

Suman tres personas detenidas por no usar cubrebocas en Ecatepec

Hasta el momento van más de 4 mil ciudadanos que han sido sancionados por las autoridades municipales

Policiaca

Abandonan dos cuerpos al norte de Toluca

Los cuerpos fueron hallados a un costado del rancho Las Brujas en la localidad de San Martín Toltepec

Celebridades

El Buki enamora a su público en una velada llena de recuerdos y romanticismo

Los fans comenzaron a levantar sus teléfonos y grabaron cada momento de la primera de dos presentaciones que tiene en la Velaria de la Feria León 2022

Deportes

Alistan Nacional de Pentathlón Deportivo Militarizado en Toluca

El evento se ha aplazado dos años debido a la pandemia del Covid-19

Finanzas

Viajero dinámico transforma la forma de atención en hoteles

En México destacan las estrategias comerciales en línea más holísticas para llegar a estos nuevos clientes

Política

Gobierno federal deja solo al Cuauh en su tercer informe de gobierno

El gobernador del estado presentó su tercer informe ante la ausencia de altos representantes del gobierno federal

Ciencia

Así puedes descubrir la foto del espacio que la NASA tomó el día de tu cumpleaños

Gracias al telescopio espacial Hubble es que ahora cualquier persona puede conocer la foto que tomaron el día en que naciste

Salud

El desagradable síntoma de Ómicron del que nadie está hablando

La más reciente y contagiosa variante del Covid-19 tiene un síntoma inesperado y que no tiene límite de tiempo