/ lunes 8 de noviembre de 2021

Inteligencia Artificial alentaría plagios

El perfeccionamiento de las herramientas digitales para la escritura provoca preocupación entre los académicos

El dramático aumento del aprendizaje en línea durante la pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve las preocupaciones sobre el papel de la tecnología en la vigilancia de exámenes, y también en las trampas de los estudiantes.

Algunas universidades han informado de más trampas durante la pandemia, y tales preocupaciones se están desarrollando en un clima donde las tecnologías que permiten la automatización de la escritura continúan mejorando.

En los últimos dos años, la capacidad de la inteligencia artificial para generar escritura ha avanzado significativamente, particularmente con el desarrollo de lo que se conoce como el generador de lenguaje GPT-3. Con esto, empresas como Google, Microsoft y NVIDIA ahora pueden producir texto "similar a un humano".

La escritura generada por inteligencia artificial ha aumentado los riesgos de cómo las universidades y las escuelas medirán lo que constituye una mala conducta académica, como el plagio. Como académicos interesados en la integridad académica y las intersecciones del trabajo, la sociedad y el trabajo de los educadores, creemos que los educadores y los padres deben, como mínimo, prestar mucha atención a estos importantes avances.

El uso de la tecnología en la redacción académica ya está muy extendido. Por ejemplo, muchas universidades ya usan detectores de plagio basados en texto como Turnitin, mientras que los estudiantes pueden usar Grammarly, un asistente de escritura basado en la nube. Los ejemplos de soporte de escritura incluyen generación automática de texto, extracción, predicción, minería, llenado de formularios, paráfrasis, traducción y transcripción.

Los avances en la tecnología de IA han llevado a que se ofrezcan nuevas herramientas, productos y servicios a los escritores para mejorar el contenido y la eficiencia. A medida que estos mejoren, pronto se podrán generar y escribir artículos o ensayos completos mediante inteligencia artificial. En las escuelas, las implicaciones de tales desarrollos indudablemente darán forma al futuro del aprendizaje, la escritura y la enseñanza.

Desafortunadamente, con la tecnología, los estudiantes pueden usar su ingenio y espíritu empresarial para hacer trampa. Estas preocupaciones también son aplicables a los miembros de la facultad, académicos y escritores en otros campos, lo que genera nuevas preocupaciones en torno a la integridad académica y la inteligencia artificial, tales como:

Si un escrito fue escrito en un 49 por ciento por IA y el 51 por ciento restante fue escrito por un humano, ¿se considera trabajo original?

¿Qué pasa si un ensayo fue escrito al 100% por IA, pero un estudiante hizo parte de la codificación por sí mismo? ¿Qué califica como "asistencia de IA" en contraposición a "trampa académica"? ¿Se aplican las mismas reglas a los estudiantes que a los académicos e investigadores?

Hacemos estas preguntas en nuestra propia investigación, y sabemos que, frente a todo esto, los educadores deberán considerar cómo se puede evaluar de manera efectiva la escritura a medida que mejoran estas tecnologías.

Por el momento, hay poca orientación, política o supervisión disponible con respecto a la tecnología, la inteligencia artificial y la integridad académica para los maestros y líderes educativos.

Durante el 2020, el COVID-19 ha empujado a más estudiantes hacia el aprendizaje en línea, una esfera en la que los maestros pueden familiarizarse menos con sus propios estudiantes y, por lo tanto, potencialmente, con su escritura.

Si bien sigue siendo imposible predecir el futuro de estas tecnologías y sus implicaciones en la educación, podemos intentar discernir algunas de las tendencias y trayectorias más amplias que afectarán la enseñanza, el aprendizaje y la investigación.

Una preocupación clave en el futuro es el aparente movimiento hacia una mayor automatización de la educación, donde las empresas de tecnología educativa ofrecen productos como herramientas de escritura como soluciones propuestas para los diversos "problemas" dentro de la educación.

En general, el panorama tradicional que rodea la integridad académica y la autoría está siendo remodelado rápidamente por los desarrollos tecnológicos. Estos desarrollos tecnológicos también despiertan preocupaciones sobre un cambio de control profesional lejos de los educadores y cada vez más nuevas expectativas de alfabetización digital en entornos laborales precarios.

Estas complejidades, preocupaciones y preguntas requerirán más reflexión y discusión. Se requerirá que los actores de la educación en todos los niveles respondan y reconsideren las definiciones, así como los valores que rodean el plagio, la originalidad, la ética académica y el trabajo académico en un futuro muy cercano.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

El dramático aumento del aprendizaje en línea durante la pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve las preocupaciones sobre el papel de la tecnología en la vigilancia de exámenes, y también en las trampas de los estudiantes.

Algunas universidades han informado de más trampas durante la pandemia, y tales preocupaciones se están desarrollando en un clima donde las tecnologías que permiten la automatización de la escritura continúan mejorando.

En los últimos dos años, la capacidad de la inteligencia artificial para generar escritura ha avanzado significativamente, particularmente con el desarrollo de lo que se conoce como el generador de lenguaje GPT-3. Con esto, empresas como Google, Microsoft y NVIDIA ahora pueden producir texto "similar a un humano".

La escritura generada por inteligencia artificial ha aumentado los riesgos de cómo las universidades y las escuelas medirán lo que constituye una mala conducta académica, como el plagio. Como académicos interesados en la integridad académica y las intersecciones del trabajo, la sociedad y el trabajo de los educadores, creemos que los educadores y los padres deben, como mínimo, prestar mucha atención a estos importantes avances.

El uso de la tecnología en la redacción académica ya está muy extendido. Por ejemplo, muchas universidades ya usan detectores de plagio basados en texto como Turnitin, mientras que los estudiantes pueden usar Grammarly, un asistente de escritura basado en la nube. Los ejemplos de soporte de escritura incluyen generación automática de texto, extracción, predicción, minería, llenado de formularios, paráfrasis, traducción y transcripción.

Los avances en la tecnología de IA han llevado a que se ofrezcan nuevas herramientas, productos y servicios a los escritores para mejorar el contenido y la eficiencia. A medida que estos mejoren, pronto se podrán generar y escribir artículos o ensayos completos mediante inteligencia artificial. En las escuelas, las implicaciones de tales desarrollos indudablemente darán forma al futuro del aprendizaje, la escritura y la enseñanza.

Desafortunadamente, con la tecnología, los estudiantes pueden usar su ingenio y espíritu empresarial para hacer trampa. Estas preocupaciones también son aplicables a los miembros de la facultad, académicos y escritores en otros campos, lo que genera nuevas preocupaciones en torno a la integridad académica y la inteligencia artificial, tales como:

Si un escrito fue escrito en un 49 por ciento por IA y el 51 por ciento restante fue escrito por un humano, ¿se considera trabajo original?

¿Qué pasa si un ensayo fue escrito al 100% por IA, pero un estudiante hizo parte de la codificación por sí mismo? ¿Qué califica como "asistencia de IA" en contraposición a "trampa académica"? ¿Se aplican las mismas reglas a los estudiantes que a los académicos e investigadores?

Hacemos estas preguntas en nuestra propia investigación, y sabemos que, frente a todo esto, los educadores deberán considerar cómo se puede evaluar de manera efectiva la escritura a medida que mejoran estas tecnologías.

Por el momento, hay poca orientación, política o supervisión disponible con respecto a la tecnología, la inteligencia artificial y la integridad académica para los maestros y líderes educativos.

Durante el 2020, el COVID-19 ha empujado a más estudiantes hacia el aprendizaje en línea, una esfera en la que los maestros pueden familiarizarse menos con sus propios estudiantes y, por lo tanto, potencialmente, con su escritura.

Si bien sigue siendo imposible predecir el futuro de estas tecnologías y sus implicaciones en la educación, podemos intentar discernir algunas de las tendencias y trayectorias más amplias que afectarán la enseñanza, el aprendizaje y la investigación.

Una preocupación clave en el futuro es el aparente movimiento hacia una mayor automatización de la educación, donde las empresas de tecnología educativa ofrecen productos como herramientas de escritura como soluciones propuestas para los diversos "problemas" dentro de la educación.

En general, el panorama tradicional que rodea la integridad académica y la autoría está siendo remodelado rápidamente por los desarrollos tecnológicos. Estos desarrollos tecnológicos también despiertan preocupaciones sobre un cambio de control profesional lejos de los educadores y cada vez más nuevas expectativas de alfabetización digital en entornos laborales precarios.

Estas complejidades, preocupaciones y preguntas requerirán más reflexión y discusión. Se requerirá que los actores de la educación en todos los niveles respondan y reconsideren las definiciones, así como los valores que rodean el plagio, la originalidad, la ética académica y el trabajo académico en un futuro muy cercano.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Celebran a la Virgen de Santa Clara de Asís en Ecatepec con una monumental alfombra

Por casi tres décadas habitantes de la comunidad de Santa Clara Coatitla diseñan coloridas imágenes para las cuales ocupan cientos de costales de aserrín pintado

Local

Aparece socavón de varios metros en Neza

El hundimiento se registró en una calle de la colonia La Perla, justo frente a las instalaciones de la Cruz Roja

Local

Motocicletas: un riesgo latente en la calles de Toluca

La Cruz Roja Mexicana reporta que hasta un 10% de los accidentes de tránsito que atiende en Toluca, están relacionados con este tipo de vehículos

Cultura

Cuestionario Proust: Nataly Michel

Se especializa en esgrima, dominando el arma conocida como florete. Ha obtenido tres medallas de oro, cuatro de plata y cinco de bronce en campeonatos internacionales

Tecnología

El reconocimiento facial también discrimina

Con frecuencia los dispositivos de reconocimiento facial se utilizan para vigilar a las personas de color, más que a las blancas. Irónicamente, esta tecnología es más precisa con los tonos de piel claros que con los oscuros

Cultura

Antibalas: “Medicina musical para estos tiempos”

A propósito del regreso de esta orquesta a nuestro país, platicamos con dos miembros del grupo, quienes adelantan que ya tienen preparados dos discos nuevos, además de muchos conciertos por Norteamérica

Deportes

Arqueros de la UAEM inician nuevo ciclo deportivo con Torneo Metropolitano

Las competencias se desarrollarán este fin de semana en el municipio de Ecatepec

Moda

Los looks de verano con los que la realeza rompe el protocolo

La reina Letizia se deja llevar por su espíritu veraniego y muestra sus trabajadas piernas con un short de rayas 

Gossip

Sergio Arau rompe fronteras en el arte con su proyecto “Tocada y fuga”

Sergio Arau combina el rock con el repertorio clásico en su proyecto; también prepara un documental sobre Rockotitlán