/ martes 26 de julio de 2022

Ante gobiernos omisos, empresas responsables

Los negocios ya funcionan a plena capacidad y sin demasiadas medidas de higiene, como si la pandemia hubiera terminado, lo que obliga a las empresas a establecer nuevas medidas ante la ausencia de políticas gubernamentales

Con el levantamiento de las medidas de salud pública en toda América del Norte y Europa, algunos gobiernos parecen creer que la pandemia ha terminado. Restaurantes, teatros y todo tipo de negocios ya están operando a plena capacidad y sin pruebas de vacunación.

Esto a pesar de que muchas personas continúan siendo altamente susceptibles al Covid-19, especialmente a medida que la inmunidad derivada de la vacuna y de infecciones previas comienza a disminuir, al tiempo que las campañas de refuerzo se estancan y siguen surgiendo variantes cada vez más contagiosas.

Para nadie es un secreto que miles de personas continúan muriendo y que la cantidad de personas que viven con los efectos debilitantes a largo plazo de la enfermedad está creciendo.

Te puede interesar: Covid-19: Lo que debes hacer si sigues con tos tras recuperarte

No es la pandemia la que ha terminado, sino los esfuerzos de los gobiernos para minimizar el costo humano de la pandemia. Con los gobiernos aparentemente renunciando a su responsabilidad de mantener a las personas seguras, es hora de que las empresas tomen la iniciativa en materia de salud y seguridad.

Proteger la salud y la seguridad de los empleados, clientes y proveedores en ausencia de mandatos gubernamentales es la esencia misma de la responsabilidad social corporativa; una obligación que toda empresa tiene de actuar al servicio del bien público.

Sin embargo, recientemente hemos visto que, en lugar de invertir en la protección de los trabajadores y los clientes, los directores ejecutivos de algunas empresas han exigido que se ponga fin a los mandatos de máscara y que los líderes empresariales han sido algunos de los defensores más férreos de la idea "volver a la normalidad".

Parece que a las empresas les resultó más fácil ser socialmente responsables cuando había un claro consenso social sobre el Covid-19 y los gobiernos estaban dispuestos a brindar una orientación clara. Pero ahora, más que nunca, es hora de que las empresas den un paso adelante.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los síntomas de la nueva variante de Covid-19, Centaurus?

Si esperamos que las empresas sean más responsables social y ambientalmente al minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero o eliminar las prácticas socialmente dañinas, como la explotación laboral, ¿por qué no hacemos lo mismo con el Covid-19?

Deberíamos aplicar presiones similares a las empresas que no están dispuestas a exigir máscaras para empleados y clientes durante los picos, y elogiar a las que están librando la lucha para proteger a sus clientes y empleados.

Chapman's Ice Cream, por ejemplo, ha promovido la vacunación entre sus empleados y pagado pruebas periódicas para aquellos que se niegan a vacunarse.

Apricot Tree Café, un restaurante en Mississauga, Ontario, ha buscado garantizar la seguridad de su personal y clientes invirtiendo en filtros HEPA y monitores de dióxido de carbono, prácticas que son reconocidas por los expertos en salud pública como cruciales para combatir los patógenos en el aire.

Más empresas deberían inspirarse en estas dos y cumplir su compromiso con la responsabilidad social corporativa.

Te puede interesar: Subvariante BA.5 de Covid podría ser la última del virus

Llevar a cabo acciones voluntarias para el bien social no es fácil y, en nuestra sociedad cada vez más polarizada, estos esfuerzos pueden alejar a algunas partes interesadas.

Por ejemplo, los clientes que solo quieren “seguir adelante” de la pandemia pueden disgustarse con las empresas que imponen mandatos de uso de mascarillas, pero esa es la esencia de la responsabilidad social corporativa: hacer lo correcto, incluso cuando es difícil.

* Académicos de la Universidad de York, Canadá.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Con el levantamiento de las medidas de salud pública en toda América del Norte y Europa, algunos gobiernos parecen creer que la pandemia ha terminado. Restaurantes, teatros y todo tipo de negocios ya están operando a plena capacidad y sin pruebas de vacunación.

Esto a pesar de que muchas personas continúan siendo altamente susceptibles al Covid-19, especialmente a medida que la inmunidad derivada de la vacuna y de infecciones previas comienza a disminuir, al tiempo que las campañas de refuerzo se estancan y siguen surgiendo variantes cada vez más contagiosas.

Para nadie es un secreto que miles de personas continúan muriendo y que la cantidad de personas que viven con los efectos debilitantes a largo plazo de la enfermedad está creciendo.

Te puede interesar: Covid-19: Lo que debes hacer si sigues con tos tras recuperarte

No es la pandemia la que ha terminado, sino los esfuerzos de los gobiernos para minimizar el costo humano de la pandemia. Con los gobiernos aparentemente renunciando a su responsabilidad de mantener a las personas seguras, es hora de que las empresas tomen la iniciativa en materia de salud y seguridad.

Proteger la salud y la seguridad de los empleados, clientes y proveedores en ausencia de mandatos gubernamentales es la esencia misma de la responsabilidad social corporativa; una obligación que toda empresa tiene de actuar al servicio del bien público.

Sin embargo, recientemente hemos visto que, en lugar de invertir en la protección de los trabajadores y los clientes, los directores ejecutivos de algunas empresas han exigido que se ponga fin a los mandatos de máscara y que los líderes empresariales han sido algunos de los defensores más férreos de la idea "volver a la normalidad".

Parece que a las empresas les resultó más fácil ser socialmente responsables cuando había un claro consenso social sobre el Covid-19 y los gobiernos estaban dispuestos a brindar una orientación clara. Pero ahora, más que nunca, es hora de que las empresas den un paso adelante.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los síntomas de la nueva variante de Covid-19, Centaurus?

Si esperamos que las empresas sean más responsables social y ambientalmente al minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero o eliminar las prácticas socialmente dañinas, como la explotación laboral, ¿por qué no hacemos lo mismo con el Covid-19?

Deberíamos aplicar presiones similares a las empresas que no están dispuestas a exigir máscaras para empleados y clientes durante los picos, y elogiar a las que están librando la lucha para proteger a sus clientes y empleados.

Chapman's Ice Cream, por ejemplo, ha promovido la vacunación entre sus empleados y pagado pruebas periódicas para aquellos que se niegan a vacunarse.

Apricot Tree Café, un restaurante en Mississauga, Ontario, ha buscado garantizar la seguridad de su personal y clientes invirtiendo en filtros HEPA y monitores de dióxido de carbono, prácticas que son reconocidas por los expertos en salud pública como cruciales para combatir los patógenos en el aire.

Más empresas deberían inspirarse en estas dos y cumplir su compromiso con la responsabilidad social corporativa.

Te puede interesar: Subvariante BA.5 de Covid podría ser la última del virus

Llevar a cabo acciones voluntarias para el bien social no es fácil y, en nuestra sociedad cada vez más polarizada, estos esfuerzos pueden alejar a algunas partes interesadas.

Por ejemplo, los clientes que solo quieren “seguir adelante” de la pandemia pueden disgustarse con las empresas que imponen mandatos de uso de mascarillas, pero esa es la esencia de la responsabilidad social corporativa: hacer lo correcto, incluso cuando es difícil.

* Académicos de la Universidad de York, Canadá.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Registran agua a 95 locales de una plaza comercial en Naucalpan por adeudo millonario

El organismo de agua municipal tiene un padrón de 56 mil usuarios con adeudos por derechos de prestación de servicios de suministro de agua potable, drenaje y alcantarillado

Policiaca

Asaltos en el centro de Toluca: así opera la delincuencia en la calle Santos Degollado

A unos metros del palacio de gobierno estatal operan delincuentes a plena luz del día ante la falta de seguridad

Local

Esta será la ruta de la marcha por el orgullo LGBT+ en Toluca

Se espera el cierre de varias calles que atraviesan el centro de la capital del Estado de México desde la mañana del sábado

Local

Vacunarán contra Covid-19 a niños de 8 años en Edoméx

La vacuna también se aplicará a los menores que cumplan ocho años en los próximos meses

Doble Vía

¿Cuánto cuesta la felicidad? Conoce lo que deberías ganar para ser feliz, según la ciencia

Un estudio te dice cuánto dinero se necesita ganar anualmente para ser feliz

Policiaca

Detienen a tres por presunto robo a comercio en La Magdalena, Toluca

Una mujer y dos hombres; personal del C5 tuvo conocimiento de un hurto con violencia en proceso registrado en una tienda de conveniencia ubicada sobre la avenida Alfredo del Mazo, esquina con calle Flores Magón

Sociedad

México roza los 7 millones de contagios Covid

La Secretaría de Salud informo en su reporte que en un día el país sumó 11 mil 892 casos

Mundo

Salman Rushdie está conectado a un ventilador y perdería un ojo, informa su agente

El agente de Rushdie, Andrew Wylie dijo para el diario The New York Times, que su condición es grave

Sociedad

Alan González: ¿Quién era el locutor asesinado en Ciudad Juárez?

En Chihuahua, grupos armados provocaron una serie de eventos violentos que provocaron la muerte de Allan González