/ viernes 10 de abril de 2020

Estrategias psicológicas para enfrentar el aislamiento social

Ante la pandemia del COVID-19 los especialistas señalan la necesidad de evitar pensamientos, emociones y síntomas fisiológicos negativos


Para mantener la armonía personal y familiar es necesario trabajar en la estabilidad de pensamientos, emociones y conductas, además de poner atención a síntomas fisiológicos que pueden presentarse durante el distanciamiento social.

Para ello, la carrera de Psicología de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) elaboró un video donde sugiere una serie de “Estrategias psicológicas para mantenernos en casa durante el aislamiento social para enfrentar el brote del COVID-19”, que ya circula en redes sociales.

El documento refiere que el distanciamiento social puede generar pensamientos y emociones negativas que nos llevan a realizar conductas inadecuadas y presentar alteración en las reacciones fisiológicas.

Entre los pensamientos negativos están los relacionados con enfermarse o morir, pérdida del trabajo o a salir a divertirse, mientras en las emociones negativas resalta el miedo, la ansiedad, frustración o irritabilidad que afectan la salud mental y el no hacer una vida normal puede generar impotencia, aburrimiento y soledad.

En cuanto a síntomas fisiológicos están: taquicardia, sudoración de manos o alteración estomacal y entre las conductas inadecuadas, las discusiones continuas, comer constantemente o pérdida de sueño, entre otras.

Las estrategias recomendadas para combatir todo ello son: mantener pensamientos basados en evidencias, utilizar un diálogo positivo con información certera, por ejemplo, mantenerme en casa ayuda a proteger mi salud y de la de mi familia; así como evitar adelantarse a acontecimientos e informarse sin caer en exposición excesiva de noticias y basar decisiones en información de la Secretaría de Salud.

Asimismo, se recomienda recurrir a técnicas de relación mediante ejercicios de respiración, por lo que el video incluye un mini tutorial de cinco pasos que parte de la posición ideal, la técnica de respiración ideal basada en movimientos de pecho y abdomen, la respiración por tiempos para preparar al cuerpo para la relajación hasta alcanzarla.

De igual manera, refiere la recomendación de la Sociedad Interamericana de Psicología respecto a la terapia ocupacional para disminuir el aburrimiento, la impotencia, e incluso, la soledad.

Hace énfasis en la necesidad de mantener una rutina diaria, así como mantener contacto con familiares y conocidos a través de llamadas telefónicas, videollamadas, mensajes de texto o chats; además de mantener un estilo de vida saludable; es decir, dormir y comer bien, hacer ejercicio en casa y evitar el consumo de alcohol y drogas.

Finalmente, subrayó la importancia del baño y arreglo diario, además de darse un espacio a solas si se comparte la casa con otras personas, particularmente para meditar, reír y hacer cosas personales, así como considerar esta etapa de contingencia como un espacio de reflexión y reestructuración de la cotidianeidad.


Para mantener la armonía personal y familiar es necesario trabajar en la estabilidad de pensamientos, emociones y conductas, además de poner atención a síntomas fisiológicos que pueden presentarse durante el distanciamiento social.

Para ello, la carrera de Psicología de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) elaboró un video donde sugiere una serie de “Estrategias psicológicas para mantenernos en casa durante el aislamiento social para enfrentar el brote del COVID-19”, que ya circula en redes sociales.

El documento refiere que el distanciamiento social puede generar pensamientos y emociones negativas que nos llevan a realizar conductas inadecuadas y presentar alteración en las reacciones fisiológicas.

Entre los pensamientos negativos están los relacionados con enfermarse o morir, pérdida del trabajo o a salir a divertirse, mientras en las emociones negativas resalta el miedo, la ansiedad, frustración o irritabilidad que afectan la salud mental y el no hacer una vida normal puede generar impotencia, aburrimiento y soledad.

En cuanto a síntomas fisiológicos están: taquicardia, sudoración de manos o alteración estomacal y entre las conductas inadecuadas, las discusiones continuas, comer constantemente o pérdida de sueño, entre otras.

Las estrategias recomendadas para combatir todo ello son: mantener pensamientos basados en evidencias, utilizar un diálogo positivo con información certera, por ejemplo, mantenerme en casa ayuda a proteger mi salud y de la de mi familia; así como evitar adelantarse a acontecimientos e informarse sin caer en exposición excesiva de noticias y basar decisiones en información de la Secretaría de Salud.

Asimismo, se recomienda recurrir a técnicas de relación mediante ejercicios de respiración, por lo que el video incluye un mini tutorial de cinco pasos que parte de la posición ideal, la técnica de respiración ideal basada en movimientos de pecho y abdomen, la respiración por tiempos para preparar al cuerpo para la relajación hasta alcanzarla.

De igual manera, refiere la recomendación de la Sociedad Interamericana de Psicología respecto a la terapia ocupacional para disminuir el aburrimiento, la impotencia, e incluso, la soledad.

Hace énfasis en la necesidad de mantener una rutina diaria, así como mantener contacto con familiares y conocidos a través de llamadas telefónicas, videollamadas, mensajes de texto o chats; además de mantener un estilo de vida saludable; es decir, dormir y comer bien, hacer ejercicio en casa y evitar el consumo de alcohol y drogas.

Finalmente, subrayó la importancia del baño y arreglo diario, además de darse un espacio a solas si se comparte la casa con otras personas, particularmente para meditar, reír y hacer cosas personales, así como considerar esta etapa de contingencia como un espacio de reflexión y reestructuración de la cotidianeidad.