/ sábado 20 de julio de 2019

¿Por qué algunos alimentos son tan adictivos para nuestro organismo?

Existen productos tan adictivos que sus efectos pueden ser comparados a los de algunas drogas


Seguramente te ha pasado que destapas una bolsa de papas sólo con la intención de botanear pero terminas arrasando con todo su contenido, prácticamente sientes que no puedes dejar de comer una tras otra.

La razón es que hay alimentos que son adictivos y no podemos parar de comer si no tenemos fuerza de voluntad suficiente que nos obligue a cerrar la boca.

Estos son algunos alimentos adictivos y además te contamos por qué no puedes dejar de comerlos, según la ciencia, más específicamente, de acuerdo con un estudio que realizó la Universidad Estatal de Colorado.

Refresco

Las bebidas con gas no sólo contienen azúcar sino cafeína, sustancias que en conjunto causan en nuestro cerebro un efecto similar a pequeña escala que la heroína.

Posteriormente producimos dopamina y serotonina, ambos neurotransmisores generan placer, el cual, nuestro cerebro busca incrementar con un nuevo trago. Peor aún si lo tomaras pensando que puede quitarte la sed, pues no servirá de nada tomarlo con este fin, tomes los sorbos que tomes.

Galletas

Esto aplica indiscriminadamente con galletas dulces y saladas, nuestro cerebro cuenta con receptores de dopamina D2 y cuando una persona sana tiene una buena cantidad de estos receptores, es menos susceptible a ser adicta a cualquier sustancia o alimento. Las galletas, por su contenido de azúcares y grasas, son capaces de reducir la función de estos receptores, aumentando el deseo de seguirlas comiendo.

Helado

La mayoría de los helados tienen lácteos, pero además son ricos en grasas y azúcares, factores que tienen en común muchos alimentos adictivos. Además, la textura cremosa y la temperatura del helado son imanes perfectos para querer seguir comiéndolo.

Queso

¿Quién logra deshebrar un queso oaxaca sin tomar al menos un pedazo?

Los investigadores señalan que cuando nuestro organismo procesa la caseína, una proteína presente en los lácteos, produce casomorfina, una sustancia que produce una reacción física similar a la de un opioide.

Papitas fritas

Las papitas en bolsa contienen altos niveles de sal, carbohidratos y grasa, una combinación que para muchos es irresistible, incluso para las ratas que participaron en el estudio. Además, la textura crujiente de las papas resulta ser muy placentero para nuestro cerebro.


Seguramente te ha pasado que destapas una bolsa de papas sólo con la intención de botanear pero terminas arrasando con todo su contenido, prácticamente sientes que no puedes dejar de comer una tras otra.

La razón es que hay alimentos que son adictivos y no podemos parar de comer si no tenemos fuerza de voluntad suficiente que nos obligue a cerrar la boca.

Estos son algunos alimentos adictivos y además te contamos por qué no puedes dejar de comerlos, según la ciencia, más específicamente, de acuerdo con un estudio que realizó la Universidad Estatal de Colorado.

Refresco

Las bebidas con gas no sólo contienen azúcar sino cafeína, sustancias que en conjunto causan en nuestro cerebro un efecto similar a pequeña escala que la heroína.

Posteriormente producimos dopamina y serotonina, ambos neurotransmisores generan placer, el cual, nuestro cerebro busca incrementar con un nuevo trago. Peor aún si lo tomaras pensando que puede quitarte la sed, pues no servirá de nada tomarlo con este fin, tomes los sorbos que tomes.

Galletas

Esto aplica indiscriminadamente con galletas dulces y saladas, nuestro cerebro cuenta con receptores de dopamina D2 y cuando una persona sana tiene una buena cantidad de estos receptores, es menos susceptible a ser adicta a cualquier sustancia o alimento. Las galletas, por su contenido de azúcares y grasas, son capaces de reducir la función de estos receptores, aumentando el deseo de seguirlas comiendo.

Helado

La mayoría de los helados tienen lácteos, pero además son ricos en grasas y azúcares, factores que tienen en común muchos alimentos adictivos. Además, la textura cremosa y la temperatura del helado son imanes perfectos para querer seguir comiéndolo.

Queso

¿Quién logra deshebrar un queso oaxaca sin tomar al menos un pedazo?

Los investigadores señalan que cuando nuestro organismo procesa la caseína, una proteína presente en los lácteos, produce casomorfina, una sustancia que produce una reacción física similar a la de un opioide.

Papitas fritas

Las papitas en bolsa contienen altos niveles de sal, carbohidratos y grasa, una combinación que para muchos es irresistible, incluso para las ratas que participaron en el estudio. Además, la textura crujiente de las papas resulta ser muy placentero para nuestro cerebro.

Deportes

[Video] Goleada de miedo en el infierno

Toluca vino de atrás y despachó a Pachuca para avanzar a semifinales

Finanzas

Restauranteros del valle de Toluca ajustarán sus precios hasta un 10 por ciento

Aseguran que obedecen al tema inflacionario, pues sus insumos también aumentaron

Local

Vecinos toman presidencia de Almoloya del Río

El conflicto ha crecido en las últimas semanas debido a las obras de drenaje que pretende realizar el gobierno estatal

Gossip

Rendirán homenaje a Arturo Ripstein en Málaga

El cineasta acudirá al festival para presentar en competencia su película El diablo entre las piernas

Gossip

Sepultura vuelve a la conquista con el álbum Quadra

La agrupación reúne todas sus influencias en su último álbum y demuestra que su género musical tiene alma propia 

Cultura

Rodrigo Martínez entra a la Academia de la Lengua

Es el quinto ocupante de la silla XXXIII, la cual correspondió a humanistas como Elías Trabulse

Cultura

Hallan sarcófago de Rómulo, fundador de Roma

Expertos descubren en el Coliseo lo que podría ser la tumba de Rómulo el gemelo de Remo

Política

Afirman que Corral sabía de las amenazas hacia Miroslava Breach

La representante de la familia Breach Valducea explica que la investigación seguirá aún cuando sentencien al autor intelectual

Sociedad

PRD ampara a quien le falten medicamentos

La intención es apoyar a aquellos derechohabientes de los servicios de salud pública que por alguna razón no recibieron su tratamiento