/ jueves 17 de enero de 2019

¡Tendencias extremas! Suspensión corporal: la dolorosa búsqueda de identidad

Esta práctica tiene como antecedente histórico los rituales de tribus en América del Norte, las cuales buscaban probar la valentía de sus futuros guerreros.

En la actualidad, la suspensión corporal no es tan conocida, sin embargo, es una técnica que suele popularizarse en personas de 30 a 50 años de edad, quienes mediante ganchos son perforados en diversas partes de su cuerpo para flotar en determinada posición y tiempo, según la resistencia de la persona.

Foto: Luis Rodríguez.


Gerardo Plata, psicólogo y con 33 años de edad, es practicante de la modificación y suspensión corporal desde hace casi cuatro años.

Admite que es una actividad dolorosa, pero en la mayoría de los casos contribuye para alcanzar un punto de relajación y estado mental de extrema tranquilidad, lo cual puede conducir a encontrar su verdadera esencia, así como el significado de la vida y muerte.

“En mi caso, una búsqueda interna, porque no me sentía satisfecho con lo que estaba haciendo de mi vida, me condujo al arte de la suspensión corporal, primero me encontré con el performance, con la pintura, con la escritura y poco a poco me adentré en el tema”, señala el joven, quien a lo largo de cuatro años se ha suspendido seis veces.

Foto: Luis Rodríguez.



PRIMERA EXPERIENCIA

Al referir que no cualquiera puede soportar dicho acto, Gerardo narra que la primera vez que experimentó una suspensión corporal fue cuando acudió como invitado a un performance privado de suspensión corporal en el espesor de un bosque y cobijado por la oscuridad de la noche.

“Yo iba de apoyo en la materia de psicología, iba a dar un taller sobre relajación para preparar a las personas que iban a hacer la suspensión, cuando terminaron de pasar todos, una persona hizo el comentario de que quedaban disponibles ocho ganchos para la suspensión de dos personas, ahí me animé y aunque duró poco tiempo fue un acto liberador”, expresó.

Foto: Luis Rodríguez.


Esa primera suspensión de Gerardo duró segundos, mientras que en su última experiencia logró una duración de aproximadamente 25 minutos, colgado por cuatro ganchos metálicos en posición fetal.


RIESGOS

Las principales inquietudes sobre la suspensión corporal son el nivel de dolor que puede causar y el riesgo, situaciones que de acuerdo con Gerardo valen la pena enfrentar.

Los principales riesgos son los desgarres que puedes tener si se realiza con ganchos muy delgados y el sangrado al momento de colgarte, pero si realmente te gusta esto, son situaciones que vale la pena enfrentar.

Foto: Luis Rodríguez.


En el mundo de la suspensión corporal, las mujeres son las que más se atreven a realizarla, mientras que las edades de los practicantes, en general, oscilan entre los 30 y 50 años de edad.

“Las mujeres son más rifadas, hay mujeres muy extremas en cuanto al uso del piercing para hacer performance, dentro de ellas está Rocío Boliver 'La Congelada de Uva', y la española Diana Torres. En cuanto a la edad van entre los 30 y 50 años de edad, es mucho más variado y más alto el rango de edad que las perforaciones comunes”, indicó.


FAMILIA

Al ser miembro de una familia tradicional, Gerardo comentó que cuando su familia conoció sus gustos por las perforaciones y la suspensión corporal, fue un tanto “extraño”, pues nadie se explicaba de dónde había adquirido esta afinidad, sin embargo, con el paso del tiempo comprendieron que ya era su estilo de vida.

Foto: Luis Rodríguez.


“Al principio fue algo extraño, raro y difícil para mi familia, porque de la nada el empezar a hacer estos cambios, no se explicaban por qué me estaba interesando hacerme esto en el cuerpo. Hoy día ya me apoyan, ya se interesan sobre lo que realizo y comprenden lo que causa en mí”.


DOLOR

El dolor que se experimenta al momento de una suspensión corporal depende del umbral del dolor de cada persona. Gerardo dice que también influye la mente y la predisposición a experimentarlo.

Foto: Luis Rodríguez.


“Cuando se realiza una suspensión hay todo un equipo de trabajo atrás. Se prepara a la persona que se va a suspender y todo el material que se necesita para elevarla, la idea es que esto se disfrute y se convierta en una experiencia única en quien lo experimenta”, apunta.

El performance de suspensión corporal más reciente donde Gerardo participó fue en la Expo Tattoo Rock & Show, realizada el 8 y 9 de diciembre de 2018 en el municipio de Metepec.

En mi caso, una búsqueda interna, porque no me sentía satisfecho con lo que estaba haciendo de mi vida, me condujo al arte de la suspensión corporal





Experiencia en vilo

De la prueba del guerrero al anhelo de sentidos

La suspensión corporal parte de un misticismo que conduce a la recreación de significados


En el pasado, la suspensión corporal podría considerarse como una prueba de valentía, sin embargo, ahora está vinculada a los sentidos del equilibrio, aprendizaje, innovación, autenticidad y libertad, de acuerdo con el estudio “Sentidos vinculados a la suspensión corporal: Perspectiva de una persona que lo realiza a sí misma y a otros”.

La autora del artículo científico es Natalia Villamizar Collazos, de la Universidad de San Buenaventura Colombia, quien refiere los antecedentes de esta práctica.

Foto: Luis Rodríguez.


Con base en distintos autores y referencias consultadas, indica que las tribus sioux de América del Norte sometían a los jóvenes a una prueba, donde les perforaban el pecho con garfios, para después colgarlos con cuerdas a un árbol, con el fin de demostrar su capacidad para ser guerreros.

También refiere el llamado Festival Okipa, el cual es realizado por una tribu norteamericana llamada los mandans, quienes realizaban un procedimiento similar como ritual de iniciación para los jóvenes que se convierten en adultos.

Foto: Luis Rodríguez.


“En primer lugar, aparecía una figura pintada con arcilla junto con los jóvenes, quienes caminaban hasta el sitio de la ceremonia, en donde el maestro de la ceremonia debía estar pendiente de los jóvenes durante los cuatro días de preparación para enfrentarse al espíritu del mal (O- kee-hee-dee).

“Al llegar el cuarto día, se elevaban a los jóvenes en ganchos que atravesaban la carne, después se les ponían objetos pesados y se hacían girar hasta que perdían el conocimiento”, indica una de las fuentes incluidas en este artículo.

Después del ritual ya se les consideraba como adultos preparados para la guerra.


MÁS ALLÁ DEL LÍMITE

En la era contemporánea, distintos autores referidos en dicho estudio señalan que prácticas como la suspensión temporal buscan suplir alguna ausencia y sentirse capaz física y psicológicamente. Es una especie de demostración de potencialidades.

Dichas cualidades que muestra la persona, agrega el artículo, puede provocar admiración en otras personas, pues la suspensión temporal marca superar límites de lo que podría considerarse como humano.

El esfuerzo que hace vale la pena, potencialidades que otros admiran, el colgarse de unos ganchos sin que le duela, sin que se desmaye, pero además, pasa las potencialidades de los seres humanos, porque aquel sueño de volar como Superman, lo actúa en la realidad para demostrar que sus potencialidades van más allá de lo humano.

“Es un súper humano y lo demuestra además del colgarse, haciendo otros tipos de suspensiones más innovadoras como el de la rodilla invertida en el caso de él mismo, o como la suspensión doble en su caso como modificador”, puntualiza el texto citado.

Foto: Luis Rodríguez.


A partir del reconocimiento de significados que produce esta experiencia, apuntan las fuentes consultadas en este artículo, se adquieren sentidos de vida.

“Así, ante la pregunta qué sentidos se vinculan a la práctica de suspensión corporal desde la perspectiva de una persona que lo realiza a sí misma y a otros, se puede decir que se encontraron cinco sentidos vinculados a esta práctica: el equilibrio, el aprendizaje, la innovación, la autenticidad y la libertad”, indica.


Historia

Las tribus sioux de América del Norte sometían a los jóvenes a una prueba, donde les perforaban el pecho con garfios, para después colgarlos con cuerdas a un árbol.


Potencialidades

Distintos autores señalan que prácticas como la suspensión temporal buscan suplir alguna ausencia y sentirse capaz física y psicológicamente.

En la actualidad, la suspensión corporal no es tan conocida, sin embargo, es una técnica que suele popularizarse en personas de 30 a 50 años de edad, quienes mediante ganchos son perforados en diversas partes de su cuerpo para flotar en determinada posición y tiempo, según la resistencia de la persona.

Foto: Luis Rodríguez.


Gerardo Plata, psicólogo y con 33 años de edad, es practicante de la modificación y suspensión corporal desde hace casi cuatro años.

Admite que es una actividad dolorosa, pero en la mayoría de los casos contribuye para alcanzar un punto de relajación y estado mental de extrema tranquilidad, lo cual puede conducir a encontrar su verdadera esencia, así como el significado de la vida y muerte.

“En mi caso, una búsqueda interna, porque no me sentía satisfecho con lo que estaba haciendo de mi vida, me condujo al arte de la suspensión corporal, primero me encontré con el performance, con la pintura, con la escritura y poco a poco me adentré en el tema”, señala el joven, quien a lo largo de cuatro años se ha suspendido seis veces.

Foto: Luis Rodríguez.



PRIMERA EXPERIENCIA

Al referir que no cualquiera puede soportar dicho acto, Gerardo narra que la primera vez que experimentó una suspensión corporal fue cuando acudió como invitado a un performance privado de suspensión corporal en el espesor de un bosque y cobijado por la oscuridad de la noche.

“Yo iba de apoyo en la materia de psicología, iba a dar un taller sobre relajación para preparar a las personas que iban a hacer la suspensión, cuando terminaron de pasar todos, una persona hizo el comentario de que quedaban disponibles ocho ganchos para la suspensión de dos personas, ahí me animé y aunque duró poco tiempo fue un acto liberador”, expresó.

Foto: Luis Rodríguez.


Esa primera suspensión de Gerardo duró segundos, mientras que en su última experiencia logró una duración de aproximadamente 25 minutos, colgado por cuatro ganchos metálicos en posición fetal.


RIESGOS

Las principales inquietudes sobre la suspensión corporal son el nivel de dolor que puede causar y el riesgo, situaciones que de acuerdo con Gerardo valen la pena enfrentar.

Los principales riesgos son los desgarres que puedes tener si se realiza con ganchos muy delgados y el sangrado al momento de colgarte, pero si realmente te gusta esto, son situaciones que vale la pena enfrentar.

Foto: Luis Rodríguez.


En el mundo de la suspensión corporal, las mujeres son las que más se atreven a realizarla, mientras que las edades de los practicantes, en general, oscilan entre los 30 y 50 años de edad.

“Las mujeres son más rifadas, hay mujeres muy extremas en cuanto al uso del piercing para hacer performance, dentro de ellas está Rocío Boliver 'La Congelada de Uva', y la española Diana Torres. En cuanto a la edad van entre los 30 y 50 años de edad, es mucho más variado y más alto el rango de edad que las perforaciones comunes”, indicó.


FAMILIA

Al ser miembro de una familia tradicional, Gerardo comentó que cuando su familia conoció sus gustos por las perforaciones y la suspensión corporal, fue un tanto “extraño”, pues nadie se explicaba de dónde había adquirido esta afinidad, sin embargo, con el paso del tiempo comprendieron que ya era su estilo de vida.

Foto: Luis Rodríguez.


“Al principio fue algo extraño, raro y difícil para mi familia, porque de la nada el empezar a hacer estos cambios, no se explicaban por qué me estaba interesando hacerme esto en el cuerpo. Hoy día ya me apoyan, ya se interesan sobre lo que realizo y comprenden lo que causa en mí”.


DOLOR

El dolor que se experimenta al momento de una suspensión corporal depende del umbral del dolor de cada persona. Gerardo dice que también influye la mente y la predisposición a experimentarlo.

Foto: Luis Rodríguez.


“Cuando se realiza una suspensión hay todo un equipo de trabajo atrás. Se prepara a la persona que se va a suspender y todo el material que se necesita para elevarla, la idea es que esto se disfrute y se convierta en una experiencia única en quien lo experimenta”, apunta.

El performance de suspensión corporal más reciente donde Gerardo participó fue en la Expo Tattoo Rock & Show, realizada el 8 y 9 de diciembre de 2018 en el municipio de Metepec.

En mi caso, una búsqueda interna, porque no me sentía satisfecho con lo que estaba haciendo de mi vida, me condujo al arte de la suspensión corporal





Experiencia en vilo

De la prueba del guerrero al anhelo de sentidos

La suspensión corporal parte de un misticismo que conduce a la recreación de significados


En el pasado, la suspensión corporal podría considerarse como una prueba de valentía, sin embargo, ahora está vinculada a los sentidos del equilibrio, aprendizaje, innovación, autenticidad y libertad, de acuerdo con el estudio “Sentidos vinculados a la suspensión corporal: Perspectiva de una persona que lo realiza a sí misma y a otros”.

La autora del artículo científico es Natalia Villamizar Collazos, de la Universidad de San Buenaventura Colombia, quien refiere los antecedentes de esta práctica.

Foto: Luis Rodríguez.


Con base en distintos autores y referencias consultadas, indica que las tribus sioux de América del Norte sometían a los jóvenes a una prueba, donde les perforaban el pecho con garfios, para después colgarlos con cuerdas a un árbol, con el fin de demostrar su capacidad para ser guerreros.

También refiere el llamado Festival Okipa, el cual es realizado por una tribu norteamericana llamada los mandans, quienes realizaban un procedimiento similar como ritual de iniciación para los jóvenes que se convierten en adultos.

Foto: Luis Rodríguez.


“En primer lugar, aparecía una figura pintada con arcilla junto con los jóvenes, quienes caminaban hasta el sitio de la ceremonia, en donde el maestro de la ceremonia debía estar pendiente de los jóvenes durante los cuatro días de preparación para enfrentarse al espíritu del mal (O- kee-hee-dee).

“Al llegar el cuarto día, se elevaban a los jóvenes en ganchos que atravesaban la carne, después se les ponían objetos pesados y se hacían girar hasta que perdían el conocimiento”, indica una de las fuentes incluidas en este artículo.

Después del ritual ya se les consideraba como adultos preparados para la guerra.


MÁS ALLÁ DEL LÍMITE

En la era contemporánea, distintos autores referidos en dicho estudio señalan que prácticas como la suspensión temporal buscan suplir alguna ausencia y sentirse capaz física y psicológicamente. Es una especie de demostración de potencialidades.

Dichas cualidades que muestra la persona, agrega el artículo, puede provocar admiración en otras personas, pues la suspensión temporal marca superar límites de lo que podría considerarse como humano.

El esfuerzo que hace vale la pena, potencialidades que otros admiran, el colgarse de unos ganchos sin que le duela, sin que se desmaye, pero además, pasa las potencialidades de los seres humanos, porque aquel sueño de volar como Superman, lo actúa en la realidad para demostrar que sus potencialidades van más allá de lo humano.

“Es un súper humano y lo demuestra además del colgarse, haciendo otros tipos de suspensiones más innovadoras como el de la rodilla invertida en el caso de él mismo, o como la suspensión doble en su caso como modificador”, puntualiza el texto citado.

Foto: Luis Rodríguez.


A partir del reconocimiento de significados que produce esta experiencia, apuntan las fuentes consultadas en este artículo, se adquieren sentidos de vida.

“Así, ante la pregunta qué sentidos se vinculan a la práctica de suspensión corporal desde la perspectiva de una persona que lo realiza a sí misma y a otros, se puede decir que se encontraron cinco sentidos vinculados a esta práctica: el equilibrio, el aprendizaje, la innovación, la autenticidad y la libertad”, indica.


Historia

Las tribus sioux de América del Norte sometían a los jóvenes a una prueba, donde les perforaban el pecho con garfios, para después colgarlos con cuerdas a un árbol.


Potencialidades

Distintos autores señalan que prácticas como la suspensión temporal buscan suplir alguna ausencia y sentirse capaz física y psicológicamente.

Local

Piden diputados evitar nuevos cobros a la población

Las autoridades señalaron que los impuestos cedulares a actividades empresariales y a profesionistas afectarían a unos 250 mil contribuyente

Local

No moverán memoriales de Fátima y Eugenia, hasta no llegar a un acuerdo

El próximo lunes las familias Gutiérrez y Machuca sostendrán una reunión con autoridades de la Secretaría de la Mujer para llegar a un acuerdo

Cultura

¿Qué puedes hacer en el nuevo planetario del centro de Toluca?

Como parte del recién inaugurado Parque de la Ciencia Fundadores, este sitio ofrece a los visitantes una nueva experiencia digital de de 360° de última generación, la cual puedes disfrutar gratis

Cultura

México y EU trabajan para frenar delincuencia y tráfico de migrantes: Ken Salazar

El embajador de EU en México aseguró que la delincuencia y la migración son temas de sumo interés en la relación bilateral

Literatura

Reviven a Juan José Arreola a través de recuerdo en la FIL Guadalajara 2021

Es necesario leerlo hoy en día para poder apreciar parte de su poética, coincidieron familiares y lectores del escritor jalisciense

Literatura

"Vietnam", un libro sobre descubrirse a través del punk, la música y el amor

A 16 años de haber publicado la primera edición de su libro, Mariño González aseguró estar conforme con su creación

Cultura

El "Colisionador de ideas" une la ciencia con el arte en la FIL Guadalajara 2021

El proyecto audiovisual está pensado para permitir que museos de ciencias ofrezcan experiencias inmersivas

Virales

¿Cuándo debemos poner el Árbol de Navidad?

El Covid-19 hizo que todas las fiestas sufrieran modificaciones en sus protocolos por lo que las fiestas decembrinas no serán la excepción y también se verán afectadas

Literatura

"La rebelión de los autómatas" vuelve a la fascinación por los robots inteligentes

El texto habla de un futuro cercano en el cual humanos comparten espacio con los robots independientes