imagotipo

Cambiar percepción sobre inseguridad, tarea de décadas

  • Sofía San Juan
  • en EdoMex

 

Toluca, México.- Cambiar la percepción de seguridad pública requerirá entre 30 y 40 años, por lo que este tema debe ser prioritario y estar presente en la agenda política pública de los tres niveles de gobierno, pues ya no existe confianza de la ciudadanía en las fuerzas policiales.

Así lo afirmó Cristina Eugenia Pablo Dorantes, coordinadora de la licenciatura en Seguridad Ciudadana de la Universidad Autónoma del Estado de México, quien resaltó la baja confianza que los ciudadanos tienen en sus autoridades, incluyendo a la policía municipal que hace años era la más cercana a la población.

Señaló que las fuerzan públicas de todos los niveles generan desconfianza en algunos sectores de la población, pues en algunas poblaciones le temen, por ejemplo, a las fuerzas armadas, pero en otras los habitantes se sienten más seguros y confiados en que mejorará la investigación y persecución de los delitos.

Indicó que el mando único es un tema que ha generado mayor desconfianza, aunque la verdadera problemática, dijo, es el incremento en la desigualdad y pobreza, así como la normalización de la violencia que cada día contribuye a estancar el desarrollo humano.

Ante ello, Cristina Eugenia Pablo Dorantes afirmó que se requiere un cambio de concepción de la seguridad pública para que deje de tener un manejo estadocéntrico y se convierta en antropocéntrica, para que las políticas públicas en la materia se conviertan en tarea de todos: autoridades y ciudadanos.

En la publicación “Reflexionar la administración pública”, editada por el instituto de Administración Pública del Estado de México, la coordinadora de la licenciatura en Seguridad Ciudadana propone, entre otros retos, la creación de un sistema estatal de seguridad pública armonizado con el sistema nacional y sustentado en nuevas leyes estatales.

También menciona la necesidad de fortalecer y ampliar los mecanismos de prevención y control interno contra la corrupción; la profesionalización, formación, capacitación y certificación para todo el personal policial; así como fortalecer e incrementar las estrategias de prevención de la violencia y la delincuencia, así como las de inteligencia y análisis criminal para su implementación a nivel estatal y municipal, además de la importancia de actualizar las estrategias y protocolos para la operación en campo.

Refiere también acciones para mejorar salario y condiciones laborales para los cuerpos policiacos con base en su desempeño y desarrollo profesional, además de depurar estas corporaciones con rigurosos controles de perfil profesional y de confianza, entre otros aspectos.