imagotipo

Obsequia sonrisas en Hospital para el Niño

  • Rodrigo Miranda
  • en EdoMex

 

Como agradecimiento a Dios por haberlo librado de la muerte en por lo menos tres ocasiones, el payasito “Chino” -especialista en la globoflexia- acude una vez por mes al Hospital para el Niño para obsequiar figuras con globos –desde una flor hasta un spider man- a los pequeños enfermos que se encuentran hospitalizados.

De cama en cama, como cada tercer miércoles de mes, el payasito “Chino” recorre las áreas de este nosocomio infantil para repartir sonrisas mediante una figura de globo que obsequia a los pequeños hospitalizados.

Mira, esta es una promesa que le hice a Dios, por eso vengo todos los miércoles a regalarles una figura de globo a los pequeños y así darles un poco de alegría en estos momentos”, dijo el payasito que apurado realizaba sus figuras.

Explicó que su vida comenzó como ayudante de un payaso y posteriormente se especializó en la globoflexia, “de payaso sólo tengo la cara, pues realmente mi especialidad es la creación de figuras con globos y por eso estoy aquí, dándole un poco de alegría a los pequeños enfermos”, añadió.

Destacó que esta labor la desempeña como una promesa a Dios, luego de que prácticamente estuvo a punto de perder la vida en tres ocasiones, “andaba por la CDMX y Morelos, ahí fue donde Dios me salvó la vida en tres ocasiones, por eso ahora le pago regalándole sonrisas a los niños”, enfatizó.

Mencionó que con la ayuda de una asociación civil, obtiene los globos y así acude mes con mes a este nosocomio, “tenemos el proyecto de hacer por lo menos dos visitas por mes, es decir cada quince días, pero bueno eso todavía estamos viendo”, agregó el payaso Chino.

Es una manda que tengo que cumplir todo el año, subrayó, pero independientemente de eso, es una noble labor que mejora la condición de los pequeños que por ciertas cuestiones están enfermos y en una cama.

Al respecto, el personal médico y de enfermería comentó que estas actividades le hacen muy bien a los pequeños, ya que puede ayudarle incluso hasta a mejorar su salud, “esto les ayuda mucho, pues los niños sonríen y les mejora su estado de ánimo, que a la larga les mejora su salud”, finalizó una doctora.