/ martes 7 de abril de 2020

Fideicomisos: poco activos y poco claros; hasta 2018 había 335

La Auditoria Superior de la Federación advirtió que manejaban cuantiosos recursos y era necesario determinar si su beneficio socioeconómico era el óptimo y, de no ser así, redirigirlos

Hasta el 2018 en el país había 335 fideicomisos, mandatos y actos jurídicos sin estructura, de los cuales 305 estaban en operación y otros 30 en proceso de extinción; sin embargo hasta el 2017 hubo 32 que no tenían recursos, 13 tenían ingresos, pero no egresos y 137 ejercieron menos del 30.0% de sus ingresos.

De los 335 actos, 99 estaban relacionados con ciencia y tecnología, 83 con hacienda y crédito público, 27 con educación pública, 19 con comunicaciones y transportes, 14 con cultura, 11 con turismo, 10 con energía, otros 10 con economía y la misma cantidad con medio ambiente; mientras 8 se relacionaban con desarrollo agrario, entre otros.

Todos ellos, al 2018 reportaron recursos por 878 mil 717 millones de pesos, es decir, el 3.7% del Producto Interno Bruto (PIB), y el 16.6% del presupuesto del 2018, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La última entrega de los informes de la Cuenta Pública 2018 revela que los recursos de esas figuras crecieron entre 2017 y 2018 en un 22.3% real, al pasar de 682 mil 553 millones a 878 mil 717 millones.

Los auditores advirtieron que manejaban cuantiosos recursos y era necesario determinar si su beneficio socioeconómico era el óptimo, y de no ser así, redirigir los recursos hacia otras aplicaciones sociales de mayor impacto.

Hace unos días el gobierno federal determinó la extinción de fideicomisos públicos sin estructura orgánica, creados por decreto, y enviar el dinero a la Secretaría de Hacienda.


Los fideicomisos

En la revisión de esas figuras del 2017 y 2018 la ASF destacó que entre los que manejaban más recursos destacaban: el Fideicomiso Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios con más de 279 mil 770 millones; el Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud con más de 92 mil 880 millones.

Además, el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas, con más de 88 mil 772 millones; Fideicomiso para el Desarrollo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con más de 74 mil 318 millones de pesos.

En su revisión, la ASF exhibió que en materia de fideicomisos, fondos, mandatos y contratos análogos, reiteró la necesidad de impulsar una mayor transparencia en su operación por los cuantiosos recursos públicos que manejan, pero también alertó que no se garantizaba la transparencia y rendición de cuentas en el ejercicio de los recursos públicos, ni que cumplieran con el objetivo para el que fueron creados.

De los 335 fideicomisos, mandatos y análogos sin estructura orgánica reportados en la Cuenta Pública, ocho tenían más de 50 años de haber sido creados, de los cuales dos seguían en operación, cinco se encontraban en proceso de extinción, y el último reportado con el estatus de baja.

Además, 101 se crearon entre los años 2001 y 2006, otros 64 entre los años 2007 y 2012; 46 de 1995 al año 2000 y 39 del 2013 al 2018. Otros 52 se crearon entre los años 1989 y 1994.

Fideicomisos con movimientos mínimos

Del total de los fideicomisos, 32 figuras jurídicas no tuvieron recursos durante el ejercicio fiscal de 2017, y de ellas, 3 fueron dadas de baja, 14 se encontraban en proceso de extinción y 15 conservaban el estatus vigente.

Además, en 13 figuras jurídicas presentaron ingresos, pero no realizaron egresos, de las cuales una ya fue dada de baja en diciembre de 2018.

Otros 137 fideicomisos para 2017 ejercieron menos del 30.0% de sus ingresos en el cumplimiento de sus objetivos, cinco de ellas se dieron de baja en 2018, por lo cual la ASF pidió hacer un proceso de revisión a las 132 restantes.

“Se debe hacer una revisión minuciosa de la operación de 132, ya que, aunque algunas se encuentran en proceso de extinción siguen operando y en otras el informe de las metas es insuficiente o no presentan metas. Se pudo constatar en 13 casos que no actualizan datos del cumplimiento de la misión y fines”.

Los trece fondos que no actualizaron su información, pertenecen al ramo 38 Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

En tanto, de las 30 figuras jurídicas que hasta el ejercicio de 2018 se encontraban en proceso de extinción, el 76.6% llevaba más de diez años en este estatus.

Entre los que están en ese proceso se encuentran: Mandato Fiduciario de Inversión y Administración, Apoyo Financiero a Favor del Fideicomiso Sindicatura de Promotora del Valle de Morelia (PROVAM); Fideicomiso para la Adaptación de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo, Fideicomiso para la Conservación de la Casa del Risco y Pinacoteca Isidro Fabela, Fondo Mixto Mundo Maya, Fondo Mixto de Mazatlán.

Hasta el 2018 en el país había 335 fideicomisos, mandatos y actos jurídicos sin estructura, de los cuales 305 estaban en operación y otros 30 en proceso de extinción; sin embargo hasta el 2017 hubo 32 que no tenían recursos, 13 tenían ingresos, pero no egresos y 137 ejercieron menos del 30.0% de sus ingresos.

De los 335 actos, 99 estaban relacionados con ciencia y tecnología, 83 con hacienda y crédito público, 27 con educación pública, 19 con comunicaciones y transportes, 14 con cultura, 11 con turismo, 10 con energía, otros 10 con economía y la misma cantidad con medio ambiente; mientras 8 se relacionaban con desarrollo agrario, entre otros.

Todos ellos, al 2018 reportaron recursos por 878 mil 717 millones de pesos, es decir, el 3.7% del Producto Interno Bruto (PIB), y el 16.6% del presupuesto del 2018, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La última entrega de los informes de la Cuenta Pública 2018 revela que los recursos de esas figuras crecieron entre 2017 y 2018 en un 22.3% real, al pasar de 682 mil 553 millones a 878 mil 717 millones.

Los auditores advirtieron que manejaban cuantiosos recursos y era necesario determinar si su beneficio socioeconómico era el óptimo, y de no ser así, redirigir los recursos hacia otras aplicaciones sociales de mayor impacto.

Hace unos días el gobierno federal determinó la extinción de fideicomisos públicos sin estructura orgánica, creados por decreto, y enviar el dinero a la Secretaría de Hacienda.


Los fideicomisos

En la revisión de esas figuras del 2017 y 2018 la ASF destacó que entre los que manejaban más recursos destacaban: el Fideicomiso Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios con más de 279 mil 770 millones; el Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud con más de 92 mil 880 millones.

Además, el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas, con más de 88 mil 772 millones; Fideicomiso para el Desarrollo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con más de 74 mil 318 millones de pesos.

En su revisión, la ASF exhibió que en materia de fideicomisos, fondos, mandatos y contratos análogos, reiteró la necesidad de impulsar una mayor transparencia en su operación por los cuantiosos recursos públicos que manejan, pero también alertó que no se garantizaba la transparencia y rendición de cuentas en el ejercicio de los recursos públicos, ni que cumplieran con el objetivo para el que fueron creados.

De los 335 fideicomisos, mandatos y análogos sin estructura orgánica reportados en la Cuenta Pública, ocho tenían más de 50 años de haber sido creados, de los cuales dos seguían en operación, cinco se encontraban en proceso de extinción, y el último reportado con el estatus de baja.

Además, 101 se crearon entre los años 2001 y 2006, otros 64 entre los años 2007 y 2012; 46 de 1995 al año 2000 y 39 del 2013 al 2018. Otros 52 se crearon entre los años 1989 y 1994.

Fideicomisos con movimientos mínimos

Del total de los fideicomisos, 32 figuras jurídicas no tuvieron recursos durante el ejercicio fiscal de 2017, y de ellas, 3 fueron dadas de baja, 14 se encontraban en proceso de extinción y 15 conservaban el estatus vigente.

Además, en 13 figuras jurídicas presentaron ingresos, pero no realizaron egresos, de las cuales una ya fue dada de baja en diciembre de 2018.

Otros 137 fideicomisos para 2017 ejercieron menos del 30.0% de sus ingresos en el cumplimiento de sus objetivos, cinco de ellas se dieron de baja en 2018, por lo cual la ASF pidió hacer un proceso de revisión a las 132 restantes.

“Se debe hacer una revisión minuciosa de la operación de 132, ya que, aunque algunas se encuentran en proceso de extinción siguen operando y en otras el informe de las metas es insuficiente o no presentan metas. Se pudo constatar en 13 casos que no actualizan datos del cumplimiento de la misión y fines”.

Los trece fondos que no actualizaron su información, pertenecen al ramo 38 Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

En tanto, de las 30 figuras jurídicas que hasta el ejercicio de 2018 se encontraban en proceso de extinción, el 76.6% llevaba más de diez años en este estatus.

Entre los que están en ese proceso se encuentran: Mandato Fiduciario de Inversión y Administración, Apoyo Financiero a Favor del Fideicomiso Sindicatura de Promotora del Valle de Morelia (PROVAM); Fideicomiso para la Adaptación de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo, Fideicomiso para la Conservación de la Casa del Risco y Pinacoteca Isidro Fabela, Fondo Mixto Mundo Maya, Fondo Mixto de Mazatlán.