/ domingo 29 de marzo de 2020

En riesgo más de 700 mil diabéticos y más de un millón de hipertensos en Edomex por COVID-19

Deben extremar las precauciones para evitar contagiarse de este virus


En el Estado de México hasta el año 2018 había más de 770 mil 400 enfermos diabéticos y más de un millón 840 mil hipertensos, según estadísticas de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018 del INEGI, personas que están en inminente riesgo por el brote de Coronavirus 2019 que hay en el mundo, y que ya activó la fase 2 en México.

Además 7 de cada 10 mexiquenses padece de obesidad y sobrepeso, según información proporcionada a El Sol de Toluca en ese año por el entonces director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) Salvador López Rodríguez.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) afiliada a la Organización Mundial de la Salud, advirtió que si la epidemia por COVID-19 tiene el mismo avance que en China, país donde se originó el primer brote, alrededor del 80% de los pacientes con diabetes, hipertensión, obesidad o sobrepeso, tendrán síntomas leves, mientras que el 14% sufrirán síntomas suficientemente complicados para requerir hospitalización.

La OPS también señala que de ese sector, hasta un 7% requerirá cuidados altamente especializados en una Unidad de Cuidados Intensivos, lo que podría colapsar el sistema de salud mexicano.

Sin embargo, la gravedad es todavía mayor si se habla de personas de la tercera edad.

De los casos confirmados por Coronavirus que existen en México, aproximadamente el 80% son importados netamente, 19% son casos relacionados con importación, es decir gente que directamente se contaminó con el virus por contacto con casos importados y 1% son casos sobre los cuales no se puede retrasar la fuente de contaminación, según las estadísticas de la OPS.

Según información de la Organización Mundial de la Salud, el Coronavirus compromete de manera importante el sistema inmunitario de las personas diabéticas, además de que este tipo de virus es más propicio en un entorno de glucosa elevada en la sangre, lo que dificulta y prolonga la recuperación de estos pacientes.

Cabe recordar que en la primavera del año 2009 surgió la pandemia de la influenza AH1N1, misma que tuvo presencia en 25 países entre ellos México, donde se registraron mil 32 muertos y más de 72 mil casos confirmados hasta el mes de febrero del 2010 según datos de la Secretaría de Salud federal.

Las personas diagnosticadas con diabetes mellitus, hipertensión, obesidad y sobrepeso, también estaban considerados como un sector de riesgo, por lo que la recomendación hasta esta fecha es vacunarse.


Recomendaciones

Las personas con diabetes, hipertensas, con obesidad y sobrepeso, deben extremar las medidas de prevención para evitar contagiarse de COVID-19, precisa la Organización Mundial de la Salud en su sitio web.

Entre estas medidas destacan el lavado de manos constante, evitar tocarse la cara (ojos, boca y nariz principalmente), limpiar y desinfectar las superficies y entornos en los que permanece dentro del hogar, y cubrirse con el ángulo interno del codo al toser o estornudar.

También es importante que eviten acudir a lugares con grandes concentraciones de gente, no hacer contacto directo con otras personas (abrazos y besos), practicar la sana distancia y mantenerse informado de fuentes de información confiables.

Por su parte el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda a las personas diabéticas con más de 130 miligramos de glucosa deben extremar las precauciones de sana distancia y sanitización.

En el caso de los pacientes con glucosa no mayor a 180, deben seguir las indicaciones del médico tratante, mientras que las personas con glucosa mayor a 250 deberán acudir a su unidad médica para hacer algún ajuste con insulina o tratamiento específico, lo cual dependerá de los antecedentes de la enfermedad y su evolución.


En el Estado de México hasta el año 2018 había más de 770 mil 400 enfermos diabéticos y más de un millón 840 mil hipertensos, según estadísticas de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018 del INEGI, personas que están en inminente riesgo por el brote de Coronavirus 2019 que hay en el mundo, y que ya activó la fase 2 en México.

Además 7 de cada 10 mexiquenses padece de obesidad y sobrepeso, según información proporcionada a El Sol de Toluca en ese año por el entonces director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) Salvador López Rodríguez.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) afiliada a la Organización Mundial de la Salud, advirtió que si la epidemia por COVID-19 tiene el mismo avance que en China, país donde se originó el primer brote, alrededor del 80% de los pacientes con diabetes, hipertensión, obesidad o sobrepeso, tendrán síntomas leves, mientras que el 14% sufrirán síntomas suficientemente complicados para requerir hospitalización.

La OPS también señala que de ese sector, hasta un 7% requerirá cuidados altamente especializados en una Unidad de Cuidados Intensivos, lo que podría colapsar el sistema de salud mexicano.

Sin embargo, la gravedad es todavía mayor si se habla de personas de la tercera edad.

De los casos confirmados por Coronavirus que existen en México, aproximadamente el 80% son importados netamente, 19% son casos relacionados con importación, es decir gente que directamente se contaminó con el virus por contacto con casos importados y 1% son casos sobre los cuales no se puede retrasar la fuente de contaminación, según las estadísticas de la OPS.

Según información de la Organización Mundial de la Salud, el Coronavirus compromete de manera importante el sistema inmunitario de las personas diabéticas, además de que este tipo de virus es más propicio en un entorno de glucosa elevada en la sangre, lo que dificulta y prolonga la recuperación de estos pacientes.

Cabe recordar que en la primavera del año 2009 surgió la pandemia de la influenza AH1N1, misma que tuvo presencia en 25 países entre ellos México, donde se registraron mil 32 muertos y más de 72 mil casos confirmados hasta el mes de febrero del 2010 según datos de la Secretaría de Salud federal.

Las personas diagnosticadas con diabetes mellitus, hipertensión, obesidad y sobrepeso, también estaban considerados como un sector de riesgo, por lo que la recomendación hasta esta fecha es vacunarse.


Recomendaciones

Las personas con diabetes, hipertensas, con obesidad y sobrepeso, deben extremar las medidas de prevención para evitar contagiarse de COVID-19, precisa la Organización Mundial de la Salud en su sitio web.

Entre estas medidas destacan el lavado de manos constante, evitar tocarse la cara (ojos, boca y nariz principalmente), limpiar y desinfectar las superficies y entornos en los que permanece dentro del hogar, y cubrirse con el ángulo interno del codo al toser o estornudar.

También es importante que eviten acudir a lugares con grandes concentraciones de gente, no hacer contacto directo con otras personas (abrazos y besos), practicar la sana distancia y mantenerse informado de fuentes de información confiables.

Por su parte el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda a las personas diabéticas con más de 130 miligramos de glucosa deben extremar las precauciones de sana distancia y sanitización.

En el caso de los pacientes con glucosa no mayor a 180, deben seguir las indicaciones del médico tratante, mientras que las personas con glucosa mayor a 250 deberán acudir a su unidad médica para hacer algún ajuste con insulina o tratamiento específico, lo cual dependerá de los antecedentes de la enfermedad y su evolución.