/ miércoles 25 de septiembre de 2019

Estudian con frío y carencias al pie del Xinantécatl

La escuela del Telebachillerato 304 de la comunidad de Buenavista, en Zinacantepec, es la esperanza de docenas de jóvenes que sueñan ser profesionistas 

En el Telebachillerato de Buenavista, una comunidad pegada a las faldas del Xinantécatl, municipio de Zinacantepec, ya se preparan para los días de frío que llegan en octubre. Preocupa porque las aulas son pequeñas para los 36 alumnos que se atienden.

"Dividimos los salones con madera porque la matrícula creció este ciclo", explica Verónica Leocadio, directora de la pequeña escuela.

Foto: Daniel Camacho.

Quizás el frío sea lo de menos para los docentes y alumnos del Telebachillerato Comunitario 304 de Buenavista. Hay mayor necesidad en que les terminen de construir las otras dos aulas que desde 2014 quedaron en obra negra.

"Estos dos salones los comenzaron a construir los padres de familia, pero es mucha inversión", agrega la profesora.

Foto: Daniel Camacho.

Buenavista se ubica a unos 30 kilómetros de Toluca, y al igual que el resto de escuelas rurales pegadas al volcán Xinantécatl, carece de lo básico.

El plantel lleva tres generaciones, la primera tuvo que tomar clases en las instalaciones de la telesecundaria, que se ubica al lado. Pero en la gestión municipal pasada se logró que se construyeran dos aulas en las que se atienden a los tres grupos de alumnos.

Sin embargo, los salones son pequeños y tuvieron que dividirse con madera y cartón. Con ayuda de los padres de familia, se colocaron tablas y se forraron las paredes improvisadas con cartón.

Otro de los salones se comparte con la dirección del plantel, porque no hay más espacio.

Aquí, el año pasado atendíamos a nueve alumnos y del otro lado a seis, pero ahora son quince y ya no caben, es muy difícil aislar el ruido.Docente.

En días pasados, los alumnos tuvieron que hacer uso de uno de los salones en obra negra, los cuales tienen piso de tierra y unas cuantas láminas sobrepuestas.

Foto: Daniel Camacho.

Necesitamos ayuda para terminar de construir los salones, se necesita cemento para tender el piso y la losa, ventanas y puertas.Belén Sánchez, habitante de la comunidad.

Ana Cecilia, hija de Belén, estudió en el telebachillerato, le tocaron las primeras carencias y tomar clases en la biblioteca construida de madera que se ubica en la telesecundaria.

"En mi generación gestionamos el internet y otros materiales para tomar clases, pero no todo se logró, hacíamos las tareas con lo poco de señal que agarraba el celular", recuerda la joven.

Aún se añora estudiar la licenciatura en Psicología, pero la pobreza que abraza a la mayoría de jóvenes en Buevanista, lo hace casi un sueño.

Ya tengo dos años que salí, quería estudiar Psicología pero no hay dinero.Reprocha Ana.


LABOR COMUNITARIA

A espaldas de los salones y al fondo del plantel, los alumnos cada ciclo escolar siembran diversos cultivos. Este año continuarán el proyecto del horno de pan. Son parte de los proyectos comunitarios que realizan dentro de su plan de estudios para resolver problemáticas en su entorno.

"En mi generación era de llevar oficios para que nos arreglaran los baños, nos pusieran el internet, porque para hacer las tareas no tenemos forma", señala Ana Cecilia.

En la escuela hay un horno al interior de un tejabán que construyeron los estudiantes. Pero el techo tiene fisuras y gotea en el temporal de lluvias. También requiere piso de concreto para que vuelva a funcionar.

Foto: Daniel Camacho.

"Los alumnos han hecho pan y participaron en las expos del municipio", comenta la profesora Verónica.

Todo en la escuela requiere de reparaciones y subsidio. El plantel es la única esperanza de docenas de jóvenes de Buenavista y otros pueblos vecinos que sueñan con ser profesionistas.

"Mire, aquí cultivaron haba, cilantro y papa, le ponen esas cruces, por su creencia que tienen aquí", indica la docente.

Foto: Daniel Camacho.

Pasa ya el mediodía. Verónica ya se alista para recibir a sus alumnos, pues sólo hay servicio en el turno de la tarde, cuando el frío sopla con mayor fuerza.

La escuela por ratos se cubre con una llovizna suave y la neblina del Xinantécatl baja amenazante. Pero es casi la hora de entrar a clases. Los alumnos ya casi llegan.

En el Telebachillerato de Buenavista, una comunidad pegada a las faldas del Xinantécatl, municipio de Zinacantepec, ya se preparan para los días de frío que llegan en octubre. Preocupa porque las aulas son pequeñas para los 36 alumnos que se atienden.

"Dividimos los salones con madera porque la matrícula creció este ciclo", explica Verónica Leocadio, directora de la pequeña escuela.

Foto: Daniel Camacho.

Quizás el frío sea lo de menos para los docentes y alumnos del Telebachillerato Comunitario 304 de Buenavista. Hay mayor necesidad en que les terminen de construir las otras dos aulas que desde 2014 quedaron en obra negra.

"Estos dos salones los comenzaron a construir los padres de familia, pero es mucha inversión", agrega la profesora.

Foto: Daniel Camacho.

Buenavista se ubica a unos 30 kilómetros de Toluca, y al igual que el resto de escuelas rurales pegadas al volcán Xinantécatl, carece de lo básico.

El plantel lleva tres generaciones, la primera tuvo que tomar clases en las instalaciones de la telesecundaria, que se ubica al lado. Pero en la gestión municipal pasada se logró que se construyeran dos aulas en las que se atienden a los tres grupos de alumnos.

Sin embargo, los salones son pequeños y tuvieron que dividirse con madera y cartón. Con ayuda de los padres de familia, se colocaron tablas y se forraron las paredes improvisadas con cartón.

Otro de los salones se comparte con la dirección del plantel, porque no hay más espacio.

Aquí, el año pasado atendíamos a nueve alumnos y del otro lado a seis, pero ahora son quince y ya no caben, es muy difícil aislar el ruido.Docente.

En días pasados, los alumnos tuvieron que hacer uso de uno de los salones en obra negra, los cuales tienen piso de tierra y unas cuantas láminas sobrepuestas.

Foto: Daniel Camacho.

Necesitamos ayuda para terminar de construir los salones, se necesita cemento para tender el piso y la losa, ventanas y puertas.Belén Sánchez, habitante de la comunidad.

Ana Cecilia, hija de Belén, estudió en el telebachillerato, le tocaron las primeras carencias y tomar clases en la biblioteca construida de madera que se ubica en la telesecundaria.

"En mi generación gestionamos el internet y otros materiales para tomar clases, pero no todo se logró, hacíamos las tareas con lo poco de señal que agarraba el celular", recuerda la joven.

Aún se añora estudiar la licenciatura en Psicología, pero la pobreza que abraza a la mayoría de jóvenes en Buevanista, lo hace casi un sueño.

Ya tengo dos años que salí, quería estudiar Psicología pero no hay dinero.Reprocha Ana.


LABOR COMUNITARIA

A espaldas de los salones y al fondo del plantel, los alumnos cada ciclo escolar siembran diversos cultivos. Este año continuarán el proyecto del horno de pan. Son parte de los proyectos comunitarios que realizan dentro de su plan de estudios para resolver problemáticas en su entorno.

"En mi generación era de llevar oficios para que nos arreglaran los baños, nos pusieran el internet, porque para hacer las tareas no tenemos forma", señala Ana Cecilia.

En la escuela hay un horno al interior de un tejabán que construyeron los estudiantes. Pero el techo tiene fisuras y gotea en el temporal de lluvias. También requiere piso de concreto para que vuelva a funcionar.

Foto: Daniel Camacho.

"Los alumnos han hecho pan y participaron en las expos del municipio", comenta la profesora Verónica.

Todo en la escuela requiere de reparaciones y subsidio. El plantel es la única esperanza de docenas de jóvenes de Buenavista y otros pueblos vecinos que sueñan con ser profesionistas.

"Mire, aquí cultivaron haba, cilantro y papa, le ponen esas cruces, por su creencia que tienen aquí", indica la docente.

Foto: Daniel Camacho.

Pasa ya el mediodía. Verónica ya se alista para recibir a sus alumnos, pues sólo hay servicio en el turno de la tarde, cuando el frío sopla con mayor fuerza.

La escuela por ratos se cubre con una llovizna suave y la neblina del Xinantécatl baja amenazante. Pero es casi la hora de entrar a clases. Los alumnos ya casi llegan.

Policiaca

Detienen a uno de los choferes involucrados en accidente en la carretera México-Pachuca

Las autoridades mexiquenses informaron que hasta este martes suman 13 personas sin vida y más de veinte lesionados

Local

25 mil mexicanos esperan un trasplante

Falta cultura de la donación; de 100 solo se concreta uno

Local

Radiografía de los Centros Penitenciarios del Edomex

Factores como la sobrepoblación penitenciaria y la insuficiencia de personal penitenciario de seguridad y custodia, son algunas de las causas del origen de las riñas

Finanzas

Empresarios piden apoyo gubernamental para agilizar trámites de alto impacto

Al asegurar que generan más de 500 mil empleos a nivel local resaltaron que es necesario que les entreguen los permisos correspondientes en el corto plazo para operar sin problemas

Local

Continúan las disputas en la Unión de Pensionados y Pensionistas del ISSEMyM

Planillas que no obtuvieron registro amagan con anular elección de nueva mesa directiva

Sociedad

Reconocen 72 casos positivos de dengue en Zacatecas

Del total de casos, 24 son importados de Jalisco y Nayarit

Local

[Video] Vinculan a proceso a normalista de Tenería por robo de autobuses

El estudiante deberá permanecer en el penal estatal de Santiaguito hasta que culmine el proceso judicial en su contra; mientras tanto la Canapat negocia la liberación de los choferes con los estudiantes

Policiaca

Dan de alta a reos lesionados en riña de penal de Tenango del Valle

Uno de los reos involucrado continúa grave en un hospital de la región