/ lunes 28 de agosto de 2017

[Galería] Feligreses de San Judas cada 28 le dan gracias en la Santa Veracruz

Toluca, México.- El santo milagrosoya espera la llegada de sus adoradores, dispuesto a un costado delaltar mayor de la Santa Veracruz; muchos de ellos bajan delCóporo, La Teresona o vienen de la zona de Otzacatipan a dargracias por la buena salud o el trabajo, pero también llegan losque dan gracias por la suerte de no ser detenidos o caer por unabala perdida: a éstos se les llama "chacas", un término usadopara los que se dedican a delinquir.

"Aquí bajan cada mes muchaspersonas, hay un grupo de chavos del Cóporo que trae una imagengrande que no cabe en la puerta", relata don Luis, vendedor deescapularios, el agua bendita y las estatuillas de San Judas que seinstala a un costado de la entrada a la Santa Veracruz.

La misa este lunes 28 fue a las12:00 horas y los feligreses comenzaron a llegar desde las 11:00horas, su devoción no tiene horarios.

Al interior de la iglesia, detrásdel altar mayor este día quedó solo su altar, con floreros demargaritas en cada extremo. Allí llegan los adoradores durante elmes a pedir porque se vayan los males.

Los milagros (como le llaman a lasfiguras de metal), lucen a lo largo de un retablo de terciopelorojo: los hay en forma de pierna, brazo, cabeza de ángeles yniños orando. También hay listones blancos que llevan escritosmensajes en oración para pedir el milagro. Los hay por cientos,como un reflejo de lo milagroso que es el santo.

-¡Ya en un rato van a llegar enmontones las imágenes! –dice Luis, que llegó hace cinco años ala Santa Veracruz, proveniente de la iglesia de San Hipólito, elsantuario mayor de San Judas.

Unos 15 minutos antes del mediodía,llegó Arturo, proveniente de San PabloAutopan, dice que empezó a los 13 años con la adoración, y éles uno de los cientos de jóvenes de su edad que regresan cada 28de mes con su imagen para escuchar misa.

La verdad me hacumplido muchos milagros, por eso yo creo mucho en él; empecécuando uno de mis amigos me lo regaló, le rezo todas las nochescon mi librito”, relata Arturo, no dice más sobre su creencia,se lo guarda para su santo que lo lleva cargado en brazos, y dosmás en una bolsa pequeña que porta sobre lacintura.

-Aquí lo traigo también en labolsa, éstos sí están bendecidos, -explica elcreyente.

Al igual que Arturo, Jovany y Edgar,bajan a la Santa Veracruz cada 28 de mes sin falta, ataviados consus gorras, pantalones caídos, playeras de manga corta, suspiercing en los labios y orejas, que hacen juego con losescapularios que usan como accesorios sobre el cuello.

-Me ha hecho favores buenos, laverdad, -asegura Jovany, pero no dice más: -no me gusta hablarmucho de los milagros, -repite mientras fuma su cigarrillo sentadoen una de las jardineras de la iglesia, en descanso luego decaminar los 15 minutos que hace desde Zopilocalco cargando su SanJudas, que es de las imágenes más grandes que llegan a laiglesia.

Mide más demetro y medio, lo tenemos desde hace un año, nos lo regalaron unosamigos, lo traemos aquí, también en la colonia Unión hacemosnuestra misa, en el Mercado 16 también hay una capillita”,relata Edgar, el otro adorador que nunca falla a lasmisas.

Los jóvenes feligreses coinciden enedad, no rebasan los 17 a 19 años, también en su forma de vestir,ropas que usan las pandillas en los barrios tradicionales y la zonanorte de Toluca, pero en particular en los motivos de laadoración, aunque no la revelan y se guardan losdetalles.

En la iglesia de San Hipólito, enla Delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México, está elsantuario más grande del santo, y donde también comenzó lacreencia de un San Judas falso, que porta el bastón del ladoinvertido, pasando del derecho al izquierdo, y se cree que éste esel protector de los delincuentes, aunque la Iglesia no lo haaceptado.

Aún así, el santuario de la SantaVeracruz desde hace cinco años se ha convertido en refugio de losfieles a San Judas, sin importar que sean “chacas” o gentecomún que van a pedirle y darle gracias.

Don Luis explica que en su puesto deaccesorios vende el libro que tiene la oración de los choferes,enfermos, el de la novena, el trabajo, para los estudiantes ytambién si así se quiere para quienes delinquen, el santo no hacediferencia.

María Luisa, una mujer de latercera edad que también llegó a la misa este lunes, revela quecada mes camina desde el Seminario hasta la Santa Veracruz,cargando su imagen que mide unos 50 centímetros. Esta vez fue apedir por su hermano enfermo.

-¡Vengo por mi hermano, a que nosayude a sanarlo o que le quite el dolor porque ya está en elúltimo paso, -pide María, mientras cuenta que hasta hace cincoaños cada 28 se iba hasta San Hipólito para cumplir susmandas.

Muchos de losque venimos aquí ya nos conocemos porque íbamos a San Hipólitopero ahora ya hacen acá las misas”.

Este lunes las puertas de la SantaVeracruz permanecieron abiertas hasta que el último de los fielesse marchó, el San Judas ya por la tarde volvió a su rincóndetrás del altar mayor. Será hasta el próximo 28 cuando retorne,bondadoso a escuchar plegarias y atender a su seudónimo del santode las causas difíciles.

https://youtu.be/PbA_F_7bAqc

Toluca, México.- El santo milagrosoya espera la llegada de sus adoradores, dispuesto a un costado delaltar mayor de la Santa Veracruz; muchos de ellos bajan delCóporo, La Teresona o vienen de la zona de Otzacatipan a dargracias por la buena salud o el trabajo, pero también llegan losque dan gracias por la suerte de no ser detenidos o caer por unabala perdida: a éstos se les llama "chacas", un término usadopara los que se dedican a delinquir.

"Aquí bajan cada mes muchaspersonas, hay un grupo de chavos del Cóporo que trae una imagengrande que no cabe en la puerta", relata don Luis, vendedor deescapularios, el agua bendita y las estatuillas de San Judas que seinstala a un costado de la entrada a la Santa Veracruz.

La misa este lunes 28 fue a las12:00 horas y los feligreses comenzaron a llegar desde las 11:00horas, su devoción no tiene horarios.

Al interior de la iglesia, detrásdel altar mayor este día quedó solo su altar, con floreros demargaritas en cada extremo. Allí llegan los adoradores durante elmes a pedir porque se vayan los males.

Los milagros (como le llaman a lasfiguras de metal), lucen a lo largo de un retablo de terciopelorojo: los hay en forma de pierna, brazo, cabeza de ángeles yniños orando. También hay listones blancos que llevan escritosmensajes en oración para pedir el milagro. Los hay por cientos,como un reflejo de lo milagroso que es el santo.

-¡Ya en un rato van a llegar enmontones las imágenes! –dice Luis, que llegó hace cinco años ala Santa Veracruz, proveniente de la iglesia de San Hipólito, elsantuario mayor de San Judas.

Unos 15 minutos antes del mediodía,llegó Arturo, proveniente de San PabloAutopan, dice que empezó a los 13 años con la adoración, y éles uno de los cientos de jóvenes de su edad que regresan cada 28de mes con su imagen para escuchar misa.

La verdad me hacumplido muchos milagros, por eso yo creo mucho en él; empecécuando uno de mis amigos me lo regaló, le rezo todas las nochescon mi librito”, relata Arturo, no dice más sobre su creencia,se lo guarda para su santo que lo lleva cargado en brazos, y dosmás en una bolsa pequeña que porta sobre lacintura.

-Aquí lo traigo también en labolsa, éstos sí están bendecidos, -explica elcreyente.

Al igual que Arturo, Jovany y Edgar,bajan a la Santa Veracruz cada 28 de mes sin falta, ataviados consus gorras, pantalones caídos, playeras de manga corta, suspiercing en los labios y orejas, que hacen juego con losescapularios que usan como accesorios sobre el cuello.

-Me ha hecho favores buenos, laverdad, -asegura Jovany, pero no dice más: -no me gusta hablarmucho de los milagros, -repite mientras fuma su cigarrillo sentadoen una de las jardineras de la iglesia, en descanso luego decaminar los 15 minutos que hace desde Zopilocalco cargando su SanJudas, que es de las imágenes más grandes que llegan a laiglesia.

Mide más demetro y medio, lo tenemos desde hace un año, nos lo regalaron unosamigos, lo traemos aquí, también en la colonia Unión hacemosnuestra misa, en el Mercado 16 también hay una capillita”,relata Edgar, el otro adorador que nunca falla a lasmisas.

Los jóvenes feligreses coinciden enedad, no rebasan los 17 a 19 años, también en su forma de vestir,ropas que usan las pandillas en los barrios tradicionales y la zonanorte de Toluca, pero en particular en los motivos de laadoración, aunque no la revelan y se guardan losdetalles.

En la iglesia de San Hipólito, enla Delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México, está elsantuario más grande del santo, y donde también comenzó lacreencia de un San Judas falso, que porta el bastón del ladoinvertido, pasando del derecho al izquierdo, y se cree que éste esel protector de los delincuentes, aunque la Iglesia no lo haaceptado.

Aún así, el santuario de la SantaVeracruz desde hace cinco años se ha convertido en refugio de losfieles a San Judas, sin importar que sean “chacas” o gentecomún que van a pedirle y darle gracias.

Don Luis explica que en su puesto deaccesorios vende el libro que tiene la oración de los choferes,enfermos, el de la novena, el trabajo, para los estudiantes ytambién si así se quiere para quienes delinquen, el santo no hacediferencia.

María Luisa, una mujer de latercera edad que también llegó a la misa este lunes, revela quecada mes camina desde el Seminario hasta la Santa Veracruz,cargando su imagen que mide unos 50 centímetros. Esta vez fue apedir por su hermano enfermo.

-¡Vengo por mi hermano, a que nosayude a sanarlo o que le quite el dolor porque ya está en elúltimo paso, -pide María, mientras cuenta que hasta hace cincoaños cada 28 se iba hasta San Hipólito para cumplir susmandas.

Muchos de losque venimos aquí ya nos conocemos porque íbamos a San Hipólitopero ahora ya hacen acá las misas”.

Este lunes las puertas de la SantaVeracruz permanecieron abiertas hasta que el último de los fielesse marchó, el San Judas ya por la tarde volvió a su rincóndetrás del altar mayor. Será hasta el próximo 28 cuando retorne,bondadoso a escuchar plegarias y atender a su seudónimo del santode las causas difíciles.

https://youtu.be/PbA_F_7bAqc

Salud

El 86 por ciento de pacientes que necesitan cuidados paliativos, no lo reciben

El 98 por ciento de los niños que necesitan de estos cuidados viven en países de ingresos bajos

Finanzas

Edomex, zona compleja para censar unidades económicas

Inseguridad y desconfianza hacia la encuestas ha frenado el trabajo del Inegi

Local

Cinco parejas LGBT+ interponen amparo ante juzgados federales

Buscan que puedan ser reconocidas y casarse para ejercer su derecho

Policiaca

Atropellan a dos personas en Temoaya

De acuerdo con las autoridades se trató de un estudiante y su madre, quien lo acompañaba a la escuela

Policiaca

Choque deja una persona muerta y una herida en Nezahualcóyotl

Los hechos se registraron alrededor de las 8:00 horas de este miércoles sobre la avenida Periférico Oriente

Futbol

Tlalnepantla, opción para nuevo estadio Azul

 Se espera que en los próximos días se de a conocer más avances de los proyectos que tendrá la cooperativa en ese municipio mexiquense

Cultura

Del basurero a la televisión, resurge "La Traviata"

La obra fue presentada por primera vez después de su hallazgo en un tiradero de fierro viejo

Policiaca

Muere hombre tras ser arrastrado por una corriente de agua en Ecatepec

El cuerpo fue localizado en la Colonia Santa María Tulpetlac

Futbol

Muere el comentarista deportivo Mario Castillejos

En 2004 fue presidente de los Tigres, cargo en el que sólo permaneció tres días, pues no pudo esconder su gran afición por los Rayados del Monterrey