/ miércoles 15 de septiembre de 2021

Historia | Rogelio y su taller acabador; los últimos "maquillistas de zapatos" en San Mateo Atenco

En el barrio de la Concepción es el único taller después de 30 años, que corta las suelas y lustra el cuero del calzado que aún se fabrica como una artesanía


Cuando a Rogelio Flores, alias "El Caló", le preguntan sobre su oficio, él contesta que es un "maquillista de zapatos", que se encarga de cortar suelas a la medida y lustrar el cuero, como lo hacían hace 40 años.

Lo que hace “El Caló”, es un oficio que casi se extingue en el proceso de producir calzado. Los ha desmantelado el tiempo y las grandes industrias que llegaron a San Mateo Atenco para sustituir la artesanía de producir zapatos, asegura.

"Esto casi ya no se hace, por las suelas de base", reprocha el zapatero, siempre con unas gafas puestas y un cubrebocas con doble hechura.

En el barrio de la Concepción es el único taller abierto después de 30 años, que corta las suelas y lustra el cuero del calzado que aún se fabrica como una artesanía.

Este lunes abrió, pero mañana y el miércoles volverá a cerrar, porque no hay clientes, no hay material para prender las máquinas y no hay trabajo.

“Esto ya se comenzó a ir pa' abajo antes de la pandemia”, repone. Y pareciera como si el espíritu de hacer zapatos, se quedara debajo de las capas de polvo sintético que cubren el taller.

POCOS ACABADOS

Rogelio trabaja sobre un pedido importante de botas vaqueras, también está por terminar con una serie de zapatos de danza, pero son los únicos dos de esta semana.

Ha estado ocupado toda la mañana en sus pedidos, sentando sobre su banco, frente a la máquina con los tornos y bandas que asemejan a un molino de nixtamal. Los tornos giran y echan una pelusa sintética que se aplana en el techo, las paredes y en unos calendarios que conserva Rogelio en su taller.

Foto: Luis Rodríguez | El Sol de Toluca

También el polvo hace que el lugar parezca una carpintería y que los pulmones de quienes lo respiran se atrofien como los de un fumador empedernido, advierte “El Caló”.

MAQUILLISTAS DE ZAPATOS

El taller nunca ha cambiado de aspecto ni de domicilio: está en el barrio de la Concepción, calle Francisco I Madero, esquina con Hermenegildo Galeana. Es un cuartito que le presta su hermano. De otra forma, sería casi imposible pagar la renta, dice.

“Son varios procesos, a esto se le dice desvirar”, explica mientras pasa una de las botas sobre el torno que tiene una especie de esmeril que corta a la medida cada suela.

Foto: Luis Rodríguez | El Sol de Toluca

Su trabajo consiste en hacer los cortes y formas finas con que salen las piezas al mercado, luego lustra las partes planas con una pulidora eléctrica y usando unas franelas le da varias pasadas sobre los esmeriles a la piel del calzado para sacarle brillo.

De esa forma, las piezas ya solo requieren las plantillas y los adornos para empaquetarse y entregarse.

SE HAN IDO LOS BUENOS TIEMPOS

La explicación del desuso de su oficio, tiene una explicación clara: la industrialización del calzado artesanal, y con ello la aparición de zapatos de origen chino y suelas industriales.

“Somos unos seis que aún existimos”, dice “El Caló”, y ríe con su amigo Brailovsky, un taxista de San Mateo que lo llegó a visitar.

Foto: Luis Rodríguez | El Sol de Toluca

Hace 20 años había aún unos 40 acabadores de calzado y por sus talleres pasaban la mayoría de los pedidos en la línea de producción mensual.


Cuando a Rogelio Flores, alias "El Caló", le preguntan sobre su oficio, él contesta que es un "maquillista de zapatos", que se encarga de cortar suelas a la medida y lustrar el cuero, como lo hacían hace 40 años.

Lo que hace “El Caló”, es un oficio que casi se extingue en el proceso de producir calzado. Los ha desmantelado el tiempo y las grandes industrias que llegaron a San Mateo Atenco para sustituir la artesanía de producir zapatos, asegura.

"Esto casi ya no se hace, por las suelas de base", reprocha el zapatero, siempre con unas gafas puestas y un cubrebocas con doble hechura.

En el barrio de la Concepción es el único taller abierto después de 30 años, que corta las suelas y lustra el cuero del calzado que aún se fabrica como una artesanía.

Este lunes abrió, pero mañana y el miércoles volverá a cerrar, porque no hay clientes, no hay material para prender las máquinas y no hay trabajo.

“Esto ya se comenzó a ir pa' abajo antes de la pandemia”, repone. Y pareciera como si el espíritu de hacer zapatos, se quedara debajo de las capas de polvo sintético que cubren el taller.

POCOS ACABADOS

Rogelio trabaja sobre un pedido importante de botas vaqueras, también está por terminar con una serie de zapatos de danza, pero son los únicos dos de esta semana.

Ha estado ocupado toda la mañana en sus pedidos, sentando sobre su banco, frente a la máquina con los tornos y bandas que asemejan a un molino de nixtamal. Los tornos giran y echan una pelusa sintética que se aplana en el techo, las paredes y en unos calendarios que conserva Rogelio en su taller.

Foto: Luis Rodríguez | El Sol de Toluca

También el polvo hace que el lugar parezca una carpintería y que los pulmones de quienes lo respiran se atrofien como los de un fumador empedernido, advierte “El Caló”.

MAQUILLISTAS DE ZAPATOS

El taller nunca ha cambiado de aspecto ni de domicilio: está en el barrio de la Concepción, calle Francisco I Madero, esquina con Hermenegildo Galeana. Es un cuartito que le presta su hermano. De otra forma, sería casi imposible pagar la renta, dice.

“Son varios procesos, a esto se le dice desvirar”, explica mientras pasa una de las botas sobre el torno que tiene una especie de esmeril que corta a la medida cada suela.

Foto: Luis Rodríguez | El Sol de Toluca

Su trabajo consiste en hacer los cortes y formas finas con que salen las piezas al mercado, luego lustra las partes planas con una pulidora eléctrica y usando unas franelas le da varias pasadas sobre los esmeriles a la piel del calzado para sacarle brillo.

De esa forma, las piezas ya solo requieren las plantillas y los adornos para empaquetarse y entregarse.

SE HAN IDO LOS BUENOS TIEMPOS

La explicación del desuso de su oficio, tiene una explicación clara: la industrialización del calzado artesanal, y con ello la aparición de zapatos de origen chino y suelas industriales.

“Somos unos seis que aún existimos”, dice “El Caló”, y ríe con su amigo Brailovsky, un taxista de San Mateo que lo llegó a visitar.

Foto: Luis Rodríguez | El Sol de Toluca

Hace 20 años había aún unos 40 acabadores de calzado y por sus talleres pasaban la mayoría de los pedidos en la línea de producción mensual.

Local

“Revuelta”en la Unión de Pensionados del ISSEMyM

Entre empujones y gritos protestan por reformas a los estatutos; contestan que es una requisición del SAT 

Local

Edomex podría pasar a la brevedad al color verde del semáforo epidemiológico Covid-19

De acuerdo con autoridades estatales del sector salud, la tendencia de contagios va a la baja; sin embargo recalcan que las medidas sanitarias, como el lavado de manos y uso de cubrebocas, continúan

Local

Regreso a clases presenciales avanza de forma lenta en el valle de Toluca

Algunas escuelas han repuntado en el número de sus alumnos, pero siguen optando por seguir a distancia

Cultura

Realizan bazar de arte en Valle de Bravo

Comercializarán 18 obras de cuatro artistas con diferentes técnicas empleadas

Local

En Ecatepec continúan las fiestas y reuniones masivas pese a los muertos por Covid-19

Tan solo en el mes de septiembre se registraron más de un centenar de fallecimientos por dicha enfermedad, lo cual convierte a este municipio en el más golpeado por la pandemia en el Edomex

Local

Impulsarán que #3de3 sea obligatorio para candidatas y candidatos

En las elecciones pasadas ningún mexiquense transparentó su información

Turismo

Machupicchu, el primer destino carbono neutral

Es considerado una de las maravillas del mundo y ahora promotor del turismo verde

Mundo

Cancelan vuelos en España por erupción del volcán de La Palma

Hasta el momento, en la isla de La Palma hay más de 6 mil evacuados por una erupción que podría durar semanas