/ martes 4 de agosto de 2020

Modelo híbrido de educación genera dudas entre padres de familia

Algunos optarán por escuelas privadas, otros por asesorías particulares o familiares, la mayoría aún no tiene idea de qué hará el próximo ciclo escolar


El modelo híbrido de educación básica que las autoridades federales han anunciado para regresar al ciclo escolar 2020-2021, en plena ola de contagios por el coronavirus SARS-CoV2, plantea dudas, desconfianza y hasta angustia a madres y padres de familia que se han dado a la tarea de buscar alternativas de solución para que sus hijos no pierdan clases.

Para quienes tienen un buen nivel de ingresos económicos se abre la posibilidad de buscar escuelas privadas, pero para quienes perciben salarios menores o son madres de solteras el tema del regreso presencial se vuelve una preocupación y un problema difícil de resolver.

Liliana Guadarrama es madre soltera, vive y trabaja en San Mateo Atenco, tiene una niña de 11 años que ingresará al 6° grado de primaria, no tiene computadora pero sí teléfono móvil para su hija. Su preocupación, sin embargo, es no tener quien se quede en casa con la niña para asesorarla.

Su familia vive en Capultitlán, ella inicia sus labores a las 8:00 horas de la mañana y antes de la pandemia de Covid-19 tenía la ventaja de pasar a dejar a su hija a la escuela que tenía el mismo horario, en la tarde pagaba un club de tareas que tenía una profesora del mismo plantel, donde la niña también podía comer mientras ella concluía su horario de trabajo, por lo que todavía busca opciones.

Para Margarita Rodríguez, mamá de Santiago, quien tiene 11 años de edad, la educación digital es un cambio muy grande al que se debe enfrentar, pero lo prefiere a las clases presenciales, pues tiene dudas de los trabajos de sanitización en las escuelas y del respeto a las medidas de prevención por otros niños.

Comprarle una laptop, contratar un servicio de internet con mejor recepción, es ya difícil, pero para las mamás que trabajamos es más complicado podernos adaptar, porque no es lo mismo llevarlo a la escuela, ahí toma las clases y le explican que tratar de hacerlo tú en casa que no tienes la misma preparación que el maestro.

Si las mamás tenemos que trasladarnos a la oficina, el niño se queda solo y hay que buscar quién lo va a poder asesorar, desde cómo conectarse y como se trabaja con plataformas como zoom para tomar sus clases”, explicó.

Karen León considera que aún no existe un escenario muy claro para el regreso a clases aunque se hable de tres opciones en el modelo híbrido y eso dificulta prepararse para el inicio del ciclo escolar.

Existe mucha confusión, nos dicen que las cosas están bien pero las cifras dicen otra cosa, por eso no sabemos cómo van a regresar los niños a la escuela o cómo vamos a enfrentar la vida en esta ‘nueva normalidad’ cuando las cosas están peor que hace tres meses”, aseveró.

Karen prefiere para su hijo Joshua, de 11 años, que las clases empiecen en línea y aunque no tiene equipo de cómputo exclusivo para él, si tiene las herramientas necesarias para esta modalidad.

Le preocupa el regreso a clases y al trabajo presencial, pues los adultos son más conscientes de respetar las medidas de sana distancia, uso de cubrebocas y lavado de manos, mientras que los niños son más inquietos y juguetones, se distraen con mayor facilidad y corren mayor riesgo de contagio.

Sin embargo, dijo contar con el apoyo de sus papás, en caso de que tuviera que regresar al trabajo de oficina, para que su hijo siga tomando clases en línea, pues por la situación económica no quiere comprometerse a inscribirlo en un colegio particular.

Por otra parte, Margarita Rodríguez comentó que está surgiendo un nuevo servicio, son chicas que se dedican a la educación, están ofreciendo sus servicios para los niños que están trabajando en línea; básicamente te asesorar sobre sitios que puedes consultar para ayudar a tus hijos.

Pero también ofrecen espacios, tipo escuelita, con todas las medidas de seguridad, donde los niños van a tener conexión a internet y alguien que los esté asesorando y no importa si vienen de escuela privada o pública.

Sin embargo, esto tiene un costo y como padres de familia tenemos que prever los recursos para enfrentarlo, sobre todo porque no queremos que nuestros hijos se atrasen en la escuela.

Las tres madres de familia dijeron confiar en la preparación de los maestros para manejar las clases en línea, porque en el curso escolar que acaba de terminar les mandaban a los niños los temas de dos materias para investigar o estudiar diariamente y recibían las tareas por correo electrónico.

Coincidieron en afirmar que las tareas de sus hijos sí fueron evaluadas por los maestros, pues las devolvían por correo electrónico con comentarios y observaciones sobre lo que estuvo mal o les faltó, por lo que estuvieron más tranquilas porque sí se evaluó el desempeño de los alumnos.

Finalmente, Margarita Rodríguez y Karen León pidieron a las autoridades educativas definir de manera más precisa las estrategias que tienen para iniciar el curso escolar 2020-2021, sobre todo tomando en consideración que no todos los padres de familia pueden dotar a sus hijos de las herramientas necesarias, pues algunos no tienen computadora ni celular, otros no tienen acceso a internet y hay quienes ni siquiera cuentan con televisor en casa.


El modelo híbrido de educación básica que las autoridades federales han anunciado para regresar al ciclo escolar 2020-2021, en plena ola de contagios por el coronavirus SARS-CoV2, plantea dudas, desconfianza y hasta angustia a madres y padres de familia que se han dado a la tarea de buscar alternativas de solución para que sus hijos no pierdan clases.

Para quienes tienen un buen nivel de ingresos económicos se abre la posibilidad de buscar escuelas privadas, pero para quienes perciben salarios menores o son madres de solteras el tema del regreso presencial se vuelve una preocupación y un problema difícil de resolver.

Liliana Guadarrama es madre soltera, vive y trabaja en San Mateo Atenco, tiene una niña de 11 años que ingresará al 6° grado de primaria, no tiene computadora pero sí teléfono móvil para su hija. Su preocupación, sin embargo, es no tener quien se quede en casa con la niña para asesorarla.

Su familia vive en Capultitlán, ella inicia sus labores a las 8:00 horas de la mañana y antes de la pandemia de Covid-19 tenía la ventaja de pasar a dejar a su hija a la escuela que tenía el mismo horario, en la tarde pagaba un club de tareas que tenía una profesora del mismo plantel, donde la niña también podía comer mientras ella concluía su horario de trabajo, por lo que todavía busca opciones.

Para Margarita Rodríguez, mamá de Santiago, quien tiene 11 años de edad, la educación digital es un cambio muy grande al que se debe enfrentar, pero lo prefiere a las clases presenciales, pues tiene dudas de los trabajos de sanitización en las escuelas y del respeto a las medidas de prevención por otros niños.

Comprarle una laptop, contratar un servicio de internet con mejor recepción, es ya difícil, pero para las mamás que trabajamos es más complicado podernos adaptar, porque no es lo mismo llevarlo a la escuela, ahí toma las clases y le explican que tratar de hacerlo tú en casa que no tienes la misma preparación que el maestro.

Si las mamás tenemos que trasladarnos a la oficina, el niño se queda solo y hay que buscar quién lo va a poder asesorar, desde cómo conectarse y como se trabaja con plataformas como zoom para tomar sus clases”, explicó.

Karen León considera que aún no existe un escenario muy claro para el regreso a clases aunque se hable de tres opciones en el modelo híbrido y eso dificulta prepararse para el inicio del ciclo escolar.

Existe mucha confusión, nos dicen que las cosas están bien pero las cifras dicen otra cosa, por eso no sabemos cómo van a regresar los niños a la escuela o cómo vamos a enfrentar la vida en esta ‘nueva normalidad’ cuando las cosas están peor que hace tres meses”, aseveró.

Karen prefiere para su hijo Joshua, de 11 años, que las clases empiecen en línea y aunque no tiene equipo de cómputo exclusivo para él, si tiene las herramientas necesarias para esta modalidad.

Le preocupa el regreso a clases y al trabajo presencial, pues los adultos son más conscientes de respetar las medidas de sana distancia, uso de cubrebocas y lavado de manos, mientras que los niños son más inquietos y juguetones, se distraen con mayor facilidad y corren mayor riesgo de contagio.

Sin embargo, dijo contar con el apoyo de sus papás, en caso de que tuviera que regresar al trabajo de oficina, para que su hijo siga tomando clases en línea, pues por la situación económica no quiere comprometerse a inscribirlo en un colegio particular.

Por otra parte, Margarita Rodríguez comentó que está surgiendo un nuevo servicio, son chicas que se dedican a la educación, están ofreciendo sus servicios para los niños que están trabajando en línea; básicamente te asesorar sobre sitios que puedes consultar para ayudar a tus hijos.

Pero también ofrecen espacios, tipo escuelita, con todas las medidas de seguridad, donde los niños van a tener conexión a internet y alguien que los esté asesorando y no importa si vienen de escuela privada o pública.

Sin embargo, esto tiene un costo y como padres de familia tenemos que prever los recursos para enfrentarlo, sobre todo porque no queremos que nuestros hijos se atrasen en la escuela.

Las tres madres de familia dijeron confiar en la preparación de los maestros para manejar las clases en línea, porque en el curso escolar que acaba de terminar les mandaban a los niños los temas de dos materias para investigar o estudiar diariamente y recibían las tareas por correo electrónico.

Coincidieron en afirmar que las tareas de sus hijos sí fueron evaluadas por los maestros, pues las devolvían por correo electrónico con comentarios y observaciones sobre lo que estuvo mal o les faltó, por lo que estuvieron más tranquilas porque sí se evaluó el desempeño de los alumnos.

Finalmente, Margarita Rodríguez y Karen León pidieron a las autoridades educativas definir de manera más precisa las estrategias que tienen para iniciar el curso escolar 2020-2021, sobre todo tomando en consideración que no todos los padres de familia pueden dotar a sus hijos de las herramientas necesarias, pues algunos no tienen computadora ni celular, otros no tienen acceso a internet y hay quienes ni siquiera cuentan con televisor en casa.

Deportes

¡El bien y el mal se vuelven a encontrar!

Toluca recibe este domingo al Santos Laguna; los Diablos saldrán con la etiqueta de favorito, pero también con la presión de quedarse con los tres puntos y aprovechar el mal paso que vive su rival.

Local

Reprochan diputados resistencia de la UAEM para aceptar al nuevo contralor universitario

Reprochan diputados resistencia de la UAEM para aceptar al nuevo contralor universitario

Policiaca

Eloísa guarda la esperanza de que su hijo Brandon aparezca

Por la actual pandemia, la Fiscalía no ha avanzado en las investigaciones, reprocha la familia

Sociedad

Este lunes, UNAM reinicia las clases a distancia

En esta primera semana se concluirán inscripciones de alumnos de nuevo ingreso

Política

INE le da el pase directo a Yeidckol Polevnsky

El Consejo General modificó las reglas de la encuesta final para que participen 3 mujeres, incluida Polevnsky

Celebridades

Antulio Jiménez Pons, de floor manager a exitoso productor de telenovelas

Antulio es un talento pionero de la televisión, gracias a su don de mando y a su habilidad para la organización, ha forjado durante siete décadas de historia de la televisión en México

Cultura

Hacen realidad la Ciudad de las Artes, el sueño de Diego Rivera 

Construyen en el Museo Anahuacalli seis naves, incluida una bodega transitable para albergar 60 mil piezas de arte prehispánico, además de salones de usos múltiples y salas para talleres

Gossip

Hoy se entregan los Emmy, sin ceremonia ni alfombra roja

En una entrega inusual sin ceremonia ni alfombra roja, Succession y Watchmen apuntan como las favoritas de la noche. La comedia Schitt's Creek

Sociedad

San Juan Bautista, pueblo sin servicios pero con gasoducto

La comunidad mantiene una lucha contra el proyecto que representa invasión y deterioro del ecosistema