/ sábado 4 de noviembre de 2017

Presa Madín contiene restos de 6 diferentes fármacos, revela análisis del agua

Surte de este vital líquido a los municipios de Naucalpan y Tlalnepantla

Atizapán, México.- Ni el proceso de potabilización limpia por completo el agua de la Presa Madín, ubicada en el municipio de Atizapán, y que surte de este vital líquido a los municipios de Naucalpan y Tlalnepantla.

Restos de aspirinas y pastillas de ibuprofeno llegan entre el agua que se suministra a la red municipal de Tlalnepantla, Naucalpan y Atizapán, asegura una especialista en toxicología del IPN y en ingeniería ambiental de la UNAM.

Sin embargo, antes de la potabilización contiene más contaminantes que sólo estos dos fármacos. Marcela Galar, investigadora del IPN asegura que han encontrado restos de al menos seis diferentes fármacos, entre ellos el diclofenaco, naproxeno, glibenclamida, metfomina, además de otra gran cantidad de antibióticos.

Estas medicinas son utilizadas para tratar enfermedades como la diabetes y la artritis, así como remedios contra el dolor y desinflamación.

Pero no siempre son eliminadas en su totalidad del agua. La Presa Madín suministra del líquido a 2 millones de personas en el Estado de México.

En temporada de lluvias el ácido acetilsalicílico, componente de la aspirina, apenas se logra reducir en un 80%, mientras que el ibuprofeno sólo en un 63%, asegura la especialista.

De acuerdo con la información recabada por la ingeniera Thania Félix en su tesis para lograr el grado de maestría en ingeniería ambiental del Instituto de ingeniería de la UNAM en 2010, esta presa recibe las descargas domésticas directas de los poblados de Nuevo y Viejo Madín, los desechos arrastrados por el río Tlalnepantla a lo largo de todo su cauce y sus orillas sirven de tiraderos de basura.

La planta potabilizadora es responsable del suministro del 2% del agua que se utiliza en toda la Zona Metropolitana y Ciudad de México en su conjunto con el río Magdalena, los manantiales del Desierto de los Leones y el humedal de Xochimilco.

Además esta zona sirve a pobladores como espacio de pesca para su propio consumo, actividad que debido a concentraciones de metales como el mercurio, fierro y en especial el aluminio dentro del agua, pone en riesgo la salud de quienes se alimentan de las especies de esta presa.

Atizapán, México.- Ni el proceso de potabilización limpia por completo el agua de la Presa Madín, ubicada en el municipio de Atizapán, y que surte de este vital líquido a los municipios de Naucalpan y Tlalnepantla.

Restos de aspirinas y pastillas de ibuprofeno llegan entre el agua que se suministra a la red municipal de Tlalnepantla, Naucalpan y Atizapán, asegura una especialista en toxicología del IPN y en ingeniería ambiental de la UNAM.

Sin embargo, antes de la potabilización contiene más contaminantes que sólo estos dos fármacos. Marcela Galar, investigadora del IPN asegura que han encontrado restos de al menos seis diferentes fármacos, entre ellos el diclofenaco, naproxeno, glibenclamida, metfomina, además de otra gran cantidad de antibióticos.

Estas medicinas son utilizadas para tratar enfermedades como la diabetes y la artritis, así como remedios contra el dolor y desinflamación.

Pero no siempre son eliminadas en su totalidad del agua. La Presa Madín suministra del líquido a 2 millones de personas en el Estado de México.

En temporada de lluvias el ácido acetilsalicílico, componente de la aspirina, apenas se logra reducir en un 80%, mientras que el ibuprofeno sólo en un 63%, asegura la especialista.

De acuerdo con la información recabada por la ingeniera Thania Félix en su tesis para lograr el grado de maestría en ingeniería ambiental del Instituto de ingeniería de la UNAM en 2010, esta presa recibe las descargas domésticas directas de los poblados de Nuevo y Viejo Madín, los desechos arrastrados por el río Tlalnepantla a lo largo de todo su cauce y sus orillas sirven de tiraderos de basura.

La planta potabilizadora es responsable del suministro del 2% del agua que se utiliza en toda la Zona Metropolitana y Ciudad de México en su conjunto con el río Magdalena, los manantiales del Desierto de los Leones y el humedal de Xochimilco.

Además esta zona sirve a pobladores como espacio de pesca para su propio consumo, actividad que debido a concentraciones de metales como el mercurio, fierro y en especial el aluminio dentro del agua, pone en riesgo la salud de quienes se alimentan de las especies de esta presa.

Local

Tianguis de Palmillas regresa a la "nueva normalidad"

De acuerdo con las autoridades, al igual que el mercado Benito Juárez de la terminal, se colocarán filtros de seguridad en cada uno de los accesos e incluso el uso de cubrebocas sera obligatorio para todos los asistentes.

Local

La impartición de justicia no se ha detenido por la contingencia: Sodi Cuellar

En respuesta al Foro de Abogados Progresistas, el presidente del Tribunal asegura que existen 25 mil 600 promociones presentadas hasta este jueves

Local

Obtiene Greenpeace amparo ambiental

Autoridades estatales no deben esperar a que contaminación supere los límites permisibles

Local

Mantienen cerrado el Nevado de Toluca por Covid-19

Pese a que algunas zonas turísticas como la Marquesa y balnearios ya reabrieron, el acceso al volcán sigue custodiado

Gossip

Scorsese apuesta por el punk con el documental de David Johansen

Johansen fue vocalista de la banda New York Dolls, uno de los primeros grupos musicales de punk

Local

La impartición de justicia no se ha detenido por la contingencia: Sodi Cuellar

En respuesta al Foro de Abogados Progresistas, el presidente del Tribunal asegura que existen 25 mil 600 promociones presentadas hasta este jueves

Moda

Tane lanza Llave distancia, un accesorio para protegerte del contacto con las superficies

La casa de platería mexicana introduce un innovador artículo que se convertirá en tu aliado en la “nueva normalidad”

Celebridades

¡Katy Perry revela el título de su nuevo álbum y de su primer sencillo!

La cantante al fin dio a conocer a sus fans la portada de su quinto disco

Política

Oaxaca aprueba hasta cuatro años de cárcel por acoso sexual, incluidos piropos y silbidos

En Oaxaca se estima que al menos dos de cada diez mujeres han sufrido algún tipo de acoso sexual callejero