/ lunes 24 de junio de 2019

Relata Araceli cómo es vivir bajo el agua en San Mateo Atenco

"Apenas van dos inundaciones, el año pasado resistimos a cuatro", recuerda la habitante del barrio de San Pedro

En el barrio de San Pedro las fachadas de las casas lucen una franja de humedad, que marca el nivel que sube el agua cada inundación. El río Lerma se desborda y no avisa, dice Araceli. Se debe resistir varias "mareas altas", sin reproche.

Foto: Filiberto Ramos.

"Apenas van dos, el año pasado resistimos cuatro", añade Araceli. Se refiere a las inundaciones de aguas negras que cubren durante días las calles, patios y domicilios del barrio de San Pedro.

"Ya estamos acostumbrados a que no llegue ayuda, uno mismo tiene que invertirle para no ser afectado", reprocha la madre de familia.

Frente a su puerta, a principios de junio levantó una barda de unos 80 centímetros. Espera que le sirva y que el agua no llegue al metro de altura, tal como ha ocurrido.

Foto: Filiberto Ramos.

El mismo tipo de barda se replica en otros domicilios y negocios de la calle Emiliano Zapata, sobretodo, en los ubicados en la zona más baja del barrio. Los que dan con la avenida Benito Juárez, que es el acceso principal a San Mateo y el punto de mayor colapso con las lluvias.

“La cosa es que cuando nos gana, ya no se puede hacer nada”, relata Araceli.

Son alrededor de tres mil viviendas y negocios en los diferentes barrios que colindan con el río Lerma, y que están expuestos al desborde de las aguas negras.

La zona más baja comienza desde la franja que divide la vialidad Solidaridad Las Torres hacia la zona norte.

El hogar de Araceli, lo conforman su esposo, y sus tres pequeñas, de entre cinco a 12 años. Ellas son las más expuestas a las enfermedades que acarrean el lodo y el agua de drenaje.

Incluso en su casa, la madre de familia ya se alista con botellones de cloro y jabón para lavar los pisos una vez que se genere una inundación.

“Le lavamos con cloro y aromatizante, es muy penetrante el olor y queda varios días”, dice la mujer.

Al igual que el resto de familias del barrio de San Pedro, ella ha vivido toda su vida en el mismo lugar. No hay a dónde ir y lo deben aceptar.

Detrás de ese pequeño muro de 80 centímetros, que es su única protección contra el agua sucia, los pisos de la sala y cocina de Araceli lucen vacíos. No hay muebles, ni aparatos eléctricos.

Foto: Filiberto Ramos.

“Hasta aquí, mire, aquí llegó el agua”, señala Araceli las franjas de humedad en su pared color limón, que visten manchas negras de humedad y desgajes.

Los pocos muebles que tiene, los ha mudado a la segunda planta para evitar que se dañen.

“Aquí abajo todo es provisional, porque si se inunda, se echa a perder”, dice mientras mueve unos platos en la cocina, “mire, esa lavadora así se echó a perder”, explica Araceli.

Las inundaciones alcanzarán este año nuevamente a las familias de este barrio, y habrá que lidiar con ello, por negligencia y falta de obras de drenaje.

Así lo acepta Araceli Escobar, habitante de San Pedro.

Foto: Filiberto Ramos.

En el barrio de San Pedro las fachadas de las casas lucen una franja de humedad, que marca el nivel que sube el agua cada inundación. El río Lerma se desborda y no avisa, dice Araceli. Se debe resistir varias "mareas altas", sin reproche.

Foto: Filiberto Ramos.

"Apenas van dos, el año pasado resistimos cuatro", añade Araceli. Se refiere a las inundaciones de aguas negras que cubren durante días las calles, patios y domicilios del barrio de San Pedro.

"Ya estamos acostumbrados a que no llegue ayuda, uno mismo tiene que invertirle para no ser afectado", reprocha la madre de familia.

Frente a su puerta, a principios de junio levantó una barda de unos 80 centímetros. Espera que le sirva y que el agua no llegue al metro de altura, tal como ha ocurrido.

Foto: Filiberto Ramos.

El mismo tipo de barda se replica en otros domicilios y negocios de la calle Emiliano Zapata, sobretodo, en los ubicados en la zona más baja del barrio. Los que dan con la avenida Benito Juárez, que es el acceso principal a San Mateo y el punto de mayor colapso con las lluvias.

“La cosa es que cuando nos gana, ya no se puede hacer nada”, relata Araceli.

Son alrededor de tres mil viviendas y negocios en los diferentes barrios que colindan con el río Lerma, y que están expuestos al desborde de las aguas negras.

La zona más baja comienza desde la franja que divide la vialidad Solidaridad Las Torres hacia la zona norte.

El hogar de Araceli, lo conforman su esposo, y sus tres pequeñas, de entre cinco a 12 años. Ellas son las más expuestas a las enfermedades que acarrean el lodo y el agua de drenaje.

Incluso en su casa, la madre de familia ya se alista con botellones de cloro y jabón para lavar los pisos una vez que se genere una inundación.

“Le lavamos con cloro y aromatizante, es muy penetrante el olor y queda varios días”, dice la mujer.

Al igual que el resto de familias del barrio de San Pedro, ella ha vivido toda su vida en el mismo lugar. No hay a dónde ir y lo deben aceptar.

Detrás de ese pequeño muro de 80 centímetros, que es su única protección contra el agua sucia, los pisos de la sala y cocina de Araceli lucen vacíos. No hay muebles, ni aparatos eléctricos.

Foto: Filiberto Ramos.

“Hasta aquí, mire, aquí llegó el agua”, señala Araceli las franjas de humedad en su pared color limón, que visten manchas negras de humedad y desgajes.

Los pocos muebles que tiene, los ha mudado a la segunda planta para evitar que se dañen.

“Aquí abajo todo es provisional, porque si se inunda, se echa a perder”, dice mientras mueve unos platos en la cocina, “mire, esa lavadora así se echó a perder”, explica Araceli.

Las inundaciones alcanzarán este año nuevamente a las familias de este barrio, y habrá que lidiar con ello, por negligencia y falta de obras de drenaje.

Así lo acepta Araceli Escobar, habitante de San Pedro.

Foto: Filiberto Ramos.

Local

Respalda Alfredo Del Mazo estrategia de seguridad de AMLO

El gobernador mexiquense escribió un mensaje en su cuenta de twitter donde también se solidarizó con el estado de Sinaloa por los hechos violentos ocurridos la tarde del jueves

Policiaca

Vandalizan postes de videovigilancia del C5 en Naucalpan

Se presume que al menos un par de sujetos, todavía no identificados, fueron los responsables de prenderle fuego al equipo de la policía estatal

Local

Temen en La Pilita que ocurran agresiones contra civiles por base de la GN

El principal miedo es que en una situación de emergencia se burlen los derechos civiles

Sociedad

¡Ya me desgraciaron! Mujer cuenta cómo sobrevivió con su hija en balacera de Culiacán

Mónica relata cómo es que logró salvarse aún estando lesionada, y a la vez proteger a su pequeña de siete años durante el caos en Culiacán

Policiaca

Hallan a embolsado en Chimalhuacán

Lo encontraron en una terracería en la colonia San Pablo

Salud

Listas tres millones de vacunas contra influenza

Prevalecerá el virus H1N1, anunció el secretario de Salud

Ciencia

La moda plástica en el vestir llega a Toluca

Konsi oferta sudaderas, playeras, bufandas y bolsas

Local

Sectores de la sociedad conectados contra la inseguridad en San Felipe del Progreso

Presidente municipal afirma que están blindados contra asaltantes