/ lunes 23 de marzo de 2020

¿Sabes cómo cuidar a los adultos mayores y enfermos crónico-degenerativos del COVID-19?

A continuación te damos una serie de recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud


Debido a que las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave al contraer COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido una serie de recomendaciones para proteger a este sector.

De acuerdo con el Consejo Estatal de Población (COESPO) se considera adulto mayor a las personas de 60 años y más de edad. Hasta el año 2019 en el Estado de México, había un millón 807 mil 74 adultos mayores, de los cuales 826 mil 125 eran hombres y 980 mil 949 eran mujeres, que en su totalidad representan 10.48% del total de la población estatal.

La primera recomendación para evitar el contagio por COVID-19 y más efectiva es mantenerse alejado de las grandes concentraciones de personas, pues debido a que el Coronavirus tiene síntomas muy parecidos a los de una gripa y su propagación es de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala o tras el contacto con una superficie contaminada.

Aunado a ello, las personas de la tercera edad o con enfermedades crónico-degenerativas, deben realizar un lavado de manos frecuente con agua y jabón, o utilizar alcohol en gel al 70% para la desinfección.

También deben evitar saludar de beso, de mano o abrazo a otras personas, pues el virus puede permanecer activo incluso en los tejidos textiles, lo que facilita su contagio a otras personas, así como no tocar la boca, la nariz y los ojos con las manos sucias.

Mantener una higiene óptima en sus viviendas, principalmente en los objetos que tocan con mayor frecuencia, como teléfonos celulares, manijas, mesas, entre otros.

Tampoco es recomendable que reciban visitas durante su aislamiento domiciliario, o disminuirlas en la medida de lo posible.


Recomendaciones cuando se visita un hospital

Debido a sus condiciones de salud, es muy común que las personas de la tercera edad o con enfermedades crónico-degenerativas visiten periódicamente un hospital para dar seguimiento a sus padecimientos.

En estos casos, la OMS señala que es recomendable aplazar las citas médicas que no sean esenciales, y cuando esto no sea posible, extremar las medidas de prevención antes citadas.

Aunado a esto, deben procurar guardar una distancia de un metro y medio con otras personas, sobre todo si se detecta que otros individuos presentan síntomas de enfermedades respiratorias.

Respecto al uso de mascarillas o cubrebocas, la OMS informa que solo las deben utilizar los trabajadores sanitarios, los cuidadores y las personas con síntomas respiratorios como fiebre y tos, de lo contrario no es necesario.


Síntomas del COVID-19

Los síntomas más comunes de la COVID-19, según información de la OMS, son fiebre, cansancio y tos seca.

En algunos casos se pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea (secreción nasal), dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual, por lo que las personas que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica de forma inmediata.

La OMS señala que algunas personas se infectan pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal, y debido a ello hasta un 80% de los enfermos se recuperan de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial.

Las estadísticas de la OMS refieren que 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar.


Debido a que las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave al contraer COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido una serie de recomendaciones para proteger a este sector.

De acuerdo con el Consejo Estatal de Población (COESPO) se considera adulto mayor a las personas de 60 años y más de edad. Hasta el año 2019 en el Estado de México, había un millón 807 mil 74 adultos mayores, de los cuales 826 mil 125 eran hombres y 980 mil 949 eran mujeres, que en su totalidad representan 10.48% del total de la población estatal.

La primera recomendación para evitar el contagio por COVID-19 y más efectiva es mantenerse alejado de las grandes concentraciones de personas, pues debido a que el Coronavirus tiene síntomas muy parecidos a los de una gripa y su propagación es de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala o tras el contacto con una superficie contaminada.

Aunado a ello, las personas de la tercera edad o con enfermedades crónico-degenerativas, deben realizar un lavado de manos frecuente con agua y jabón, o utilizar alcohol en gel al 70% para la desinfección.

También deben evitar saludar de beso, de mano o abrazo a otras personas, pues el virus puede permanecer activo incluso en los tejidos textiles, lo que facilita su contagio a otras personas, así como no tocar la boca, la nariz y los ojos con las manos sucias.

Mantener una higiene óptima en sus viviendas, principalmente en los objetos que tocan con mayor frecuencia, como teléfonos celulares, manijas, mesas, entre otros.

Tampoco es recomendable que reciban visitas durante su aislamiento domiciliario, o disminuirlas en la medida de lo posible.


Recomendaciones cuando se visita un hospital

Debido a sus condiciones de salud, es muy común que las personas de la tercera edad o con enfermedades crónico-degenerativas visiten periódicamente un hospital para dar seguimiento a sus padecimientos.

En estos casos, la OMS señala que es recomendable aplazar las citas médicas que no sean esenciales, y cuando esto no sea posible, extremar las medidas de prevención antes citadas.

Aunado a esto, deben procurar guardar una distancia de un metro y medio con otras personas, sobre todo si se detecta que otros individuos presentan síntomas de enfermedades respiratorias.

Respecto al uso de mascarillas o cubrebocas, la OMS informa que solo las deben utilizar los trabajadores sanitarios, los cuidadores y las personas con síntomas respiratorios como fiebre y tos, de lo contrario no es necesario.


Síntomas del COVID-19

Los síntomas más comunes de la COVID-19, según información de la OMS, son fiebre, cansancio y tos seca.

En algunos casos se pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea (secreción nasal), dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual, por lo que las personas que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica de forma inmediata.

La OMS señala que algunas personas se infectan pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal, y debido a ello hasta un 80% de los enfermos se recuperan de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial.

Las estadísticas de la OMS refieren que 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar.