/ domingo 19 de junio de 2022

Ser padre de un hijo con autismo: de la esperanza a la frustración

Alberto ha estado presente como papá desde que nació Santiago. Se ha involucrado al cien por ciento en el desarrollo del niño, pues lo lleva a terapias y ha buscado lugares para que sea atendido


Ser papá de un niño con autismo representa un camino de mucha perseverancia, en el cual se aprende a ser paciente y aceptar una realidad distinta al rol convencional que imaginamos cuando nos hablan de un padre.

Alberto Corona Loayza es papá de Santiago, un pequeño quien a los tres años comenzó a presentar ciertos síntomas que más tarde le llevaron a ser diagnosticado con autismo.

“Empiezan a ver conductas inusuales, no te voltean a ver, como si no te escucharan. Entonces, les comienzas a hacer estudios, Santiago, por ejemplo, aprendió a caminar de manera tardía, empezó a decir algunas palabras y luego las dejó de decir, así me di cuenta que había algo diferente en mi hijo”, relata Alberto.

Así, a Santiago se le hicieron una serie de exámenes y pruebas, finalmente en un hospital de la Ciudad de México se le diagnosticó con autismo; sin embargo, tras conocer los resultados de dichos estudios, Alberto nunca se detuvo a preguntarse: ¿Por qué?, pues su primer pensamiento siempre fue el de salir adelante con su hijo.

“Siempre dijimos: vamos a salir adelante, a sacar a Santiago, y nos hemos enfocado en eso. Al final lo tomé (el diagnóstico) como algo que no puedo cambiar y que no puedo tirarme al drama”, explica.

Si bien Alberto ha estado presente como papá desde el primer día en que nació Santiago, luego de conocer la condición autista del pequeño, ha estado cien por ciento involucrado en el desarrollo del niño, pues lo lleva a terapias y ha buscado lugares para que sea atendido.

“En 2018 la escuela particular donde estudiaba nos comentó que ya no tenían las herramientas para brindarle una buena atención a Santiago, entonces buscamos hasta cinco escuelas particulares donde ofertan atención a niños con condiciones especiales, pero todas lo rechazaron”, comenta.

En ese momento fue cuando Alberto se sintió frustrado, pues no sabía si su hijo sería aceptado en alguna institución o qué pasaría con él, fue así que conoció el Centro de Atención Múltiple (CAM-5), donde existe una escuela pública para niños con autismo, ahí inició un camino lleno de avances para el pequeño Santiago, quien actualmente tiene 9 años.

Aunque se sabe un papá involucrado en temas relacionados con la condición autista de su hijo, Alberto no deja de reconocer que la mamá de Santiago, de quien hoy está separado, también se ha convertido en un pilar para el niño.

Asegura que la mamá del pequeño siempre ha estado presente en todo, en consultas, hospitales, entre otras situaciones, pues ambos buscan impulsar la independencia de Santiago, quien es una prioridad en sus vidas.

Camino de sacrificios

Enfocado en la crianza de Santiago, Alberto ha tenido que sortear algunos obstáculos personales, económicos y profesionales, pese a ello, se dice afortunado por tener una familia que siempre lo apoya.

Justo en el 2018, cuando buscaban escuelas para Santiago, Alberto salió de un trabajo y en ese momento decide no trabajar en una oficina, pues su hijo necesitaba tiempo.

“Necesitábamos saber qué íbamos a hacer, a dónde lo íbamos a meter a la escuela, entonces decidimos que la mamá de Santi continué con su trabajo, pues ella es maestra y su horario sólo era de 7 a 3 de la tarde”, relata.

Fue de esta manera que Alberto comenzó a tener un papel importante en el cuidado de su hijo, y descubrió el camino del emprendimiento y los sacrificios.

Sí hay sacrificios grandes. Pausas el desarrollo personal y profesional, pero yo decidí hacerlo así, no me arrepiento de nada.

Sin un trabajo normal o de oficina, Alberto fue conductor de la plataforma de Uber, luego intentó emprender dos negocios, los cuales no funcionaron, pero a pesar de esto, él tenía el tiempo para ver a su hijo y buscar, en aquel entonces, a dónde iría a la escuela.

Hace aproximadamente un año y medio, se le abrió la oportunidad de abrir “Mr. Tamal”, el negocio de tamales que actualmente le ha permitido tener ingresos estables, y es que, asegura, tener un niño con autismo también representa un gasto económico importante, ya que Santiago toma medicamentos que suelen terminarse cada cuatro días.

“No ha sido fácil. Después de que tienes cierta estabilidad, al no tener un ingreso fijo o saber qué sigue, sí te viene una caída económica brutal, de la que te levantas con mucho trabajo.

A la fecha me sigo levantando, porque dejas de lado todo y priorizas otras cosas, pero vale la pena, porque el desarrollo de tu hijo depende de ti”, narra.

Apoyo de la familia

Pensar en el futuro y sentir miedo es inevitable para Alberto. Reconoce que como papá se ha puesto a pensar en qué pasará con Santiago cuando él y la mamá del pequeño estén grandes o lleguen a faltar; también se ha preguntado si su hijo logrará una total independencia y podrá tener una vida normal.

Además, el no contar con un sueldo fijo, llega a pesar. Pese a esto, dichos pensamientos no le ganan al total apoyo que recibe por parte de su familia.

“La frustración siempre la he manejado diciéndome: estoy más cerca de lograrlo, y algo que me ha hecho seguir es mi núcleo familiar, porque hay días en que Santiago está mal, el negocio no camina, y sientes que ya no puedes.

Pero lo que no me deja tirarme por completo son mis papás. Mi mamá es el pilar donde digo: no estoy solo. Este apoyo incondicional de mi familia y de la familia de la mamá de Santi no me ha permitido caer, porque sin ellos estaría en el hoyo”, expresa con agradecimiento.

Aunque quisiera que el desarrollo de Santi fuera muy rápido, Alberto asegura que en el corto plazo le gustaría que su hijo tuviera una comunicación más eficiente.

Alberto advierte que el camino de un padre con un hijo autista es largo, pero ha aprendido a disfrutarlo, a amar la realidad de su hijo y la suya.

“La vida de un papá con un hijo autista también es muy bonita, ya dejé de anhelar otra vida, y me he enfocado en lo que puedo soñar con Santiago y lo que sí puede llegar. Como papá, la mayor satisfacción es ver cada pasito que da”, finaliza Alberto.



Ser papá de un niño con autismo representa un camino de mucha perseverancia, en el cual se aprende a ser paciente y aceptar una realidad distinta al rol convencional que imaginamos cuando nos hablan de un padre.

Alberto Corona Loayza es papá de Santiago, un pequeño quien a los tres años comenzó a presentar ciertos síntomas que más tarde le llevaron a ser diagnosticado con autismo.

“Empiezan a ver conductas inusuales, no te voltean a ver, como si no te escucharan. Entonces, les comienzas a hacer estudios, Santiago, por ejemplo, aprendió a caminar de manera tardía, empezó a decir algunas palabras y luego las dejó de decir, así me di cuenta que había algo diferente en mi hijo”, relata Alberto.

Así, a Santiago se le hicieron una serie de exámenes y pruebas, finalmente en un hospital de la Ciudad de México se le diagnosticó con autismo; sin embargo, tras conocer los resultados de dichos estudios, Alberto nunca se detuvo a preguntarse: ¿Por qué?, pues su primer pensamiento siempre fue el de salir adelante con su hijo.

“Siempre dijimos: vamos a salir adelante, a sacar a Santiago, y nos hemos enfocado en eso. Al final lo tomé (el diagnóstico) como algo que no puedo cambiar y que no puedo tirarme al drama”, explica.

Si bien Alberto ha estado presente como papá desde el primer día en que nació Santiago, luego de conocer la condición autista del pequeño, ha estado cien por ciento involucrado en el desarrollo del niño, pues lo lleva a terapias y ha buscado lugares para que sea atendido.

“En 2018 la escuela particular donde estudiaba nos comentó que ya no tenían las herramientas para brindarle una buena atención a Santiago, entonces buscamos hasta cinco escuelas particulares donde ofertan atención a niños con condiciones especiales, pero todas lo rechazaron”, comenta.

En ese momento fue cuando Alberto se sintió frustrado, pues no sabía si su hijo sería aceptado en alguna institución o qué pasaría con él, fue así que conoció el Centro de Atención Múltiple (CAM-5), donde existe una escuela pública para niños con autismo, ahí inició un camino lleno de avances para el pequeño Santiago, quien actualmente tiene 9 años.

Aunque se sabe un papá involucrado en temas relacionados con la condición autista de su hijo, Alberto no deja de reconocer que la mamá de Santiago, de quien hoy está separado, también se ha convertido en un pilar para el niño.

Asegura que la mamá del pequeño siempre ha estado presente en todo, en consultas, hospitales, entre otras situaciones, pues ambos buscan impulsar la independencia de Santiago, quien es una prioridad en sus vidas.

Camino de sacrificios

Enfocado en la crianza de Santiago, Alberto ha tenido que sortear algunos obstáculos personales, económicos y profesionales, pese a ello, se dice afortunado por tener una familia que siempre lo apoya.

Justo en el 2018, cuando buscaban escuelas para Santiago, Alberto salió de un trabajo y en ese momento decide no trabajar en una oficina, pues su hijo necesitaba tiempo.

“Necesitábamos saber qué íbamos a hacer, a dónde lo íbamos a meter a la escuela, entonces decidimos que la mamá de Santi continué con su trabajo, pues ella es maestra y su horario sólo era de 7 a 3 de la tarde”, relata.

Fue de esta manera que Alberto comenzó a tener un papel importante en el cuidado de su hijo, y descubrió el camino del emprendimiento y los sacrificios.

Sí hay sacrificios grandes. Pausas el desarrollo personal y profesional, pero yo decidí hacerlo así, no me arrepiento de nada.

Sin un trabajo normal o de oficina, Alberto fue conductor de la plataforma de Uber, luego intentó emprender dos negocios, los cuales no funcionaron, pero a pesar de esto, él tenía el tiempo para ver a su hijo y buscar, en aquel entonces, a dónde iría a la escuela.

Hace aproximadamente un año y medio, se le abrió la oportunidad de abrir “Mr. Tamal”, el negocio de tamales que actualmente le ha permitido tener ingresos estables, y es que, asegura, tener un niño con autismo también representa un gasto económico importante, ya que Santiago toma medicamentos que suelen terminarse cada cuatro días.

“No ha sido fácil. Después de que tienes cierta estabilidad, al no tener un ingreso fijo o saber qué sigue, sí te viene una caída económica brutal, de la que te levantas con mucho trabajo.

A la fecha me sigo levantando, porque dejas de lado todo y priorizas otras cosas, pero vale la pena, porque el desarrollo de tu hijo depende de ti”, narra.

Apoyo de la familia

Pensar en el futuro y sentir miedo es inevitable para Alberto. Reconoce que como papá se ha puesto a pensar en qué pasará con Santiago cuando él y la mamá del pequeño estén grandes o lleguen a faltar; también se ha preguntado si su hijo logrará una total independencia y podrá tener una vida normal.

Además, el no contar con un sueldo fijo, llega a pesar. Pese a esto, dichos pensamientos no le ganan al total apoyo que recibe por parte de su familia.

“La frustración siempre la he manejado diciéndome: estoy más cerca de lograrlo, y algo que me ha hecho seguir es mi núcleo familiar, porque hay días en que Santiago está mal, el negocio no camina, y sientes que ya no puedes.

Pero lo que no me deja tirarme por completo son mis papás. Mi mamá es el pilar donde digo: no estoy solo. Este apoyo incondicional de mi familia y de la familia de la mamá de Santi no me ha permitido caer, porque sin ellos estaría en el hoyo”, expresa con agradecimiento.

Aunque quisiera que el desarrollo de Santi fuera muy rápido, Alberto asegura que en el corto plazo le gustaría que su hijo tuviera una comunicación más eficiente.

Alberto advierte que el camino de un padre con un hijo autista es largo, pero ha aprendido a disfrutarlo, a amar la realidad de su hijo y la suya.

“La vida de un papá con un hijo autista también es muy bonita, ya dejé de anhelar otra vida, y me he enfocado en lo que puedo soñar con Santiago y lo que sí puede llegar. Como papá, la mayor satisfacción es ver cada pasito que da”, finaliza Alberto.


Local

Vecinos contra baches: arman brigadas en delegaciones pata reparar calles

En varias delegaciones los delegados y vecinos solicitan el material de bacheo al ayuntamiento y con faenas tapan los hoyos

Local

Denuncian despojos de tierras en San Mateo Atenco

Acusan que las autoridades del Registro y de la Procuraduría Agraria no les han apoyado 

Policiaca

Asaltos se extienden a la Alameda de Toluca

Víctimas denunciaron que se trata del mismo grupo que opera en la calle de Santos Degollado

Policiaca

Accidente provocó el cierre de la carretera federal México-Pachuca

Un conductor aparentemente perdió el control de se unidad y se estrelló contra un poste, por lo cual la vía fue cerrada para realizar el rescate

Sociedad

Familiares de detenidos en Uruapan se manifiestan en instalaciones de la FGR

Familiares de los 167 detenidos el sábado alegan su inocencia por los cargos de portación de armas de fuego exclusivas de las Fuerzas Armadas

Política

¿Quién es Leticia Ramírez, la nueva titular de la SEP?

La ahora secretaria de Educación Pública fue asesora de la Comisión de Educación de la Asamblea Legislativa

Salud

Reino Unido, primer país en aprobar vacuna bivalente de Moderna

Es bivalente porque puede atacar el virus original de la Covid-19 y la nueva variante Ómicron

Finanzas

¿De nuevo? Coca Cola anuncia otro aumento de precios en sus productos

Este incremento en los precios es el segundo que se da en solo dos meses y medio

Finanzas

En puerta, la construcción de autos eléctricos en GM Ramos Arizpe

En una primera etapa, a partir de 2023, los automóviles eléctricos se irán al extranjero, a Estados Unidos y Canadá