/ miércoles 6 de diciembre de 2017

Servir al pueblo de Toluca, un regalo de Dios: Monseñor Maximino Miranda

Promete compartir lo que ha recibido de esta diócesis

Toluca, México.- Ser un obispo y servir a la diócesis que me vio nacer, es un regalo de Dios, señaló el nuevo obispo auxiliar de Toluca, monseñor Maximino Martínez Miranda, quien al final de la ceremonia religiosa donde tomó posesión en su nuevo cargo, se comprometió a compartir lo que ha recibido.

Monseñor Maximino Martínez Miranda obispo auxiliar de la diócesis de Toluca, doy gracias a mis cardenales, obispos, he nacido como sacerdote un 10 de septiembre de 1979, hermanas religiosas que colaboran en la evangelización y a todos los hermanos en la fe, como nos dice el padre francisco ser obispo es un regalo de Dios para servir a su pueblo, cuando se me hizo este llamado vine con gusto a servir, si soy útil acepto, pues compartiré de lo mucho que he recibido, agradezco a la gente de Ciudad Altamirano no sólo físicamente sino con la oración, perseverar en la misión que el señor me ha confiado y de diferentes manera se manifiesta para enseñar a todas las gentes que crea y se bautice se salvará, para anunciar que este evangelio llamar a ser discípulos y misioneros de Jesús a todas las gentes y criaturas yo estaré con ustedes todos los días.

Es importante santificar al pueblo de Dios, pero cuesta trabajo ser testigos del señor, este es el mandato misionero del señor, puedo yo testimoniar que el señor nos ama de que la vida está en sus manos, un cinco de marzo del 2015 del accidente, acepte que me operaran y me puse en manos del señor, y así con gusto acepte y casi cuatro meses inactivo, nunca me sentí desligado de esta diocesis que me vio como obispo, es mi primer amor y regreso a la casa donde salí, aquí salí como sacerdote hace 38 años, que bueno que regresas aunque con problemas físicos destartalado, recen mucho por mi para responder y ser un obispo para el pueblo.

Toluca, México.- Ser un obispo y servir a la diócesis que me vio nacer, es un regalo de Dios, señaló el nuevo obispo auxiliar de Toluca, monseñor Maximino Martínez Miranda, quien al final de la ceremonia religiosa donde tomó posesión en su nuevo cargo, se comprometió a compartir lo que ha recibido.

Monseñor Maximino Martínez Miranda obispo auxiliar de la diócesis de Toluca, doy gracias a mis cardenales, obispos, he nacido como sacerdote un 10 de septiembre de 1979, hermanas religiosas que colaboran en la evangelización y a todos los hermanos en la fe, como nos dice el padre francisco ser obispo es un regalo de Dios para servir a su pueblo, cuando se me hizo este llamado vine con gusto a servir, si soy útil acepto, pues compartiré de lo mucho que he recibido, agradezco a la gente de Ciudad Altamirano no sólo físicamente sino con la oración, perseverar en la misión que el señor me ha confiado y de diferentes manera se manifiesta para enseñar a todas las gentes que crea y se bautice se salvará, para anunciar que este evangelio llamar a ser discípulos y misioneros de Jesús a todas las gentes y criaturas yo estaré con ustedes todos los días.

Es importante santificar al pueblo de Dios, pero cuesta trabajo ser testigos del señor, este es el mandato misionero del señor, puedo yo testimoniar que el señor nos ama de que la vida está en sus manos, un cinco de marzo del 2015 del accidente, acepte que me operaran y me puse en manos del señor, y así con gusto acepte y casi cuatro meses inactivo, nunca me sentí desligado de esta diocesis que me vio como obispo, es mi primer amor y regreso a la casa donde salí, aquí salí como sacerdote hace 38 años, que bueno que regresas aunque con problemas físicos destartalado, recen mucho por mi para responder y ser un obispo para el pueblo.