/ sábado 15 de agosto de 2020

Vive Valle de Bravo la celebración de la asunción de la Virgen María en tiempos del Covid-19

Este 15 de agosto, en Santa María Ahuacatlán y Pipioltepec la celebración fue diferente pues la nueva normalidad crea nuevas costumbres para la fe católica

Apenas eran las 11:30 horas de este 15 de agosto y las campanas del templo del Cristo Negro en el barrio de Santa María Ahuacatlán, Valle de Bravo, sonaban para llamar a los creyentes católicos.

Una de las fechas más importantes para esta religión se iba a celebrar al interior del recinto, pues María, la madre de Jesús, ascendió al reino de Dios un 15 de agosto, de acuerdo con lo dicho por el Papa Pío XII en la Constitución “Munificentissimus Deus”.

Pero la celebración de este 2020 fue diferente en Valle de Bravo.


No había puestos semifijos ofreciendo comida típica de la región como tamales nejos, mole rojo de guajolote, guacamote cocido, enchiladas rojas y verdes, o los tradicionales pambazos vallesanos.

Tampoco había juegos mecánicos colocados en la calle Marina Nacional a un costado del templo.

Ni mucho menos, mesas con cervezas para quienes quisieran quitarse la sed, como las colocadas en las tradicionales carpas de la pequeña Lulú, una tienda muy popular de este barrio de la cabecera municipal.

Solo se dio la celebración de la misa acompañada con la quema de fuegos pirotécnicos en el aire. Ni música de viento, ni mojigangas, ni yuntas.

Fueron austeros los adornos colocados en el templo y en las imágenes de la Virgen María.

En las puertas del atrio de la iglesia, letreros daban la bienvenida a los feligreses diciéndoles que sin cubrebocas no podían acceder a la celebración de la eucaristía, era parte de la nueva normalidad que dejó la pandemia provocada por el Covid-19.

Sobre una banca, en la entrada, estaban colocados dos expendedores de gel antibacterial, los cuales, uno a uno, desinfectaron las manos de quienes iban a escuchar la palabra de Dios.

Dieron las 12:00 horas, el mediodía, cuando la liturgia eucarística comenzó con apenas 30 personas, alcanzando el 10% del aforo total del templo. En las bancas de madera había de una a dos personas con la sana distancia recomendada por las autoridades sanitarias.

El párroco del Pueblo Mágico, Miguel Ángel Saldaña Rivera, ofició la celebración espiritual recordando que, en estos tiempos de pandemia, la fe puede dar esperanza y tranquilidad para quienes están en una situación complicada.

El saludo de la paz fue dado con una reverencia nada más, y la comunión se dio de mano en mano para evitar el contacto con la boca de las personas, en su mayoría, de la tercera edad.

Era miedo lo que se percibía en el ambiente de la iglesia, sin embargo, conforme se fue desarrollando el ritual, la fe superó esta barrera e hizo que el encuentro con Dios en esta fecha fuera más especial.

Al final de la celebración litúrgica, los devotos pasaban a la capilla que se encuentra dentro del templo, al lado derecho según la entrada.

En ésta, María de la Asunción está colocada, y en su día, no podían irse sin persignarse con la imagen, agradeciendo por lo dado durante este año, y pidiendo por salir bien librados de lo que viene para los vallesanos.

Apenas eran las 11:30 horas de este 15 de agosto y las campanas del templo del Cristo Negro en el barrio de Santa María Ahuacatlán, Valle de Bravo, sonaban para llamar a los creyentes católicos.

Una de las fechas más importantes para esta religión se iba a celebrar al interior del recinto, pues María, la madre de Jesús, ascendió al reino de Dios un 15 de agosto, de acuerdo con lo dicho por el Papa Pío XII en la Constitución “Munificentissimus Deus”.

Pero la celebración de este 2020 fue diferente en Valle de Bravo.


No había puestos semifijos ofreciendo comida típica de la región como tamales nejos, mole rojo de guajolote, guacamote cocido, enchiladas rojas y verdes, o los tradicionales pambazos vallesanos.

Tampoco había juegos mecánicos colocados en la calle Marina Nacional a un costado del templo.

Ni mucho menos, mesas con cervezas para quienes quisieran quitarse la sed, como las colocadas en las tradicionales carpas de la pequeña Lulú, una tienda muy popular de este barrio de la cabecera municipal.

Solo se dio la celebración de la misa acompañada con la quema de fuegos pirotécnicos en el aire. Ni música de viento, ni mojigangas, ni yuntas.

Fueron austeros los adornos colocados en el templo y en las imágenes de la Virgen María.

En las puertas del atrio de la iglesia, letreros daban la bienvenida a los feligreses diciéndoles que sin cubrebocas no podían acceder a la celebración de la eucaristía, era parte de la nueva normalidad que dejó la pandemia provocada por el Covid-19.

Sobre una banca, en la entrada, estaban colocados dos expendedores de gel antibacterial, los cuales, uno a uno, desinfectaron las manos de quienes iban a escuchar la palabra de Dios.

Dieron las 12:00 horas, el mediodía, cuando la liturgia eucarística comenzó con apenas 30 personas, alcanzando el 10% del aforo total del templo. En las bancas de madera había de una a dos personas con la sana distancia recomendada por las autoridades sanitarias.

El párroco del Pueblo Mágico, Miguel Ángel Saldaña Rivera, ofició la celebración espiritual recordando que, en estos tiempos de pandemia, la fe puede dar esperanza y tranquilidad para quienes están en una situación complicada.

El saludo de la paz fue dado con una reverencia nada más, y la comunión se dio de mano en mano para evitar el contacto con la boca de las personas, en su mayoría, de la tercera edad.

Era miedo lo que se percibía en el ambiente de la iglesia, sin embargo, conforme se fue desarrollando el ritual, la fe superó esta barrera e hizo que el encuentro con Dios en esta fecha fuera más especial.

Al final de la celebración litúrgica, los devotos pasaban a la capilla que se encuentra dentro del templo, al lado derecho según la entrada.

En ésta, María de la Asunción está colocada, y en su día, no podían irse sin persignarse con la imagen, agradeciendo por lo dado durante este año, y pidiendo por salir bien librados de lo que viene para los vallesanos.

Local

Vacunarán a mexiquenses de entre 40 y 49 años de 25 municipios más

Informan que del 25 al 30 de junio se aplicará la vacuna a este sector de la población y a mujeres embarazadas, en un horario de 9:00 a 17:00 horas.

Local

¿Dónde se concentra el mayor número de contagios nuevos de Covid-19 en el Edomex?

Mil 769 de los 2 mil 689 contagios nuevos reportados en las últimas tres semanas se reportaron en solo 10 municipios mexiquenses

Finanzas

Tras caída Pymes se recuperan

Si bien se cerraron un millón de empresas, ya se han podido abrir más de 600 mil en los últimos meses

Finanzas

Retrocede Edomex en acceso a servicios de salud: Coneval

Cifras de 2020 están por arriba de la media nacional

Local

La Secretaría de Desarrollo Social debe aclarar destino de 182.9 mdp: OSFEM

Miroslava Carrillo indicó que hay 521 observaciones por un monto de 14 mil 713 mdp a la cuenta pública de 2019.

Local

Defienden familiares y amigos inocencia del ex comandante de Valle de Bravo

Esposa afirma que nunca recibió dinero de la delincuencia, denuncia que no le entregaron sus pertenencias

Local

Vacunarán a mexiquenses de entre 40 y 49 años de 25 municipios más

Informan que del 25 al 30 de junio se aplicará la vacuna a este sector de la población y a mujeres embarazadas, en un horario de 9:00 a 17:00 horas.