/ jueves 22 de julio de 2021

Recaen en mujeres los cuidados paliativos

Pasan más de 40 horas con un paciente, por lo que desarrollan su propio cuadro de enfermedades

El 87 por ciento de la población que cuida a un enfermo que requiere cuidados paliativos son mujeres y por el llamado “síndrome de sobrecarga” desarrollan su propio cuadro de enfermedades.

“(Ellas) tienen ciertas características. Prácticamente no han estudiado, no tienen un trabajo formal, por eso las eligen como cuidadoras. Muchas pasan más de 40 horas con un paciente haciendo funciones asistenciales, la toma de medicamentos, de los signos vitales, el reportar al médico, el ir a la farmacia. Tienen muy poco o nulo apoyo de la familia, porque consideran que ése ya es su trabajo. Pierden su rol como personas, su identidad”, explica Silvia Allende Pérez, jefa del Servicio de Cuidados Paliativos del Instituto Nacional de Cancerología.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Sonia es una de estas mujeres que tuvieron que asumir el cuidado de un familiar. Cuando tenía 33 años se enteró que su hija Karen, de tan solo nueve, tenía un tumor en el lado izquierdo superior de su cabeza llamado “ependimoma celular”, enfermedad que afecta el sistema nervioso central de las personas y que provocó que durante la siguiente década ella cuidara día y noche de su hija menor.

“(Fuimos) al hospital, la operan, le abren la cabeza, le quitan el tumor, queda 10 por ciento. Pero dicen que el tumor ya estaba muy grande y tenía células cancerosas. ¿Qué pasa con esto? Que le empiezan a dar quimioterapias”, dice en entrevista para El Sol de México.

A partir de ahí, explica, comenzó su peregrinar por diversos hospitales debido a que los efectos secundarios de las ‘quimios’ comenzaron a aparecer y una serie de ‘negligencias médicas’ obligaron a su hija a usar silla de ruedas por el resto de su vida. Sin embargo, tras nueve meses le informaron que su hija ‘le ganó al cáncer’.

- ¿Cómo afectó su vida personal?

- Dejas de ser mujer -responde- como que te cortan las alas. Todo se transforma. Te gusta estar libre, hacer tus cosas, no depender de una persona, porque yo no dependía de mi esposo. Yo me buscaba tener mi dinero, mis cosas. Yo trabajaba para mis hijas. Ya después ya no pude. Yo digo que como que te cortan las alas porque ya nada más estás encerrada.

Por ello, Sonia confiesa que en muchas ocasiones quiso ‘renunciar’, pero que no lo hizo porque sabía que ‘nadie viene a tomar el lugar de uno’. “Desgraciadamente la sociedad es muy egoísta. Porque hasta la misma familia ya no deja venir a sus hijos. Ya no tiene tiempo. O sea, has de cuenta que la misma familia... como que uno es la peste”.

Estas ganas de querer ‘renunciar’, explica la doctora Sofía Sánchez, jefa del área de Psicología del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, se le conoce como ‘sobrecarga de trabajo del cuidador’ lo que incluso “podría llevar a algo que se llama claudicación del cuidador, que es el extremo. Cuando ya la persona quiere dejar de ser cuidadora, porque ya está siendo demasiado, y eso sería una urgencia paliativa, porque el cuidador juega un papel muy importante”.

Entre lágrimas, Sonia platica que la peor parte de la enfermedad empezó en enero de 2020, y un par de semanas después el corazón de su hija se detuvo.

Tras la muerte de Karen, Sonia dice que se enfermó. Comenzó a sufrir de hipertensión, depresión y cuadros de angustia. Estuvo cerca de un año con una psicóloga, pero dejó de ir porque que no estaba avanzando. Por ahora piensa que “el más sabio es el tiempo” y será lo que le ayude a superar la ausencia de su hija.

Leticia Ascencio, del INCan, explica que luego de la muerte del familiar, es habitual que los cuidadores desarrollen una serie de síntomas físicos como cansancio, dolor muscular, e inclusive cuadros depresivos, ansiedad y angustia.

El 87 por ciento de la población que cuida a un enfermo que requiere cuidados paliativos son mujeres y por el llamado “síndrome de sobrecarga” desarrollan su propio cuadro de enfermedades.

“(Ellas) tienen ciertas características. Prácticamente no han estudiado, no tienen un trabajo formal, por eso las eligen como cuidadoras. Muchas pasan más de 40 horas con un paciente haciendo funciones asistenciales, la toma de medicamentos, de los signos vitales, el reportar al médico, el ir a la farmacia. Tienen muy poco o nulo apoyo de la familia, porque consideran que ése ya es su trabajo. Pierden su rol como personas, su identidad”, explica Silvia Allende Pérez, jefa del Servicio de Cuidados Paliativos del Instituto Nacional de Cancerología.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Sonia es una de estas mujeres que tuvieron que asumir el cuidado de un familiar. Cuando tenía 33 años se enteró que su hija Karen, de tan solo nueve, tenía un tumor en el lado izquierdo superior de su cabeza llamado “ependimoma celular”, enfermedad que afecta el sistema nervioso central de las personas y que provocó que durante la siguiente década ella cuidara día y noche de su hija menor.

“(Fuimos) al hospital, la operan, le abren la cabeza, le quitan el tumor, queda 10 por ciento. Pero dicen que el tumor ya estaba muy grande y tenía células cancerosas. ¿Qué pasa con esto? Que le empiezan a dar quimioterapias”, dice en entrevista para El Sol de México.

A partir de ahí, explica, comenzó su peregrinar por diversos hospitales debido a que los efectos secundarios de las ‘quimios’ comenzaron a aparecer y una serie de ‘negligencias médicas’ obligaron a su hija a usar silla de ruedas por el resto de su vida. Sin embargo, tras nueve meses le informaron que su hija ‘le ganó al cáncer’.

- ¿Cómo afectó su vida personal?

- Dejas de ser mujer -responde- como que te cortan las alas. Todo se transforma. Te gusta estar libre, hacer tus cosas, no depender de una persona, porque yo no dependía de mi esposo. Yo me buscaba tener mi dinero, mis cosas. Yo trabajaba para mis hijas. Ya después ya no pude. Yo digo que como que te cortan las alas porque ya nada más estás encerrada.

Por ello, Sonia confiesa que en muchas ocasiones quiso ‘renunciar’, pero que no lo hizo porque sabía que ‘nadie viene a tomar el lugar de uno’. “Desgraciadamente la sociedad es muy egoísta. Porque hasta la misma familia ya no deja venir a sus hijos. Ya no tiene tiempo. O sea, has de cuenta que la misma familia... como que uno es la peste”.

Estas ganas de querer ‘renunciar’, explica la doctora Sofía Sánchez, jefa del área de Psicología del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, se le conoce como ‘sobrecarga de trabajo del cuidador’ lo que incluso “podría llevar a algo que se llama claudicación del cuidador, que es el extremo. Cuando ya la persona quiere dejar de ser cuidadora, porque ya está siendo demasiado, y eso sería una urgencia paliativa, porque el cuidador juega un papel muy importante”.

Entre lágrimas, Sonia platica que la peor parte de la enfermedad empezó en enero de 2020, y un par de semanas después el corazón de su hija se detuvo.

Tras la muerte de Karen, Sonia dice que se enfermó. Comenzó a sufrir de hipertensión, depresión y cuadros de angustia. Estuvo cerca de un año con una psicóloga, pero dejó de ir porque que no estaba avanzando. Por ahora piensa que “el más sabio es el tiempo” y será lo que le ayude a superar la ausencia de su hija.

Leticia Ascencio, del INCan, explica que luego de la muerte del familiar, es habitual que los cuidadores desarrollen una serie de síntomas físicos como cansancio, dolor muscular, e inclusive cuadros depresivos, ansiedad y angustia.

Local

Comerciantes de nuez del Edomex, preocupados por el regreso a semáforo naranja   

Temen la posible cancelación del Festival de la Nuez de Castilla debido a la alta cifra de contagios de Covid-19 en la entidad durante los últimos días

Local

Ciclistas protestan por muertes viales en Metepec

Integrantes del colectivo Bicionarias instalaron una ofrenda para don Pedro, peatón que falleció atropellado por un camión de transporte público en Metepec

Local

¿Qué actividades estarán permitidas en el Edomex tras el retorno al semáforo naranja?

De acuerdo con la información publicada en la Gaceta de Gobierno, gran parte de los establecimientos sólo podrán hacerlo a la mitad de su capacidad; sin embargo, en algunos casos será menor

Sociedad

Ocultan en tiraderos de Cancún toneladas de sargazo

Los empresarios admiten que los tiraderos clandestinos son un problema real, pues faltan estaciones para el tratamiento de miles de toneladas

Gossip

Rosita Pelayo comparte cómo ser feliz aun con las desgracias

Rosita Pelayo presenta su conferencia en la reapertura de El Círculo Teatral

Cultura

La literatura, el refugio de Mayra Santos-Febres

La novela evoca los momentos de mayor miedo y crisis que la población de Puerto Rico

Gossip

Arath de la Torre vuelve como Don Juan en El Tenorio Cómico

Con más de 30 años de carrera, Arath de la Torre piensa diversificarse en la dirección de escena y como productor

Cultura

María Dueñas, referente literario con sensibilidad femenina

Con más de 70 ediciones y traducida a 40 idiomas, la primera novela de María Dueñas la convirtió en un referente literario

Sociedad

Chigmecatitlán, único municipio de Puebla sin Covid-19

El municipio de Puebla es el único del estado sin casos sospechosos, ni defunciones por el coronavirus