/ lunes 25 de mayo de 2020

Italianos venden su oro debido a crisis económica

La falta de actividad económica ha agotado las reservas que tenía la población italiana para enfrentar el confinamiento y las casas de empeño registran alzas de hasta 50%

ROMA. Massimiliano Barrotta ha visto un aumento de clientes que acuden a vender su oro en su tienda de Roma, en momentos en que los italianos sienten las consecuencias económicas de los confinamientos impuestos por el gobierno para frenar uno de los peores casos de la pandemia en el mundo.

La cuarentena de ocho semanas se ha ido levantando gradualmente desde el 4 de mayo, pero ha dejado a la economía de rodillas, con negocios cargados de deudas y decenas de miles de desempleados.

La Comisión Europea espera que la economía de Italia se contraiga casi 10 por ciento este año.

"Hemos visto un aumento de cerca de un 50 por ciento en nuestras compras de oro de clientes privados este año, especialmente en las últimas dos semanas", dijo Barrotta, gerente de tres tiendas "Compro Oro".

Las tiendas de oro, que son cerca de seis mil en Italia según el regulador del sector OAS, se multiplicaron durante la última recesión del país en 2012, cuando la gente que intentaba sobrevivir vendía desde anillos de matrimonio hasta dientes de oro. Sin embargo, no son la única opción para los italianos que atraviesan dificultades. Las tiendas de empeño, donde la gente vende sus fruslerías o las usa como garantías para préstamos, son mucho menos comunes, pero también están viendo un aumento de sus negocios.

"Aún estoy pagando la casa donde vivo con mi esposa. La vida es cara, la hipoteca es alta, ¿qué puedo hacer?", dijo el jubilado Nazareno Bucchi al salir de la casa de empeño Affide en Piazza Monte di Pieta, una plaza del centro de Roma famosa por sus prestamistas desde el Siglo XVII.

Esta empresa, que es la más grande en Italia, señala que la demanda por los empeños ha aumentado entre 30 y 40 por ciento desde el inicio de la emergencia sanitaria.

El mercado del oro no sólo se refiere a gente pobre que vende reliquias familiares. Considerado como un activo de refugio en tiempos de crisis, el metal precioso también ha visto un aumento de compradores, impulsando una reciente alza de su valor.

Barrotta dijo que, en los últimos dos meses, la demanda por barras y monedas de oro en su tienda, que siguió operando en línea durante los confinamientos, ha aumentado 50 por ciento en comparación con el resultado del año pasado, aunque el precio por gramo ha subido 25 por ciento desde diciembre.

Un italiano que invirtió en oro en el último mes y quien pidió permanecer anónimo dijo que compró un par de monedas de la casa de monedas británica Royal Mint, parte de la colección Bestias de la Reina, inspiradas en criaturas heráldicas ancestrales.

"Solía comprar estas monedas a unos mil 100 euros (mil 202 dólares) cada una. Ahora cuestan unos mil 700 euros", comentó el inversionista.

En los mercados internacionales, la onza de oro cerró la semana pasada en mil 735 dólares, pues los inversionistas recurren a este material en épocas de crisis.

A mediados de la semana pasada, el metal precioso alcanzó un máximo de siete años y medio, mientras se mantiene la incertidumbre sobre el futuro de la pandemia y la economía mundial, según reportes de Reuters.


Te recomendamos el podcast ⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Omny

ROMA. Massimiliano Barrotta ha visto un aumento de clientes que acuden a vender su oro en su tienda de Roma, en momentos en que los italianos sienten las consecuencias económicas de los confinamientos impuestos por el gobierno para frenar uno de los peores casos de la pandemia en el mundo.

La cuarentena de ocho semanas se ha ido levantando gradualmente desde el 4 de mayo, pero ha dejado a la economía de rodillas, con negocios cargados de deudas y decenas de miles de desempleados.

La Comisión Europea espera que la economía de Italia se contraiga casi 10 por ciento este año.

"Hemos visto un aumento de cerca de un 50 por ciento en nuestras compras de oro de clientes privados este año, especialmente en las últimas dos semanas", dijo Barrotta, gerente de tres tiendas "Compro Oro".

Las tiendas de oro, que son cerca de seis mil en Italia según el regulador del sector OAS, se multiplicaron durante la última recesión del país en 2012, cuando la gente que intentaba sobrevivir vendía desde anillos de matrimonio hasta dientes de oro. Sin embargo, no son la única opción para los italianos que atraviesan dificultades. Las tiendas de empeño, donde la gente vende sus fruslerías o las usa como garantías para préstamos, son mucho menos comunes, pero también están viendo un aumento de sus negocios.

"Aún estoy pagando la casa donde vivo con mi esposa. La vida es cara, la hipoteca es alta, ¿qué puedo hacer?", dijo el jubilado Nazareno Bucchi al salir de la casa de empeño Affide en Piazza Monte di Pieta, una plaza del centro de Roma famosa por sus prestamistas desde el Siglo XVII.

Esta empresa, que es la más grande en Italia, señala que la demanda por los empeños ha aumentado entre 30 y 40 por ciento desde el inicio de la emergencia sanitaria.

El mercado del oro no sólo se refiere a gente pobre que vende reliquias familiares. Considerado como un activo de refugio en tiempos de crisis, el metal precioso también ha visto un aumento de compradores, impulsando una reciente alza de su valor.

Barrotta dijo que, en los últimos dos meses, la demanda por barras y monedas de oro en su tienda, que siguió operando en línea durante los confinamientos, ha aumentado 50 por ciento en comparación con el resultado del año pasado, aunque el precio por gramo ha subido 25 por ciento desde diciembre.

Un italiano que invirtió en oro en el último mes y quien pidió permanecer anónimo dijo que compró un par de monedas de la casa de monedas británica Royal Mint, parte de la colección Bestias de la Reina, inspiradas en criaturas heráldicas ancestrales.

"Solía comprar estas monedas a unos mil 100 euros (mil 202 dólares) cada una. Ahora cuestan unos mil 700 euros", comentó el inversionista.

En los mercados internacionales, la onza de oro cerró la semana pasada en mil 735 dólares, pues los inversionistas recurren a este material en épocas de crisis.

A mediados de la semana pasada, el metal precioso alcanzó un máximo de siete años y medio, mientras se mantiene la incertidumbre sobre el futuro de la pandemia y la economía mundial, según reportes de Reuters.


Te recomendamos el podcast ⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Omny

Local

Cierra Edificio Administrativo de la UAEM para prevenir contagios de Covid-19

La medida de cerrar este espacio durante 14 días naturales es consecuencia de la detección, esta semana, de dos casos positivos de dicha enfermedad entre trabajadores universitarios que habían acudido a laborar

Policiaca

Video | Guardia Nacional resguarda palacio municipal de Ocoyoacac tras protesta de vecinos

El incidente ocurrió luego de que pobladores ingresaron al palacio municipal exigiendo la renuncia de la alcaldesa debido a estos hechos violentos

Finanzas

Denunciarán al alcalde de Cuautitlán Izcalli por supuesta obstrucción de inversión

El representantes legales de la empresa O’Donnell asegura que la administración municipal condiciona la licencia de construcción a cambio de que realicen obras de infraestructura que no les corresponde

Doble Vía

Tipo de tacones según tu estilo

Si usas el adecuado no tiene por qué generarte molestias, te damos sugerencias para seleccionar los mejores este Buen Fin

Política

Acusan a Irma Eréndira Sandoval de proteger a hermano

Un morenista se unió a la oposición en los señalamientos a la titular de la SFP de encubrir la corrupción

Mundo

Furia en Italia por nuevas medidas anti-covid

Las acciones europeas cayeron ayer debido a que la aversión al riesgo lastró los mercados ante el agresivo rebrote de contagios en la UE

Finanzas

Banjercito invierte 27 mdp en biométricos

Con estos dispositivos, el banco capturará huellas digitales, el rostro y la voz de los cuentahabientes

Sociedad

México supera 10 veces proyección de muertes por Covid

Las estadísticas se acercan peligrosamente a las 90 mil defunciones en poco más de siete meses