imagotipo

Preocupa a pescadores de Santa Clara boicot al camarón

  • Tribuna de San Luis
  • en República

Por BRENDA ROMÁN

Las Organizaciones No Gubernamentales (ONG’S) llevan a cabo un boicot al camarón mexicano con miras a un embargo camaronero, situación que además de ser lamentable, confronta a pescadores del Sur del país con los sonorenses.

Raúl Verdugo Montoya, pescador del Golfo de Santa Clara, se sorprendió por la postura de las agrupaciones ambientalistas y de conservación que harán pagar a justos por pecadores, al señalar directamente a la pesca como la responsable de la extinción de la vaquita marina, sin considerar que la extracción furtiva es la verdaderamente responsable.

Dijo que las organizaciones quieren extremar medidas ante el declive de la población de vaquita marina y para castigar al Gobierno mexicano, castigan a toda una población de pescadores de altamar y ribereños.

“El sector organizado no es responsable de la extinción de la vaquita, hemos respetado las regulaciones pero la pesca ilegal no, ella es la responsable del problema”, expresó. Además lamentó que las ONG’S busquen culpables en vez de encontrar soluciones.

“Las organizaciones quieren castigar al gobierno y de paso llevarse a toda la población de pescadores legales e ilegales, los justos vamos a pagar por los pecadores, por las extremas medidas para salvar a las 30 vaquitas que aún existen”, indicó.
SUSPENSIÓN PESQUERA NO AYUDÓ

Cabe señalar que en mayo concluyen los dos años de suspensión pesquera, acción aplicada para evitar las redes en el mar, responsables de la muerte de vaquita marina.

Durante dos años los pescadores fueron compensados con estímulos económicos por la veda, en el primer año la única pesca permitida fue la curvina, por tratarse de un sistema que no afecta a la vaquita.

A pesar de los esfuerzos, la población de vaquita siguió su camino a la extinción, como efecto de la pesca ilegal de totoaba, misma que sigue ocurriendo y evidencia de ello son los decomisos de la misma, así como el hallazgo de vaquitas muertas en la playa.

Desafortunadamente hoy las ONG’S toman otra decisión extrema: El boicot del camarón, es decir, evitar que las empresas compren crustáceo mexicano, lo cual afectará severamente a los pescadores de Sonora, pero también a los todo el país.

Estas acciones encaminadas a obligar al Gobierno mexicano para prohibir indefinidamente el uso de redes agalleras y de enmalle en el Golfo de California, lo que posiblemente ocurra como una acción para cubrir las ineficiencias de los programas de inspección y vigilancia, responsables de evitar la pesca furtiva, mismos que hoy tienen a la vaquita al borde de la extinción.