imagotipo

Cierran etapa de investigación en el caso de Hugo del Pozzo y Enrique Fichtl

 

Almoloya de Júarez, México.- La Jueza de Control de la 11ª sala de juicios orales del Distrito Judicial de Toluca decretó el cierre de investigación del proceso que se les sigue a los ex servidores universitarios Hugo Manuel del Pozzo Rodríguez y Enrique Fichtl Becerra por el delito de peculado en agravio de la administración pública.

Luego de preguntar a los representantes del Ministerio Público y a los defensores particulares de los dos acusados su tenían algo que agregar al expediente marcado con el número 96/2017 y al no encontrar oposición entre las partes actoras, incluyendo los imputados, decretó el cierre de la etapa de investigación.

De igual manera, advirtió al Ministerio Público que para ejercitar las acciones que prevé el artículo 301 del Código Nacional de Procedimientos Penales vigente, tendrá un plazo que inicia este 20 de abril y concluye 4 próximo 4 de mayo, al tiempo de aclarar que se ha descontado el día 1 de mayo por ser inhábil, con los que los abogados en función de fiscales estuvieron de acuerdo.

Es de recordar que ambos ex servidores públicos de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) fueron señalados como probables responsables en el delito de Peculado en agravio de la máxima casa de estudios mexiquense, por un monto de 16 millones de pesos.

La autoridad judicial consideró que las pruebas presentadas fueron idóneas, pertinentes y suficientes para acreditar la probabilidad de que ambos acusados hayan participado como coautores materiales, en el desvío de 16 millones de pesos que supuestamente estarían involucradas en actividades tendientes a cumplir con un contrato firmado con la Universidad Autónoma de Oaxaca, cuyo producto o resultado no fue entregado ni devuelto el importe del mismo.

Los hechos ocurrieron en julio de 2011 y fue hasta febrero de 2015 cuando la UAEM tuvo conocimiento de la celebración de este contrato de servicios con el Gobierno de Oaxaca para el desarrollo y aplicación de un software, contrato por el que el gobierno de esa entidad pagó más de 56 millones de pesos a la Máxima Casa de Estudios mexiquense.