imagotipo

Al gusto 

  • Los Comensales Sol de Toluca
  • en Sociedad

 

Nada como la cocina italiana para el romance propio del 14 de febrero. Ese fue el antojo y buscamos un lugar para la ocasión. Sobre Comonfort -hasta esta semana, próximamente lo encontrará en Tollocan- Fesule fue el elegido y para nuestra sorpresa se encontraba vacío a pesar de su buena cocina y sus cómodos sillones. 

Y cuando decimos cómodos es quedarnos cortos, por lo que empecemos por el final. La sobremesa puede durar horas en Fesule, pues no hay ruido ambiental más que el pasar de los coches en la calle y una rica música de fondo, por lo que platicar largo y tendido con un carajillo en mano o un riquísimo café y un tiramisú, especialidad de la casa, es de lujo. 

El servicio es bueno, están atentos a cada detalle. Se toman el tiempo para conocer a sus clientes y por lo que vimos los comensales a muchos de ellos les llaman por su apellido, aunque otros comensales consideraron el servicio distante y un tanto frío -sí, cachamos a algunos meseros o personal en general que estaban pegados a sus teléfonos-; como siempre hay que tomar en cuenta todas las opiniones. 

Fuera de tono consideramos su carrito de mezcales de Oaxaca, nada acorde con la temática italiana -entendemos que quieren tener bebida para todos los gustos-, sin embargo lo peor del carrito no era su presencia en el lugar, sino el nivel de polvo que tenían las botellas que para nada va acorde con un restaurante de este nivel. 

Por lo que pudimos notar, el espacio anterior era lo único sucio, lo demás como baños, mesas, manteles, cubiertos o pisos, se encontraban perfectamente limpios, tanto así que olvidaron recoger el trapo de limpieza de una de las periqueras de la terraza. 

Su cocina es excelente, tiene platillos de primera calidad y con un sabor suculento, no hubo platillo que no nos encantara, desde las entradas hasta los postres nos chupamos lo dedos, valga la expresión, con su pasta artesanal y sus ingredientes de primera calidad, cumplió con las expectativas culinarias. Además de que cualquier cambio por demanda del cliente es bien recibido y aplicado por la cocina de Fesule, un aplauso ahí de parte de los “melindrosos”. Sin embargo, sus costos son algo elevados para ser comida italiana, pues una pasta va de los 175 a los 225 pesos, puede ser que exageremos pero sus porciones son “normales” es decir, porciones individuales. 

Un 8.5 de calificación le otorgamos a Fesule, bien por su cocina -muy bien diríamos nosotros-, cuenta con estacionamiento sin costo y sus sillones cómodos a decir basta. Sin embargo, esos detalles como la limpieza o sus precios -que han ido subiendo paulatinamente según tips de otros comensales- les restan puntos. Seguro en su nueva ubicación tendrán mayor cuidado y podremos ver brillar a Fesule en todo su esplendor.