/ martes 31 de octubre de 2023

Con 12 años Sebas es fuente de inspiración; participa en la serie Ojitos de Huevo

El menor y su familia se enteraron que Netflix buscaba un niño con sus características; su carisma y talento le ayudó a ser el elegido para el proyecto

A sus tres años Sebas comenzó a buscar su independencia, al parecer desde pequeño sabía que su discapacidad no era un impedimento para aprender cosas nuevas, desarrollar habilidades y enfrentarse a un mundo que no está hecho para personas invidentes.

Hablar con él te deja pensando sobre qué hacemos con nuestra vida. Su capacidad para transmitir sus sentimientos a través de las palabras es única, con 12 años parece que ha vivido tantas experiencias, como si tuviera un alma vieja, de aquellas que con sabiduría te explican de aquellas cosas que muchas veces no tienen una respuesta razonable.

En la sala de su casa, platicando, le pregunté: ¿Qué quieres decirles a las personas que tienen una discapacidad?, sin titubear me responde, "No hay que ponerse tristes, hay que aceptarlo. Tus lágrimas simplemente no van a cambiar. Tu vas a ser la misma persona, quieras o no", sus palabras resuenan en mi cabeza, no respondí nada y me quedé callada, porque no le puedo decir más, porque yo no he experimentado alguna incapacidad.

Por lo que estas palabras escritas no buscan que el lector sea complaciente o sienta lastima por los discapacitados, al contrario, el objetivo es verlos como personas capaces e inteligentes, que sí necesitan más herramientas para aprender y desarrollar sus habilidades, pero por ningún motivo son ignorantes. Sebas me lo dice con determinación, él quiere que se construyan y habiliten espacios, escuelas, trabajos, empresas, plazas, donde se sientan funcionales, donde no tengan que ser excluidos y puedan disfrutar como los demás lo hacen.

Su vida es una historia de determinación, que espera inspire a otros. A los tres años de edad, Sebastián Aceves Esquivel ingresó a una asociación donde le enseñaron a ver con el corazón y también aprendió actividades que le iban a servir para obtener su autonomía, como el uso del bastón para ciegos, el control de su cuerpo, a buscar otras maneras para entender su entorno a través del olfato, el tacto, el oído y el gusto, sentidos que se han maximizado con el tiempo, después supo leer y escribir a través del sistema braille.

Talento nato

El lugar donde se le abrieron las puertas fue luego de participar en el concurso de poesía titulado "Poesía en 6 puntos", donde Sebas recitó dos poemas. ¿Sentiste nervios cuando los estabas recitando?, le pregunté, un poco, respondió; "es que yo fui maestro de ceremonias varias veces cuando estuve en la asociación y eso me dio experiencia", me platica. Ahí caigo en cuenta que él desde un principio abrió las puertas, como decimos coloquialmente.

Después de ese evento, algo vieron en Sebas, como describe su mamá, pues fue contactado por la FEM International Group, para entrevistarlo, donde lo describieron como un niño sobresaliente, luego lo invitaron a la clausura de la Feria Internacional del Libro en la CDMX en donde conoció al príncipe de Camerún, persona que le llamaba la atención por estar nominado al Premio Nobel de la Paz, y Sebas lo sabía porque le gusta investigar.

Pero los proyectos no terminaron ahí, Sebas y su familia se enteraron que Netflix estaba buscando un niño actor con sus características para interpretar un papel en la serie Ojitos de Huevo. Sin tener clases de actuación, pero con todo el carisma que lo caracteriza, Sebas fue elegido para el proyecto.

Platícame de las grabaciones, le pido. Me narra que la experiencia fue divertida y una de sus escenas favoritas. "Grabamos en la alberca y yo tenía que estar en ella como si me estuviera ahogando, me quedé ahí y no me movía, el director pensó que me estaba ahogando de verdad". ¿Te ahogaste de verdad?, "No, estaba actuando", me dice, y a mí me provoca una pequeña carcajada.

Sebas me explica que tiene proyectos secretos a futuro pero que quiere seguir actuando y recitando porque su participación le permitirá aprender otras cosas y conocer más personas que lo impulsen a cumplir lo que su mente va creando.


En estos momentos Sebas está cursando el primer año de secundaria, su familia y él decidieron iniciar un nuevo capítulo en su vida y salirse de la asociación, para continuar con su educación ya que a pesar de que en esta organización le ayudaron a ser libre, no le enseñaban sobre ciencia, matemáticas, historia y español, lecciones que necesita cualquier niño para seguir desarrollando su inteligencia.

Un día en la vida de Sebas

Conforme íbamos platicando, yo me sorprendía y admiraba más a Sebas. Me narró un día normal en su vida y las actividades que realiza. Por la mañana se alista para irse a la escuela, su mamá lo lleva, toma sus clases y por la tarde pasa por él, llega a casa y come acompañado de su madre, la que regresa a trabajar, por lo que él se queda en compañía de su perro guía Ducke, hasta que su mamá y su hermano mayor llegan a casa.

Sebas y Ducke su perro guía que desde hace 6 años está con él y llegó cuando tenía tres meses de nacido.

Por la tarde Sebastian se dedica a buscar su tarea en el celular, a través del lector de voz, al pasar el dedo por la pantalla el dispositivo móvil le habla, así es como él ubica en donde esta el buscador, las aplicaciones y la información, la que se queda en su memoria hasta la noche, cuando su madre llega a la casa y le apoya a redactar su tarea.

Al terminar de hacer su tarea juega Xbox y escucha videos en YouTube, una de sus actividades favoritas que realiza en sus tiempos libres, donde busca varios temas, especialmente de historia, porque otra de las cosas que disfruta hacer es investigar, sabe sobre guerras, dinosaurios, épocas del mundo, etapas del ser humano, todo lo ha aprendido por su cuenta. También juega fútbol en la escuela y antes practicaba natación y taekwondo.

¿Te puedo hacer otra pregunta?, le digo; "sí, es un honor que estén aquí", me responde; "el honor es mío", le digo", ¿Por qué crees que te eligieron para participar en la serie y el evento de poesía?. "Es que no lo quiero decir así, pero tal vez yo le caía bien a mis maestras (en la asociación) y por eso me elegían para ser maestro de ceremonias y de ahí yo ya sabía; por mi mamá que me llevó al casting y ya"; yo agregué, "y por ti, por tu determinación de querer hacer las cosas, por no ponerte barreras". "Sí, también por eso", dice de forma natural, sin saber tal vez que su historia puede cambiar la perspectiva de cientos de personas.

A sus tres años Sebas comenzó a buscar su independencia, al parecer desde pequeño sabía que su discapacidad no era un impedimento para aprender cosas nuevas, desarrollar habilidades y enfrentarse a un mundo que no está hecho para personas invidentes.

Hablar con él te deja pensando sobre qué hacemos con nuestra vida. Su capacidad para transmitir sus sentimientos a través de las palabras es única, con 12 años parece que ha vivido tantas experiencias, como si tuviera un alma vieja, de aquellas que con sabiduría te explican de aquellas cosas que muchas veces no tienen una respuesta razonable.

En la sala de su casa, platicando, le pregunté: ¿Qué quieres decirles a las personas que tienen una discapacidad?, sin titubear me responde, "No hay que ponerse tristes, hay que aceptarlo. Tus lágrimas simplemente no van a cambiar. Tu vas a ser la misma persona, quieras o no", sus palabras resuenan en mi cabeza, no respondí nada y me quedé callada, porque no le puedo decir más, porque yo no he experimentado alguna incapacidad.

Por lo que estas palabras escritas no buscan que el lector sea complaciente o sienta lastima por los discapacitados, al contrario, el objetivo es verlos como personas capaces e inteligentes, que sí necesitan más herramientas para aprender y desarrollar sus habilidades, pero por ningún motivo son ignorantes. Sebas me lo dice con determinación, él quiere que se construyan y habiliten espacios, escuelas, trabajos, empresas, plazas, donde se sientan funcionales, donde no tengan que ser excluidos y puedan disfrutar como los demás lo hacen.

Su vida es una historia de determinación, que espera inspire a otros. A los tres años de edad, Sebastián Aceves Esquivel ingresó a una asociación donde le enseñaron a ver con el corazón y también aprendió actividades que le iban a servir para obtener su autonomía, como el uso del bastón para ciegos, el control de su cuerpo, a buscar otras maneras para entender su entorno a través del olfato, el tacto, el oído y el gusto, sentidos que se han maximizado con el tiempo, después supo leer y escribir a través del sistema braille.

Talento nato

El lugar donde se le abrieron las puertas fue luego de participar en el concurso de poesía titulado "Poesía en 6 puntos", donde Sebas recitó dos poemas. ¿Sentiste nervios cuando los estabas recitando?, le pregunté, un poco, respondió; "es que yo fui maestro de ceremonias varias veces cuando estuve en la asociación y eso me dio experiencia", me platica. Ahí caigo en cuenta que él desde un principio abrió las puertas, como decimos coloquialmente.

Después de ese evento, algo vieron en Sebas, como describe su mamá, pues fue contactado por la FEM International Group, para entrevistarlo, donde lo describieron como un niño sobresaliente, luego lo invitaron a la clausura de la Feria Internacional del Libro en la CDMX en donde conoció al príncipe de Camerún, persona que le llamaba la atención por estar nominado al Premio Nobel de la Paz, y Sebas lo sabía porque le gusta investigar.

Pero los proyectos no terminaron ahí, Sebas y su familia se enteraron que Netflix estaba buscando un niño actor con sus características para interpretar un papel en la serie Ojitos de Huevo. Sin tener clases de actuación, pero con todo el carisma que lo caracteriza, Sebas fue elegido para el proyecto.

Platícame de las grabaciones, le pido. Me narra que la experiencia fue divertida y una de sus escenas favoritas. "Grabamos en la alberca y yo tenía que estar en ella como si me estuviera ahogando, me quedé ahí y no me movía, el director pensó que me estaba ahogando de verdad". ¿Te ahogaste de verdad?, "No, estaba actuando", me dice, y a mí me provoca una pequeña carcajada.

Sebas me explica que tiene proyectos secretos a futuro pero que quiere seguir actuando y recitando porque su participación le permitirá aprender otras cosas y conocer más personas que lo impulsen a cumplir lo que su mente va creando.


En estos momentos Sebas está cursando el primer año de secundaria, su familia y él decidieron iniciar un nuevo capítulo en su vida y salirse de la asociación, para continuar con su educación ya que a pesar de que en esta organización le ayudaron a ser libre, no le enseñaban sobre ciencia, matemáticas, historia y español, lecciones que necesita cualquier niño para seguir desarrollando su inteligencia.

Un día en la vida de Sebas

Conforme íbamos platicando, yo me sorprendía y admiraba más a Sebas. Me narró un día normal en su vida y las actividades que realiza. Por la mañana se alista para irse a la escuela, su mamá lo lleva, toma sus clases y por la tarde pasa por él, llega a casa y come acompañado de su madre, la que regresa a trabajar, por lo que él se queda en compañía de su perro guía Ducke, hasta que su mamá y su hermano mayor llegan a casa.

Sebas y Ducke su perro guía que desde hace 6 años está con él y llegó cuando tenía tres meses de nacido.

Por la tarde Sebastian se dedica a buscar su tarea en el celular, a través del lector de voz, al pasar el dedo por la pantalla el dispositivo móvil le habla, así es como él ubica en donde esta el buscador, las aplicaciones y la información, la que se queda en su memoria hasta la noche, cuando su madre llega a la casa y le apoya a redactar su tarea.

Al terminar de hacer su tarea juega Xbox y escucha videos en YouTube, una de sus actividades favoritas que realiza en sus tiempos libres, donde busca varios temas, especialmente de historia, porque otra de las cosas que disfruta hacer es investigar, sabe sobre guerras, dinosaurios, épocas del mundo, etapas del ser humano, todo lo ha aprendido por su cuenta. También juega fútbol en la escuela y antes practicaba natación y taekwondo.

¿Te puedo hacer otra pregunta?, le digo; "sí, es un honor que estén aquí", me responde; "el honor es mío", le digo", ¿Por qué crees que te eligieron para participar en la serie y el evento de poesía?. "Es que no lo quiero decir así, pero tal vez yo le caía bien a mis maestras (en la asociación) y por eso me elegían para ser maestro de ceremonias y de ahí yo ya sabía; por mi mamá que me llevó al casting y ya"; yo agregué, "y por ti, por tu determinación de querer hacer las cosas, por no ponerte barreras". "Sí, también por eso", dice de forma natural, sin saber tal vez que su historia puede cambiar la perspectiva de cientos de personas.

Policiaca

Tecámac: Aseguran inmueble con autopartes presuntamente robadas; seis detenidos

Más de mil 500 denuncias por el robo de autopartes han sido presentadas ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México

Policiaca

Choque múltiple y volcadura en la Toluca-Tenango deja tres lesionados

Uno de los vehículos involucrados cayó a un barranco donde quedó detenido en unos árboles