/ sábado 19 de febrero de 2022

Dieta fit vs consumo exprés por apps

Más del 35% del sector mexiquense de entre 14 a 19 años de edad padece sobrepeso y obesidad, antesala de enfermedades


A Sofía se le hizo hábito diario revisar los menús que ofrecen los negocios de comida rápida vía app que están disponibles las 24 horas. Para ella es lo mismo decir que se le antoja un helado, una hamburguesa o una pizza con refresco de cola.

La joven estudiante, de 22 años de edad, dice que al solicitar el pedido demora hasta 40 minutos para que lo tenga en su puerta.

"Los jóvenes ahora sólo puchan un botón y tienen la comida que quieren", dice Marcela Sánchez Delgado, nutrióloga del Instituto Mexicano del Seguro Social en la entidad.

Y advierte que a casi dos años de la pandemia de Covid-19, el sector de los jóvenes acrecentó malos hábitos en la forma de alimentarse, incluso, desde antes, más del 35% de la población mexiquense de entre 14 a 19 años de edad ya padecía sobrepeso y obesidad.

"Lo más grave son los alimentos ultraprocesados, eso es lo que está preocupando ahorita porque sabemos que son los que están generando las enfermedades crónicas que en etapa adulta les afectarán", señaló la especialista.

Dentro de los alimentos ultraprocesados se encuentran refrescos, jugos, bebidas energéticas y son los que más afectan a los jóvenes, asegura, así como pan, galletas, donas, todos altos tanto en azúcares como en grasas, agrega.

"Después vienen todos los altos en grasas, que son los fritos, empanizados, su sabor hace que los prefieras a algo hervido o asado", dijo.

Desconocen porcentajes

Sofía se asimila como parte de la generación centennials, sin complejos alimenticios.

A diario hago un pedido como mínimo, sobre todo en la cena, cuando llego de la escuela”, explica.

Sin embargo, confiesa que desconoce cuántas kilocalorías debe consumir a diario y cuál es su peso ideal. Desde su percepción, no padece de sobrepeso, ni ha tenido síntomas de alguna enfermedad generada por su forma de alimentarse.

“Tengo amigas que sí cuidan mucho lo que comen y se trauman si comen de más”, asegura la estudiante.

Otro caso es el de Dana, de 19 años. La joven cursa la licenciatura de Psicología. Ella, como Sofía, tiene una rutina escolar complicada, que la obliga a comer de forma acelerada en ciertos días y sin seguir un buen menú nutritivo.

Algunas veces no como a mis horas o tengo que comer rápido.

Consecuencias

Las principales consecuencias de una mala alimentación entre los jóvenes son la obesidad, el sobrepeso y otras enfermedades como el hígado graso.

"El hígado graso provoca resistencia a la insulina y eso puede provocar prevalencia en diabetes", precisa.

Este último es un mal que está presente incluso en adolescentes, advierte.

Y destaca que en los hospitales del IMSS de la entidad, a diario se recibe un promedio de 12 consultas relacionadas a la nutrición y de éstas, a la semana al menos siete van dirigidas a adolescentes y jóvenes.

La nutrióloga Sánchez Delgado explica que para tener un buen hábito de alimentación diaria, sólo se requiere conocer un poco más sobre lo que se puede consumir.

En este sentido, aconseja balancear el consumo de grasas y optar más por alimentos que contengan fibra, lo cual se puede obtener de frutas y otros alimentos.

Cocinar en casa

Dana señala que, por fortuna, las clases en línea implementadas a raíz de la pandemia de Covid-19 le permitieron en los últimos dos años una mejor alimentación, pues cocina en casa.

“Cuando estaba en la prepa, sí comía muchas cosas chatarra, me gustaban mucho las galletas, pero era porque estaba más tiempo en la escuela”, recuerda.

Actualmente su menú es a base de huevo, tortilla, verduras, pescado, pollo y agua simple. Un menú distinto a la época en que Dana estaba el 80% de su tiempo en la escuela.

PAUTAS DE ALIMENTACIÓN

De acuerdo con un estudio del Instituto Tomás Pascual Sáenz, las necesidades nutritivas en la adolescencia vienen marcadas por los procesos de maduración sexual, aumento de talla y aumento de peso.

Estos procesos requieren una cantidad elevada de energía y de ciertos nutrientes, en los que se deberá tomar en cuenta que el adolescente gana aproximadamente el 20% de la talla y el 50% del peso que va a tener como adulto.

Los incrementos corresponden principalmente con aumento de masa muscular y de masa ósea. Por ello, su alimentación debe estar dirigida y diseñada para cubrir el gasto que se origina, de ahí que las necesidades de cada adolescente varían según sus circunstancias personales.

UNA DIETA TIPO FIT

Lucía tiene 25 años. Pese a su empleo demandante lleva control de sus alimentos.

“Bajé varios kilos desde que comencé con la dieta y acudir al gimnasio”, explica.

La joven sigue un plan de alimentación, luego de que su nutrióloga la dio de alta y le diera varios tips. Cuida lo que consume y no por estética, asegura.

“Solamente me enseñaron a comer y cómo hacer nuevos platillos, a partir de alimentos saludables y más tips que me ayudaron a llevar la dieta muy bien”.

Dice no llevar un menú estricto, pero sí hace cinco comidas por día, distribuido por cada cuatro horas, básico para una dieta saludable.

Un jugo verde con huevos a la mexicana, por la mañana. Luego un snack de una manzana con almendras y yogur. Para la comida, calabazas rellenas con carne molida, luego snack de jícamas y pepinos con chile y limón, y de cena ensalada de atún, comenta.

Lucía explica que la actual generación de jóvenes se adapta a diferentes estilos de vida y nutrición.

“Creo que no puedo generalizar, pero tampoco nos cuidamos al 100% porque pensamos que la juventud será eterna y no lo es".

Para la joven, el estrés detona mala alimentación en dos extremos: los que no comen en sus horas se desvelan y se viven de la pachanga, y los que comen de más por ansiedad o por exceso de trabajo.

Menús

La nutrióloga Laura Rojas, del Instituto Tomás Pascual Sáenz, explica que un menú escolar debe aportar alrededor del 35% de la energía total diaria y asegurar no sólo que contiene todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo y funcionamiento corporal, sino que también permita la adquisición de buenos hábitos alimentarios.

Este debe tener en cuenta la edad, el sexo de las personas y adaptar las raciones a sus necesidades.

El menú escolar, refiere, siempre debe estar compuesto por tres platos: primer plato, segundo plato, y postre, acompañado de pan y agua. Además, tiene que mantener la siguiente estructura:

El primer plato debe incluir como base o como guarnición verduras y ensaladas o hidratos de carbono (patatas, pasta, arroz, legumbres y cereales).

En el segundo plato se debe alternar la carne y pescado de manera igualitaria y los huevos una o dos veces, que siempre irá acompañado de una guarnición (mencionadas anteriormente).

El postre debe potenciar el consumo de fruta fresca, cruda y de temporada (piezas enteras, macedonias, brochetas) como mínimo cuatro por semana y ocasionalmente ofrecer lácteos naturales (yogur natural, cuajada, queso batido natural, requesón).


A Sofía se le hizo hábito diario revisar los menús que ofrecen los negocios de comida rápida vía app que están disponibles las 24 horas. Para ella es lo mismo decir que se le antoja un helado, una hamburguesa o una pizza con refresco de cola.

La joven estudiante, de 22 años de edad, dice que al solicitar el pedido demora hasta 40 minutos para que lo tenga en su puerta.

"Los jóvenes ahora sólo puchan un botón y tienen la comida que quieren", dice Marcela Sánchez Delgado, nutrióloga del Instituto Mexicano del Seguro Social en la entidad.

Y advierte que a casi dos años de la pandemia de Covid-19, el sector de los jóvenes acrecentó malos hábitos en la forma de alimentarse, incluso, desde antes, más del 35% de la población mexiquense de entre 14 a 19 años de edad ya padecía sobrepeso y obesidad.

"Lo más grave son los alimentos ultraprocesados, eso es lo que está preocupando ahorita porque sabemos que son los que están generando las enfermedades crónicas que en etapa adulta les afectarán", señaló la especialista.

Dentro de los alimentos ultraprocesados se encuentran refrescos, jugos, bebidas energéticas y son los que más afectan a los jóvenes, asegura, así como pan, galletas, donas, todos altos tanto en azúcares como en grasas, agrega.

"Después vienen todos los altos en grasas, que son los fritos, empanizados, su sabor hace que los prefieras a algo hervido o asado", dijo.

Desconocen porcentajes

Sofía se asimila como parte de la generación centennials, sin complejos alimenticios.

A diario hago un pedido como mínimo, sobre todo en la cena, cuando llego de la escuela”, explica.

Sin embargo, confiesa que desconoce cuántas kilocalorías debe consumir a diario y cuál es su peso ideal. Desde su percepción, no padece de sobrepeso, ni ha tenido síntomas de alguna enfermedad generada por su forma de alimentarse.

“Tengo amigas que sí cuidan mucho lo que comen y se trauman si comen de más”, asegura la estudiante.

Otro caso es el de Dana, de 19 años. La joven cursa la licenciatura de Psicología. Ella, como Sofía, tiene una rutina escolar complicada, que la obliga a comer de forma acelerada en ciertos días y sin seguir un buen menú nutritivo.

Algunas veces no como a mis horas o tengo que comer rápido.

Consecuencias

Las principales consecuencias de una mala alimentación entre los jóvenes son la obesidad, el sobrepeso y otras enfermedades como el hígado graso.

"El hígado graso provoca resistencia a la insulina y eso puede provocar prevalencia en diabetes", precisa.

Este último es un mal que está presente incluso en adolescentes, advierte.

Y destaca que en los hospitales del IMSS de la entidad, a diario se recibe un promedio de 12 consultas relacionadas a la nutrición y de éstas, a la semana al menos siete van dirigidas a adolescentes y jóvenes.

La nutrióloga Sánchez Delgado explica que para tener un buen hábito de alimentación diaria, sólo se requiere conocer un poco más sobre lo que se puede consumir.

En este sentido, aconseja balancear el consumo de grasas y optar más por alimentos que contengan fibra, lo cual se puede obtener de frutas y otros alimentos.

Cocinar en casa

Dana señala que, por fortuna, las clases en línea implementadas a raíz de la pandemia de Covid-19 le permitieron en los últimos dos años una mejor alimentación, pues cocina en casa.

“Cuando estaba en la prepa, sí comía muchas cosas chatarra, me gustaban mucho las galletas, pero era porque estaba más tiempo en la escuela”, recuerda.

Actualmente su menú es a base de huevo, tortilla, verduras, pescado, pollo y agua simple. Un menú distinto a la época en que Dana estaba el 80% de su tiempo en la escuela.

PAUTAS DE ALIMENTACIÓN

De acuerdo con un estudio del Instituto Tomás Pascual Sáenz, las necesidades nutritivas en la adolescencia vienen marcadas por los procesos de maduración sexual, aumento de talla y aumento de peso.

Estos procesos requieren una cantidad elevada de energía y de ciertos nutrientes, en los que se deberá tomar en cuenta que el adolescente gana aproximadamente el 20% de la talla y el 50% del peso que va a tener como adulto.

Los incrementos corresponden principalmente con aumento de masa muscular y de masa ósea. Por ello, su alimentación debe estar dirigida y diseñada para cubrir el gasto que se origina, de ahí que las necesidades de cada adolescente varían según sus circunstancias personales.

UNA DIETA TIPO FIT

Lucía tiene 25 años. Pese a su empleo demandante lleva control de sus alimentos.

“Bajé varios kilos desde que comencé con la dieta y acudir al gimnasio”, explica.

La joven sigue un plan de alimentación, luego de que su nutrióloga la dio de alta y le diera varios tips. Cuida lo que consume y no por estética, asegura.

“Solamente me enseñaron a comer y cómo hacer nuevos platillos, a partir de alimentos saludables y más tips que me ayudaron a llevar la dieta muy bien”.

Dice no llevar un menú estricto, pero sí hace cinco comidas por día, distribuido por cada cuatro horas, básico para una dieta saludable.

Un jugo verde con huevos a la mexicana, por la mañana. Luego un snack de una manzana con almendras y yogur. Para la comida, calabazas rellenas con carne molida, luego snack de jícamas y pepinos con chile y limón, y de cena ensalada de atún, comenta.

Lucía explica que la actual generación de jóvenes se adapta a diferentes estilos de vida y nutrición.

“Creo que no puedo generalizar, pero tampoco nos cuidamos al 100% porque pensamos que la juventud será eterna y no lo es".

Para la joven, el estrés detona mala alimentación en dos extremos: los que no comen en sus horas se desvelan y se viven de la pachanga, y los que comen de más por ansiedad o por exceso de trabajo.

Menús

La nutrióloga Laura Rojas, del Instituto Tomás Pascual Sáenz, explica que un menú escolar debe aportar alrededor del 35% de la energía total diaria y asegurar no sólo que contiene todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo y funcionamiento corporal, sino que también permita la adquisición de buenos hábitos alimentarios.

Este debe tener en cuenta la edad, el sexo de las personas y adaptar las raciones a sus necesidades.

El menú escolar, refiere, siempre debe estar compuesto por tres platos: primer plato, segundo plato, y postre, acompañado de pan y agua. Además, tiene que mantener la siguiente estructura:

El primer plato debe incluir como base o como guarnición verduras y ensaladas o hidratos de carbono (patatas, pasta, arroz, legumbres y cereales).

En el segundo plato se debe alternar la carne y pescado de manera igualitaria y los huevos una o dos veces, que siempre irá acompañado de una guarnición (mencionadas anteriormente).

El postre debe potenciar el consumo de fruta fresca, cruda y de temporada (piezas enteras, macedonias, brochetas) como mínimo cuatro por semana y ocasionalmente ofrecer lácteos naturales (yogur natural, cuajada, queso batido natural, requesón).

Local

Alistan corredores de autobuses eléctricos en el valle de Toluca

Autoridades de Movilidad señalan que la millonaria inversión serán entre el sector público y privado; el mismo plan lo aplicarán en rutas que llevan hacia el AIFA

Local

Lucio y su nieto sobreviven de los desechos que tiran en la Central de Abasto en Toluca

Esta es la situación de más familias en la zona centro del Estado de México

Local

Choque múltiple sobre la carretera Toluca-Atlacomulco; 4 personas lesionadas

Un vehículo que transportaba elotes volcó sobre la vía; la rapiña se hizo presente en la zona

Local

Valle de Toluca: Más de una decena de accidentes por lluvias

Los incidentes se registraron sobre Paseo Tollocan, la carretera México-Toluca y Boulevard Aeropuerto

Deportes

Jóvenes recorrerán calles de Toluca para celebrar el día mundial del skate

La caravana pasará por Rayón, Sebastian Lerdo de Tejada, Cinco de Febrero e Hidalgo