/ sábado 11 de febrero de 2023

Criollo o cáscara de papel, el otro aguacate no va al Super Bowl

Aunque es tradicional y elemento característico de la comida mexicana, ha sido rebasado por el aguacate hass

Criollo o de cáscara de papel, el aguacate que no se vende para el Super Bowl es un producto originario de México y países de sudamérica, cuya característica es que su cáscara es comestible y su consistencia es cremosa.

Se trata de un tipo de aguacate que, aunque es tradicional y elemento característico de la comida mexicana, ha sido rebasado por el aguacate hass, que es mayormente vendido en los mercados y supermercados, pero cuyo sabor es más suave.

Puedes leer también: El aguacate tiene un divertido origen náhuatl, ¿sabes lo qué significa?

El aguacate criollo que, en su mayoría crece en los patios de las viviendas o en terrenos baldíos, tiene una obtención abundante durante los meses de febrero, marzo y abril, pero solo es aprovechada por los lugareños y algunos campesinos, quienes de igual manera eligen venderlo entre familiares y vecinos, por lo que su producción tampoco es contabilizada.

Existen otras variedades de aguacate de menor tamaño que tienen mayor valor en el mercado debido a que son considerados como propios de la región y que contiene mejor sabor al resto de las variedades que llegan para ser comercializadas, siendo, por tanto, la gente del campo quien instala puestos o acude a los tianguis para lograr su comercialización.

A pesar de los esfuerzos que trabajadores del campo dedicados a la producción de aguacate en municipios de Puebla y en regiones como la de Atlixco y la Sierra Nororiental de exportar este producto a otras regiones del país, no han logrado mayor trascendencia.

Clima afecta su desarrollo

Si bien el estado no es caracterizado por la exportación de aguacate, son trabajadores del campo quienes han optado por introducir en los últimos años este fruto a los campos de cultivo sin mayores resultados, pues el clima o inclusive por las heladas registradas en zonas altas afectan el desarrollo de las plantas y del producto.

Por ello, la producción se ve retrasada hasta mediados del mes de marzo, lo que es considerado por los productores como uno de los factores principales para impedir su comercialización hacia otros destinos del país o de los Estados Unidos.

Publicado en El Sol de Puebla

Criollo o de cáscara de papel, el aguacate que no se vende para el Super Bowl es un producto originario de México y países de sudamérica, cuya característica es que su cáscara es comestible y su consistencia es cremosa.

Se trata de un tipo de aguacate que, aunque es tradicional y elemento característico de la comida mexicana, ha sido rebasado por el aguacate hass, que es mayormente vendido en los mercados y supermercados, pero cuyo sabor es más suave.

Puedes leer también: El aguacate tiene un divertido origen náhuatl, ¿sabes lo qué significa?

El aguacate criollo que, en su mayoría crece en los patios de las viviendas o en terrenos baldíos, tiene una obtención abundante durante los meses de febrero, marzo y abril, pero solo es aprovechada por los lugareños y algunos campesinos, quienes de igual manera eligen venderlo entre familiares y vecinos, por lo que su producción tampoco es contabilizada.

Existen otras variedades de aguacate de menor tamaño que tienen mayor valor en el mercado debido a que son considerados como propios de la región y que contiene mejor sabor al resto de las variedades que llegan para ser comercializadas, siendo, por tanto, la gente del campo quien instala puestos o acude a los tianguis para lograr su comercialización.

A pesar de los esfuerzos que trabajadores del campo dedicados a la producción de aguacate en municipios de Puebla y en regiones como la de Atlixco y la Sierra Nororiental de exportar este producto a otras regiones del país, no han logrado mayor trascendencia.

Clima afecta su desarrollo

Si bien el estado no es caracterizado por la exportación de aguacate, son trabajadores del campo quienes han optado por introducir en los últimos años este fruto a los campos de cultivo sin mayores resultados, pues el clima o inclusive por las heladas registradas en zonas altas afectan el desarrollo de las plantas y del producto.

Por ello, la producción se ve retrasada hasta mediados del mes de marzo, lo que es considerado por los productores como uno de los factores principales para impedir su comercialización hacia otros destinos del país o de los Estados Unidos.

Publicado en El Sol de Puebla

Policiaca

Tecámac: Aseguran inmueble con autopartes presuntamente robadas; seis detenidos

Más de mil 500 denuncias por el robo de autopartes han sido presentadas ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México

Policiaca

Choque múltiple y volcadura en la Toluca-Tenango deja tres lesionados

Uno de los vehículos involucrados cayó a un barranco donde quedó detenido en unos árboles