/ miércoles 18 de septiembre de 2019

Emite Edomex primer protocolo para prevenir y atender violencia política

Será una herramienta y guía para atender agresiones

El Observatorio de Participación Política de las Mujeres en el Estado de México aprobó el Protocolo para la Prevención y Atención de la Violencia Política contra las Mujeres por Razón de Género: el primero de una entidad en el país, pues solo había uno federal y consiste en una guía con información, herramientas, mecanismos y formatos para identificar y denunciar ese tipo de violencia.

El documento advierte que el tema de la violencia de género ha ido ganando terreno en la esfera política, y puede enmarcarse en todos los tipos y modalidades: desde la institucional, al interior de los partidos políticos; la económica -al desviar y limitar los recursos para su capacitación y campañas-, hasta el hostigamiento y el acoso sexual o la violencia comunitaria, e incluso el feminicidio, que pueden sufrir candidatas o legisladoras y autoridades en funciones, por el hecho de ser mujeres.

La violencia política por razón de género puede manifestarse a través de presión, persecución, hostigamiento, acoso, coacción, vejación, discriminación, amenazas, privación de la libertad o la vida; y a través de una o más formas de violencia”, señala el protocolo.

El mecanismo de atención incluye escuchar a la víctima, analizar los hechos, solicitar que se emitan medidas de protección y cautelares, ofrecer atención médica o psicológica, orientación o asesoría jurídica, encauzar a las víctimas, vincularlas con organizaciones y redes de apoyo, registrar los casos, dar seguimiento y acompañamiento.

Falta mucho por hacer

Mariana Uribe, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género en el Congreso local y responsable de coordinar los trabajos del protocolo advirtió que hoy más mujeres participan en la construcción de la democracia, pero enfrentan altos índices de violencia y falta mucho por hacer en el tema; por lo cual debe haber cambios culturales.

El documento, señaló, busca prevenir, atender y sancionar la violencia política y abonar al respeto de los derechos.

Cresencio Valencia, presidente del Observatorio y del Tribunal Electoral estatal destacó que por primera vez se pone sobre la mesa el documento, que de ser aprobado, será guía para las instituciones y marcará un antes y un después en la realidad política; ademásd de que abonará a erradicar prácticas negativas.

Aseguró que el documento es esencial para evitar la desigualdad, reconocer derechos y la equidad entre mujeres y hombres, pero sobre todo para erradicar la violencia. También, será referente y fuente de información.

Melisa Vargas, del Consejo de la Mujer detalló que el protocolo señala los pasos a seguir, mecanismos y formatos para hacer efectivos sus derechos y por primera vez logra bajar a tierra el tema.

Maricarmen Color Vargas del Instituto nacional de la Mujer advirtió que la labor de las mujeres ha sido obstaculizada y el protocolo presenta la ruta jurídica a seguir, con medidas de protección, por lo cual servirá para que las mujeres conozcan y reconozcan que son víctimas de violencia política: un desafío para el Estado mexicano.

Anunció que ya han creado 32 observatorios locales y llamó a no permitir abusos. El protocolo, precisó, es un primer paso ahora deben ir a la garantía de los derechos de las mujeres y atender tres temas: la generación de datos con colaboración para tener un sistema que les permita ver cómo avanzan; atender a las mujeres indígenas y afroamericanas y llegar a la paridad en todo.

El protocolo

Algunas expresiones del violencia política, de acuerdo con el protocolo son: el mal uso del presupuesto de los partidos políticos etiquetado para la capacitación a mujeres; la simulación de elecciones para eludir la cuota; el registro en distritos claramente perdedores o al final de las listas de representación proporcional; presiones para ceder o no reclamar la candidatura.

En el caso de las candidatas también se puede registrar por ausencia de apoyos materiales y humanos, agresiones y amenazas durante la campaña, trato discriminatorio de los medios de comunicación.

En legisladoras y autoridades municipales electas se puede dar por sustituciones arbitrarias, la presión para que renuncien a favor de sus suplentes, y en legisladoras y autoridades municipales en el ejercicio de sus funciones cuando existe una mayor exigencia que a los hombres, por presión para adoptar decisiones en favor de ciertos grupos o intereses, por acoso para evitar que ejerzan su función de fiscalización y vigilancia del gobierno local.

También a través de intimidación, amenazas, violencia física contra su persona o la de su familia, incluido el asesinato y la violación sexual; en la segregación a comisiones, funciones o cargos de escasa importancia y bajo o nulo presupuesto; por un trato discriminatorio por parte de los medios de comunicación, al poner su vida personal en tela de juicio, su conducta sexual, su apariencia física, o su atuendo.

En el ámbito personal a través de actitudes de difamación, desprestigio, descalificación y calumnias; dobles y triples jornadas de trabajo, censura por parte de otras mujeres, conflictos con su pareja o ruptura debido a su quehacer político.

El Observatorio de Participación Política de las Mujeres en el Estado de México aprobó el Protocolo para la Prevención y Atención de la Violencia Política contra las Mujeres por Razón de Género: el primero de una entidad en el país, pues solo había uno federal y consiste en una guía con información, herramientas, mecanismos y formatos para identificar y denunciar ese tipo de violencia.

El documento advierte que el tema de la violencia de género ha ido ganando terreno en la esfera política, y puede enmarcarse en todos los tipos y modalidades: desde la institucional, al interior de los partidos políticos; la económica -al desviar y limitar los recursos para su capacitación y campañas-, hasta el hostigamiento y el acoso sexual o la violencia comunitaria, e incluso el feminicidio, que pueden sufrir candidatas o legisladoras y autoridades en funciones, por el hecho de ser mujeres.

La violencia política por razón de género puede manifestarse a través de presión, persecución, hostigamiento, acoso, coacción, vejación, discriminación, amenazas, privación de la libertad o la vida; y a través de una o más formas de violencia”, señala el protocolo.

El mecanismo de atención incluye escuchar a la víctima, analizar los hechos, solicitar que se emitan medidas de protección y cautelares, ofrecer atención médica o psicológica, orientación o asesoría jurídica, encauzar a las víctimas, vincularlas con organizaciones y redes de apoyo, registrar los casos, dar seguimiento y acompañamiento.

Falta mucho por hacer

Mariana Uribe, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género en el Congreso local y responsable de coordinar los trabajos del protocolo advirtió que hoy más mujeres participan en la construcción de la democracia, pero enfrentan altos índices de violencia y falta mucho por hacer en el tema; por lo cual debe haber cambios culturales.

El documento, señaló, busca prevenir, atender y sancionar la violencia política y abonar al respeto de los derechos.

Cresencio Valencia, presidente del Observatorio y del Tribunal Electoral estatal destacó que por primera vez se pone sobre la mesa el documento, que de ser aprobado, será guía para las instituciones y marcará un antes y un después en la realidad política; ademásd de que abonará a erradicar prácticas negativas.

Aseguró que el documento es esencial para evitar la desigualdad, reconocer derechos y la equidad entre mujeres y hombres, pero sobre todo para erradicar la violencia. También, será referente y fuente de información.

Melisa Vargas, del Consejo de la Mujer detalló que el protocolo señala los pasos a seguir, mecanismos y formatos para hacer efectivos sus derechos y por primera vez logra bajar a tierra el tema.

Maricarmen Color Vargas del Instituto nacional de la Mujer advirtió que la labor de las mujeres ha sido obstaculizada y el protocolo presenta la ruta jurídica a seguir, con medidas de protección, por lo cual servirá para que las mujeres conozcan y reconozcan que son víctimas de violencia política: un desafío para el Estado mexicano.

Anunció que ya han creado 32 observatorios locales y llamó a no permitir abusos. El protocolo, precisó, es un primer paso ahora deben ir a la garantía de los derechos de las mujeres y atender tres temas: la generación de datos con colaboración para tener un sistema que les permita ver cómo avanzan; atender a las mujeres indígenas y afroamericanas y llegar a la paridad en todo.

El protocolo

Algunas expresiones del violencia política, de acuerdo con el protocolo son: el mal uso del presupuesto de los partidos políticos etiquetado para la capacitación a mujeres; la simulación de elecciones para eludir la cuota; el registro en distritos claramente perdedores o al final de las listas de representación proporcional; presiones para ceder o no reclamar la candidatura.

En el caso de las candidatas también se puede registrar por ausencia de apoyos materiales y humanos, agresiones y amenazas durante la campaña, trato discriminatorio de los medios de comunicación.

En legisladoras y autoridades municipales electas se puede dar por sustituciones arbitrarias, la presión para que renuncien a favor de sus suplentes, y en legisladoras y autoridades municipales en el ejercicio de sus funciones cuando existe una mayor exigencia que a los hombres, por presión para adoptar decisiones en favor de ciertos grupos o intereses, por acoso para evitar que ejerzan su función de fiscalización y vigilancia del gobierno local.

También a través de intimidación, amenazas, violencia física contra su persona o la de su familia, incluido el asesinato y la violación sexual; en la segregación a comisiones, funciones o cargos de escasa importancia y bajo o nulo presupuesto; por un trato discriminatorio por parte de los medios de comunicación, al poner su vida personal en tela de juicio, su conducta sexual, su apariencia física, o su atuendo.

En el ámbito personal a través de actitudes de difamación, desprestigio, descalificación y calumnias; dobles y triples jornadas de trabajo, censura por parte de otras mujeres, conflictos con su pareja o ruptura debido a su quehacer político.

Local

Feministas se manifiestan en Toluca; piden la legalización del aborto

Reprocharon que las tasas de feminicidios en la entidad siguen creciendo al grado de estar en primer lugar a nivel nacional

Policiaca

"Ale de mi corazón"; el secuestro y feminicidio de Alexandra

El viernes la joven de 18 años fue sepultada en el panteón municipal de Xalatlaco

Local

Reconocen violencia de género en la policía de Neza

De acuerdo con estudios de la misma corporación hasta un 45 por ciento de las mujeres policías han sido víctimas de estas conductas

Política

AMLO permitió el conflicto del agua: Javier Corral

El gobernador de Chihuahua expuso la necesidad de una medición fidedigna y transparente de las entregas del recurso hídrico

Finanzas

#JuntosCrecremos | Crean red de comerciantes para fortalecer economía local en El Oro

Actualmente a mil 200 comerciantes y prestadores de servicios han recuperado sus ingresos en promedio 30 por ciento

Local

Obra hidráulica en Nezahualcóyotl beneficiará a más de un millón de usuarios

Este proyecto surgió a raíz de los sismos de septiembre de 2017 y las autoridades mexiquenses la calificaron como "la más importante en toda la entidad"

Local

Enviará Alfredo Del Mazo este lunes tercer informe por escrito

Será recibido a puerta cerrada a través del secretario general de gobierno

Finanzas

Llama Infonavit a derechohabientes a evitar el "coyotaje"

La dependencia hace hincapié en que ningún trámite puede realizarse a través de intermediarios

Literatura

Stephenie Meyer

La escritora estadounidense alista dos libros más inspirados en la historia de Bella y Edward