/ lunes 21 de agosto de 2023

Han desaparecido más del 90% de los vestigios arqueológicos en algunas partes del valle de Toluca

En especial en los últimos cincuenta años y sobre todo desde mediados de los ochenta

En el valle de Toluca más del 90 % de los vestigios arqueológicos de algunas partes se han perdido de manera irremediable, en especial en los últimos cincuenta años y sobre todo desde mediados de los ochenta, por el desaforado crecimiento urbano y poblacional y la falta de una estrategia de protección y salvaguarda que incluya a los tres órdenes de gobierno, así como a la sociedad civil.

La arqueóloga Yoko Sugiura Yamamoto, en su conferencia “Problemática contemporánea del patrimonio arqueológico del Estado de México”, quien ha hecho reconocimientos de superficie de Texcalyacac a Temoaya y de Xalatlaco a Santa María del Monte-, consideró que hay zonas donde se encuentran alrededor de 680 evidencias de asentamientos humanos y el poblamiento de lo que hoy es el valle de Toluca data del 1200 a. C.; es decir, de hace más de tres mil años.

De esta forma, la profesora-investigadora asociada por proyecto de El Colegio Mexiquense, considerada la mayor experta en la arqueología de la zona lacustre del Alto Lerma, también recibió el reconocimiento de César Camacho, presidente de esta institución, en el inicio de la charla, que fue moderada por Gustavo Jaimes Vences, profesor-investigador formado en el equipo de la arqueóloga.

Después de hablar de las disposiciones internacionales relativas al patrimonio de la humanidad, hizo una defensa argumentada de la importancia de la arqueología de los pequeños asentamientos que dan información sobre la vida cotidiana de los seres humanos.

En relación con el Estado de México y como parte del ciclo: “El entorno social contemporáneo. Reflexiones desde las Ciencias Sociales”, explicó que el interés de los especialistas también ha sido el de la arquitectura monumental, con la atención centrada en Teotihuacan, en la Cuenca de México, y Calixtlahuaca, Teotenango, Huamango y San Miguel Ixtapan.

Del valle de Toluca, lamentó el irremediable del daño causado por el crecimiento poblacional y urbano, ya que de los 19 sitios de arquitectura monumental que hay en la entidad solo uno está en la región, Calixtlahuaca, sugirió hacer una ruta cultural o circuito turístico y habló en detalle de los daños que han sufrido los vestigios de San Pedro Techuchulco, la Campana Tepozoco y Santa María Texcalyacac, entre otros.

En el primero prácticamente ha desaparecido el muro de 20 metros de altura que hacía del sitio una especie de Teotenango en pequeña escala; en La Campana Tepozoco ya no es posible reconocer la grandeza de la estructura circular que hoy está en una propiedad privada, mientras que en el surponiente del volcán se ha dado la explotación de minas de piedra pómez desde los años 70, como se puede ver en Calimaya, San Antonio la Isla y Santa María Rayón.

También se refirió a la desaparición del entorno con las pequeñas lomas de vestigios domésticos en Cocuapan, cerca de Santa María Atarasquillo, en las proximidades de Capulhuac y en Loma del Conejo, Almoloya de Juárez.

Si bien los problemas de la preservación no son sólo locales, sino nacionales y mundiales, hay una necesidad impostergable de comunicación entre instancias, especialistas y sociedad, que permita trasmitir la pertinencia de los valores relativos al legado arqueológico de la vida cotidiana, así como cambios a una legislación que tiene más de medio siglo”, concluyó.

En el valle de Toluca más del 90 % de los vestigios arqueológicos de algunas partes se han perdido de manera irremediable, en especial en los últimos cincuenta años y sobre todo desde mediados de los ochenta, por el desaforado crecimiento urbano y poblacional y la falta de una estrategia de protección y salvaguarda que incluya a los tres órdenes de gobierno, así como a la sociedad civil.

La arqueóloga Yoko Sugiura Yamamoto, en su conferencia “Problemática contemporánea del patrimonio arqueológico del Estado de México”, quien ha hecho reconocimientos de superficie de Texcalyacac a Temoaya y de Xalatlaco a Santa María del Monte-, consideró que hay zonas donde se encuentran alrededor de 680 evidencias de asentamientos humanos y el poblamiento de lo que hoy es el valle de Toluca data del 1200 a. C.; es decir, de hace más de tres mil años.

De esta forma, la profesora-investigadora asociada por proyecto de El Colegio Mexiquense, considerada la mayor experta en la arqueología de la zona lacustre del Alto Lerma, también recibió el reconocimiento de César Camacho, presidente de esta institución, en el inicio de la charla, que fue moderada por Gustavo Jaimes Vences, profesor-investigador formado en el equipo de la arqueóloga.

Después de hablar de las disposiciones internacionales relativas al patrimonio de la humanidad, hizo una defensa argumentada de la importancia de la arqueología de los pequeños asentamientos que dan información sobre la vida cotidiana de los seres humanos.

En relación con el Estado de México y como parte del ciclo: “El entorno social contemporáneo. Reflexiones desde las Ciencias Sociales”, explicó que el interés de los especialistas también ha sido el de la arquitectura monumental, con la atención centrada en Teotihuacan, en la Cuenca de México, y Calixtlahuaca, Teotenango, Huamango y San Miguel Ixtapan.

Del valle de Toluca, lamentó el irremediable del daño causado por el crecimiento poblacional y urbano, ya que de los 19 sitios de arquitectura monumental que hay en la entidad solo uno está en la región, Calixtlahuaca, sugirió hacer una ruta cultural o circuito turístico y habló en detalle de los daños que han sufrido los vestigios de San Pedro Techuchulco, la Campana Tepozoco y Santa María Texcalyacac, entre otros.

En el primero prácticamente ha desaparecido el muro de 20 metros de altura que hacía del sitio una especie de Teotenango en pequeña escala; en La Campana Tepozoco ya no es posible reconocer la grandeza de la estructura circular que hoy está en una propiedad privada, mientras que en el surponiente del volcán se ha dado la explotación de minas de piedra pómez desde los años 70, como se puede ver en Calimaya, San Antonio la Isla y Santa María Rayón.

También se refirió a la desaparición del entorno con las pequeñas lomas de vestigios domésticos en Cocuapan, cerca de Santa María Atarasquillo, en las proximidades de Capulhuac y en Loma del Conejo, Almoloya de Juárez.

Si bien los problemas de la preservación no son sólo locales, sino nacionales y mundiales, hay una necesidad impostergable de comunicación entre instancias, especialistas y sociedad, que permita trasmitir la pertinencia de los valores relativos al legado arqueológico de la vida cotidiana, así como cambios a una legislación que tiene más de medio siglo”, concluyó.

Policiaca

Tecámac: Aseguran inmueble con autopartes presuntamente robadas; seis detenidos

Más de mil 500 denuncias por el robo de autopartes han sido presentadas ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México

Policiaca

Choque múltiple y volcadura en la Toluca-Tenango deja tres lesionados

Uno de los vehículos involucrados cayó a un barranco donde quedó detenido en unos árboles