/ jueves 7 de diciembre de 2017

Inician preparativos de las tradicionales posadas

Cada posada puede costar de tres mil a cinco mil pesos o más

Toluca, México.- Entre tres mil a cinco mil pesos serán invertidos por día por familias o grupos vecinales para la realización de una de las tradicionales posadas, celebradas del 16 al 24 de diciembre próximos, en las que se reparten colaciones y ponche, además de romper las tradicionales piñatas de siete picos, que representan los pecados capitales.

A través de las posadas los creyentes católicos recuerdan el peregrinar de Jesús y María, quienes a su llegada a Belén buscaban un sitio para resguardarse durante la espera del nacimiento del niño Jesús. En la actualidad estas coloridas celebraciones son realizadas en países como Guatemala, Costa Rica, Honduras y México, entre otras naciones.

Durante una posada los acompañantes llevan encendidas pequeñas velas durante su trayectoria, que puede ser hasta una iglesia o una vivienda, en donde tras entonar los tradicionales cantos, se abren las puertas a los peregrinos y se reparte ponche y colaciones entre los asistentes.

El tiempo para la organización de la posada de un solo día puede tomar hasta una semana de antelación, pues de acuerdo con la señora Magdalena Reyes, es necesario cotizar el costo de la fruta y dulces que se utilizarán en las piñatas, las colaciones y el ponche, una bebida frutal que no falta en prácticamente ningún hogar mexicano durante las fiestas decembrinas.

Magdalena Reyes precisó en una entrevista con esta casa editorial, que lo primero que hay que tener listo previo al día en que se ofrecerá la posada son las colaciones y las piñatas; para estas últimas se alista fruta como naranjas, mandarinas, cañas, tejocotes y cacahuates, aunado a grandes cantidades de dulces y, de ser posible, uno que otro juguete para los niños y niñas que participan a la hora de romperlas.

En el caso de las colaciones hay que tener en cuenta el tamaño de cada bolsa, característica del cual dependerá el costo de cada una. Como mínimo cada colación debe llevar una naranja, una caña, una mandarina, una jícama, cacahuates, dulces y galletas de animalito, sin embargo, hay quienes prefieren rellenarlas de dos piezas frutales, dulces y galletas, lo que disminuye su precio total.

“Ahora sí que eso es al gusto de cada quien, por lo general y como me acuerdo que eran las colaciones cuando era niña, era con las galletas, los cacahuates y la fruta, con el paso del tiempo se fueron modificando y les pusieron dulces de huevito de chocolate o de los que tienen su envoltura de plástico, ahora quienes tienen dinero hasta le llegan a poner un juguetito pequeño, porque las colaciones son principalmente para los niños o hacen unas para niños y otras para adultos”, refirió la mujer de 63 años de edad.

Horas antes de la tradicional posada se alistan los ingredientes como los tejocotes, los cacahuates, la caña y la guayaba, aunque hay regiones en los que también añaden cacahuate, piña, jamaica y tamarindo para la preparación del ponche, misma que puede tomar poco más de dos horas, mientras que el deleite en el paladar de quien lo saborea perdura varios minutos.

 

Cotizando precios

Tras un recorrido de esta casa editorial en el mercado Benito Juárez García, en la Ciudad de Toluca, se confirmó que los precios de todo lo necesario son variados, por lo que depende de cada organizador u organizadores de las posadas el decidirse cuánto dinero dispondrá para el tradicional festejo.

Para el acompañamiento del recorrido de los peregrinos, las cajas con veinte velitas de colores se cotizan a 10 y 15 pesos, mientras que el libro con los cánticos se vende entre cinco y diez pesos.

Por su parte, las piñatas de tamaño chico ronda los 40 y 50 pesos, la de tamaño mediano entre cien y 120, mientras que las piñatas grandes se venden a 180 o 200 pesos por pieza.

De acuerdo con Rodrigo Carbajal, comerciante de piñatas, con el paso de los años el uso de la piñata de barro se vende en menor cantidad que en años anteriores debido a que en la actualidad las más populares son las hechas con cartón.

En el caso de los dulces hay grandes y pequeños de diversos sabores. Si lo que se busca es que haya una variedad se puede optar por comprar el dulce surtido, que va desde los 60 hasta los 120 pesos por kilogramo, dependiendo el tipo de caramelo y la marca.

Si lo que se busca es ahorrar tiempo, locatarios del popular mercado de Toluca ofrecen a la clientela las colaciones armadas, mismas que se cotizan de 15 a 45 pesos por bolsa dependiendo el tamaño y su contenido. Además existen las colaciones en forma de “botita” que son utilizadas principalmente para dar como obsequio a los invitados especiales de las posadas, en precios de entre 25 y 55 pesos,

Respecto al bulto de galletas de animalito con cinco kilogramos, mismas que son las utilizadas popularmente en las colaciones, se cotiza en precios que van desde los 145 y hasta 155 pesos.

“De un bulto de galletas puede sacar porciones para 75 colaciones aproximadamente teniendo en cuenta que son una cantidad regular, pero si lo que se busca es ponerle galletas al mayor número de bolsitas yo creo que sí puede salir hasta para unas cien bolsitas”, informó un locatario del mercado Benito Juárez.

Por su parte la fruta tiene precios variados y, de acuerdo con los mismos comerciantes, este año se ha registrado una baja considerable en sus ventas a comparación de años anteriores.

El costal de caña actualmente se cotiza entre 280 y 300 pesos, mientras que por kilogramo se cotiza entre 12 y 15 pesos. En el caso del tejocote se vende a 230 y 250 pesos por caja, misma que contiene entre 10 y 12 kilogramos de la aclamada fruta.

“Ahorita todavía el tejocote está muy caro y lo que es bien cierto es que a mayor tamaño mayor costo, eso nos impide a nosotros bajarle más a nuestros precios, pero tenemos que ajustarnos al bolsillo del cliente para que nos compren y nosotros recuperemos nuestra inversión y saquemos aunque sea algo de ganancia”, manifestó otro comerciante.

Por cuanto hace al cacahuate sin pelar, se cotiza en 45 pesos el kilogramo, mientras que el bulto cuesta entre 380 o 400 pesos; por su parte el tamarindo alcanza precios que van desde los 45 hasta los 60 pesos el kilo.

En el caso de las naranjas se venden a 90 o cien pesos por caja, misma que contiene hasta 30 kilos, mientras que la caja de mandarina que contiene 22 kilogramos aproximadamente, se vende entre 120 y 150 pesos.

Las guayabas llegan a cotizarse hasta a doce pesos por kilogramo, en tanto las jícamas tienen precios que van desde los 15 hasta los 30 pesos el kilo, según el tamaño y si es pelada o no.

“Ahorita como pueden ver el mercado está prácticamente vacío, las compras están muy bajas y tenemos que bajarle a los precios para que nos compren, la verdad no creemos que este año vayamos a tener buena derrama por todas las alzas en las gasolinas y casetas, eso nos perjudica de manera directa”, afirmó una comerciante del local 1223.

 

Temen locatarios bajas ventas por gasolinazos

La gran mayoría de los comerciantes consultados por esta casa editorial respecto a cuál es el panorama que auguran en las ventas de los próximos días, indicaron que prevén sean menores a las de años anteriores, situación que les afecta de manera directa por el incremento de los precios del combustible registrados durante este año.

“Yo considero que los gasolinazos nosotros los resentimos aún más que el resto de la gente porque nosotros somos los intermediarios y tenemos que acomodar nuestros precios a modo de ganarle algo y tener ventas, hasta ahorita a como se ven las cosas las ventas que tenemos son menos a las del año pasado y aunque las posadas son bien tradicionales y vienen de años atrás hoy en día ya no se celebran como antes”, precisó Catalina, comerciante de dulces.

Toluca, México.- Entre tres mil a cinco mil pesos serán invertidos por día por familias o grupos vecinales para la realización de una de las tradicionales posadas, celebradas del 16 al 24 de diciembre próximos, en las que se reparten colaciones y ponche, además de romper las tradicionales piñatas de siete picos, que representan los pecados capitales.

A través de las posadas los creyentes católicos recuerdan el peregrinar de Jesús y María, quienes a su llegada a Belén buscaban un sitio para resguardarse durante la espera del nacimiento del niño Jesús. En la actualidad estas coloridas celebraciones son realizadas en países como Guatemala, Costa Rica, Honduras y México, entre otras naciones.

Durante una posada los acompañantes llevan encendidas pequeñas velas durante su trayectoria, que puede ser hasta una iglesia o una vivienda, en donde tras entonar los tradicionales cantos, se abren las puertas a los peregrinos y se reparte ponche y colaciones entre los asistentes.

El tiempo para la organización de la posada de un solo día puede tomar hasta una semana de antelación, pues de acuerdo con la señora Magdalena Reyes, es necesario cotizar el costo de la fruta y dulces que se utilizarán en las piñatas, las colaciones y el ponche, una bebida frutal que no falta en prácticamente ningún hogar mexicano durante las fiestas decembrinas.

Magdalena Reyes precisó en una entrevista con esta casa editorial, que lo primero que hay que tener listo previo al día en que se ofrecerá la posada son las colaciones y las piñatas; para estas últimas se alista fruta como naranjas, mandarinas, cañas, tejocotes y cacahuates, aunado a grandes cantidades de dulces y, de ser posible, uno que otro juguete para los niños y niñas que participan a la hora de romperlas.

En el caso de las colaciones hay que tener en cuenta el tamaño de cada bolsa, característica del cual dependerá el costo de cada una. Como mínimo cada colación debe llevar una naranja, una caña, una mandarina, una jícama, cacahuates, dulces y galletas de animalito, sin embargo, hay quienes prefieren rellenarlas de dos piezas frutales, dulces y galletas, lo que disminuye su precio total.

“Ahora sí que eso es al gusto de cada quien, por lo general y como me acuerdo que eran las colaciones cuando era niña, era con las galletas, los cacahuates y la fruta, con el paso del tiempo se fueron modificando y les pusieron dulces de huevito de chocolate o de los que tienen su envoltura de plástico, ahora quienes tienen dinero hasta le llegan a poner un juguetito pequeño, porque las colaciones son principalmente para los niños o hacen unas para niños y otras para adultos”, refirió la mujer de 63 años de edad.

Horas antes de la tradicional posada se alistan los ingredientes como los tejocotes, los cacahuates, la caña y la guayaba, aunque hay regiones en los que también añaden cacahuate, piña, jamaica y tamarindo para la preparación del ponche, misma que puede tomar poco más de dos horas, mientras que el deleite en el paladar de quien lo saborea perdura varios minutos.

 

Cotizando precios

Tras un recorrido de esta casa editorial en el mercado Benito Juárez García, en la Ciudad de Toluca, se confirmó que los precios de todo lo necesario son variados, por lo que depende de cada organizador u organizadores de las posadas el decidirse cuánto dinero dispondrá para el tradicional festejo.

Para el acompañamiento del recorrido de los peregrinos, las cajas con veinte velitas de colores se cotizan a 10 y 15 pesos, mientras que el libro con los cánticos se vende entre cinco y diez pesos.

Por su parte, las piñatas de tamaño chico ronda los 40 y 50 pesos, la de tamaño mediano entre cien y 120, mientras que las piñatas grandes se venden a 180 o 200 pesos por pieza.

De acuerdo con Rodrigo Carbajal, comerciante de piñatas, con el paso de los años el uso de la piñata de barro se vende en menor cantidad que en años anteriores debido a que en la actualidad las más populares son las hechas con cartón.

En el caso de los dulces hay grandes y pequeños de diversos sabores. Si lo que se busca es que haya una variedad se puede optar por comprar el dulce surtido, que va desde los 60 hasta los 120 pesos por kilogramo, dependiendo el tipo de caramelo y la marca.

Si lo que se busca es ahorrar tiempo, locatarios del popular mercado de Toluca ofrecen a la clientela las colaciones armadas, mismas que se cotizan de 15 a 45 pesos por bolsa dependiendo el tamaño y su contenido. Además existen las colaciones en forma de “botita” que son utilizadas principalmente para dar como obsequio a los invitados especiales de las posadas, en precios de entre 25 y 55 pesos,

Respecto al bulto de galletas de animalito con cinco kilogramos, mismas que son las utilizadas popularmente en las colaciones, se cotiza en precios que van desde los 145 y hasta 155 pesos.

“De un bulto de galletas puede sacar porciones para 75 colaciones aproximadamente teniendo en cuenta que son una cantidad regular, pero si lo que se busca es ponerle galletas al mayor número de bolsitas yo creo que sí puede salir hasta para unas cien bolsitas”, informó un locatario del mercado Benito Juárez.

Por su parte la fruta tiene precios variados y, de acuerdo con los mismos comerciantes, este año se ha registrado una baja considerable en sus ventas a comparación de años anteriores.

El costal de caña actualmente se cotiza entre 280 y 300 pesos, mientras que por kilogramo se cotiza entre 12 y 15 pesos. En el caso del tejocote se vende a 230 y 250 pesos por caja, misma que contiene entre 10 y 12 kilogramos de la aclamada fruta.

“Ahorita todavía el tejocote está muy caro y lo que es bien cierto es que a mayor tamaño mayor costo, eso nos impide a nosotros bajarle más a nuestros precios, pero tenemos que ajustarnos al bolsillo del cliente para que nos compren y nosotros recuperemos nuestra inversión y saquemos aunque sea algo de ganancia”, manifestó otro comerciante.

Por cuanto hace al cacahuate sin pelar, se cotiza en 45 pesos el kilogramo, mientras que el bulto cuesta entre 380 o 400 pesos; por su parte el tamarindo alcanza precios que van desde los 45 hasta los 60 pesos el kilo.

En el caso de las naranjas se venden a 90 o cien pesos por caja, misma que contiene hasta 30 kilos, mientras que la caja de mandarina que contiene 22 kilogramos aproximadamente, se vende entre 120 y 150 pesos.

Las guayabas llegan a cotizarse hasta a doce pesos por kilogramo, en tanto las jícamas tienen precios que van desde los 15 hasta los 30 pesos el kilo, según el tamaño y si es pelada o no.

“Ahorita como pueden ver el mercado está prácticamente vacío, las compras están muy bajas y tenemos que bajarle a los precios para que nos compren, la verdad no creemos que este año vayamos a tener buena derrama por todas las alzas en las gasolinas y casetas, eso nos perjudica de manera directa”, afirmó una comerciante del local 1223.

 

Temen locatarios bajas ventas por gasolinazos

La gran mayoría de los comerciantes consultados por esta casa editorial respecto a cuál es el panorama que auguran en las ventas de los próximos días, indicaron que prevén sean menores a las de años anteriores, situación que les afecta de manera directa por el incremento de los precios del combustible registrados durante este año.

“Yo considero que los gasolinazos nosotros los resentimos aún más que el resto de la gente porque nosotros somos los intermediarios y tenemos que acomodar nuestros precios a modo de ganarle algo y tener ventas, hasta ahorita a como se ven las cosas las ventas que tenemos son menos a las del año pasado y aunque las posadas son bien tradicionales y vienen de años atrás hoy en día ya no se celebran como antes”, precisó Catalina, comerciante de dulces.