/ miércoles 2 de octubre de 2019

Insisten servidores públicos en auditar al ISSEMyM; exigen cobrar adeudos

Proponen embargos y actuar penalmente contra quienes no paguen o hagan mal uso de recursos

Trabajadores, pensionados y jubilados pidieron a los diputados locales auditar al ISSEMyM y darle la facultad de ejecución para que pueda embargar a quienes no paguen sus cuotas y aportaciones; así como proceder penalmente contra quienes hagan mal uso de los recursos.

También plantearon descontar las participaciones a los municipios que no paguen, elevar a rango constitucional el derecho a la seguridad social, rechazaron las afores y el copago, que podría ser el primer paso para privatizar la seguridad social.

Además, solicitaron a los diputados locales no aprobar ningún esquema de pensiones a través de afores, garantizar que respondan los responsables de la quiebra de ese instituto, el abasto de medicamentos, un buen servicio, terminar con la subrogación de medicinas en farmacias que muchas veces no tienen lo que les piden y que la entrega de finiquitos no tarde hasta un año, como actualmente sucede.

Durante el foro del ISSEMyM al que asistieron legisladores de Morena, PT y Encuentro Social los trabajadores centraron sus propuestas en la necesidad de auditar al ISSEMyM, pero también en que obliguen a todos los entes, como la UAEM y los ayuntamientos a pagar las cuotas y aportaciones que les corresponde, pues el no pago, alertaron, es una de las causas de la crisis de ese instituto.

Ignacio Rodríguez reprochó que aun cuando han trabajado por años y pagado impuestos, la seguridad social está en riesgo. Pidió que no se den pasos atrás y llamó a auditar el ISSEMyM.

La maestra Miriam Arriaga Sánchez explicó que del año 2000 a la fecha se vive una época de inestabilidad y de una ineficaz operación de servicios, incumplimiento de disposiciones jurídicas, donde la estructura ha crecido de manera impresionante y ha impactado financieramente el capítulo mil.

Lamentó que quienes se pensionar deben esperar meses, hay un viacrucis en los rubros médicos hasta para obtener una ficha, cirugías se cancelan y reprograman, equipos en mantenimiento, desbasto de medicamentos, vales inoperantes que no se pueden cambiar o se vencen y pensionados y jubilados reciben un trato indigno.

Herminia Franco acusó que los alcaldes no pagan y tienen aviadores a quienes aparentemente les pagan, pero les dan seguridad social y opinó que la quiebra es por no cobrar cuotas. Otros trabajadores propusieron que el ISSEMyM cuente con la facultad de ejecución para que pueda embargar y establezca una política de austeridad, y que a los municipios que no cumplan les descuenten de sus participaciones.

Advirtieron que estarán pendientes de reformas que puedan atentar contra sus derechos, exigieron que el Estado asuma su responsabilidad, no tarden hasta un año para dar finiquitos, penalizar a quienes hagan mal uso de los recursos del ISSEMyM, cuando no enteren las cuotas o no lo hagan ante Hacienda y que se eleve a rango constitucional la seguridad social.

La profesora Trinidad Franco advirtió que la propuesta del copago es de un sangrado inmediato a las finanzas de las personas, pues implica pagos adicionales, el primer paso para la privatización de los servicios médicos. Propuso que el ISSEMyM haga convenios con hospitales de segundo y tercer nivel para que la gente se atienda en ellos.

Trabajadores, pensionados y jubilados pidieron a los diputados locales auditar al ISSEMyM y darle la facultad de ejecución para que pueda embargar a quienes no paguen sus cuotas y aportaciones; así como proceder penalmente contra quienes hagan mal uso de los recursos.

También plantearon descontar las participaciones a los municipios que no paguen, elevar a rango constitucional el derecho a la seguridad social, rechazaron las afores y el copago, que podría ser el primer paso para privatizar la seguridad social.

Además, solicitaron a los diputados locales no aprobar ningún esquema de pensiones a través de afores, garantizar que respondan los responsables de la quiebra de ese instituto, el abasto de medicamentos, un buen servicio, terminar con la subrogación de medicinas en farmacias que muchas veces no tienen lo que les piden y que la entrega de finiquitos no tarde hasta un año, como actualmente sucede.

Durante el foro del ISSEMyM al que asistieron legisladores de Morena, PT y Encuentro Social los trabajadores centraron sus propuestas en la necesidad de auditar al ISSEMyM, pero también en que obliguen a todos los entes, como la UAEM y los ayuntamientos a pagar las cuotas y aportaciones que les corresponde, pues el no pago, alertaron, es una de las causas de la crisis de ese instituto.

Ignacio Rodríguez reprochó que aun cuando han trabajado por años y pagado impuestos, la seguridad social está en riesgo. Pidió que no se den pasos atrás y llamó a auditar el ISSEMyM.

La maestra Miriam Arriaga Sánchez explicó que del año 2000 a la fecha se vive una época de inestabilidad y de una ineficaz operación de servicios, incumplimiento de disposiciones jurídicas, donde la estructura ha crecido de manera impresionante y ha impactado financieramente el capítulo mil.

Lamentó que quienes se pensionar deben esperar meses, hay un viacrucis en los rubros médicos hasta para obtener una ficha, cirugías se cancelan y reprograman, equipos en mantenimiento, desbasto de medicamentos, vales inoperantes que no se pueden cambiar o se vencen y pensionados y jubilados reciben un trato indigno.

Herminia Franco acusó que los alcaldes no pagan y tienen aviadores a quienes aparentemente les pagan, pero les dan seguridad social y opinó que la quiebra es por no cobrar cuotas. Otros trabajadores propusieron que el ISSEMyM cuente con la facultad de ejecución para que pueda embargar y establezca una política de austeridad, y que a los municipios que no cumplan les descuenten de sus participaciones.

Advirtieron que estarán pendientes de reformas que puedan atentar contra sus derechos, exigieron que el Estado asuma su responsabilidad, no tarden hasta un año para dar finiquitos, penalizar a quienes hagan mal uso de los recursos del ISSEMyM, cuando no enteren las cuotas o no lo hagan ante Hacienda y que se eleve a rango constitucional la seguridad social.

La profesora Trinidad Franco advirtió que la propuesta del copago es de un sangrado inmediato a las finanzas de las personas, pues implica pagos adicionales, el primer paso para la privatización de los servicios médicos. Propuso que el ISSEMyM haga convenios con hospitales de segundo y tercer nivel para que la gente se atienda en ellos.