/ martes 9 de mayo de 2023

Lavaderos comunitarios en San Bartolomé Tlaltelulco, una tradición de décadas

Mujeres que habitan en este poblado de Metepec aprovechan el agua que brota de un ojo de agua aledaño para lavar su ropa y, de paso, echarse una platicadita

Pese a contar con servicio de agua en sus viviendas, decenas de mujeres que habitan en San Bartolomé Tlaltelulco, perteneciente al municipio de Metepec, acuden hasta dos veces por semana a lavar su ropa en los lavaderos comunitarios que están a un costado de la calle 16 de septiembre, los cuales tienen una antigüedad de aproximadamente 60 años.

Rosa Isela Romero Ávila es una de las beneficiarias de los lavaderos que reciben agua de un ojo de agua asentado a unos cuantos metros de distancia, al que tienen acceso todas las mujeres del poblado asentado en los límites de San Felipe Tlalmimilolpan, en Toluca, y Santa María Nativitas, en Calimaya.

Regularmente venimos en la tarde, después de la una, me aviento como tres horas más o menos y así como voy lavando voy poniendo mi ropa a escurrir para poder llevármela en la carretilla cuando acabo y que no esté tan pesada”, mencionó la señora Rosa.

Galería | Celebran a la Santa Cruz en Toluca

La entrevistada comentó que prácticamente toda su vida ha acudido a los lavaderos a lavar su ropa, por lo que el tiempo que pasa haciendo dicha labor le ayuda a despejar su mente de las preocupaciones cotidianas, aunado a que se puede poner al día a otras personas que también acuden al sitio.

Ahorita se acaba de ir una muchacha que también viene a lavar, y pues para que no se nos haga pesado nos traemos nuestra bocinita, para estar escuchando música, y mientras lavamos también echamos una platicada para no aburrirnos”, reconoció la señora Romero, quien mencionó que los días de mayor afluencia en los lavaderos son los miércoles y viernes, así como los feriados y fines de semana largos.

Ganarle al tiempo

De acuerdo con Rosita, como la llaman sus familiares, los lavaderos comunitarios le ayudan a ganarle a las manecillas del reloj, debido a que no cuenta con lavadora en su vivienda y el agua le cae únicamente por las noches.

"De aquí a que me espero a que llegue el agua yo ya lavé y hasta se secó mi ropa, mejor me vengo para acá y me apuro, ya nomás en la casa lavo la ropa pesada como edredones y cobijas. Ahorita si vamos a mi casa y le abrimos a la llave, va a ver que no hay agua, por eso nos vemos obligados a venir aquí", comentó la entrevistada.

En los lavaderos comunitarios de San Bartolomé Tlaltelulco hay 24 lavaderos alineados de tal forma que la vieja construcción es un espectáculo geométrico para la vista de cualquier persona, además de ofrecer una postal panorámica única del volcán Xinantécatl.

Se puede acceder al lugar por medio de escaleras, y las muejes que hacen uso de ellos deben llevar los insumos necesarios para lavar su ropa a mano, como se hacía "a la antigüita" antes de que fueran inventadas las lavadoras.

El agua sucia es enviada al drenaje de la zona y tiene destino en el río El Arenal.

"Cuando no hay clases es cuando se llenan, a veces nos venden comida o si son días largos de lavar la gente se trae su taco de su casa para no gastar, se pone bueno cuando somos varias las que estamos aquí y podemos platicar a gusto mientras lavamos, a mí me gusta mucho venir", adicionó Rosita.

Pese a contar con servicio de agua en sus viviendas, decenas de mujeres que habitan en San Bartolomé Tlaltelulco, perteneciente al municipio de Metepec, acuden hasta dos veces por semana a lavar su ropa en los lavaderos comunitarios que están a un costado de la calle 16 de septiembre, los cuales tienen una antigüedad de aproximadamente 60 años.

Rosa Isela Romero Ávila es una de las beneficiarias de los lavaderos que reciben agua de un ojo de agua asentado a unos cuantos metros de distancia, al que tienen acceso todas las mujeres del poblado asentado en los límites de San Felipe Tlalmimilolpan, en Toluca, y Santa María Nativitas, en Calimaya.

Regularmente venimos en la tarde, después de la una, me aviento como tres horas más o menos y así como voy lavando voy poniendo mi ropa a escurrir para poder llevármela en la carretilla cuando acabo y que no esté tan pesada”, mencionó la señora Rosa.

Galería | Celebran a la Santa Cruz en Toluca

La entrevistada comentó que prácticamente toda su vida ha acudido a los lavaderos a lavar su ropa, por lo que el tiempo que pasa haciendo dicha labor le ayuda a despejar su mente de las preocupaciones cotidianas, aunado a que se puede poner al día a otras personas que también acuden al sitio.

Ahorita se acaba de ir una muchacha que también viene a lavar, y pues para que no se nos haga pesado nos traemos nuestra bocinita, para estar escuchando música, y mientras lavamos también echamos una platicada para no aburrirnos”, reconoció la señora Romero, quien mencionó que los días de mayor afluencia en los lavaderos son los miércoles y viernes, así como los feriados y fines de semana largos.

Ganarle al tiempo

De acuerdo con Rosita, como la llaman sus familiares, los lavaderos comunitarios le ayudan a ganarle a las manecillas del reloj, debido a que no cuenta con lavadora en su vivienda y el agua le cae únicamente por las noches.

"De aquí a que me espero a que llegue el agua yo ya lavé y hasta se secó mi ropa, mejor me vengo para acá y me apuro, ya nomás en la casa lavo la ropa pesada como edredones y cobijas. Ahorita si vamos a mi casa y le abrimos a la llave, va a ver que no hay agua, por eso nos vemos obligados a venir aquí", comentó la entrevistada.

En los lavaderos comunitarios de San Bartolomé Tlaltelulco hay 24 lavaderos alineados de tal forma que la vieja construcción es un espectáculo geométrico para la vista de cualquier persona, además de ofrecer una postal panorámica única del volcán Xinantécatl.

Se puede acceder al lugar por medio de escaleras, y las muejes que hacen uso de ellos deben llevar los insumos necesarios para lavar su ropa a mano, como se hacía "a la antigüita" antes de que fueran inventadas las lavadoras.

El agua sucia es enviada al drenaje de la zona y tiene destino en el río El Arenal.

"Cuando no hay clases es cuando se llenan, a veces nos venden comida o si son días largos de lavar la gente se trae su taco de su casa para no gastar, se pone bueno cuando somos varias las que estamos aquí y podemos platicar a gusto mientras lavamos, a mí me gusta mucho venir", adicionó Rosita.

Local

Carpas de circo son salones de clases para pequeños artistas

Visitando las instalaciones o en línea, maestros de la CONAFE se dedican a impartir educación básica a hijos de artistas circenses

Cultura

Orquesta Filarmónica Mexiquense invita al Taller para Directoras de Orquesta

Estará a cargo de Gabriela Díaz Alatriste, Directora Artística de la OFM, se realizará del 24 al 30 de junio

Local

Unidades de transporte público en Los Reyes Acaquilpan contarán con monitoreo permanente

Las concesionarias del transporte público en el municipio han implementado poco a poco un sistema de monitoreo para la seguridad de los usuarios y el operador

Local

Capacitan a la primera generación de conductoras mexiquenses

50 mujeres del municipio de Los Reyes La Paz serán la primera generación que tomará el volante del transporte público en la zona oriente del municipio

Policiaca

Detienen en Tlaxcala a "La Parka", objetivo prioritario de la Fiscalía del Edomex

El asegurado cuenta con cuatro órdenes de aprehensión en su contra y aparentemente está relacionado con la comisión de delitos de alto impacto en la región oriente de la entidad mexiquense

Local

Ofrece Delfina Gómez a constructores terminar con “moches” y facilitar trámites

Anuncia que harán al menos una obra en cada municipio del Estado de México