/ jueves 24 de noviembre de 2016

Llevan educación al Nevado de Toluca

Zinacantepec, México.- Al principio estuve en una comunidad quese llamaba El Hielo, ya sabrás por qué-, dijo sonriente IvettBermudes, instructora del Consejo Nacional de Fomento Educativo(Conafe) y quien desde hace cuatro años está asignada acomunidades, donde el frío en días de invierno baja hasta menoscero grados.

Todos los lunes en punto delas 5:00 horas, Ivett sale de su casa, en el municipio de Temoaya,para llegar a su pequeña escuela en la comunidad de La Puerta delMonte, ubicada en las faldas del Nevado de Toluca y dondeactualmente presta su servicio educativo.

La joven de 24 años, a diferenciade los docentes de servicio regular de la Secretaría de EducaciónPública (SEP) y al igual que todos sus compañeros del Conafe,vive durante la semana en la comunidad, donde le dan hospedaje ydebe soportar el clima extremo del Xinantécatl.

"Aquí la gente me presta un lugardonde dormir, se organizan para darme de comer y me permitencalentarme con su fogón, porque ahora que llega diciembre hayincluso días en que suspendemos clases para que los niños no seenfermen", relató la estudiante en Educación, quien este cicloescolar atiende a 15 pequeños de preescolar.

Por lo pronto, dice Ivett,el frío no ha impedido que suspendan las clasesen La Puerta del Monte, pero una vez que entre el invierno deberánimprovisar los horarios.

Ayer sus alumnos aún pudieron salira jugar y aprovechar el sol del mediodía, aunque cuenta que endiciembre la neblina impide que salgan del salón declases.

Ivett Bermudes recibe delConafe mil pesos como apoyo económico para solventar sus gastos detraslado, las capacitaciones que recibe y para acudir cada sábadoa sus clases en docencia en San Juan del Río,Querétaro.

-¡Sí es pesado y a veces me quedosin dinero, pero vale la pena!-, aseguró la estudiante, quiencursa el sexto semestre en la carrera de Educación, con el apoyode la beca que le otorgó el Conafe por el servicio querealiza.

Zinacantepec, México.- Al principio estuve en una comunidad quese llamaba El Hielo, ya sabrás por qué-, dijo sonriente IvettBermudes, instructora del Consejo Nacional de Fomento Educativo(Conafe) y quien desde hace cuatro años está asignada acomunidades, donde el frío en días de invierno baja hasta menoscero grados.

Todos los lunes en punto delas 5:00 horas, Ivett sale de su casa, en el municipio de Temoaya,para llegar a su pequeña escuela en la comunidad de La Puerta delMonte, ubicada en las faldas del Nevado de Toluca y dondeactualmente presta su servicio educativo.

La joven de 24 años, a diferenciade los docentes de servicio regular de la Secretaría de EducaciónPública (SEP) y al igual que todos sus compañeros del Conafe,vive durante la semana en la comunidad, donde le dan hospedaje ydebe soportar el clima extremo del Xinantécatl.

"Aquí la gente me presta un lugardonde dormir, se organizan para darme de comer y me permitencalentarme con su fogón, porque ahora que llega diciembre hayincluso días en que suspendemos clases para que los niños no seenfermen", relató la estudiante en Educación, quien este cicloescolar atiende a 15 pequeños de preescolar.

Por lo pronto, dice Ivett,el frío no ha impedido que suspendan las clasesen La Puerta del Monte, pero una vez que entre el invierno deberánimprovisar los horarios.

Ayer sus alumnos aún pudieron salira jugar y aprovechar el sol del mediodía, aunque cuenta que endiciembre la neblina impide que salgan del salón declases.

Ivett Bermudes recibe delConafe mil pesos como apoyo económico para solventar sus gastos detraslado, las capacitaciones que recibe y para acudir cada sábadoa sus clases en docencia en San Juan del Río,Querétaro.

-¡Sí es pesado y a veces me quedosin dinero, pero vale la pena!-, aseguró la estudiante, quiencursa el sexto semestre en la carrera de Educación, con el apoyode la beca que le otorgó el Conafe por el servicio querealiza.