/ lunes 27 de marzo de 2023

¿Sabes qué es la violencia política de género y cómo se sanciona?

Quien la cometa puede ser sancionada electoral, penal y administrativamente

En el Estado de México la violencia política de género es una conducta tipificada como delito y se sanciona con penas de seis meses a dos años de prisión y de 50 a 300 días multa, y en materia electoral, podrá sancionarse con amonestaciones, multas, la reducción de hasta el 50% del financiamiento público de los partidos, y, en casos graves, hasta la cancelación de su registro.

El Código Penal de la entidad tipifica ese delito como: “A quien por cualquier medio impida u obstaculice a una mujer el acceso a los cargos de elección popular, su debido desempeño o la induzca a la toma de decisiones en contra de su voluntad”.

El Código Electoral de la entidad prevé que habrá un registro de antecedentes de agresores sancionados, judicial o administrativamente, por haber cometido violencia política contra las mujeres en razón de género y señala que ese tipo de violencia se comete dentro del proceso electoral o fuera de éste, constituye una infracción y se manifiesta a través de diversas conductas.

Entre ellas: obstaculizar a las mujeres los derechos de asociación o afiliación política; ocultar información a las mujeres para impedir la toma de decisiones y el desarrollo de sus funciones y actividades; ocultar la convocatoria para el registro de precandidaturas o candidaturas, o información relacionada con ésta, con la finalidad de impedir la participación de las mujeres.

Proporcionar a las mujeres que aspiran a ocupar un cargo de elección popular, información falsa, incompleta o imprecisa, para impedir su registro; obstaculizar la precampaña o campaña política de las mujeres, impidiendo que la competencia electoral se desarrolle en condiciones de igualdad.

Además, la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de México señala que la violencia política contra las mujeres en razón de género es “toda acción u omisión, incluida la tolerancia, basada en elementos de género y ejercida dentro de la esfera pública o privada, que tenga por objeto o resultado limitar, anular o menoscabar el ejercicio efectivo de los derechos políticos y electorales de una o varias mujeres, el acceso al pleno ejercicio de las atribuciones inherentes a su cargo, labor o actividad, el libre desarrollo de la función pública, la toma de decisiones, la libertad de organización; así como el acceso y ejercicio a las prerrogativas, tratándose de precandidaturas, candidaturas, funciones o cargos públicos del mismo tipo”.

Las acciones u omisiones se basan en elementos de género, cuando se dirijan a una mujer por su condición de mujer; le afecten desproporcionadamente o tengan un impacto diferenciado en ella.

¿Quiénes la cometen?

La ley señala que puede ser perpetrada indistintamente por agentes estatales o municipales, por superiores jerárquicos, colegas de trabajo, personas dirigentes de partidos políticos, militantes, simpatizantes, precandidatas, precandidatos, candidatas o candidatos postulados por los partidos políticos o representantes de los mismos; pero también por medios de comunicación y sus integrantes, por un particular o por un grupo de personas particulares.

¿Qué es la violencia política'

Entre las 37 conductas sancionadas destacan: registrar candidatas para que renuncien y lo asuman suplentes varones, registrarlas mayoritariamente en distritos o municipios donde los partidos que las postulen registren baja votación; amenazar o intimidar a una o varias mujeres o a su familia o colaboradores para inducir su renuncia a la candidatura, o al cargo para el que fue electa o designada.

También acciones u omisiones que impliquen inequidad en la distribución de recursos para campañas en perjuicio de las candidatas; represalias o difusión diferenciada por vincularse y defender temas de género y derechos humanos de las mujeres; desestimar o descalificar las propuestas de mujeres; efectuar agresiones verbales basadas en estereotipos y visiones discriminatorias sobre las mujeres.

Ejercer violencia física, sexual, simbólica, psicológica, económica o patrimonial contra una mujer en ejercicio de sus derechos políticos, amenazar o presionarlas para asistir a eventos proselitistas; presionar, mediante amenazas o violencia para votar o abstenerse de votar por un candidato o candidata, o coalición.

De igual forma, asignar responsabilidades que limiten el ejercicio de la función política, ocultar información o proporcionar a mujeres candidatas o autoridades electas o designadas información falsa, errada o imprecisa que induzca al inadecuado ejercicio de sus funciones; restringir el uso de la palabra en sesiones u otras reuniones políticas en el ejercicio del derecho de petición o en órganos deliberantes.

Otras conductas son: restringir la participación en comisiones, comités y otras instancias, imponer sanciones injustificadas, impidiendo o restringiendo el ejercicio de sus derechos políticos; discriminar a la autoridad o en el ejercicio de la función pública, por encontrarse en estado de embarazo, parto o puerperio, impidiendo o negando el ejercicio de su función o el goce de sus derechos.

También divulgar o revelar información personal y privada de las mujeres que ejerzan una función pública o aspiren a ella, con el objetivo de menoscabar su dignidad como seres humanos y utilizar la misma para obtener contra su voluntad la renuncia o licencia al cargo que ejercen o postulan, presionar o inducir a las autoridades electas mujeres o designadas a presentar renuncia al cargo.

Obstaculizar o restringir los derechos políticos y la participación de las mujeres en elecciones regidas por sistemas normativos internos o propios, tradiciones o por usos y costumbres de las comunidades indígenas violatorios de derechos humanos; usar inadecuadamente el presupuesto destinado a capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres.

Asimismo, incumplir disposiciones que reconocen el ejercicio pleno de los derechos políticos de las mujeres; restringir o anular por razones de género el derecho al voto libre y secreto de las mujeres, u obstaculizar sus derechos de asociación y afiliación, ocultar información u omitir la convocatoria para el registro de candidaturas, proporcionar información falsa o incompleta que impida su registro.

Obstaculizar la campaña e impedir que la competencia electoral se desarrolle en condiciones de igualdad; realizar o distribuir propaganda política o electoral que calumnie, degrade o descalifique a una candidata basándose en estereotipos de género; difamar, calumniar, injuriar o realizar cualquier expresión que denigre o descalifique a las mujeres en ejercicio de sus funciones políticas; divulgar imágenes, mensajes o información privada de una mujer candidata o en funciones para desacreditarla, difamarla, denigrarla y poner en entredicho su capacidad o habilidades para la política.

También impedir, por cualquier medio, que las mujeres electas o designadas a cualquier puesto o encargo público tomen protesta, asistan a sesiones, impidiendo o suprimiendo su derecho a voz y voto; imponer, con base en estereotipos de género, la realización de actividades distintas a las atribuciones propias de la representación política, cargo o función.

De igual forma, discriminar a la mujer en el ejercicio de sus derechos políticos por encontrarse en estado de embarazo, parto, puerperio, lactancia o impedir o restringir su reincorporación al cargo tras hacer uso de la licencia de maternidad o de cualquier otra, limitar o negar el uso de recurso o atribución inherente al cargo, incluido el pago de salarios, dietas u otras prestaciones en condiciones de igualdad.

Otras conductas son: obligar a una mujer, mediante fuerza, presión o intimidación, a suscribir documentos o avalar decisiones contrarias a su voluntad o a la ley; obstaculizar o impedir el acceso a la justicia de las mujeres para proteger sus derechos políticos; limitar o negar arbitrariamente el uso de cualquier recurso o atribución inherente al cargo político que ocupa la mujer, impidiendo el ejercicio del cargo en condiciones de igualdad.

Imponer sanciones injustificadas o abusivas, impidiendo o restringiendo el ejercicio de sus derechos políticos en condiciones de igualdad; cualesquiera otras formas análogas que lesionen o sean susceptibles de dañar la dignidad, integridad o libertad de las mujeres en el ejercicio de un cargo político, público, de poder o de decisión, que afecte sus derechos políticos electorales.

En el Estado de México la violencia política de género es una conducta tipificada como delito y se sanciona con penas de seis meses a dos años de prisión y de 50 a 300 días multa, y en materia electoral, podrá sancionarse con amonestaciones, multas, la reducción de hasta el 50% del financiamiento público de los partidos, y, en casos graves, hasta la cancelación de su registro.

El Código Penal de la entidad tipifica ese delito como: “A quien por cualquier medio impida u obstaculice a una mujer el acceso a los cargos de elección popular, su debido desempeño o la induzca a la toma de decisiones en contra de su voluntad”.

El Código Electoral de la entidad prevé que habrá un registro de antecedentes de agresores sancionados, judicial o administrativamente, por haber cometido violencia política contra las mujeres en razón de género y señala que ese tipo de violencia se comete dentro del proceso electoral o fuera de éste, constituye una infracción y se manifiesta a través de diversas conductas.

Entre ellas: obstaculizar a las mujeres los derechos de asociación o afiliación política; ocultar información a las mujeres para impedir la toma de decisiones y el desarrollo de sus funciones y actividades; ocultar la convocatoria para el registro de precandidaturas o candidaturas, o información relacionada con ésta, con la finalidad de impedir la participación de las mujeres.

Proporcionar a las mujeres que aspiran a ocupar un cargo de elección popular, información falsa, incompleta o imprecisa, para impedir su registro; obstaculizar la precampaña o campaña política de las mujeres, impidiendo que la competencia electoral se desarrolle en condiciones de igualdad.

Además, la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de México señala que la violencia política contra las mujeres en razón de género es “toda acción u omisión, incluida la tolerancia, basada en elementos de género y ejercida dentro de la esfera pública o privada, que tenga por objeto o resultado limitar, anular o menoscabar el ejercicio efectivo de los derechos políticos y electorales de una o varias mujeres, el acceso al pleno ejercicio de las atribuciones inherentes a su cargo, labor o actividad, el libre desarrollo de la función pública, la toma de decisiones, la libertad de organización; así como el acceso y ejercicio a las prerrogativas, tratándose de precandidaturas, candidaturas, funciones o cargos públicos del mismo tipo”.

Las acciones u omisiones se basan en elementos de género, cuando se dirijan a una mujer por su condición de mujer; le afecten desproporcionadamente o tengan un impacto diferenciado en ella.

¿Quiénes la cometen?

La ley señala que puede ser perpetrada indistintamente por agentes estatales o municipales, por superiores jerárquicos, colegas de trabajo, personas dirigentes de partidos políticos, militantes, simpatizantes, precandidatas, precandidatos, candidatas o candidatos postulados por los partidos políticos o representantes de los mismos; pero también por medios de comunicación y sus integrantes, por un particular o por un grupo de personas particulares.

¿Qué es la violencia política'

Entre las 37 conductas sancionadas destacan: registrar candidatas para que renuncien y lo asuman suplentes varones, registrarlas mayoritariamente en distritos o municipios donde los partidos que las postulen registren baja votación; amenazar o intimidar a una o varias mujeres o a su familia o colaboradores para inducir su renuncia a la candidatura, o al cargo para el que fue electa o designada.

También acciones u omisiones que impliquen inequidad en la distribución de recursos para campañas en perjuicio de las candidatas; represalias o difusión diferenciada por vincularse y defender temas de género y derechos humanos de las mujeres; desestimar o descalificar las propuestas de mujeres; efectuar agresiones verbales basadas en estereotipos y visiones discriminatorias sobre las mujeres.

Ejercer violencia física, sexual, simbólica, psicológica, económica o patrimonial contra una mujer en ejercicio de sus derechos políticos, amenazar o presionarlas para asistir a eventos proselitistas; presionar, mediante amenazas o violencia para votar o abstenerse de votar por un candidato o candidata, o coalición.

De igual forma, asignar responsabilidades que limiten el ejercicio de la función política, ocultar información o proporcionar a mujeres candidatas o autoridades electas o designadas información falsa, errada o imprecisa que induzca al inadecuado ejercicio de sus funciones; restringir el uso de la palabra en sesiones u otras reuniones políticas en el ejercicio del derecho de petición o en órganos deliberantes.

Otras conductas son: restringir la participación en comisiones, comités y otras instancias, imponer sanciones injustificadas, impidiendo o restringiendo el ejercicio de sus derechos políticos; discriminar a la autoridad o en el ejercicio de la función pública, por encontrarse en estado de embarazo, parto o puerperio, impidiendo o negando el ejercicio de su función o el goce de sus derechos.

También divulgar o revelar información personal y privada de las mujeres que ejerzan una función pública o aspiren a ella, con el objetivo de menoscabar su dignidad como seres humanos y utilizar la misma para obtener contra su voluntad la renuncia o licencia al cargo que ejercen o postulan, presionar o inducir a las autoridades electas mujeres o designadas a presentar renuncia al cargo.

Obstaculizar o restringir los derechos políticos y la participación de las mujeres en elecciones regidas por sistemas normativos internos o propios, tradiciones o por usos y costumbres de las comunidades indígenas violatorios de derechos humanos; usar inadecuadamente el presupuesto destinado a capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres.

Asimismo, incumplir disposiciones que reconocen el ejercicio pleno de los derechos políticos de las mujeres; restringir o anular por razones de género el derecho al voto libre y secreto de las mujeres, u obstaculizar sus derechos de asociación y afiliación, ocultar información u omitir la convocatoria para el registro de candidaturas, proporcionar información falsa o incompleta que impida su registro.

Obstaculizar la campaña e impedir que la competencia electoral se desarrolle en condiciones de igualdad; realizar o distribuir propaganda política o electoral que calumnie, degrade o descalifique a una candidata basándose en estereotipos de género; difamar, calumniar, injuriar o realizar cualquier expresión que denigre o descalifique a las mujeres en ejercicio de sus funciones políticas; divulgar imágenes, mensajes o información privada de una mujer candidata o en funciones para desacreditarla, difamarla, denigrarla y poner en entredicho su capacidad o habilidades para la política.

También impedir, por cualquier medio, que las mujeres electas o designadas a cualquier puesto o encargo público tomen protesta, asistan a sesiones, impidiendo o suprimiendo su derecho a voz y voto; imponer, con base en estereotipos de género, la realización de actividades distintas a las atribuciones propias de la representación política, cargo o función.

De igual forma, discriminar a la mujer en el ejercicio de sus derechos políticos por encontrarse en estado de embarazo, parto, puerperio, lactancia o impedir o restringir su reincorporación al cargo tras hacer uso de la licencia de maternidad o de cualquier otra, limitar o negar el uso de recurso o atribución inherente al cargo, incluido el pago de salarios, dietas u otras prestaciones en condiciones de igualdad.

Otras conductas son: obligar a una mujer, mediante fuerza, presión o intimidación, a suscribir documentos o avalar decisiones contrarias a su voluntad o a la ley; obstaculizar o impedir el acceso a la justicia de las mujeres para proteger sus derechos políticos; limitar o negar arbitrariamente el uso de cualquier recurso o atribución inherente al cargo político que ocupa la mujer, impidiendo el ejercicio del cargo en condiciones de igualdad.

Imponer sanciones injustificadas o abusivas, impidiendo o restringiendo el ejercicio de sus derechos políticos en condiciones de igualdad; cualesquiera otras formas análogas que lesionen o sean susceptibles de dañar la dignidad, integridad o libertad de las mujeres en el ejercicio de un cargo político, público, de poder o de decisión, que afecte sus derechos políticos electorales.

Local

Miles de luciérnagas iluminan de esmeralda los bosques de Amecameca

Durante los meses de junio, julio y agosto, los bosques de este pueblo con encanto deleitan a los miles de visitantes que visitan la zona enclavada entre el volcán Popocatépetl y el Iztaccíhuatl

Policiaca

Tráiler impacta varios vehículos y un restaurante en la México-Toluca; hay tres muertos

El incidente provocó una enorme fila de vehículos sobre la vía referida

Local

Vecinos de la presa el Ángulo no piensan dejar sus casas pese al riesgo de un desbordamiento

La mayoría asegura que no cuenta con los recursos para dejar sus hogares y empezar de cero por lo que no está entre sus planes irse del lugar

Local

¿Cuáles son las zonas de riesgo del valle de México en temporada de lluvias?

Las lluvias continuarán y en consecuencia las anegaciones en algunas vías importantes también; por esta razón es importante que tomes precauciones si circulas por esta zona

Policiaca

Localizan muerto a elemento de la policía de investigación en Chalco

La víctima estaba boca abajo y se encontraba con las manos atadas y los ojos vendados

Local

Se desprende barda de iglesia en Malinalco

El percance bloqueó la mitad de la carretera