/ lunes 18 de abril de 2022

Apps de "ligue", del cortejo al ciberacoso en la web

La violencia de género, acoso, hostigamiento, extorsión y fraude son delitos que se cometen vía digital

El ciberacoso ronda las pantallas de millones de mexiquenses, quienes al subir datos a aplicaciones o compartir información en redes sociales son susceptibles de ser víctimas de este ilícito.

Datos de última encuesta del INEGI sobre Ciberacoso (2020) indican que en el Estado de México, al menos 11 millones de personas mayores de 12 años usaban algún dispositivo móvil, de las cuales el 20% manifestó sufrir cuestiones de ciberacoso, es decir, 2 millones 256 mil mexiquenses, siendo mujeres quienes más padecieron.

Sin embargo, la mayoría de estas situaciones quedan impunes o sin investigarse. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM), en 2020, a través de la policía cibernética, atendieron 213 requerimientos ministeriales relacionados con los delitos de acoso, fraude, extorsión y por la problemática de personas desaparecidas.

FOTO | REUTERS

El INEGI enumera que las formas más comunes de acoso son las llamadas y mensajes ofensivos, la publicación de información personal, críticas por apariencias o clases sociales, las insinuaciones o propuestas sexuales, la suplantación de identidad, el contacto mediante identidades falsas, el rastreo de cuentas o sitios web, provocaciones para reaccionar de forma negativa y el recibir contenido sexual.

Y en este abanico de agresiones están las que se inician por el mal uso de las aplicaciones de búsqueda de parejas.

"Este tipo de aplicaciones abren una serie de posiblidades que antes no existían, pero también se puede abrir una ventana a formar violencia de género que antes no conocíamos”, explicó la investigadora de la UAEM, Itzel Hernández Lara.

Riesgos

Debido a la inmediatez con que las personas se relacionan, las prácticas también se han vuelto efímeras y sin sentido, como el intercambio de imágenes como “el pack” o la “nude” para practicar el sexting.

“Eso puede dar pie también a riesgos tales como el ejercicio de violencia digital, es decir, presionar a la otra persona con la amenaza de publicar sus fotografías, también está el riesgo de que los menores de edad son expuestos a redes de pederastas”, concluyó Hernández Lara.

Tal fue el caso de Luz María Ibarra López, quien fue chantajeada por su expareja para continuar teniendo contacto físico después de romper la relación que sostenían.

“Fue feo, cometí el error de compartirle imágenes mías mientras hablamos.

“Cuando cortamos, él me dijo que si no nos seguíamos viendo filtraría mis nudes en redes sociales y se los haría llegar a mis papás, fue feo realmente”, dijo.

Fue hasta que sus padres intervinieron cuando el acoso y chantaje concluyó, de lo contrario, Ibarra López hubiera acudido a denunciar.

El acoso y el bulliyng en redes sociales es otro riesgo que se da por el uso de estas aplicaciones, así como el abuso sexual y la trata de personas.

“Uno no puede decirle a la gente, ¿para qué se mete en esa app si ya sabe lo que pasa?, en realidad la intención no es juzgar, sino salvaguardar la integridad de las personas porque ese tipo de riesgos suceden en cualquier otra relación, incluso cara a cara”, reiteró la investigadora de la UAEM.

Apps de ligue se potencializaron

La pandemia por Covid-19 modificó la manera de relacionarse entre seres humanos, al pasar la dinámica social a las plataformas digitales.

El porcentaje de jóvenes de entre 18 y 29 años de edad que usan alguna app de "ligue" tuvo un incremento considerable durante la pandemia.

De acuerdo con el portal web Statista Research Department, la situación de salud pública llevó a mexicanos a restringir su movimiento y con ello la posibilidad de salir a citas.

“Durante la semana del 28 de abril al 4 de mayo de 2020 hubo un repunte de descargas de apps de ligue. Durante ese periodo de tiempo ocurrieron casi el 7 y 10% de descargas orgánicas e inorgánicas de estas aplicaciones” (sic).

Una encuesta realizada por dicho portal web reveló que hasta febrero de 2021, fueron cinco apps de "ligue" las preferidas por las y los jóvenes durante el primer año de pandemia en México.

Siendo Tinder la app de citas con el mayor porcentaje de usuarios en el país, con el 48% de los usuarios encuestados que usan este tipo de aplicaciones.

Bumble ocupó el segundo lugar de más usada por los mexicanos, con un 29%, seguida de Badoo con el 9%, Happn con 8% y Grindr con 6%.

Acoso cibernético

De acuerdo con el portal del Gobierno de México, existen ocho tipos de acoso cibernético: insultos electrónicos, ofensas que algún o alguna usuaria hace a otra u otro; hostigamiento, que implica el envío de mensajes ofensivos de forma reiterada a una persona determinada, ya sea por medio del correo electrónico, chats y mensajes de texto.

Asimismo, la denigración, es decir, la difusión de información despectiva o falsa de alguna persona, como es el caso de la publicación de fotografías alteradas.

También la suplantación, que implica que el o la acosador se haga pasar por la víctima, ya sea utilizando la contraseña de acceso de sus cuentas online para enviar mensajes agresivos u ofensivos o terceras personas como si hubieran sido enviados por la propia víctima.

El sonsacamiento es otro tipo y radica en revelar información privada de la víctima que en un principio fue enviada por ésta de forma privada o sonsacada para después difundirla a otras personas sin permiso de la víctima.

La exclusión, la cual se realiza con la finalidad de excluirla o no dejarla participar y la ciberpersecución, que consiste en el envío de comunicaciones electrónicas reiteradas, hostigadoras y amenazantes.

Por último se halla el llamado happy slapping, en la cual se realiza una agresión física que se graba por algún medio digital para ser publicado en la red y sea público.

Estos actos, agrega el documento, generan en las víctimas miedo, desconcierto e inseguridad, llegando incluso al grado de no permitirles sentirse seguras en ningún sitio por miedo a ser reconocidas y, por ende, acosadas.

¿Por qué descargan apps?

De acuerdo con Statista Research Department, los usuarios coincidieron en que la principal razón para descargar este tipo de aplicaciones es buscar una relación formal, mientras que el segundo motivo fue para tener encuentros sexuales casuales.

Omar Nava Lujano decidió incursionar en las apps de ligue luego de sufrir una ruptura amorosa por el distanciamiento que sufrió con su pareja en la pandemia.

“Ya sabía que existía Tinder, pero fue hasta que corté con mi ex que decidí crearme un perfil, para conocer nueva gente, para platicar, ampliar mis horizontes y luego ver qué pasaba”, explicó.

El joven dijo que en la app de la que era parte, buscaba amigos o parejas que tengan intereses en común, pues es importante para entablar una relación social.

Aunque también busca que sean físicamente atractivas, pues las posibilidades de encontrarse con alguien en alguna otra situación son altas.

“No me cierro a nada, puede ser para pasar el rato o para una relación, realmente no me he enamorado de alguien que conocí a través de un celular, de una app, entonces cualquier cosa puede pasar” refirió.

¿Apps para "un buen rato"?

Socialmente, se ha estereotipado que el uso de las apps de ligue son para tener encuentros sexuales con desconocidos.

Para Hernández Lara, este tipo de aplicaciones abren posibilidades en jóvenes que difícilmente se darían en una relación cara a cara, tanto para los encuentros casuales como las relaciones estables.

“Abre una gama de posibilidades a encuentros que difícilmente serían tan inmediatos e inviables que en un encuentro cara a cara, por que la mediación de la aplicación tiene en sí misma una serie de connotaciones que abren posibilidades mucho más inmediatas”, refirió.

A esta práctica se le conoce como 'hardballing', es decir, quedar con las personas con alguna intención concreta.

El 'hardballing' es un término que se popularizó en 2021 en los Estados Unidos y significa decir a otra persona tus expectativas por adelantado antes de que salgan en una cita.

De acuerdo con un reportaje de El Sol de Puebla, este tipo de comunicación hace que los jóvenes encuentren una forma más directa de presentarse como son y evitar decepciones en el futuro.

Pues si la persona con la que planea salir no cuenta con los mismos planes, tendrá una mayor facilidad para no aceptar desde un inicio la cita o manejar sus expectativas como sus propios ideales para que sean compatibles.

Pero no se puede generalizar, pues cada red tiene cierta particularidad y con esa peculiaridad se desarrolla la intención de qué esperar de la otra persona que está en la app.

¿Pudiera cambiar la cultura?

Entre mayor es el uso de redes y aplicaciones en internet, las relaciones sociales se modifican porque las personas las utilizan para seguirse relacionando como lo harían en físico.

Así lo explicó la investigadora de la UAEM, quien aseguró que las apps de ligue se han convertido en un recurso actual para establecer relaciones afectivas, sexoafectivas y eróticas.

“El hecho de que las y los jóvenes incursionen en este tipo de aplicaciones para relacionarse afectivamente responde a un contexto generalizado de uso de tecnologías, de redes sociales”, explicó.

El pertenecer a una comunidad de una app de ligue es una forma de relacionarse de manera inmediata, sin estar enfocada necesariamente a encuentros sexuales.

“La posibilidad de desarrollar un encuentro sexual a partir de apps destinadas, diseñadas o abren esa posibilidad particular, sí genera una inmediatez”.

“Pero no quiere decir que se erosionen las formas de vincularse a través de una dinámica un poco más tradicional, sino que se adhiere a las ya establecidas socialmente”, puntualizó.

No obstante, la recomendación permanente será advertir que se está en un terreno donde los datos personales deben cuidarse, así como las imágenes.

El ciberacoso ronda las pantallas de millones de mexiquenses, quienes al subir datos a aplicaciones o compartir información en redes sociales son susceptibles de ser víctimas de este ilícito.

Datos de última encuesta del INEGI sobre Ciberacoso (2020) indican que en el Estado de México, al menos 11 millones de personas mayores de 12 años usaban algún dispositivo móvil, de las cuales el 20% manifestó sufrir cuestiones de ciberacoso, es decir, 2 millones 256 mil mexiquenses, siendo mujeres quienes más padecieron.

Sin embargo, la mayoría de estas situaciones quedan impunes o sin investigarse. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM), en 2020, a través de la policía cibernética, atendieron 213 requerimientos ministeriales relacionados con los delitos de acoso, fraude, extorsión y por la problemática de personas desaparecidas.

FOTO | REUTERS

El INEGI enumera que las formas más comunes de acoso son las llamadas y mensajes ofensivos, la publicación de información personal, críticas por apariencias o clases sociales, las insinuaciones o propuestas sexuales, la suplantación de identidad, el contacto mediante identidades falsas, el rastreo de cuentas o sitios web, provocaciones para reaccionar de forma negativa y el recibir contenido sexual.

Y en este abanico de agresiones están las que se inician por el mal uso de las aplicaciones de búsqueda de parejas.

"Este tipo de aplicaciones abren una serie de posiblidades que antes no existían, pero también se puede abrir una ventana a formar violencia de género que antes no conocíamos”, explicó la investigadora de la UAEM, Itzel Hernández Lara.

Riesgos

Debido a la inmediatez con que las personas se relacionan, las prácticas también se han vuelto efímeras y sin sentido, como el intercambio de imágenes como “el pack” o la “nude” para practicar el sexting.

“Eso puede dar pie también a riesgos tales como el ejercicio de violencia digital, es decir, presionar a la otra persona con la amenaza de publicar sus fotografías, también está el riesgo de que los menores de edad son expuestos a redes de pederastas”, concluyó Hernández Lara.

Tal fue el caso de Luz María Ibarra López, quien fue chantajeada por su expareja para continuar teniendo contacto físico después de romper la relación que sostenían.

“Fue feo, cometí el error de compartirle imágenes mías mientras hablamos.

“Cuando cortamos, él me dijo que si no nos seguíamos viendo filtraría mis nudes en redes sociales y se los haría llegar a mis papás, fue feo realmente”, dijo.

Fue hasta que sus padres intervinieron cuando el acoso y chantaje concluyó, de lo contrario, Ibarra López hubiera acudido a denunciar.

El acoso y el bulliyng en redes sociales es otro riesgo que se da por el uso de estas aplicaciones, así como el abuso sexual y la trata de personas.

“Uno no puede decirle a la gente, ¿para qué se mete en esa app si ya sabe lo que pasa?, en realidad la intención no es juzgar, sino salvaguardar la integridad de las personas porque ese tipo de riesgos suceden en cualquier otra relación, incluso cara a cara”, reiteró la investigadora de la UAEM.

Apps de ligue se potencializaron

La pandemia por Covid-19 modificó la manera de relacionarse entre seres humanos, al pasar la dinámica social a las plataformas digitales.

El porcentaje de jóvenes de entre 18 y 29 años de edad que usan alguna app de "ligue" tuvo un incremento considerable durante la pandemia.

De acuerdo con el portal web Statista Research Department, la situación de salud pública llevó a mexicanos a restringir su movimiento y con ello la posibilidad de salir a citas.

“Durante la semana del 28 de abril al 4 de mayo de 2020 hubo un repunte de descargas de apps de ligue. Durante ese periodo de tiempo ocurrieron casi el 7 y 10% de descargas orgánicas e inorgánicas de estas aplicaciones” (sic).

Una encuesta realizada por dicho portal web reveló que hasta febrero de 2021, fueron cinco apps de "ligue" las preferidas por las y los jóvenes durante el primer año de pandemia en México.

Siendo Tinder la app de citas con el mayor porcentaje de usuarios en el país, con el 48% de los usuarios encuestados que usan este tipo de aplicaciones.

Bumble ocupó el segundo lugar de más usada por los mexicanos, con un 29%, seguida de Badoo con el 9%, Happn con 8% y Grindr con 6%.

Acoso cibernético

De acuerdo con el portal del Gobierno de México, existen ocho tipos de acoso cibernético: insultos electrónicos, ofensas que algún o alguna usuaria hace a otra u otro; hostigamiento, que implica el envío de mensajes ofensivos de forma reiterada a una persona determinada, ya sea por medio del correo electrónico, chats y mensajes de texto.

Asimismo, la denigración, es decir, la difusión de información despectiva o falsa de alguna persona, como es el caso de la publicación de fotografías alteradas.

También la suplantación, que implica que el o la acosador se haga pasar por la víctima, ya sea utilizando la contraseña de acceso de sus cuentas online para enviar mensajes agresivos u ofensivos o terceras personas como si hubieran sido enviados por la propia víctima.

El sonsacamiento es otro tipo y radica en revelar información privada de la víctima que en un principio fue enviada por ésta de forma privada o sonsacada para después difundirla a otras personas sin permiso de la víctima.

La exclusión, la cual se realiza con la finalidad de excluirla o no dejarla participar y la ciberpersecución, que consiste en el envío de comunicaciones electrónicas reiteradas, hostigadoras y amenazantes.

Por último se halla el llamado happy slapping, en la cual se realiza una agresión física que se graba por algún medio digital para ser publicado en la red y sea público.

Estos actos, agrega el documento, generan en las víctimas miedo, desconcierto e inseguridad, llegando incluso al grado de no permitirles sentirse seguras en ningún sitio por miedo a ser reconocidas y, por ende, acosadas.

¿Por qué descargan apps?

De acuerdo con Statista Research Department, los usuarios coincidieron en que la principal razón para descargar este tipo de aplicaciones es buscar una relación formal, mientras que el segundo motivo fue para tener encuentros sexuales casuales.

Omar Nava Lujano decidió incursionar en las apps de ligue luego de sufrir una ruptura amorosa por el distanciamiento que sufrió con su pareja en la pandemia.

“Ya sabía que existía Tinder, pero fue hasta que corté con mi ex que decidí crearme un perfil, para conocer nueva gente, para platicar, ampliar mis horizontes y luego ver qué pasaba”, explicó.

El joven dijo que en la app de la que era parte, buscaba amigos o parejas que tengan intereses en común, pues es importante para entablar una relación social.

Aunque también busca que sean físicamente atractivas, pues las posibilidades de encontrarse con alguien en alguna otra situación son altas.

“No me cierro a nada, puede ser para pasar el rato o para una relación, realmente no me he enamorado de alguien que conocí a través de un celular, de una app, entonces cualquier cosa puede pasar” refirió.

¿Apps para "un buen rato"?

Socialmente, se ha estereotipado que el uso de las apps de ligue son para tener encuentros sexuales con desconocidos.

Para Hernández Lara, este tipo de aplicaciones abren posibilidades en jóvenes que difícilmente se darían en una relación cara a cara, tanto para los encuentros casuales como las relaciones estables.

“Abre una gama de posibilidades a encuentros que difícilmente serían tan inmediatos e inviables que en un encuentro cara a cara, por que la mediación de la aplicación tiene en sí misma una serie de connotaciones que abren posibilidades mucho más inmediatas”, refirió.

A esta práctica se le conoce como 'hardballing', es decir, quedar con las personas con alguna intención concreta.

El 'hardballing' es un término que se popularizó en 2021 en los Estados Unidos y significa decir a otra persona tus expectativas por adelantado antes de que salgan en una cita.

De acuerdo con un reportaje de El Sol de Puebla, este tipo de comunicación hace que los jóvenes encuentren una forma más directa de presentarse como son y evitar decepciones en el futuro.

Pues si la persona con la que planea salir no cuenta con los mismos planes, tendrá una mayor facilidad para no aceptar desde un inicio la cita o manejar sus expectativas como sus propios ideales para que sean compatibles.

Pero no se puede generalizar, pues cada red tiene cierta particularidad y con esa peculiaridad se desarrolla la intención de qué esperar de la otra persona que está en la app.

¿Pudiera cambiar la cultura?

Entre mayor es el uso de redes y aplicaciones en internet, las relaciones sociales se modifican porque las personas las utilizan para seguirse relacionando como lo harían en físico.

Así lo explicó la investigadora de la UAEM, quien aseguró que las apps de ligue se han convertido en un recurso actual para establecer relaciones afectivas, sexoafectivas y eróticas.

“El hecho de que las y los jóvenes incursionen en este tipo de aplicaciones para relacionarse afectivamente responde a un contexto generalizado de uso de tecnologías, de redes sociales”, explicó.

El pertenecer a una comunidad de una app de ligue es una forma de relacionarse de manera inmediata, sin estar enfocada necesariamente a encuentros sexuales.

“La posibilidad de desarrollar un encuentro sexual a partir de apps destinadas, diseñadas o abren esa posibilidad particular, sí genera una inmediatez”.

“Pero no quiere decir que se erosionen las formas de vincularse a través de una dinámica un poco más tradicional, sino que se adhiere a las ya establecidas socialmente”, puntualizó.

No obstante, la recomendación permanente será advertir que se está en un terreno donde los datos personales deben cuidarse, así como las imágenes.

Policiaca

Investigan intento de secuestro de joven en Tenango del Valle

La víctima logró escapar aventándose de un auto en movimiento; los hechos fueron difundidos en redes sociales

Policiaca

Localizan con vida a una mujer y su hija reportadas como desaparecidas en Toluca

La última vez que las vieron fue en el centro el pasado 2 de julio; días después fueron ubicadas en Almoloya de Juárez

Policiaca

Volcadura de tráiler desquicia el tráfico en la Toluca-Naucalpan

Las filas de vehículos se hicieron por varios kilómetros durante más de tres horas dejando solo un carril abierto a la circulación

Justicia

Dictan prisión preventiva a Víctor Garcés por delincuencia organizada y lavado de dinero

Se presume que habría hecho transferencias por 50 millones de dólares a través de empresas arrendadoras e inmobiliarias.

Finanzas

Alsea nombra a Armando Torrado como nuevo director general

Torrado Martínez cuenta con más de 30 años de experiencia dirigiendo marcas de Chili’s, Italianni’s, P.F. Chang’s y The Cheesecake Factory

Local

Aumentan desapariciones de menores y de mujeres: CODHEM

Inicia Jornada sobre el Delito de Desaparición en el Poder Judicial

Finanzas

Inbursa, principal beneficiado si AMLO evita despidos en Banamex

López Obrador planteó como una nueva condición que los trabajadores de Citibanamex no sean despedidos una vez que se realice la venta del banco

Local

Alcalde de Ecatepec solicitaría licencia; buscaría encabezar comité de la defensa de la 4T

El comité es la antesala a la candidatura de Morena a la gubernatura del Estado de México, por lo cual Fernando Vilchis anuncia que recorrerá la entidad

Local

Wilfrido Pérez no podrá asumir el cargo de alcalde de Ocuilan: TEPJF

El Tribunal considera que el ex alcalde electo, Emilio N, quien rinde cuentas a la justicia por secuestro, no ha perdido sus derechos políticos electorales