/ viernes 31 de enero de 2020

Por miedo, Jessica Mann fingió orgasmo y mantuvo una relación con Weinstein

En el octavo día de juicio, la mujer, de 34 años, relató con la voz quebrada cómo la violó el productor

Aceptó darle un masaje en la espalda, fingió un orgasmo cuando éste le practicó sexo oral y prosiguió una relación con él tras una presunta violación.

Jessica Mann, una de las dos acusadoras de Harvey Weinstein, contó el viernes en el juicio del titán de Hollywood en Nueva York que todo fue por "miedo", en el testimonio más gráfico desde que comenzó el proceso.

En el octavo día de juicio, Mann, de 34 años, relató con la voz quebrada y muchas veces llorando cómo cuando buscaba empleo como actriz en Los Ángeles y vivía en su coche porque no tenía dinero para el alquiler, fue agredida sexualmente dos veces por el acusado, al cual conoció en una fiesta en Hollywood.

Foto: AFP

Y contó luego que éste la violó el 18 de marzo de 2013 en un hotel de Manhattan, luego de inyectarse en el pene un medicamento para mantener la erección.

Mann, que tuvo una infancia difícil y modesta y fue criada en una familia evangélica en una granja lechera del estado de Washington, es la tercera mujer que testifica ante el jurado de la corte penal estatal de Manhattan que el acusado la violó.

La defensa mantiene que Mann y Weinstein tenían "una relación cariñosa", y tienen decenas de mensajes enviados por ella al acusado, incluido uno en el que ella escribió en 2017 "te amo".

Durante su testimonio, Mann intentó explicar por qué continuó la relación, aunque no siempre con éxito.

Foto: Reuters

Admitió que, tras la presunta violación en marzo de 2013 y una segunda que habría ocurrido en noviembre de ese año pero que no forma parte de la acusación, tuvo relaciones sexuales "no coercitivas" con Weinstein.

La defensa puso el grito del cielo y pidió la anulación del juicio porque dijo que la fiscalía nunca le comunicó estos hechos. Pero el juez James Burke permitió proseguir.

Mann dijo que creía que "venerar" a Weinstein y masajear "su frágil ego" le ayudaría, porque "pensaba que si (el productor) sentía rechazo, eso dispararía su ira".

"Tenía mucho miedo" del acusado, afirmó, "tenía miedo que le hiciese daño a mi padre" y "estaba preocupada por proteger al actor con el cual estaba saliendo (...) que era bastante conocido".

Foto: Reuters

La abogada jefa de la defensa, Donna Rotunno, a cargo del contrainterrogatorio, acusó a Mann de ser una manipuladora que solo quería beneficiarse del poder de Weinstein en Hollywood.

"Usted quería beneficiarse de él. Usted quería lo que él tenía para ofrecer", le dijo. "Usted estaba utilizando a Weinstein, usted le estaba mintiendo", insistió.

También hizo que la acusada leyera al jurado una historia que escribió pero nunca publicó en un blog anónimo que creó en 2014, titulado "The Bitch" (La perra), en la que cuenta haber tenido un trío con un hombre mayor y donde comenta sobre su apetito sexual.

Mann dijo que escribía exageraciones de su vida real en ese blog, y que nunca publicó la historia porque le provocaba mucho "dolor".

"Entré en pánico"

Mann hizo una descripción gráfica y humillante de las partes íntimas de Weinstein y de su higiene personal.

"Olía a mierda", dijo, y relató que cuando lo vio desnudo por primera vez pensó que tenía los genitales "deformes".

Al relatar su violación en marzo de 2013, la testigo dijo que estaba alojada en un hotel de Manhattan, y que el productor alquiló allí una habitación pese a sus ruegos.

"Entré en pánico (...) Yo sabía lo que estaba tratando de hacer", dijo.

Luego Weinstein la llevó hasta la habitación y allí, "con voz de sargento, cortante y enojada", le ordenó que se desvistiese y la penetró.

Después, en el baño, Mann dijo que vio en la basura una jeringa con un medicamento para mantener la erección.

Foto: Reuters

Dijo que no le contó a nadie lo sucedido porque le daba "tanta vergüenza".

"Yo lo veía como veía a mi padre (...) Mi padre tenía una ira similar", explicó. Pero cuando lo conoció, sintió que recibía "una bendición de Dios" porque era maravilloso para su carrera.

Weinstein, de traje gris, mascó chicle, tomó notas y negó con la cabeza algunas veces durante el testimonio, mirando serio a su acusadora.

Aunque más de 80 mujeres le han denunciado por acoso, agresión sexual o violación, solo fue inculpado de la violación de Mann en 2013 y de la agresión sexual de la ex asistente de producción Mimi Haleyi en 2006, ya que la mayoría de los delitos prescribieron.

Weinstein, de 67 años, se declara inocente. Si es hallado culpable enfrenta una pena máxima de cadena perpetua.

El contrainterrogatorio de Jessica Mann continuará el lunes. Se prevé que el juicio culmine en torno al 6 de marzo.

Aceptó darle un masaje en la espalda, fingió un orgasmo cuando éste le practicó sexo oral y prosiguió una relación con él tras una presunta violación.

Jessica Mann, una de las dos acusadoras de Harvey Weinstein, contó el viernes en el juicio del titán de Hollywood en Nueva York que todo fue por "miedo", en el testimonio más gráfico desde que comenzó el proceso.

En el octavo día de juicio, Mann, de 34 años, relató con la voz quebrada y muchas veces llorando cómo cuando buscaba empleo como actriz en Los Ángeles y vivía en su coche porque no tenía dinero para el alquiler, fue agredida sexualmente dos veces por el acusado, al cual conoció en una fiesta en Hollywood.

Foto: AFP

Y contó luego que éste la violó el 18 de marzo de 2013 en un hotel de Manhattan, luego de inyectarse en el pene un medicamento para mantener la erección.

Mann, que tuvo una infancia difícil y modesta y fue criada en una familia evangélica en una granja lechera del estado de Washington, es la tercera mujer que testifica ante el jurado de la corte penal estatal de Manhattan que el acusado la violó.

La defensa mantiene que Mann y Weinstein tenían "una relación cariñosa", y tienen decenas de mensajes enviados por ella al acusado, incluido uno en el que ella escribió en 2017 "te amo".

Durante su testimonio, Mann intentó explicar por qué continuó la relación, aunque no siempre con éxito.

Foto: Reuters

Admitió que, tras la presunta violación en marzo de 2013 y una segunda que habría ocurrido en noviembre de ese año pero que no forma parte de la acusación, tuvo relaciones sexuales "no coercitivas" con Weinstein.

La defensa puso el grito del cielo y pidió la anulación del juicio porque dijo que la fiscalía nunca le comunicó estos hechos. Pero el juez James Burke permitió proseguir.

Mann dijo que creía que "venerar" a Weinstein y masajear "su frágil ego" le ayudaría, porque "pensaba que si (el productor) sentía rechazo, eso dispararía su ira".

"Tenía mucho miedo" del acusado, afirmó, "tenía miedo que le hiciese daño a mi padre" y "estaba preocupada por proteger al actor con el cual estaba saliendo (...) que era bastante conocido".

Foto: Reuters

La abogada jefa de la defensa, Donna Rotunno, a cargo del contrainterrogatorio, acusó a Mann de ser una manipuladora que solo quería beneficiarse del poder de Weinstein en Hollywood.

"Usted quería beneficiarse de él. Usted quería lo que él tenía para ofrecer", le dijo. "Usted estaba utilizando a Weinstein, usted le estaba mintiendo", insistió.

También hizo que la acusada leyera al jurado una historia que escribió pero nunca publicó en un blog anónimo que creó en 2014, titulado "The Bitch" (La perra), en la que cuenta haber tenido un trío con un hombre mayor y donde comenta sobre su apetito sexual.

Mann dijo que escribía exageraciones de su vida real en ese blog, y que nunca publicó la historia porque le provocaba mucho "dolor".

"Entré en pánico"

Mann hizo una descripción gráfica y humillante de las partes íntimas de Weinstein y de su higiene personal.

"Olía a mierda", dijo, y relató que cuando lo vio desnudo por primera vez pensó que tenía los genitales "deformes".

Al relatar su violación en marzo de 2013, la testigo dijo que estaba alojada en un hotel de Manhattan, y que el productor alquiló allí una habitación pese a sus ruegos.

"Entré en pánico (...) Yo sabía lo que estaba tratando de hacer", dijo.

Luego Weinstein la llevó hasta la habitación y allí, "con voz de sargento, cortante y enojada", le ordenó que se desvistiese y la penetró.

Después, en el baño, Mann dijo que vio en la basura una jeringa con un medicamento para mantener la erección.

Foto: Reuters

Dijo que no le contó a nadie lo sucedido porque le daba "tanta vergüenza".

"Yo lo veía como veía a mi padre (...) Mi padre tenía una ira similar", explicó. Pero cuando lo conoció, sintió que recibía "una bendición de Dios" porque era maravilloso para su carrera.

Weinstein, de traje gris, mascó chicle, tomó notas y negó con la cabeza algunas veces durante el testimonio, mirando serio a su acusadora.

Aunque más de 80 mujeres le han denunciado por acoso, agresión sexual o violación, solo fue inculpado de la violación de Mann en 2013 y de la agresión sexual de la ex asistente de producción Mimi Haleyi en 2006, ya que la mayoría de los delitos prescribieron.

Weinstein, de 67 años, se declara inocente. Si es hallado culpable enfrenta una pena máxima de cadena perpetua.

El contrainterrogatorio de Jessica Mann continuará el lunes. Se prevé que el juicio culmine en torno al 6 de marzo.